Kilmara – Across the Realm of Time

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 31 de agosto de 2018
Discográfica: Rock Of Angels Records
 
Componentes:
Dani Ponce - Voz
John Portillo - Guitarra
Miguel Laise - Guitarra
Didakio - Bajo
Javier Morillo - Batería

Temas

1. ... and into the Realm (0:48)
2. Purging Flames (4:54)
3. The Silent Guide (5:33)
4. The End of the World (5:04)
5. My Haven (5:21)
6. Principles of Hatred (5:25)
7. The Forge (5:42)
8. Disciples (4:56)
9. I Shall Rise Again (5:34)
10. Out from the Darkness... (5:23)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Kilmara – Across the Realm of Time
Todos los discos de Kilmara en Amazon


Como suele pasar últimamente en la redacción de Science of Noise, el pito pito gorgorito de los discos de metal más clásico, sinfónico o power me tocó a mí. Esta vez para reseñar el último trabajo de los barceloneses Kilmara, banda que no había seguido hasta ahora y que, por lo tanto, cojo con la ilusión que hace 20 años le daba al play tras adquirir el último lanzamiento de unos nuevos Avalanch, Sorcery o Edguy. No sé exactamente qué encontraré, pero por lo mencionado hasta ahora, supongo que irá en línea rápido-bombástica.

Antes de entrar a detallar los temas, decir que el profundo estudio que he hecho me ha enseñado que este Across the Realm of Time (2018) es el cuarto larga duración de su carrera, que llegan tras algunos cambios en su line up, presentando cantante (Daniel Ponce) y bajista (Dídac Pla) y que ha sido producido nada más y nada menos que por Roland Grapow, que se destapa como un mejor productor que compositor – saca álbumes, ateniendo a su último Pumpkings (2017). No está nada mal para ser, supuestamente, unos “desconocidos del underground”.

Como esperaba, incluso por el artwork del álbum, hacen un heavy metal clásico de corte melódico (más acentuado en este trabajo que en sus anteriores, según he podido escuchar. O esa impresión me ha dado a mí), con toques bombástico – sinfónicos y mucho doble bombo. Añadir, por último, que tras los cambios de line up, sobretodo el que afecta a la voz (y que siempre es delicado), tiene un mérito enorme sonar tan bien, potente y coherente. Supongo que la ex calabaza tiene mucho que ver con esto.

La cosa empieza con “… and into the Realm”, intro de algo menos de 1 minuto y que pega muy bien con las etiquetas que hasta ahora he usado. Pero sólo sirve como eso, como intro. Con “Purging Flames” ya entramos en materia propiamente dicha y nos pone en frente todos los elementos que tiene el grupo: flirteo guitarrero, melodías vocales melódico-pegadizas y una base rítmica a tener en cuenta. Si le sumamos el ya mencionado sonido, nos queda un tema resultón. “The Silent Guide” empieza de forma más clásica, con unos toques de guitarra que, por algo y en cierto momento pasajero, me ha recordado a Iron Maiden sin parecerse en nada. Medio tiempo melódico del que destaco el trabajo de Dani a la voz.  El trío inicial acaba con “The End of the World”, single del álbum y en el que la batería es tremenda. De nuevo la voz destaca, aunque en conjunto es un tema sólido, con puentes y estribillos que tararearás.

“My Haven” tiene unos leves toques progresivos muy interesantes, y que de seguir por esta senda en futuros trabajos, quizá podría hacer del grupo algo más… ¿especial? ¿diferenciado? En algún momento me ha recordado a algún pasaje de los italianos Labyrinth, en intro y estrofas. Al acabar nos llega uno de los temas más originales, “The Principles of Hatred” y su intro flamenco – arabesca. Una vez pasa, y aunque ese aroma persistirá, la contundencia gana la partida. Como suena, por Dios. Y si hablamos de contundencia, hay que subrayar “The Forge”, una de las más compactas del disco, que tampoco olvida la melodía. Quizá yo le hubiera metido unos coros en algún punto, pero suena de muerte. Este párrafo, este trío, hay que tenerlo en cuenta. Es muy bueno.

Seguimos en la onda más melódico-power-metalera con “Disciples”, con unas florituras guitarriles muy buen puestas y la demostración que, en ocasiones, no hace falta rebanarse mucho los sesos y que la simplicidad puede quedar muy bien. “I Shall Rise Again” le pone el freno a modo de balada, por así decirlo. Empieza de forma tranquila, melódico, con una voz femenina acompañando a Dani, y poco a poco va ganando en intensidad. Y llegamos al final. “Out from the Darkness…” cierra/empieza el círculo, si leemos el título de el tema y el de la intro. Tema intenso, potente, clásico y con unos juegos vocales más que interesantes

Con su cuarto trabajo, Kilmara nos demuestran que están aquí para quedarse. No han inventado la sopa de ajo, pero lo que proponen lo hacen bien, y si siguen un poco la estela de “My Haven” la cosa puede ser grande. El álbum suena muy bien, la batería es atronadora, las guitarras son un lujo, y quizá solo la nueva voz puede dar algo más de sí (en cuanto a producción). Además la fórmula “intro + 9 temas” siempre me ha gustado, más teniendo en cuenta que no se han echado la chulería encima con algún tema de 10 minutos y se han dedicado a hacer canciones de, aproximadamente, 5 minutos, que en conjunto dan una sensación de solidez pero no repetitiva. Grato descubrimiento y gran futuro.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 201 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.