Nashville Pussy – Pleased to Eat You

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de septiembre de 2018
Discográfica: earMUSIC / Edel AG
 
Componentes:
Blaine Cartwright - Voz, guitarra
Ruyter Suys - Guitarra
Bonnie "Bon" Buitrago - Bajo
Ben Thomas - Batería

Temas

1. She Keeps Me Coming and I Keep Going Back (2:13)
2. We Want a War (3:23)
3. Just Another White Boy (3:53)
4. Go Home and Die (4:03)
5. Low down Dirty Pig (2:02)
6. Testify (3:25)
7. One Bad Mother (4:05)
8. Woke up This Morning (3:39)
9. Drinking My Life Away (2:55)
10. Endless Ride (4:22)
11. Hang Tight (3:17)
12. CCKMP (3:48)
13. Trying to Pretend That I Give a Shit (4:16)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Nashville Pussy – Pleased to Eat You
Todos los discos de Nashville Pussy en Amazon


Cuando ya han pasado unos 20 años desde que Nashville Pussy lanzara su álbum debut, Let Them Eat Pussy (1998), Blaine Cartwright y Ruyter Suys pueden brindar con cerveza que han sobrevivido a la mayoría de las tendencias musicales para poder llegar hasta su séptimo álbum de estudio, Pleased to Eat You (2018), otra nueva entrega de rock ’n’ roll sucio, como siempre.

Aunque la mayoría de las bandas a menudo evolucionan hasta el punto de comprometer su identidad, no es este el caso, pues el sonido tan característico de Nashville Pussy se puede oír en temas como “Testify”, pieza que comienza con un sermón por parte de Blaine acompañado por un órgano Hammond, o en la introducción de guitarra de Ruyter en el cover de Nazareth “Woke up This Morning”. Incluso se atreven a meter una armónica en “Hang Tight” y, aunque “Endless Ride” es un su inquietante tema sureño más en la onda de Lynyrd Skynyrd, tiene sabor a Pussy. En este álbum cuentan con la bajista Bonnie “Bon” Buitrago y con Ben Thomas a la batería. El trabajo ha sido producido por Daniel Rey (RamonesRonnie Spector).

Estad seguros, antes de nada, de que los ardientes riffs de Ruyter Suys y las mordaces pero divertidísimas rimas infantiles de Blaine Cartwright siguen siendo la marca de la casa y abundan en Pleased to Eat You (2018). “She Keeps Me Coming and I Keep Going Back”, “Drinking My Life Away”, “Just Another White Boy”, “Low down Dirty Pig” y “Hang Tight” son los temas con un sonido más puro; huelen a ese rock ’n’ roll directo y sucio al que nos tienen acostumbrados.

“She Keeps Me Coming and I Keep Going Back” abre el disco con gente golpeando a la puerta con ganas de fiesta para dar paso a “We Want a War”, toda una declaración de intenciones a lo Ted Nugent caminado por el soul, dejando tras de sí una canción política.

Siguen con “Just Another White Boy”, que entra con un ritmo al galope que hace que tus pies se muevan solos. Una dosis de rock con un riff final de Ruyter que te pone a cien. “Go Home and Die”, un tema con un título que se lo dedicaría a tanta gente… Creo que es el mejor titulo que he visto en mucho tiempo. Tema chulesco con la banda gritando como locos el titulo. Tiene pinta que será uno de los temas predilectos por los fans en directo. El riff de arranque de “Low down Dirty Pig” da paso a la batería que lo convierte en un sucio rock ’n’ roll con todos los ingredientes que queremos que aparezcan en una canción de los Nashville Pussy.

“Testify” es una canción de George Clinton. Soul adaptado al estilo de Ruyter, con el Hammond pateando culos y las voces de Ruyter y Bonnie en formato coros de iglesia funk. Todo ello, sumado a ese pedal wah-wah, la convierten en uno de los temas más curiosos del disco. “One Bad Mother” trata sobre Lemmy. Le echan de menos muchísimo y querían rendirle homenaje de alguna manera en este disco. “Woke up This Morning” cuenta con la colaboración a la slide guitar de Greg Martin de los Kentucky Headhunters, quien le da vida propia a esta versión de los Nazaret.

“Drinking My Life Away” es un himno de borrachín a la vieja usanza. Con una gran trabajo rítmico, que recuerda a los AC/DC en su faceta más festiva. “Endless Ride” es otra canción que habla sobre Lemmy. Cuenta Blaine que escribió las letras originales mientras Lemmy aún vivía y que se las recito en un backstage una noche para obtener su aprobación; por lo visto, a Lemmy solo le gustó el último verso, por lo que re-escribío el resto y eso es que encontramos en el disco.”Hang Tight” parece un tributo ZZ Top, con unas guitarras al más puro estilo de los barbudos. Genial interpretación de la armónica y gran solo de Ruyter.

“CCKMP” es como la portada, una versión de Steve Earle. Una canción oscura que el propio Earle escribió durante una orgía de heroína a principios de los 90. Es un tema inquietante. Cierra el disco “Trying to Pretend That I Give a Shit”, homenaje al difunto George Carlin. Es una montaña rusa sonora, el final perfecto para un álbum como este. Gran declaración a la vida y al estilo de vida de los Nashville Pussy.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Ray Molinari

Adicto a los vinilos y a los directos. Fotografo allì donde no haya sol y suene buena musica, con ya mas de 25 años pisando salas de concierto, ha visto de todo en todas las salas. Coleccionista de lp’s y 7″ que acaban sonando en sus sesiones como dj

Ray Molinari
Sobre Ray Molinari 72 Artículos
Adicto a los vinilos y a los directos. Fotografo allì donde no haya sol y suene buena musica, con ya mas de 25 años pisando salas de concierto, ha visto de todo en todas las salas. Coleccionista de lp's y 7" que acaban sonando en sus sesiones como dj