Crónica y fotos del concierto de Mägo de Oz + Celtian - Sala Razzmatazz (Barcelona), 30 de abril de 2022

Ponemos fin a la pandemia con Mägo de Oz y Celtian

Datos del Concierto

Bandas:
Mägo de Oz + Celtian
 
Fecha: 30 de abril de 2022
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Latiketera / El Dromedario Records
Asistencia aproximada: Sold Out personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras

Lo primero que me viene a la mente cuando pienso en el concierto del que presentamos crónica es una escena de Friends, una serie que los que ya peinamos canas la tuvimos de cabecera hace casi ¡30 año! En esa escena, Ross, uno de los protagonistas, se justificaba ante sus amigos por haberse acostado con alguna chica que “hacía 6 meses que no lo hacía” (6 meses, ¡como si eso fuese mucho!). Pues bien, si trasladamos eso a la escena musical, hacia unos dos años y medio que no asistía a un concierto. Y esta vez, el nuevo desvirgamiento, no llegaba en mi mejor momento físico ni, por ende, psíquico. Mareos, pinchazos en el cuerpo y cansancio extremos que llevaban a la ansiedad. Todo eso ante el que probablemente es el grupo español más grande de las dos últimas décadas y en la sala por antonomasia presentando sold out. Vamos, que los preámbulos no eran demasiado buenos.

Decir que mientras intentaba aparcar, cosa que me costó mucho, se veía un gran río de gente. Pero no de gente homogénea, no. Aquello era de lo más variopinto: desde jovenzuelo pretendidamente góticos a (muy) maduros cuyas melenas hace lustros y una vestimenta que daría que pensar. Pero eso es lo bonito, ¡leñe! Con estos preámbulos, y a la espera del  ritual acreditativo, empezamos.

Y aquí mi primera colleja, y es para la gente, en general. Está muy bien que o no se quiera ver a los teloneros o que los quieras ver sentado o en un rincón, pero ostras, eso NO da derecho a, cuando los cabezas de cartel van a salir a escena, vayas a ocupar sitios que no ocupabas y cortar la visión de los que desde el principio estaban en sus puestos, especialmente si uno (una, en este caso), va con silla de ruedas y necesita atenciones especiales. Que luego los metaleros nos creemos especiales pero tenemos la misma empatía que una ameba cualquiera, usando el “ande yo caliente” como modo de vida. ¡Muy mal, gente! Así no. Pasemos a reseñar.

Celtian

No conocía al grupo, pero tampoco es difícil imaginar qué estilo de música practican con ese nombre. Teloneros niquelaos para los cabezas de cartel, y es que alguno de sus miembros militó antes en los de Oz, según he podido saber.

Decir, primero, que el sonido fue de menos a más. Al principio la voz sonaba muy floja, muy lejos, pero poco a poco la mesa de mezclas hizo su trabajo y, en general, pudimos gozar de un sonido más que decente para tratarse de unos teloneros. Lo segundo, y desde el desconocimiento del grupo, algo que me llamó la atención. Durante la primera mitad de su actuación (a grosso modo), el violín y las flautas apenas hacían acto de presencia en el inicio de las canciones (que, supongo, son más recientes), dejando a esos dos músicos en bastante comparsa. En la segunda mitad sí estaban mucho más integrado en las canciones. No sé si fue una percepción mía, si es algo estudiado o si mi mente estaba que no estaba, pero como me toca reseñar, aquí lo dejo escrito.

En total fueron ocho temas y la intro en algo más de media hora. Lo que hacen. Aunque ya lo he dejado caer, creo que está claro: música muy celta, muy folk, con pocos solos de guitarra (ahora dudo en si escuché alguno) y con una sección rítmica potente. De esos ocho temas, los que guardo conmigo son las que cerraron la actuación, “El hijo del ayer” y “En tierra de hadas”.

Sin duda buena elección para abrir un concierto como al que asistíamos. A mí, personalmente, tanto el grupo como el estilo me llega varios años tarde, pero ambas cosas, el grupo y el estilo, son disfrutables.

