Las 5 mejores canciones de Amon Amarth según… Science of Noise

Se va acercando la cita con los vikingos Amon Amarth, que tendrá lugar el próximo día 22 de noviembre en el Sant Jordi Club, formando un cartel de auténtico lujo junto a Arch EnemyHypocrisy. Para ir abriendo boca, cinco de nuestros redactores, todos ellos fans en menor o mayor medida de los suecos, han escogido su canción preferida de la banda de Johan Hegg y compañía. Aquí os dejamos el resultado. ¿Cuáles son las vuestras?

 

«The Pursuit of the Vikings» por Jordi Tàrrega

Álbum: Fate of Norns (2004)
Autores: Johan Hegg, Olavi Mikkonen, Johan Söderberg, Ted Lundström y Fredrik Andersson

Enorme… Para llegar a lo más alto y entrar en quinielas para poder sustituir a las más grandes bandas de estadio necesitas algo más que disfraces, técnica y sello personal (que también): se requieren himnos. El siglo XXI anda huérfano de temazos y bandas que no sean refrito del pasado. Con “Pursuit of the Vikings” Amon Amarth presentaron la candidatura igual que Sabaton lo hicieron con “Primo Victoria”. Este tema lo tiene todo y está al nivel de obras maestras del heavy metal. Tenemos la sección de canciones perfectas y esta podría entrar perfectamente. Pocas evoluciones hay más perfectas desde el death metal que lo que ha conseguido este grupo. Esa cadencia de guitarras y ese ritmo inmortal que desemboca en riff es capaz de que más allá del heavy metal la gente quede rendida ante esta maravilla. Temática vikinga y un estribillo para dejarse los pulmones terminan por elevar a los altares a Johan Hegg y compañía.

Se veía que estos suecos tenían algo especial y algunos pudimos disfrutarlos y estar de cháchara con ellos en La Capsa en el Prat de Llobregat en 2007. A partir de ese momento, con el disco Fate of Norns, ya tenían la fórmula ganadora. Obviamente la discográfica Meta Blade salivaban sólo de pensar en que estaban en el principio del algo grande. Curiosamente el tema se consolidó tras el éxito del posterior With Oden on Our Side y aunque en cada disco se acerquen más a Iron Maiden y tiren de accesibilidad los méritos no se los quita nadie. Para llegar al Valhalla necesitas un himno inmortal y este lo es. Podemos discutir sobre si tienen de mejores, que sí, pero “Pursuit of the Vikings lo cambió todo. Se buscan himnos y bandas de estadio más allá del 2000…

Odín, guía nuestras naves, nuestras hachas, lanzas y espadas, y guíanos a través de tormentas que nos azotan y en la brutal guerra


«Twilight of the Thunder God » por Beto Lagarda

Álbum: Twilight of the Thunder God (2008)
Autores: Johan Hegg, Olavi Mikkonen, Johan Söderberg, Ted Lundström y Fredrik Andersson

Recuerdo mi ignorancia por allí 2011 cuando veía infinidad de camisetas de una banda que respondía al nombre de Amon Amarth mientras paseaba por un gran festival europeo. En ese momento aún no me había introducido en el death metal melódico. Poco a poco fui entrando en el círculo de bandas como Children of Bodom, Dark Tranquility y Amon Amarth.

Eso fue un amor a primera vista. Acababan de publicar Sultur Rising (2011) pero quedé prendado por su anterior disco Twilight of the Thunder God (2008). Disco que actualmente sigue siendo mi preferido de la discografía de los suecos. Temas como “Twilight of the Thunder God”, “Free Will Sacrifice” y sobre todo “Guardians of Asgaard” son canciones top en mi orden personal del death metal melódico.

“Twilight of the Thunder God” es el corte que he escogido para comentar. El tema homónimo que hace a su vez de abridor del disco se desliza en poco más de cuatro minutos. Exactamente 4:09. Tras una melódica entrada de guitarra de 20 segundos entra en avalancha una batería increíble que sigue acompañando al que será el riff principal de la canción. Las voces son rugientes y duras a lo largo de toda la canción. El estribillo, si bien no alcanza la intensidad del de “Guardians of Asgaard” es atronador y en directo es una pasada.

