Jaded Heart – Stand Your Ground

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 27 de noviembre de 2020
Discográfica: Massacre Records
 
Componentes:
Johan Fahlberg - voz
Peter Östros - guitarra
Masahiro Eto - guitarra
Michael Müller - bajo
Bodo Stricker - batería

Temas

1. Inception (0:36)
2. Stand Your Ground (4:38)
3. One Last Time (4:31)
4. Reap What You Sow (3:06)
5. Break Free (4:25)
6. Hero to Zero (3:33)
7. Kill Your Masters (4:51)
8. Embrace a Demon (4:24)
9. Hopelessly Addicted (3:40)
10. Self Destruction (3:25)
11. Stay (5:00)
12. Lost in Confusion (4:15)
13. Inside a Hurricane (4:38)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Jaded Heart – Stand Your Ground
Todos los discos de Jaded Heart en Amazon


Jaded Heart ha sido sinónimo, desde su concepción, del hard rock más melódico. Si bien es cierto que en los últimos discos su sonido podría (lo escribo en condicional) haberse endurecido, su aroma seguía intacto. Con esta entrega, la catorceava, el sonido sí que se endurece de forma evidente. No es solamente la falta de teclados que van pregonando a los cuatro vientos, es que el hard rock ha dado paso al heavy metal (esto hay que cogerlo un poco con pinzas). Los riffs, por ejemplo, son mucho mas afilados, heavies y pesados que lo que solían hacer. De echo, en algún pasaje, me recuerdan a los que tiene The Chemical Wedding (1998) de Bruce Dickinson. La batería es, también, mucho más potente que solía ser. Esto ya nos lo contaron Michael y Bodo en su día, pero me gusta resaltarlo para que nadie se lleve una sorpresa, como ya he leído por la red. Alguna web especializada en rock melódico tachaba el disco como “riffs sin sentido, un cantante que más grita que canta, una total falta de melodía… el peor disco de la banda”. Yo no podría estar más en desacuerdo con esa definición, hecha desde lo que parece el resentimiento. Creo que la banda da un paso (de verdad) adelante, valiente y que, por supuesto, no agradará a todo el mundo. Nadie ni nada lo hace cuando cambia.

Partiendo de la definición que os he puesto arriba, tiene razón en algunas cosas. Sí, tiene riffacos duros y contundentes, como ya he dicho, pero con todo el sentido del mundo. Todo el trabajo de guitarras es bueno, como el de los otros instrumentos (y si le añadimos el pedazo de sonido que tiene el disco, multiplica el resultado). La voz de Johan es mucho más agresiva que en anteriores entregas. No sé si por la edad o por el covid que pasó, pero este cambio va muy acorde con la “nueva” música que practica la banda. Eso sí, eso de “más grita que canta” mis cojones. Melodía, las canciones, tiene, para repartir en la puerta de los coles, pero no en el formato que solían entregar. Bueno, parece que estoy describiendo un disco de Metallica y no, siguen siendo Jaded Heart (con lo bueno y lo malo, como que todo un disco pueda hacerse algo pesado), pero con sabor añejo.

Stand Your Ground (2020) lo componen 13 temas, o 12 y una intro en algo más de 50 minutos, es decir, una media de cuatro minutos por tema, lo que logra que, individualmente, cada canción no se haga pesada y sea disfrutable. Si te lo tienes que tragar entero, quizá desees darle al FF en alguna ocasión, pero en general es un disco que fluye bastante bien.

Empezamos con “Inception”, la intro, que más allá de servir de eso y de tener algún sonido ancestral (¿quizá un didjaredoo?), solo sirve para dar paso al primer single, “Stand Your Ground”, uno de mis temas preferidos del disco. Aquí nos vamos a la antigua roma, como gladiadores, para encararnos a la agresividad en todas sus facetas (voz, guitarras, batería, melodías…). Es uno de los cortes rápidos del disco, con un doble bombo inédito en el grupo y un estribillo totalmente hímnico. Seguimos con “One Last Time”, tema mucho más pesado que el anterior, más heavy y con algún pasaje más que interesante. Da la sensación de haberlo escuchado anteriormente, pero en otro grupo. El estribillo, de nuevo, es totalmente coreable y funcionará a las mil maravillas en directo. La favorita de Bodo es la siguiente, “Reap What You Sow”, y hay que decir que tiene buen gusto. De nuevo es un tema rápido, con algún toque más experimental (ojo, veamos de qué grupo hablamos). Vuelve a tener todos los ingredientges del grupo: melodía, coreabilidad, etc, pero llevados un paso más allá.

La segunda toma empieza con “Break Free”, muy en la honda “One Last Time”. Tiene un juego de guitarras interesante y un ritmo tremendamente machacón durante los más de 4 minutos que dura. “Hero to Zero” es otra de las destacadas, otro de los trallazos y otra de las más conseguidas. Ahora parece que nos transportemos a la Bahía de los Esclavos con un título tan sugerente como “Kill Your Masters”. Aquí las partes agresivas se entremezclan con otras más melódicas, incluso (casi) acústicas. Me gustan los cambios de ritmo que propone.

La crónica aquella que os he mencionado al principio, la que ponía el disco a caer de un burro, decía que es a partir de la octava que la cosa mejoraba. Veamos. “Embrace Your Demon” sigue en la misma línea que las anteriores (rescato lo dicho anteriormente sobre los riffs del disco de Bruce Dickinson), así que no entiendo por qué está sí y las otras no. Buen tema con arreglos de guitarra interesantes.  “Hopelessly Addicted” es más rockera en sus guitarras, en su aroma. El sonido no es tan pesado y sí puede recordar algo más al pasado del disco. Llegamos al décimo corte con “Self Destruction” (los nombres de las canciones deberían dar una idea de por donde van los tiros de la música), y si bien el sonido sigue a su predecesora, sí es cierto que gana algo de mala leche, sin llegar a la de los primeros temas. El estribillo vuelve a ser marca de la casa.

“Stay” da un bajón considerable. Es la balada del disco, pero no le encuentro la gracia ni me pega en el conjunto del álbum. Por suerte pronto llega “Lost in Confusion” con el tipo de riffs que han dominado el disco, unas melodías de guitarra muy logradas y, en general, un aroma muy poderoso. Acabamos con “Inside a Hurricane”, la que Müller nos dijo que mejor combinaba lo que era el grupo y lo que es. Ciertamente es melódica, pero para mi gusto se queda en un quiero y no puedo.

Conocí a Jaded Heart en 2005 con Helluva Time, y desde luego este el disco que más me ha gustado. No soy un gran fan del disco, no estará entre los 20 grupos que más me han marcado, tampoco entre los 50, pero siempre son agradables de escuchar. 15 años después, para mi gusto, han mejorado mucho, adaptándose a lo que mejor pueden hacer hoy en día. El disco no estará entre los mejores del año, pero desde luego merece una escucha, tanto si te va el hard rock como el heavy más tradicional. ¡Bien por ellos!

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 259 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.