Crónica y fotos del concierto de Rammstein - Estadi Olímpic Lluís Companys (Barcelona), 11 de junio de 2024

«Llum, foc, destrucció»: Rammstein abren las puertas del infierno en Montjuïc

Datos del Concierto

Bandas:
Rammstein
 
Fecha: 11 de junio de 2024
Lugar: Estadi Olímpic Lluís Companys (Barcelona)
Promotora: Doctor Music Concerts
Asistencia aproximada: 52.000 personas

Fotos

Fotos por Olaf Heine / Paul Harries

Y eso que los españoles no entendemos un pijo de alemán… pues anoche las 52.000 almas parecíamos más alemanes que Goethe.

Este sería un buen resumen de la entrega de un Estadi Olímpic de Barcelona lleno hasta la bandera para presenciar un show de esos que recuerdas el resto de tu vida. Ni la lluvia, que no cesó ni un segundo, logró hacer mella en el público, que coreaba todas y cada una de las más de 20 canciones que interpretaron los gigantes teutones. Pero vamos por partes, con orden.

Muchas ganas había de presenciar el descomunal show de Rammstein en Barcelona. Un sold out impoluto hacía presagiar que esta noche sería más especial de lo esperado, sobre todo cuando ya a primera hora de la mañana se pudo ver que la previsión meteorológica no era muy buena; la lluvia nos hacía temer lo peor, pues el escenario completamente abierto de Rammstein quizás provocaba una temida cancelación. Pero eso es porqué los metaleros son de otra pasta, ¿150 minutos tocando bajo la lluvia? “Ja, Sir, kein Problem.

Tras el caos para llegar al Estadi en coche, algo habitual, aparcar en Mordor y aguantar el chaparrón no solo para llegar, sino también para pasar los tres controles de seguridad, accedemos al recinto. Y tras unos prolegómenos amenizados por el dueto Abelard, que tocan versiones de los propios Rammstein a piano, arrancaba la cuenta atrás de forma casi puntual. El mastodóntico escenario escondía un ascensor con el que la banda subió a la cima de la estructura metálica de forma oculta para mostrarse delante el jolgorio generalizado del público.

El primer mar de humo cubrió el recinto mientras la banda tocaba la primera canción, “Ramm 4”. Sin tregua “Links 2-3-4”, primer himno que suelta la banda y el estadio se viene abajo. La canción, de carácter político de izquierdas ideada para desmarcarse de las acusaciones de ser una banda de extrema derecha, retumbó con poderío con lo que ya pudimos notar, el volumen del concierto sería extremadamente alto. La marcha marcial rítmica de “Links 2-3-4” hizo olvidar al público eso de la lluvia.

La dureza extrema de “Keine Lust” y las primeras muestras de pirotecnia en otro himno marca de la casa, “Sehnsucht”, dieron paso a la aclamada “Mein Herz brennt”, la pieza de apertura de Mutter (2001), que llevó a las 52.000 almas a cantar de pie al unísono ese duro estribillo frente a un colosal escenario teñido de rojo amenizado por un Till Lindemann jugando con una bengala.

Primera muestra de teatralidad con “Puppe” y ese cochecito gigante de bebé incendiado. Otra de dureza extrema como “Weiner Blut”, ponía a prueba la resistencia del Estadi. Con “Zeit” también se logró que todo el estadio cantara casi a capella, qué temazo.

El remix del himno de la nación teutona «Deutschland» nos permitió vivir en una rave durante un buen rato con la banda bailoteando enfundados dentro de unos trajes luminosos jugueteando con bengalas. Tras ese remix, empezó la canción convertida en himno sobre todo por los alemanes que no eran pocos entre el público. Ya empezó la cuesta arriba del show encadenando himnos como “Radio” o una “Mein Teil”, en la que vimos cocinar en vivo a uno de los miembros de la banda con un Till intentando incendiar Montjuïc a base de cañonazos de fuego.

Y entonces llegó el momento más esperado y mágico de la noche con “Du Hast”. Sobran las palabras para explicar lo vivido, canción que cobra una dimensión superior a base de pirotecnia, fuego y volumen. El HIMNO que no dejó a nadie mudo. Tras ella, otro temazo como “Sonne” en la que el fuego ya no cesó, iluminado y caldeando el húmedo ambiente de Barcelona.

Tras 90 minutos, primer bis, algo menos de diez minutos amenizados por las cámaras grabando a gente del público. La banda pide las linternas de los teléfonos para interpretar en un escenario alternativo y con la ayuda de Abelard, una “Engel” en formato pausado. Tras ella, la banda surcó los mares de gente a bordo de barcas hinchables para aterrizar a tiempo de ejecutar con potencial una “Ausländer” que suena impoluta, cerrada con un “te quiero, puta” soltado por Till. “Du reichst so gut” no rebajó la magia con ese piano inicial y una pirotecnia marca de la casa en manos de un Till ya subido de revoluciones.

“Pussy” también fue aclamada como vencedora por el público con esa teatralidad ejemplificada en un Lindemann montado sobre un cañón en forma de pene gigante escupiendo cosas blancas… ya entendéis… “Ich will” cerró de forma épica el primer bis. Qué gran canción amenizada por unos lásers que apuntaban al cielo (momentazo). Y sin mucho tiempo para la espera, algo que se agradece pues la lluvia ya tenía mojados hasta los calzones del fan más rudo, la aclamada “Rammstein” con luces y fuego, y el cierre final, tras dos horas y cuatro, con “Adieu”.

Conciertazo épico, luminoso e incendiario de unos Rammstein convertidos en ídolos de masas tal y como pudimos presenciar los 52.000 afortunados que llenábamos Montjuïc en esta poco apetecible noche de junio. Los alemanes mostraron tablas y nos recordaron que no hay nadie más grande que ellos en la actualidad. Al final, 52.000 caras felices e incluso pude presenciar una pedida de mano (entre una pareja alemana, claro) ante mis narices. Grandes Rammstein.

Setlist:

Ramm 4
Links 2-3-4
Keine Lust
Sehnsucht
Asche zu Asche
Mein Herz brennt
Puppe
Wiener Blut
Zeit
Deutschland
Radio
Mein Teil
Du hast
Sonne
—-
Engel (con Abélard)
Ausländer
Du riechst so gut
Pussy
Ich will
—-
Rammstein
Adieu

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 974 Artículos
Rock en todas sus extensiones