La canción no pierde la velocidad ni la brutalidad hasta justo cruzado su ecuador cuando las guitarras juegan a canon con unos guturales oscuros. Todo ello da un poco de tregua al tema pero no le resta nada de calidad. El tramo final arranca con un armónico seguido de un solo de guitarra increíble para volver a introducir el riff principal y el regreso de los guturales. A mencionar que Roope Latvala, guitarrista de Children of Bodom, colabora en el tema.

Tema redondo de un disco genial. Y ojo, que en directo se crece como el que más. Imprescindible.


«Guardians of Asgaard» por Dídac Olivé

Álbum: Twilight of the Thunder God (2008)
Autores: Johan Hegg, Olavi Mikkonen, Johan Söderberg, Ted Lundström y Fredrik Andersson

Hay muchas canciones de Amon Amarth que me gustan, pero hoy escojo “Guardians of Asgaard” por varias razones, aparte de ser un temazo, claro. Está dentro de mis tres favoritas del álbum Twilight of the Thunder God (2008).  Con dicho álbum, llegaron a la cúspide, se convirtió rápidamente en su disco más vendido, y entraron de lleno en el número 50 del Billboard 200. Vamos, que pusieron la primera piedra para llegar donde están ahora, atracar con su drakkar, en todo un Sant Jordi Club. En ese disco, atrás dejaron sus primeros LP’s más agresivos y destructores. Unos dicen que tiraban hacia un blackenedmelodeath, pero a mi me gusta decir que practicaban más un death melocaótico. 

Con Twilight of the Thunder God dieron el paso definitivo hacia un melodic death metal, diferente, pero sin perder ni un ápice de lo más importante, seguir siendo Amon Amarth. Dejan de lado las canciones donde todo es caos y destrucción, batallas y muerte, para hacer lo mismo pero desde otra perspectiva, la preparación para la batalla, todo más pomposo, épico, embriagador, pero continuando con la brutalidad que les caracteriza, eso sí, más contenida en sus dos últimos discos.

¿Bueno y el tema en cuestión qué? Pues que os voy a contar que no sepáis, adrenalina pura para los oídos, dura y con la colaboración de Lars Göran Petrov (Entombed) , conjuntando las voces para recrear unos estribillos infernales. Su comienzo con su riff grave y el ritmo de la batería son de los que te quedan para la eternidad, encima si juntamos lo que viene justo después, con el sonido típico de la guitarra poniéndole la parte más melódica, y épica, con esos punteados infinitos, como se van alternando a las voces, Lars y Johan, y cuando se juntan en el estribillo, para cantar, Guardians of Asgaard, allí meten miedo de verdad. La parte más afilada y el solo, en fin…Los más trues dirán que perdieron punch, y es cierto, pero ganaron más en presencia, con un sonido más limpio, pulido y con mucho trabajo detrás. Evidentemente este tema tiene que escucharse el próximo día 22.


«Deceiver of the Gods» por Albert Vila

Álbum: Deceiver of the Gods (2013)
Autores: Johan Hegg, Olavi Mikkonen, Ted Lundström y Johan Söderberg

No me vais a negar que el de Amon Amarth es un fenómeno verdaderamente fascinante. Porque… ¿Habíais visto jamás una banda de death metal capaz de irse a una sala de 4000 personas en Barcelona? Yo, definitivamente, no. Ni de lejos. Y aunque algunos podrán esgrimir que la propuesta de los suecos es algo simplona, repetitiva y formulaica, (algo que yo no negaré del todo), lo que hacen sigue siendo death metal de arriba a abajo. Los de Johan Hegg han encontrado la manera de petarlo a lo bestia entre una cantidad muy transversal de fans del metal sin renunciar ni lo más mínimo ni al espíritu ni a la música por la que vienen apostando desde sus inicios allá a mediados de los noventa.

Buena parte de su éxito, claro, se lo deben a su imagen y a su propuesta visual y conceptual. Los vikingos, las espadas, las lanzas y el fuego siempre han tenido mucho tirón entre la metalada (y sino, preguntádselo a las miles de bandas de power metal que han vivido de ello durante tantos años), y por ello hay tanta gente tan lejana al death metal que les ha abrazado con pasión. Por supuesto, puramente de imagen no vive uno durante veinte años en el mundo de la música extrema, así que además de eso los suecos han conseguido encontrar la fórmula, a medio camino entre la contundencia y la accesibilidad, para ir acumulando himnos a medida que van sacando un disco tras otro.

