Mandoki Soulmates – Utopia for Realists: Hungarian Pictures

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de septiembre de 2021
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Leslie Mandoki – Voz, batería, percusión

Artistas invitados:
Chris Thompson – Voz
Ian Anderson – Voz, flauta
Jack Bruce – Bajo, voz
Nick Van Eede – Voz ,guitarra
David Clayton-Thomas – Voz
Al Di Meola – Guitarra
Mike Stern – Guitarra
Randy Brecker – Trompeta
Bill Evans – Voz tenor, saxo soprano
John Helliwell – Clarinete, saxofón, trompeta
Cory Henry – Hammond, Moog
Tony Carey – Voz, Hammond, piano
Jesse Siebenberg – Voz, teclados, piano
Richard Bona – Bajo, voz
Steve Bailey – Bajo de seis cuerdas
Julia Mandoki - Voz

Temas

1. Sessions in the Village (6:50)
2. Utopia for Realists (2:08)
3. Transylvanian Dances (26:38)
4. You'll Find Me in Your Mirror (2:34)
5. Return to Budapest (15:27)
6. Barbaro (4:31)
7. The Torch (5:50)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Mandoki Soulmates – Utopia for Realists: Hungarian Pictures
Todos los discos de Mandoki Soulmates – Utopia for Realists: Hungarian Pictures en Amazon


En 1975 Leslie Mándoki abandonó Hungría por un túnel y llegaba a Múnich dejando atrás el telón de acero y el comunismo que le ahogaba sus sueños. Él y su amigo acompañante tuvieron una especie de visión de futuro, y no les fueron nada mal las cosas… Leslie tocó con todos los músicos que había escuchado en su infancia y juventud en Hungría, y lo sigue haciendo. Su amigo creó los Rugrats y estuvo en la génesis de Los Simpson junto a Matt Groening. Es solo un episodio más de la historia de un gran hombre.

Este baterista y vocalista húngaro reúne de vez en cuando un estelar elenco de músicos con los que gira, una especie de Avantasia en versión jazz y progresivo, y estuvo llenando teatros por Europa y Estados Unidos hasta que la pandemia les golpeó. Estaban presentando Utopia for Realists y decidieron hacer un show en abierto, más global si cabe. Vía Zoom fueron apareciendo músicos invitados tocando desde todos los rincones del mundo.

Si ves el vídeo entiendes que esto es un canto a la vida, algo positivo entre todo lo que nos golpea y salpica en los telediarios. Un momento de paz para reflexionar y divertirte. Se basó en el gran compositor húngaro Béla Bártok y añadió pinturas de los grandes maestros magiares para acompañar visualmente las irrupciones de los solistas. Si se suman todos los discos vendidos entre los artistas que aparecen aquí nos vamos a los 350 millones de unidades y 35 Grammys. Son solo cifras, aquí hay sentimientos.

La voz aterciopelada de su hija entre en “Sessions in the Village” avanzando entre retazos jazzísticos. Añade una parte narrada en “Utopia for Realists” (la verdad es que el título ya da muchas pistas de lo que hay detrás del maestro). Luego hay un tour de force en “Transylvanian Dances” en la que las partituras de Bartók saltan a la primera línea. La complejidad instrumental es abrumadora y van entrando músicos desde Shangai o Tokyo para tocar sus partes. Está Tony Carey (Rainbow) a los teclados, pero cuando un servidor disfruta más es cuando todo un Al Di Meola irrumpe con la acústica… De verdad que este hombre es superior a la guitarra.

Hay la calidez de Bobby Kimball (Toto), la clase de todo un Jack Bruce (Cream), Mike Stern, el gran bajista Richard Bona y Ian Anderson de Jethro Tull a la voz y con la flauta. En otras encarnaciones de los Soulmates han estado Steve Lukather, Jon Lord o Keith Emerson… Lo dicho, ha estado con los más grandes nombres de la industria, y si pueden, siempre arriman el hombro para acompañarle en sus proyectos. Hasta cierto punto hay conexión con lo que hace últimamente Steve Hackett ex de Genesis, especialmente por lo del mensaje y ese espíritu viajero. Todo el disco es belleza de espíritu y preciosismo para todos los públicos.

Aparece el saxofón de John Halliwell de Supertramp en “You’ll Find Me in the Mirror”, una balada breve con oboe de fondo y con mucha carga sentimental. En los 15 minutos de “Return to Budapest” hay mucha historia autobiográfica, con momentos cercanos a sus amados Jethro Tull y con un carrusel de vocalistas. Obviamente Ian Anderson da una buena lección de cómo tocar la flauta acompañado por las percusiones coloristas de Leslie. Y tras el Jethro Tull, ataca el saxo de Supertramp Halliwell.

“Barbaro” es una pieza instrumental que se asemeja a una tormenta y en la que brilla la guitarra eléctrica, haciendo honor al título de la pieza. La unión entre música clásica y rock instrumental. Se despiden con “The Torch” siendo una de las piezas más sedosas y cercanas al pop. Aquí vuelve a participar su hija y los muchos vocalistas se suceden a la vez que se arropan con los coros. Las percusiones de Leslie también están presentes.

Leslie ha paseado sus Soulmates por todo el mundo, incluyendo Bali y China y fue invitado para tocar en los Grammys. Incluso Elton John quedó maravillado de lo que había conseguido esta troupe de enormes músicos. Nada mal para quien 40 años atrás buscaba la libertad. “La música es la respuesta”, así se muestra Mándoki viendo hacia lo que ha derivado el mundo actual. Entre tanta locura resulta reconfortante pararte a visionar los conciertos de Leslie y tener esa paz espiritual repleta de belleza de manos de músicos de todo el mundo, unidos para un buen común, que no es otro que la música. No os perdáis la muy especial entrevista que nos concedió Leslie. En breve la colgamos…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 714 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.