Mägo de Oz – Ira Dei

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de marzo de 2019
Discográfica: Warner Music
 
Componentes:
Javier "Zeta" Domínguez: voz y coros​
Txus: batería
Carlitos: guitarra solista
Frank: guitarra rítmica, guitarra acústica
Mohamed: violín
Fernando Mainer: Bajo​
Josema: Flauta Travesera, Gaita, pito castellano, Whistle y Bodhran
Javi Diez: Teclados, Sintetizadores, Acordeón y guitarra
Patricia Tapia: Segunda voz y Coros

Temas

CD 1
1. Jerusalem D.C. (3:21)
2. In Eternum (9:21)
3. El Amor Brujo (5:51)
4. Tu Funeral (5:17)
5. Ciudad Esmeralda (4:37)
6. Tequila Mucho por Vivir (3:49)
7. Te Traeré el Horizonte (4:48)
8. Opera Mortis (2:42)
9. La Cantiga de las Brujas (5:54)
10. Espera en el Cielo (5:51)

CD 2
1. Opus Tenebrae (0:57)
2. Suspiria (4:07)
3. Y Que Nunca te Falte un "Te Quiero" (3:47)
4. Bajo Mi Piel (4:31)
5. Jimmy "Tiro en el Pie" (5:08)
6. Infinitum (4:15)
7. El Séptimo Sello (4:09)
8. Ira Dei (18:01)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Mägo de Oz – Ira Dei
Todos los discos de Mägo de Oz en Amazon


Nuevo disco de Mägo de Oz. Xavi, pringas y te toca. Hace muchos años que no escucho nada nuevo de los madrileños (y subrayo el nuevo, pues sus primeros discos siguen sonando en mi equipo). Los dejé allá por 2003, tras el Gaia (2003). Medio escuché su segunda parte, y hasta ahí. Más tarde me enteré de la salida del grupo de José Andrea y si pudiese quedar algo de gracia en seguirles, se esfumó. Por si fuera poco, hace dos o tres años me dediqué a youtubear videos del grupo y me encontré con esperpentos como “H2Oz” y la vergüenza ajena subió enteros. Por suerte, el pasado Rock Fest y el concierto que dieron en febrero en Girona calmaron un poco las aguas. Y aquí estoy, listo para hacer la reseña de un grupo que di por perdido. Y oye, si me equivoco lo reconozco. Creo que desde Finisterra (2000) no habían hecho nada tan buen, Quizá este sea mejor, incluso. Así que haters, escupid la bilis que os dé la gana, pero las cosas son como son.

Como es habitual, este Ira Dei (2019) es un álbum conceptual. Lo coge donde Jesús de Chamberí (1996) lo dejó, o más bien al revés. Según el propio Txus, estos dos discos formarán parte de una trilogía que, conceptualmente, empieza con esta novedad, sigue con su primer disco ya mencionado y veremos cómo acaba. Es decir, escucharemos cantar de Dios, del Diablo, de la Iglesia, de brujas y demás. Tampoco es que sea ninguna novedad en Mägo. A pesar de la idea, sí que opino que las letras no llegan a lo que hace años supo escribir el batería. Veo demasiada ñoñería sobre azucarada. Dicho esto, me centraré en la música.

Ira Dei es un disco largo, más de hora y media. Tanto que lo han hecho doble, again. 18 temas divididos en dos discos, con algunas canciones tremendamente largas (la última, como es costumbre, la de más duración, 18 minutos). El sonido es de lo más heavy que han escrito, casi más que La Leyenda de la Mancha (1998), aunque el toque folk lo camufle. La producción, mezcla y demás tecnicismos es brutal, el álbum suena muy bien, y los instrumentistas, dentro de sus limitaciones, lo bordan. Además cuentan con un par de colaboraciones muy buenas. Diva Satánica pone el contrapunto gutural a Zeta y Patricia Tapia, mientras que Ara Malikian demuestra su categoría como violinista en “Te Traeré el Horizonte”. Bien, intro hecha, vayamos a desgranar los temas.

“Jersualem D.C.” abre como intro. La dulce sinfonía y los coros angelicales dan paso al poder de las guitarras y la contundencia sinfónica. Más de tres minutos, para mi demasiado largo para ser una intro, pero la verdad es que les ha quedado chula. Y llegamos al primer golpe a la mandíbula, “In Eternum”. Nueve minutos de todo lo (bueno) que es el grupo. Riffs rápidos, algunos muy heavys, doble bombo de mentira, Dovrak de por medio (a lo “El Santo Grial”), una voz que no desentona (aunque lo siento, no puede luchar con su ex cantante), arreglos de teclados muy interesantes y, en general, melodías pegadizas que no te quitarás de la cabeza. Nueve minutos dan para mucho, y en esta ocasión los aprovechan muy bien. De lo mejor del disco. Bueno, el listón está realmente alto, así que veremos cómo sigue la cosa. Y lo hace con “El Amor Brujo”. Más melódica pero sin dejar de ser rápida, más festiva, menos oscura y con una Patricia, que, como siempre, es enorme. El tema consigue mantener el ritmo, y no es poco viniendo de dónde venimos.

