Otra Cara – El Valor del Tiempo

Nuestra Nota


8.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 13 de abril de 2018
Discográfica: Warner Music
 
Componentes:
Jesús Pina - Voz
Raúl Medina - Guitarra
Javier Medina - Guitarra
Pablo Steiner - Bajo
Juan Carella - Batería

Temas

1. El Valor del Tiempo (4:49)
2. Ser Real (3:24)
3. Todo Lo Que Soy (3:49)
4. Súcubo (4:46)
5. Charlie (3:45)
6. Retroevolución (3:35)
7. Sonrisas y Lágrimas (3:55)
8. Nunca Olvides (4:06)
9. Semilla (3:53)
10. Invierno (3:54)

Multimedia










Escucha y compra

Este disco en Amazon: Otra Cara – El Valor del Tiempo
Todos los discos de Otra Cara en Amazon


Loa torrejonenses Otra Cara llevan en esto desde el año 2000, pero no fue hasta el año 2009 que publicaron el primero de sus, hasta el momento, tres álbumes de estudio. Puede que su nombre no te resulte familiar… o puede que sí les hayas escuchado antes pero no te acuerdes. Sea como fuere, Jesús, Raúl, Javier, Pablo y Juan no son unos novatos en este negocio, y su estilo de entender el rock patrio contemporáneo, a medio camino entre unos Sôber on steroids y bandas de metal más alternativas del estilo de Skunk DF, les ha llevado a recorrer las tablas de media Península.

Lo que aquí os traemos (nos traen) es todo un compendio de buen hacer en forma de diez cortes que harán las delicias de los amantes del género: guitarras afiladas, ritmos potentes y una lírica bastante cuidada. Y detrás de todo ello, la mano magistral de Alex Cappa (Hummano, Thirteen Bled Promises, Bloodhunter), uno de los productores más prolíficos y con mayor proyección del negocio musical nacional. Así suenan Otra Cara en el año 2018.

Es importante conocer el valor del tiempo, puesto que el tiempo es vida. Por ello no debemos malgastar nuestro tiempo en cosas que no sean de beneficio para uno mismo, para nuestra familia, para la sociedad o para la humanidad en general. En mi humilde opinión, y puesto yo no soy quién para decirle a los demás en qué emplear sus preciados minutos, y como la humanidad ya tiene bastante con lo que se le viene encima, he decidido no malgastar mi tiempo, el que yo tengo el poder de manejar y administrar a mi antojo. Discernir entre lo que te aporta algo y lo que te chupa la vida, en ocasiones, es algo complejo, pues la delgada línea que separa lo uno de lo otro se muestra algo desdibujada y poco clara. En mi caso particular la música me da la vida y darle valor a mi tiempo empleándolo en descubrir nuevos sonidos y nuevas bandas es, podríamos decir, my hobby preferido… sobre todo desde que tengo el placer de escribir aquí, en Science of Noise – Rock Magazine.

Hace unas semanas, cuando llegó a mis manos este El Valor del Tiempo (2018), no tenía ni idea de ellos, de Otra Cara. Pero nada de nada. De hecho, el estilo de música que practican empezó a dejar de interesarme hace ya unos cuanto años, pero no por ello voy a dejar de apreciar y reconocer cuando una cosa está bien hecha… y esta lo está. Mi coqueteo con el metal alternativo nacional se limitó, durante varios años, a escuchar con bastante asiduidad a Sôber o a Skizoo, pero poca cosa más. Posteriormente, bandas del estilo de Morphium o Aphonnic (sobre todo estos últimos) han logrado despertar de nuevo en mí ese gusanillo, lo que significa que los chicos de Otra Cara me han pillado con la guardia bajada y receptivo al 100%.

Me gusta mucho cómo suena esta obra. No solo el diseño gráfico que la rodea es de muy bella factura, sino que el todo entra a las mil maravillas. “El Valor del Tiempo”, tema que abre este trabajo, es un tema perfectamente redondo, con un estribillo que te atrapa y que se te queda grabado a fuego en la mente. Si este álbum fuera un reloj, este tema sería su pila.

“Ser Real” te machaca a base de riffs pesados y poderosos, y cuenta con ese don que también encontramos en su predecesora: un estribillo poderoso y adictivo. La sutil y cuidada melodía vocal reluce por sí sola.

“Todo Lo Que Soy” entra muy suave y, de entrada, huele a power ballad… y eso es lo que es. Un tema con una más que clara influencia yankee. El tema impecablemente bien estructurado que va creciendo a medida que el reloj llega al minuto 3 y 49 segundos. Otro estribillo para el recuerdo, por cierto… y ya van tres de tres. ¿Haremos pleno?

Un súcubo, según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de un mujer para seducir a los varones, pero también es el nombre del cuarto tema de este álbum. Al igual que el primer corte, el grupo también echa mano de la electrónica para arrancarlo, pero pasados los primeros sesenta segundos, una potente guitarra le roba el protagonismo a los sintetizadores seduciendo a todo aquel que se le ponga por delante, independientemente de su sexo y/o condición. Así suena “Súcubo”.

“Charlie” es quizá el tema más hard del álbum. Es una canción en la que mandan Juan y su batería, y punto. Potencia y contundencia a raudales.

“Retroevolución” y “Sonrisas y Lágrimas” son los dos temas más melódicos de este trabajo y, quizá, mis menos favoritos. La presencia del piano en la primera hace que me cueste digerirla, pero se le perdona gracias a ese último minuto, más potente y guitarrero. Es un tema muy en la onda de los Sôber de toda la vida. La segunda también se abre con un piano y lo que más destaca en ella quizá sea la tristeza que brota de sus versos. Aún así, resulta ser un tema bastante potente y contundente, letrísticamente hablando.

Con “Nunca Olvides” el álbum vuelve a ganar en tono muscular. Se trata de un tema potente, tanto por sus punteos y sus riffs, como por lo que narras sus versos.

“Semilla” es otro trallazo. Es un tema duro y contundente que, por momentos, parece que se desvanece hacia un medio tiempo. Pero no es más que un amago que apenas dura treinta segundos.

Pero para punch, el de “Invierno”, tema que cierra el álbum. Guitarras duras que provocarían el deshielo del más frío de los tempus hibernum. Contundencia contenida para dar cierre a un trabajo la mar de interesante.

Otra Cara me han sorprendido. Esta obra emociona. La rítmica de sus temas, sus letras y sobre todo, esa tan cuidada producción, hacen de este El Valor del Tiempo (2018) una apuesta segura en las quinielas de los mejores trabajos nacionales del año. ¡Así, sí!

Rubén de Haro

Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J’hayber.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 152 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.