Aunque no me otorgaría la etiqueta de ultra fan en absoluto, sí que he seguido su carrera con bastante atención, he escuchado todos sus discos y les he visto en directo en un buen puñado de ocasiones (llevándome una impresión más que notable de todas ellas). Por ello y porque su catálogo a estas alturas ya viene bastante cargadito, me costaría decantarme por una favorita clara. De todas maneras, al final me decido por el tema que dá título y comienzo al disco que publicaron en 2013, Deceiver of the Gods, y que supuso, quizás, la confirmación definitiva de la banda entre las alternativas a uno de los tronos del metal. Se trata de un tema épico y veloz con un riff muy identificativo, unas guitarras muy melódicas y un estribillo motivante que se ha convertido ya en nuevo clásico. ¿Dónde está el techo de esta gente? Ya lo veremos.


«Raise Your Horns» por Abel Marín

Álbum: Jomsviking (2016)
Autores: Johan Hegg, Olavi Mikkonen, Ted Lundström y Johan Söderberg

Sí, lo sé. Tal vez me haya ido a lo más comercial y destinado a ser cantado en masa en sus ya cada vez más multitudinarios conciertos. Posiblemente este medio tiempo épico y con tufillo a true metal manowariano sea de lo más detestado por los primigenios seguidores de los rudos y barbudos vikingos. Pero oigan, a mi me pone los pelos de punta y me entran unas ganas enorme de hincarme una buena birra para alzarla durante el pegadizo y gutural estribillo.

Pues sí, no todo van a ser épicas y sangrientas batallas, habrá que celebrar las victorias conseguidas en el campo de batalla y honrar la memoria de los caídos. Pues así me los imagino, al final de la contienda todos sentados en el gran salón de alguna vieja taberna. De fondo, el crepitar de la leña consumiéndose en el fuego caldea el ambiente, pues las enrojecidas mejillas dan cuenta que los cuerpos van cogiendo temperatura con el brebaje que remoja sus gaznates y las largas despeinadas barbas.

“Raise Your Horns” es la quinta canción de Jomsviking (2016), décimo disco de la banda, ahí es nada. Porque ahora están disfrutando de las mieles (o hidromiel) del éxito, pero estos señores llevan ya la friolera de 27 años ganándose un hueco en el Valhalla a golpe de death metal melódico. Pero curiosamente, a pesar de tratarse de un estilo bastante extremo y pesado (melódico, sí, pero no deja de ser death metal) han conseguido calar en un cada vez mayor número de fans atraídos por sus enérgicos directos. Sólo hay que comprobar que en esta última gira están llenando recintos de más capacidad. ¿Llegarán a ser una nueva banda de estadios? El tiempo lo dirá, pero no escatiman en esfuerzos e inversión de atrezzo.

Curiosamente, a pesar de basar toda su lírica en la mitología y la épica vikinga, el nombre de Amon Amarth está extraído, como el de otras tantas bandas, de la imprescindible trilogía surgida de la imaginación de J.R.R. Tolkien, como no estoy refiriéndome a El Señor de los Anillos.

Como decía al principio, la canción tiene todos los alicientes necesarios para atrapar rápidamente a quien la escuche, e incluso llamar la atención de algún/-a profan@ en el estilo. Ey, y no solo la canción, porque el video tiene miga. Imágenes de sus brutalérrimos conciertos entre las que se introducen a los fans de todo el mundo brindando con cuernos en las más variopintas situaciones.

Pero ahí no queda eso, que cameos famosos hay un huevo. Ya solo empezando con el amigo Zack Wylde y su bajista John DeServio realizando una cómica introducción, también vemos por ejemplo a Doro, Scott Ian, Kerry King, Floor Jansen, Dave Mustaine, King Diamond, Glen Benton, Bobby “Blitz” Ellsworth y más grandes nombres de la escena que dejaré en suspense para quien quiera vea el video y juegue a identificarlos.

Amig@s, alcemos nuestras bebidas y brindemos, el motivo es lo de menos.

¡Salud y heavy metal!

Avatar
Sobre Redacción Science of Noise 155 Artículos
Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.