Iced Earth – Burnt Offerings: 25 años de su disco más agresivo y minusvalorado

Ficha técnica

Publicado el 18 de abril de 1995
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Matt Barlow - Voz
Jon Schaffer - Guitarra
Randall Shawver - Guitarra
Dave Abell - Bajo
Rodney Beasley - Batería

Temas

1. Burnt Offerings (7:23)
2. Last December (3:24)
3. Diary (6:03)
4. Brainwashed (5:23)
5. Burning Oasis (6:00)
6. Creator Failure (6:03)
7. The Pierced Spirit (1:55)
8. Dante's Inferno (16:29)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Iced Earth – Burnt Offerings: 25 años de su disco más agresivo y minusvalorado
Todos los discos de Iced Earth en Amazon


Han pasado 25 años del Burnt Offerings de Iced Earth, una obra que pasó desapercibida en todas partes y que fue “rescatada” después de que el grupo triunfara con The Dark Saga, el triple directo Alive in Athens y Something Wicked this Way Comes. Jon Schaffer conseguía el éxito masivo a su proyecto a pesar de que había sacrificado amistades y músicos por el camino, y Iced Earth, más que una banda, terminaba siendo un proyecto personal que había dado en el clavo con un vocalista de la talla de Matt Barlow. El resto eran piezas reemplazables. Pero antes de que todo explotase para bien hubo un disco en el que se vio el absoluto potencial, un momento mágico en el que el vocalista entre y la mala leche del grupo tras cosechar frustraciones e impotencia de manos de la industria discográfica hace que le dediquen el álbum al diablo y que el título ilustre su funesta visión del panorama discográfico: “Ofrendas quemadas”. ¡Brillante!

La complejidad del disco roza lo progresivo dentro del thrash metal, algo de lo que beberían posteriormente bandas como NevermoreBurnt Offerings es un hito a nivel compositivo y técnico pues es a partir de entonces cuando deciden bajar revoluciones y tirar hacia una composición más fácil. The Dark Saga lo simplificará todo y el éxito pasa a sonreírles, pero lo que hay aquí encerrado es un festín musical que necesita de babero.

Unos teclados a lo “Tubular Bells” de Mike Oldified te introducen al tema título, que es en el fondo, una de las más grandes composiciones que poseen los de Tampa. La variedad compositiva, la agresividad inherente e incluso la originalidad de la composición es maravillosa. Es un tema tremendamente rico y cambiante, no hablaremos de progresivo, pero sí que hay cambios, cumbres y valles y ante todo un Barlow que aparece como un ángel para cantar de una forma exigente. Atención al pasaje acústico y al estribillo con coros ampulosos y épicos. Si tienes a Barlow en el equipo puedes subir un par de ligas. Eso es lo que le pasó a Iced Earth. El juego de acústicas cada vez gana más protagonismo en el grupo y Schaffer firma en solitario uno de los pelotazos del disco como es “Last December”. Tremenda composición de esas dominadas por el riff base. Schaffer y especialmente Randall Shawver estuvieron a un nivel estratosférico.

La entrada inquietante de “Diary” es todo un referente en el sonido del combo de Tampa. Matt luce registros mostrando una paleta que en cada tema gana texturas y agudos. Aquí hay el característico riffeo que patentó Schaffer y que hace que los de Florida siempre sean conocidos al ser escuchados. Voces dobladas y mucha presencia de bajo y batería para acentuar la sensación diabólica y oscura. La verdad es que trabajar con Morris fue otro de los grandes aciertos par ayudar a definir el sonido del grupo. La brillantez de “Brainwashed” es más que destacable pues está absolutamente cercano a los mejores Testment, incluso el solo de Shawver es muy de los primeros discos de los de la Bay Area. Cuando se posee un cantante como Barlow uno puede componer y atreverse a lo que quiera. La atmosférica “Burning Oasis” y “Creator Failure” son temas quizá algo menos inspirados, pero no sólo mantienen el nivel sino que en ambos hay unas subidas de agudos que impresionan

Antes de la tempestad viene la calma y la delicadeza conseguida en el minuto y 55 segundos de “The Pierced Spirit” es sobresaliente. La componen Abell y Shawver pero las letras son cosa de Schaffer. Aquí puedes ver que todavía el grupo funcionaba como una banda. Y luego viene la joya de la corona: “Dante’s Inferno”, uno de los cénits compositivos de Schaffer en el que se enfila hasta los 16 minutos y medio para desplegar todo el arsenal bélico. La velocidad con el doble bombo de Rodney Beasley es impresionante y las campanas hacen acto de presencia, un recurso que volverán a utilizar en un futuro para abrir discos. Al igual que hicieron en su anterior disco guardan el tema más brillante para noquearte al final. Obviamente hay momentos de reposo en acústicas para luego volver al riff base y coser todas las partes. La producción premia en momentos determinados la percusión y hay algún efecto que queda orquestado con efectos de teclado por parte de el invitado Howard Helm. Incluso aparecen aquí los elementos faraónicos que tanto juego les darán en un futuro. “Dante’s Inferno” es la punta de la pirámide.

El disco Burnt Offerings es el disco maldito de Iced Earth, el disco basado en el diablo, el disco del hartazgo y la impotencia ante la industria y la obra que Jon Schaffer decidió marginar y olvidar con el tiempo. No tiene ningún sentido que una de las obras más redondas (y desconocidas) de los 90 no tenga cabida en los sets del grupo. Su disco debut y Night of the Stormrider siempre asoman en los set lists pero “las ofrendas quemadas” tienen el destierro. Personalmente veo en esta obra como un brillante banco de ideas que serán explotadas en discos posteriores. Hay mucha idea, melodía y riff que abren puertas a futuros clásicos del grupo rebajando un poco el minutaje, la agresividad o la complejidad compositiva. El menos es más empieza aquí y con ello el éxito de Iced Earth.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 602 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.