NMB – Innocence & Danger

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 27 de agosto de 2021
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Neal Morse - Voz, guitarra, teclados
Eric Gillette – Guitarra, voz
Randy George - Bajo
Mike Portnoy - Batería
Bill Hubauer – Teclados, voz

Temas

CD 1:
1. Do It All Again (8:55)
2. Bird on A Wire (7:22)
3. Your Place in the Sun (4:12)
4. Another Story to Tell (4:50)
5. The Way It Had to Be 7:14)
6. Emergence (3:12)
7. Not Afraid Pt. 1 (4:53)
8. Bridge Over Troubled Water (8:08)

CD 2:
9. Not Afraid Pt. 2 (19:32)
10. Beyond the Years (31:22)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: NMB – Innocence & Danger
Todos los discos de NMB – Innocence & Danger en Amazon


¿Serán sus múltiples viajes? ¿será su profunda espiritualidad? ¿O la marca de cereales? El caso es que Neal Morse sigue facturando discos como churros, con facilidad pasmosa y con una calidad excepcional. Yo ya me pierdo entre proyectos y discos, lo que no sé es cómo se las apaña Neal para repartir canciones para cada grupo en el que anda metido. Como toda cosa que hace la sensación de que el sol despunta al final tras los nubarrones es total. Las sombras del camino terminan en el triunfo del amor. Es todo espiritualidad y fe.

Por vez primera se ha abstenido de hacer un disco conceptual y los cortes son independientes entre si, por mucho que, claro, es quién es, y la sensación de unidad está más que presente. Esta vez han jugado a que Neal sea el vocalista en los versos, Eric el puente y Bill Hauber se encarga de la voz principal en los estribillos. Queda de cine. En cuanto a las letras se ve que un encuentro entre Morse y la leyenda Jon Anderson (ex de Yes), de dio alas a la hora de escribir.

Empiezan al puro estilo Neal Morse si bien en los estribillos hay una importante presencia de la influencia AOR de Styx, que irá salpicando el álbum con clase. Es el típico tema con el que suele abrir los discos el genial teclista, yendo de lo ampuloso y recargado del estribillo al verso casi desnudo. Un gran inicio, si bien os confieso que es la parte final del primer disco la que a mí me enamora.

El peso instrumental prog recae en “Bird on a Wire” con un preciso Portnoy y repleto de pasajes positivistas y rotundos en lo técnico, pero siempre trabajados de cara a la melodía y a la canción. Aquí se acercan bastante a Kansas por los múltiples juegos vocales. El piano de Eric Gillette abre “Your Place in the Sun” con una gran línea vocal cercana al prog de los 80, la era de Marillion y con otro deje absolutamente Beatles en el estribillo. Atención al sedoso final…

“Another Story to Tell” no baja la calidad volviendo a demostrar que Morse tiene un excedente de ideas infinito. Parece un tema sumamente ochentero y de raíces pop de la era de las hombreras, pero siempre con el poso y su marca personal.

En “The Way It Had to Be” hay la influencia absoluta de Pink Floyd en manos de este monstruo de la composición. Una canción preciosa con los tres vocalistas turnándose. Hay un poco la sensación de que el “Confortably Numb” es la pieza en la que se inspiran, luego le ponen mucho de su parte. Gran solo de guitarra con Eric Gillette y un precioso final con el teclado de Bill Hauber. Incluso las instrumentales acústicas han sido una gran aportación como la de Gillette en la breve “Emergence”. Un poco retoma lo que hacían Yes en los 70, cuando le daban cancha a Steve Howe.

La primera parte del “Not Afraid” impresiona por la calidad y esos juegos en los coros que beben esta vez de esos estribillos dorados de Styx. Es todo muy positivista y el mensaje espiritual de Morse queda claro. La canción la timona una preciosa acústica, y parece tan sencilla como sobrecogedora para rematarla en el luminoso estribillo. De verdad que parece que Dennis DeYoung haya participado en ella. AOR brillante en todo su esplendor.

Cerramos el primer disco con otra de las monumentales composiciones del maestro bajo el nombre de “Bridge Over Troubled Water”. Ocho minutos de festín prog melódico en el puro estilo Morse. Pasajes jazz bien llevados y perfectamente integrados a la complejidad de la composición. El final es tan grandilocuente como uno espera. Con esto ya estaríamos más que contentos, pero Morse sigue rizando el rizo y nos regala otro disco con dos extensas canciones de 20 y 30 minutos.

Estas dos piezas son para relajarte y prepararte para el largo viaje en el que transitaremos cumbres, valles, cielos y infiernos. Toda la imaginería de Morse está en los 20 minutos de “Not Afraid Pt. 2”. Los más incondicionales van a babear, a mi me cuestan más estas suites extensísimas, pero en innegable que alcanza momentos preciosos. No creo que supere la parte 1 del tema, pero es que esto es otro rollo.

En “Beyond the Years” se cambia la fórmula de darse el turno los vocalistas, hay pasajes muy cercanos al folkie está el esperado momento en el que hay ese canon polifónico que siempre aparece en los trabajos de Morse. Hay momentos que me ha llegado a recordar al David DeFeis más instrumental con su teclado, es decir, que está bien, pero que pide a gritos algo de orquestación para darle más épica a todo. Y es que el teclado toma las riendas en la mayoría de momentos de esta suite de 31 minutos.

Cada vez que Neal Morse saca un disco termino rendido a la calidad y no me importaría para nada verle tocando solamente de Innocence & Danger. Puede parecerte un pesado (y lo es) pues cada año inunda el mercado con discos y proyectos. En la entrevista le enumeré los muchos discos que había sacado en 2020 y me había dejado la mitad… Él me corrigió. Tiene un universo sonoro en el que la fe y la religión todo lo inunda, una banda espectacular y un material que convence y brota del caño de su fuente sin parar. No hay sequía para Neal Morse.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 719 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.