Nailbomb – Point Blank: 25 años de odio y destrucción

Ficha técnica

Publicado el 8 de marzo de 1994
Discográfica: Roadrunner Records
 
Componentes:
Max Cavalera - Voz, guitarra, bajo, samplers
Alex Newport - Voz, guitarra, bajo, samplers

Temas

1. Wasting Away (3:06)
2. Vai Toma no Cú (4:47)
3. 24 Hour Bullshit (3:54)
4. Guerrillas (4:26)
5. Blind and Lost (1:54)
6. Sum of Your Achievements (2:42)
7. Cockroaches (5:10)
8. For Fuck's Sake (5:44)
9. World of Shit (4:13)
10. Exploitation (2:28)
11. Religious Cancer (5:09)
12. Shit Piñata (1:09)
13. Sick Life (17:51)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Nailbomb – Point Blank: 25 años de odio y destrucción
Todos los discos de Nailbomb en Amazon


Corría el año 1994. Sí, amig@ milenial, el Pleistoceno. No había móviles. Internet era un lujo al alcance de muy pocos. La humanidad saciaba su hambre de nuevas propuestas musicales a base de dinero para comprar tus LPs favoritos en formato físico y lectura de las revistas “jevis” del momento, que te orientaban en la compra. Tenías que hacer apuestas casi a ciegas. Entre lo que leías, habías medio escuchado en alguna radio en programas especializados y, en algunos casos, dentro del criterio de selección entraba también la portada. Y ahí te gastabas tu asignación de pasta mensual. En mi caso, daba para un CD o un par de cassettes al mes. Luego, el “mercado negro” de cassettes grabados…

En el caso que nos ocupa, la solución a la compra mensual era más fácil. El frontman y alma mater de Sepultura, Max Cavalera, lanzaba un proyecto paralelo con, un desconocido para mí, Alex Newport de Fudge Tunnel. Evidentemente, con mis tiernos 16 años, ya había sucumbido al Chaos A.D. (1993) de Sepultura, y cualquier cosa que tuviera que ver con la banda, servidor se lanzaba de cabeza. El mes de marzo de 1994, parte de mi “paga” fue depositada en la tienda santboiana Música Imatge en este disco en formato cassette. Point Blank. Nailbomb. Y en ese momento de mi vida, sencillamente, me abrió una nueva dimensión.

La portada del disco es absolutamente contundente, una miliciana del Vietcong encañonada por el arma de un soldado americano. La cosa va fuerte. Una portada icónica. Como lo que encontraríamos a nivel musical en su interior: agresividad, ritmos industriales, mucho heavy todo bañado por actitud y ramalazos hardcore punk. En mi opinión, la banda sonora ideal para el final de siglo pasado. Una producción clara, cristalina que ha conseguido que esta pieza de museo consiga mantener toda la vigencia y esté de total actualidad. En mi opinión, estamos hablando de un álbum de culto absoluto.

La grabación del disco, a parte de los susodichos, Cavalera y Newport, contaría con la colaboración de Andreas Kisser e Igor Cavalera de Sepultura y de Dino Cazares de Fear Factory en el tema “24 Hour Bullshit”. Vamos, un equipazo, cuyo núcleo estaría en la banda brasilera.

“Wasting Away” abre las hostilidades con un sampler que en seguida da entrada a un riff absolutamente thrash hardcoreta de una la hostia abominable. Mucha rabia. Machacón. Pequeño breakdown incluido. Bilis escupida por una generación. La rabia de los incomprendidos. El dolor de los descamisados. El Odio. De ritmo mucho más contenido y sincopado es “Vai Toma No Cu” (¿te lo traduzco o no hace falta?), con sampler como base rítmica y batería programada y riff crust con partes que recuerdan a Ministry.

“24 Hour Bullshit” con la colaboración de Dino Cazares y su guitarra afilada no necesita presentación más thrash punk en la que suenan más a Ministry que nunca. La base rítmica te martillea el cerebro sin cesar, “Guerrillas” sigue la misma senda, con un coro muy identificable a cargo de Max. En “Blind and Lost” vuelven a tirar de ramalazo punkarra, madre mía que energía proporciona este disco. “Sum of Your Achievements” funciona como final de la primera parte del disco, como una especie de interludio. Atmosférico y percutido, te hace pensar en una fundición.

Trallazo de toques tribales, cortesía de Igor Cavalera, de influencia claramente Sepultura, dan comienzo a la segunda mitad de Point Blank con “Cockroaches”, con interludio de línea de bajo marca de la casa. “For Fuck’s Sake” parece que no empiece nunca, pero al final la base pregrabada industrialoide empieza seguida de un riff veloz y desgarrador. Max se deja las cuerdas vocales acompañando el riffaco épico. Seguimos con el odio. La violencia sónica.

El tema industrial “World of Shit” continua con el mensaje desgarrador y sin esperanza. Alienación sonora. “Hate is reality, hate is reality!”. La prensa mecánica no deja de aplastarte la cabeza. “Exploitation”, cover de la banda Doom,  sigue la senda hardcoreta, “Religious Cancer” da continuidad al camino marcado por “World Of Shit”, “Shit Pinata” sirve de introducción al broche final “Sick Life”, que podría pasar por tema de la banda madre de Max… si dejas que la pista suene hasta el final hay “sorpresa” final.

Point Blank de Nailbomb es un pepino de disco, un descubrimiento en una época en la que los proyectos paralelos no estaban consolidados; y el crossover entre estilos solo estaba al alcance de muy pocos. De agradecer es que no se le diera continuidad al proyecto, desconozco los motivos, pues lo dota de una aurea especial y lo sitúa como uno de los discos de culto de mi generación. Velocidad, rabia, agresividad y odio. Mucho odio.

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 81 Artículos

Sant Boi-Sant Cugat-Barcelona. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, thrash… y a veces electrónica, rock y “cabeza, hombros, rodillas y los pies” de Peppa Pig; en resumen, la música es mi pasión. También luchando por un mundo más justo… pero mejor centrarse en la música.