Last Dissonance – Wealth Slaves EP

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de abril de 2018
Discográfica: Autoproducido
 
Componentes:
Pablo - Voz
David - Guitarra
Alex - Guitarra
Albert - Batería

Temas

1. Fight It (3:36)
2. End Of Sun (3:59)
3. Dry And Dead (3:33)
4. Wealth Slaves (4:30)
5. Knife Of Betrayal (4:02)

Multimedia






Escucha y compra

Este disco en Amazon: Last Dissonance – Wealth Slaves EP
Todos los discos de Last Dissonance en Amazon


Todo grupo tiene sus inicios, luego si se convierte en una súper banda con millones de seguidores, o con un poco de suerte y siendo realistas, en una con la que puedan vivir sin más de la música, el tiempo lo dirá. No todo son, por ejemplo, Trivium o Five Finger Death Punch, que aparte de ser reconocidos a nivel internacional, les tocó la lotería y pasaron a formar parte del limbo del metal prácticamente desde su primer trabajo; después hay casos como Lamb Of God (si contamos sus comienzos bajo el nombre de Burn The Priest), pasaron como diez años hasta ser consideradas, probablemente, una de las mejores bandas que se podían/pueden encontrar de metal extremo actual.

Hoy toca hablar de Last Dissonance, una de esas bandas, nunca mejor dicho, en formación, de las que se le tiene que dar oportunidades vamos. A los que les gustan y buscan conciertos de grupos underground, quizá les sonará, ya que eran conocidos antes por participar en algún festival de “jóvenes promesas”, como el Devilfest (un festival/concurso que se celebra anualmente en Mollet del Vallés) en donde quedaron terceros, o, por ejemplo, a finales del año pasado dieron un concierto en Granollers, acompañados de Arcanus y Red Raw, que gustó mucho a nuestra redacción. Allí, aparte de deleitarnos con temas propios, también hicieron un par de versiones de Mastodon y, precisamente, de Lamb Of God. Para empezar, hay que tener narices, estamos hablando de dos grupos que técnicamente son brutales, o sea que Last Dissonance ya de base tienen calidad.

Esta formación comenzó en 2016, pues como otras muchas, un par de amigos se juntan, uno en la guitarra (David) y el otro en la batería (Albert) y venga, a tocar canciones de grupos que molan. Después de un tiempo pensaron: oye,  ¿y si vamos componiendo temas propios? ¡Ningún problema! A reclutar gente. Y así entraron en el grupo Pablo a las voces, Xavi para una segunda guitarra y Sasha para el puesto de bajo. Al cabo de poco Sasha se fue del grupo y llegó Serra para la vacante a las cuatro cuerdas. Con estos cinco componentes grabaron el EP que vamos a descuartizar.

Su estilo es un death metal melódico con influencias deathcore. Una vez oído se nota que, como grupo muy joven, sí que beben de este último estilo, aunque me gustaría llamarlo más un death melódico moderno, no consideraría que la base sea “-core” puro, hay algunos cambios bruscos típicos jugando con el estilo djent (esos característicos palm-mute en los breakdowns) y como no, la batería con sus agresivos, que no rápidos, blast beats y constantes aportes técnicos. Seguramente a los más puristas no les acabará de convencer, ya que igualmente lo encontrarán de corte demasiado moderno con tantos cambios, comparado con un death más tradicional pero repito, aparte de lo comentado y alguna que otra cosilla que ya leeréis, la influencia es menos de la que cabe esperar.

A mí, en general, me ha gustado mucho la voz. En un género donde hay desde el timbre shriek de Trevor Strnad, el vocalista de The Black Dahlia Murder (no lo puedo negar, de los grupos nacidos en este siglo, es uno de los que más me gusta) pasando por Johan Hegg, frontman de los todopoderosos Amon Amarth, con su tono más death growl, con todo esto, pues no sabía que me podía encontrar. Así pues, resulta que el timbre de Pablo es muy similar al de Hegg, pero con un tono un poquito más grave o como salido del infierno como me gusta llamarle.

En la primera canción “Fight It” comienzan muy contundentes y lo más asombroso, compactos. Flipo como ha cambiado todo y prácticamente cualquier grupo que te saque un trabajo o incluso por no decir demo, la calidad en la grabación que llega a tener. Por el amor de Darrell, si lo comparamos con los 80  o incluso 90, es alucinante como escuchas este Wealth Slaves EP (2018) y suena mucho mejor que la mayoría de discos de esa época. Esto sí que es aplicar la tecnología en favor de la humanidad.

Continuando con la canción diré que el estilo dentro del death melódico es de fuerza y mucha caña, nada de coros o semejante, eso sí con un muy buen ejecutado ejercicio de blast beats por parte de la batería y antes de acabar el primer minuto te hacen un mini breakdown característico “-core”. En el ecuador de la canción cambian a una parte más lenta, con momento (aquí sí) metalcore, jugando con las guitarras y la batería como si fuera música no apta para los oídos de los más “clásicos”. El estribillo de esta canción, como su parte antecesora, me ha gustado mucho, teniendo un punto que engancha, así como los riffs bastante técnicos.

Hecha la toma de contacto, puedo decir que se ajusta un poco al estilo que me gusta, death poderoso, con cambios y puntos melódicos sin ser empalagosos, y con “End Of Sun”, suben el listón de crudeza, toda la canción es agresividad, estribillos lentos pero atronadores y desgarradores, en medio de la canción es el único momento que se atreven con un punteado para calmar un poco los ánimos y volver a la carga, para acabar la última parte con un punto “-core” pero técnico.

Continuamos con “Dry And Dead”, canción que empieza con un riff de guitarra contundente y a la vez melódico para enlazar con uno rápido y otro lento, eso sí, con constantes cambios, y una parte final totalmente palm-mute.

Estamos pillándole el punto a Last Dissonance y la canción que da nombre al EP, “Wealth Slaves”, comienza con un punteado de guitarra, acompañado por la rítmica y el compás de la percusión, que le da un punto “tecno-metalero”que me recordó a banda sonora de peli de acción, pero solo es una pequeña intro, para continuar con más death lleno de cambios de ritmo y gritos brutales por parte de Pablo, con voces de ultratumba y blast beats a mansalva. En general todo el grupo suena muy compenetrado. ¡¡Ah sí, por cierto!! ¡A media canción se atreve con un “escupitajo” típico metalcore! pero solo os encontraréis este. Me he dado cuenta que a medida que he ido escuchando diferentes grupos con este estilo musical, hay la siguiente fórmula: más “escupitajos” = más pureza metalcore.

Llegamos al punto final de este, todo hay que decirlo, magnífico EP y con “Knife Of Betrayal” seguimos la senda de la contundencia, con un deathcore mucho más acentuado.

¿Conclusión? He escuchado a una banda con maneras, muchas maneras. El problema es que hay una competencia brutal ahí fuera. El grupo técnicamente es muy bueno, en todas las canciones se oye muy compacto y los compases conjuntos en las canciones los hacen a la perfección, con un uso exquisito de las guitarras, los cambios brutales de ritmo a la batería, un bajo que siempre está allí dando el callo y una magnífica voz. Death melódico moderno con toques “-core”- A los más modernos os recomiendo escuchéis Last Dissonance, a los old school… escuchadlo también, hay buena música hoy en día y este grupo es buena muestra de ello. Deberemos estar pendientes de su evolución. Al fin y al cabo no deja de ser su primera toma de contacto en componer un trabajo, y sea dicho de paso, les ha salido redondo. Me quedo con ganas de escuchar más de ellos…

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 34 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.