Nile – Vile Nilotic Rites

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 1 de noviembre de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Karl Sanders - Voz, guitarra, teclados
Brian Kingsland - Guitarra
Brad Parris - Bajo
George Kollias - Batería, percusión

Temas

1. Long Shadows of Dread (4:07)
2. The Oxford Handbook of Savage Genocidal Warfare (3:09)
3. Vile Nilotic Rites (3:28)
4. Seven Horns of War (8:48 )
5. That Which Is Forbidden (5:35)
6. Snake Pit Mating Frenzy (2:48)
7. Revel in Their Suffering (5:44)
8. Thus Sayeth the Parasites of the Mind (1:42)
9. Where Is the Wrathful Sky (4:40)
10. The Imperishable Stars Are Sickened (8:00)
11. We Are Cursed (6:53)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Nile – Vile Nilotic Rites
Todos los discos de Nile en Amazon


Nile es una banda estadounidense de death metal y este es su noveno álbum… ahí es nada. Estos tipos llevan  en activo desde el año 1993, y aunque estoy plenamente seguro que si rebusco entre mis compañeros de redacción encontraré personas mucho más adecuadas para desgranar su nueva obra discográfica, he osado a tomar yo las riendas de este Vile Nilotic Rites (2019).

Para los que no les conozcáis (iluso de mí…), la música de Nile se caracteriza por su extrema complejidad y velocidad, y gran parte del contenido lírico se basa en el interés de su vocalista Karl Sanders por la egiptología y otras culturas antiguas del Medio Oriente, como Mesopotamia.

Los últimos tres álbumes de Nile han mostrado una tendencia interesante. Mientras que Those Whom the Gods Detest (2009) recibió críticas favorables, At the Gate of Sethu (2012) fue criticado por ser demasiado experimental y técnico. What Should Not Be Unearthed (2015) fue visto como una «apuesta segura», como un retorno a la zona de confort de Nile, sonando muy, muy similar a su anterior trabajo del año 2009. ¿Cómo sonarán en el 2019?

En Vile Nilotic Rites (2019) Nile regresan con una nueva formación (Brian Kingsland sustituye al anterior guitarrista, Dallas Toler-Wade, ahora centrado de lleno en su otro proyecto Narcotic Wasteland) y con un nuevo enfoque a la hora de componer las canciones. Existe una mayor cohesión entre cómo los diferentes miembros de la banda trabajan juntos, lo que se traduce en cómo sus instrumentos y voces encajan entre sí. Resultado final: las canciones de los Nile de 2019 son de muy alta calidad, y a la banda se la nota, de nuevo, sedienta.

La música del Nile siempre ha sido algo a medio camino entre tecnicismo y brutalidad, al tiempo que admite ocasionalmente aspectos más melódicos y atmosféricos que emergen de entre tanto caos. Este nuevo álbum va por esos mismos derroteros- El espíritu de los faraones sigue estando muy presente, y son las pequeñas partes de cada canción, cada ínfimo detalle, las que hace que el “todo” sea tan solemne.

Hay mucho que absorber en este lanzamiento, pero no creo que en sus 55 minutos haya pasajes que uno pueda juzgar de forma negativa. Ni tan siquiera “Thus Sayeth the Parasites of the Mind”, el único interludio atmosférico del álbum. Este tema instrumentan que no llega a los dos minutos, está perfectamente afinado para su propósito, y es una muy buena presentación de la hiperagresión rítmica del tema que le sigue, “Where Is the Wrathful Sky”.

El álbum se abre con “Long Shadows of Dread”, que tarda apenas 10 segundos en establecer el dominio, el tono general de este trabajo; no hay introducción elegante, solo puro caos death metal con ese sabor a Nile. Este nuevo álbum demuestra las considerables fortalezas de los de Greenville, desde la brutalidad absoluta de “Snake Pit Mating Frenzy”, hasta la maravilla épica y rimbombante de “Seven Horns of War” (título que bien podrán hacer suyo Amon Amarth), hasta la tormenta de brutalidad blacker que es “That Which Is Forbidden”, y mucho más. La segunda pista más larga, “The Imperishable Stars are Sickened”, es una de mis favoritas, ya que ofrece un festín para los prácticamente todos los oídos de los amantes de lo extremo, incluidas algunas voces potentes, bien utilizadas y limpias.

Cada canción de manera individual tiene su propia personalidad y propósito, encajando en el conjunto con habilidad y carácter. Vile Nilotic Rites ha logrado el inesperado reconocimiento de sonar como los Nile más clásicos, al tiempo que suena como algo nuevo con una dirección y visión diferentes. Es, en definitiva, impresionante en casi todos los sentidos.

No me considero fan de ellos, parta qué negarlo. No he estado a su lado desde que emergieran por primera vez de sus catacumbas, pero es fantástico escuchar a la banda tan renovada, revitalizada, motivada y enfocada. Vile Nilotic Rites es un álbum esencial para cualquier fan del metal extremo. Nile lo ha vuelto a hacer. ¿Dos nuevos miembros? No problem at all!

 

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.