Crónica y fotos del concierto de Dan Baird and the Homemade Sin - Sala Upload (Barcelona), 9 de noviembre de 2019

Pura clase en la despedida (¿seguro?) de Dan Baird and the Homemade Sin en BCN

Datos del Concierto

Bandas:
Dan Baird and the Homemade Sin
 
Fecha: 9 de noviembre de 2019
Lugar: Sala Upload (Barcelona)
Promotora: Noise on Tour
Asistencia aproximada: 400 personas

Fotos

Fotos por Jose Antonio Serrano Sabaté

¿Será la última vez que le veamos? Dan Baird ha anunciado que esta podía ser su última gira por lo que esta cita pasaba a ser ineludible, y, como todas las veces que uno puede llegarlo a ver, fue inolvidable. Sólo nos podemos quejar de que el show pasara volando y que un par o tres de temas más podrían habernos puesto en órbita, pero qué le vamos a hacer. Excepcional banda de apoyo, su eterno sombrero de copa y un clima de intimidad y respeto hacia el ex Georgia Satellites. Cayeron varios temas de su primera etapa satélica y un buen repaso a toda su carrera en solitario. El único pero fueron esos largos y tortuosos momentos jam, que con uno ya lo habrían tenido. Seguro que el grupo quiere lucirse, pero si preguntas al fan seguro que te lo cambia por un par de temas de su extenso legado. Por otro lado, destacar la labor de Warner E. Hodges, absolutamente espectacular y el hecho de que en el Poble Espanyol conviviéramos con otro concierto ajeno a los gustos rockeros.

Baird no necesita de teloneros y curiosamente demoró la actuación hasta las 21:30 cuando ya tenía la sala bien llena. No estuvimos incómodos y tampoco se rozó el lleno como en el Rocksound. Aplausos a rabiar y un Baird con su humor peculiar: “Podéis hablar que esto no es una iglesia. El sitio no está nada mal pero la audiencia es una mierda”, mientras sonreía debajo el elegante sombrero. Los cuatro miembros engalanaron la noche con “Younger Face” y con un Warner E. Hodges sencillamente sensacional. Ya no es la destreza sobre las seis cuerdas o el feeling que consigue, es que es como poder contar con otro vocalista. Las segundas voces que consigue son de otro nivel. Con ello lucen canciones tan sensacionales como “The Myth of Love” o “What Can I Say to Help”. La otra pieza fundamental en el proyecto (que teóricamente expira) es la batería de Mauro y su arrebatadora personalidad.

El feeling que poseen entre ellos es total y un gran Dan iba cambiando el set de canciones a su antojo. Miraba el papel y hacía la introducción del tema o era el grupo el que esperaba a que el astro empezase para añadirse al tema escogido. En “Mon Cheri” bailó toda la sala. Es uno de esos temas en los que ves y percibes toda la grandeza del señor Baird. El material con el que cuenta en solitario es imponente, pero es que encima hay en la mochila todo lo de los Georgia Satellites. A destacar también el enorme trabajo del elegante bajista Sean que gustaba de subir y bajar por el mástil y adornar los temas como lo hacía su pañuelo rojo de cuello. Caían bombas de la talla de “Judie + Lucky” con Hodges y Baird haciendo el primer amago a cabalgar en los riffs doblados y de lanzarse a la jam. Lo de hacer las cosas a dúo continuó con el canto de “I Love You Period” al que se sumaron todas las voces de la sala. Momento sumamente emotivo e histórico si fuera la última vez.

Dando otra patada al set list Dan presentó una canción como “una de las pocas bonitas que posee la agrupación” (“All Over but the Crying”, lo cual nos hizo bajar las pulsaciones. Incursiones en el country mezclado sabiamente con el rock y momento muy AC/DC que incluyó luces rojas de fondo en la potente “Good Problem to Have”. Escalaron hacia la jam con momentos de intensidad imponente pero no era lo que esperaba la mayoría de los asistentes, que esperaba un festival de grandes éxitos de despedida. El groove sobre el que cabalgan los temas es sensacional destacando la melosa “Golden Light” de su etapa en los Satellites con un sólido Sean Savacool a las cuatro cuerdas. Fue toda una sorpresa que atacaran el “Do You Wanna Dance” (popularizado por los Ramones) para volvernos a sorprender con una pieza menos habitual como “Almost Saturday Night”. “Crooked Smile” hizo las delicias de los presentes, pero todo se vino abajo con “Keep Your Hands to Yourself”, clásico entre los clásicos. Este tema hizo leyenda a los Georgia Satellites y sigue sonando tan maravillosa como cuando la escuchamos por primera vez.

El buen sonido y la excepcional combinación de voces fue algo que destacó en sobremanera en el tramo final de la descarga. Desenfadados y alegres hasta el punto que Baird le puso el sombrero de copa a Sean para recuperarlo más tarde. ¿Daba relevo a la juventud? Ese momento puede tener muchas lecturas… Para el final guardaron un tema de los ZZ Top: “Beer Drinkers and Hell Raisers” a la vez que el frontman nos aseguraba que estaría en el merchandising firmando y haciéndose fotos con todo el que quisiera. Otro desarrollo extra largo con un final en el que visitaban riffs como el de “Black Dog” de los Zeppelin hasta el punto que a Warner se le cayó la púa y se la devolvieron desde el público. Precioso detalle de la Barcelona rockera.

Baird ya está en los 65 años de edad por mucho que no lo parezca y a su leyenda e imponente currículum hay que añadirle el sobrevivir a un cáncer. Es normal que se replantee parar definitivamente muy a pesar de que su forma de vida es la música y especialmente el directo. Yo lo veo más como un final de la etapa con los Homemade Sin así que tocará esperar a ver qué nos depara el futuro. Hay muchos proyectos a resucitar, y si no es así, gracias por todos estos años maestro.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 236 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.