“Tu Funeral” es heavy. Tremendas guitarras para denunciar el maltrato de género. Zeta se ve más cómodo que en tonos más agudos, y los coros quedan realmente bien. Si la tocan en directo creo que quedará muy bien. Seguimos con “Ciudad Esmeralda” y por primera vez tenemos a la señorita Tapia a la voz principal. Lo mío con esta mujer debe ser amor a primera escucha, porque madre del amor hermoso como canta. El tema es extraño para ser el grupo que es, hasta llegar al estribillo, 100% Mägo de Oz pasteloso (es decir, a lo “Hoy te toca ser Feliz”, “La Costa del Silencio”, etc). Acabamos el segundo triplete con “Tequila tanto por Vivir”, y la bajada es evidente. Sigue el estribillo de su predecesora, y aunque muestra la amplitud de miras que tiene el grupo, tiene ese tono azucarado que les caracteriza y que les pierde.

“Te traeré el horizonte” es extraña, en el mejor sentido. El principio del tema parece música de anuncio de colonia, mostrando una total falta de complejos. Es ahí donde entra el violín de  Ara Malikian. El dueto Zeta Tapia lo borda y, aunque más allá del principio, la canción no ofrece demasiada novedad, para mi gusto es otro de los puntos altos del disco. ¿He mencionado a Patricia Tapia? Pues agárrate. “Opera Mortis” no es novedad para quien les haya visto en directo últimamente, pero es un derroche de absoluto talento de la cantante. Opera en estado puro. Y así, poco a poco, llegamos a otro de los puntos clave y la primera aparición de Diva Satánica, “La Cantiga de las Brujas”. Festiva como es habitual en el grupo, con esas melodías divertidas, una letra que en ocasiones da algo de vergüenza ajena y una Diva que pone el contrapunto a todo lo mencionado. Llegamos al final del primer CD con “Espera en el Cielo”, balada intimista y preciosista que poco a poco gana fuerza. Trata de cuando pierdes a un ser querido, pero no a un humano, sino a un perro (Txus perdió a su perro el año pasado), y todos los que tenemos mascota sentiremos un ¡ay! en el corazón.

Empezamos el segundo disco con la intro “Opus Tenebrae” y unos cantos infantiles a lo Pesadilla en Elm Street que dan muy mal rollo. Con “Suspira” regresan los sonidos más heavys. No recuerdo unas guitarras así en su carrera. Tema original para ser de quien es, con un estribillo muy bueno, arreglos de muchos quilates y el consejo de no quitarle el ojo al tema, pues es otro de los que destaca. “Y que Nunca te falte un ‘Te Quiero”. A priori el nombre ya dice qué es lo que hay, ¿no? Pues no del todo. El ritmo es mucho más hard rockero, también las guitarras. Las flautas y violines juegan por encima tejiendo detalles divertidos. El tema es algo así como un punto intermedio entre lo que fue la banda y lo que es.

Con “Bajo Mi Piel” vuelve Patricia a la voz principal. La otra balada preciosista se convierte, poco a poco, en un medio tiempo a ratos potente, con una melodía vocal muy interesante. Esta chica se merece triunfar como absoluta protagonista. “La Triste Historia de Jimmy “Tiro en el Pie” es una de las payasadas que Txus suele meter en cada disco. En este casi es excesivamente folk. Puede gustarte o no (a mí psé), pero es indudable que no demasiados grupos se atreverían con algo así. Respiramos con “Infinitum”, tema instrumental usado para algún videojuego. Personalmente no me aporta nada, pero ahí está. Si me aporta “El Séptimo Sello”, con un olor a Marilyn Manson incuestionable pero sin perder el sello Mägo. El riff principal es otro de los más heavys que han compuesto en su carrera.

Y, señores y señoras, llegamos al final. “Ira Dei”. 18 minutos sublimes, desde la intro con teclados eclesiásticos/pelis de terror hasta el último segundo, en este tema pasa de todo. Si me llegan a decir que, en sus principios (cuando el grupo me gustaba), serían capaces de hacer algo así, no me lo habría creído. Elegante, excesiva y opulenta. Suave, melódica y con garra, lenta y rápida, el abanico que tiene la canción es tremendamente completo y con guiños a su hermano Jesús de Chamberí al final. Amigos, solo con este tema los siempre polémicos Mägo de Oz cerrarán muchas bocas, la mía la primera.

La verdad es que no creí que volvería a disfrutar de un disco de los madrileños. Mi animadversión por alguno de sus miembros me echaba para atrás, y aunque esos sentimientos siguen, no voy a ser tan lerdo como para negar lo innegable. Objetivamente es un buen disco, un gran disco, y si somos capaces de quitarnos los prejuicios, lo disfrutaremos. Por ponerle una pega, la que tienen casi todos los discos dobles. Si en vez de 18 temas hubiesen escogido 10 y los hubiesen puesto en un solo disco, el bombazo hubiese sido aún mayor. Muy aconsejable.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 147 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.