Setlist Celtian:

La obertura del bosque (intro)
Nueva era
Magia de luna
Lágrimas de cera
El solsticio de Driade
Tu hechizo
Niamh
El hijo del ayer
En tierra de hadas

Mägo de Oz

Se hacía larga la espera. En la pantalla, proyectado teníamos la calavera pirata a modo de bandera ondeada por el viento. Y es que claro, venían a presentar Bandera Negra, su último lanzamiento. Yo tenía la esperanza de que Ira Dei (2019), que por temas covid no pudieron defender, estuviera muy presente, ya que fue un disco que realmente me gustó. De echo uso este párrafo para poner las cartas encima de la mesa. Mägo de Oz me gustó mucho, mucho mucho mucho, pero hace años de eso. Con La Leyenda de la Mancha (1998) y Finisterra (2000) me ganaron, pero más allá de Gaia (2003) no los he seguido, se me hicieron tremendamente pesados, repetitivos y sin gracias. El mencionado Ira Dei fue una bocanada de aire fresco que me devolvió las ilusiones, pero viendo por donde han ido los tiros, parece que fue un oasis en medio del desierto, pues su último y piratesco disco me parece muy malo. Tanto es así que Science of Noise (y en este caso/grupo concreto, la revisto soy yo) no reseñó el disco. Pero es lo que venían a presentar y es lo que explicamos.

Decir, también, que de aquellos Mägo de Oz con los actuales apenas queda nada más allá del ego de su batería y líder. Excepto Txus y Moha, todo el resto del grupo es nuevo. Excepto la voz, el resto es descaradamente mejor a nivel técnico (vaya dos guitarras y vaya bajista, como para comparar), por no hablar de los teclados, en esa ocasión un cambio triste debido a enfermedad, pero demuestra cierta cosa que a mí me parece triste. Que cada uno saque sus conclusiones, las comparta conmigo o no.

En total, contando el bis, tuvimos 20 canciones, nada mal para un set list en el que los temas no son especialmente largos. Pero, uniendo este párrafo con anteriores, decir que “solo” tuvimos tres de Finisterra y uno de La Leyenda de la Mancha. De Ira Dei tuvimos cuatro, pero para mi gusto muy mal escogidos. Cuestión de gustos. Aquellos Mägo de Oz que los metaleros amaban (los metaleros son aquellos que ya los seguían aún antes de salir en la radio y que luego renegaron de ellos, tristemente) parece que están bastante enterrados. A los datos me remito.

La actitud de los músicos fue buena. Hay por ahí alguna bestia escénica (hola, de Andrés), alguna que para mi gusto merecería más protagonismo (hola, Patricia) y alguno que mejor se dedique al negocio (hola, Txus), especialmente si va a salir a cantar “Resacosix en Pandemia”. Pero el papel difícil lo tiene Zeta (desde hace años, ya), no solo por ser la cara visible encima del escenario, sino por tener que substituir a uno de los mejores cantantes del género que hemos tenido aquí. No, no llega a José, pero defiende sus temas y los antiguos de forma más que digna, como se demostró, por ejemplo, en “Astaroth”, “Desde mi Cielo” o “El Amor Brujo”. Chapeu por él.

El concierto fue lo que un bolo de los Mägo es: fiesta, diversión, invitados especiales (por ahí teníamos a miembros de Celtian uniéndose a Patricia en “Ciudad Esmeralda” o a Clau en “La cantiga de las brujas”), buenos temas, más y mejores temas olvidados. Y, especialmente, el disfrute de tantos fans que han estado un buen par de años esperando por verles.

Yo me lo pasé bien, a pesar de la situación física ya explicada y del pequeño-gran chasco con el set list (por Dios, ¿dónde quedan temas como “Jesús de Chamberí”, “Requiem” o “Alma”? O si no nos queremos ir tan lejos, ¿por qué dejar fuera temazos como “In eternum” o “Tu funeral”? Todos ellos muy superiores, para mi gusto, a la gran mayoría de los temas escogidos). Fue un buen reinicio al mundo de los conciertos, pero creo que un grupo del tamaño y potencia de los madrileños podría haber dado más de sí. Y no dieron poco. Los que peinamos canas ¡les seguiremos esperando!

Setlist Mägo de Oz:

Al abordaje
El libro de las sombras
El amor brujo
Astaroth
El poema de la lluvia triste
El callejón del Infierno
El aplauso herido
Resacosix en pandemia
La danza del fuego
Tequila
Tanto por vivir
La dama del mar
Diabulus in música
Ciudad Esmeralda
Desde mi cielo
La vida pirata
Tu madre es una cabra
Bandera negra
La cantiga de las brujas
Molinos de viento
Fiesta pagana

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 324 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.