Helloween – United Alive

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 4 de octubre de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Andi Deris - Voz
Michael Kiske - Voz
Kai Hansen - Voz, guitarra
Michael Weikath - Guitarra
Sascha Grestner - Guitarra
Markis Grosskopf - Bajo
Dani Loeble - Batería

Temas

1. Halloween (13:29)
2. Dr. Stein (5:47)
3. I’m Alive (3:23)
4. If I Could Fly (4:13)
5. Are You Metal? (4:19)
6. Rise And Fall (4:22)
7. Waiting For The Thunder (4:04)
8. Perfect Gentleman(4:26)
9. Kai's Medley (Starlight / Ride The Sky / Judas / Heavy Metal Is the Law) (14:36)
10. Forever And One (4:32)
11. A Tale That Wasn’t Right (6:09)
12. I Can (4:48)
13. Pumpkins United (6:28)
14. Drumkins United (4:50)
15. Livin’ Ain’t No Crime / A Little Time (6:38)
16. Why (4:32)
17. Sole Survivor (5:15)
18. Power (4:16)
19. How Many Tears (10:58)
20. Invitation / Eagle Fly Free (7:55)
21. Keeper Of The Seven Keys (20:13)
22. Mos-Kai-To (2:38)
23. Future World (4:46)
24. I Want Out (9:08)
25. Outro & Credits (4:59)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Helloween – United Alive
Todos los discos de Helloween en Amazon


En general no suelo prestar demasiada atención a los DVD’s de conciertos. No sé por qué, pero no es algo que me atraiga especialmente. Sí, por supuesto tengo unos cuantos, incluso del grupo en el que hoy nos focalizamos, así como de muchos otros que, podríamos decir, se encuentran (o se han encontrado a lo largo de mi vida) entre mis preferidos. Si cambiamos DVD por CD, y aunque no de forma tan clara, suele pasar lo mismo. Pero era evidente que este United Alive in Madrid (2019) de Helloween merecería, por lo menos, una escucha/visionado por mi parte, aunque solo sea para hacer esta crítica.

Para entender por qué es estoy escribiendo esto, podemos recuperar la entrevista que hicimos a Michael Kiske , qué opino de uno de sus mejores discos o, directamente, releer la crónica que hicimos de su concierto en Madrid, el cual es la base de este nuevo lanzamiento. Helloween es parte esencial de mi vida, la reunión de Kai y Michi con las calabazas, la que más esperaba (incluso por delante de Dickinson y Maiden, por ejemplo), y este concierto, el que esperé durante unos 20 años. ¡Ahí es nada! Además, oye, igual salgo por ahí, entre el público, casi llorando de emoción.

Cualquiera que asistiese uno de sus conciertos sabe lo especial que fueron. Esperemos que el nuevo disco tenga la misma magia. Si, por alguna razón, te perdiste la gira, el trío de vocalistas (Andi Deris, Michael Kiske y Kai Hansen) tienen sus momentos en solitario, pero son los tres, la combinación, que es realmente la bomba histórica. Tener tres guitarras también hace que el sonido sea tremendo. La apertura con la gigantesca «Halloween» presenta a todos en el escenario, desde el principio, como poniendo las piezas en el tablero. Un montón de voces por todas partes, las de Deris y Kiske. Hansen, durante mucho tiempo, la voz solitaria de Gamma Ray (hace poco abdicó una parte en Frank Beck) tiene un medley de canciones antiguas (de cuando era EL cantante), aunque «Heavy Metal (Is the Law)» (con su pasaje de llamada y respuesta) se incluye con los demás, no una melodía separada. Dado que este espectáculo fue en Madrid, y atendiendo a las frases tan manidas que todos los grupos dicen on stage, los fans son bulliciosos, cantando todo el tiempo independientemente de la ubicación (Deris incita a la multitud con bromas ocasionales en nuestra lengua).

«If I Could Fly» es un momento raro, como de enfriamiento, especialmente después del principio glorioso lleno de obras magistrales consecutivas («Halloween», «Dr. Stein» y «I’m Alive»). Gran dosis de claves pre-grabadas en «Are You Metal?». El público entra en el juego con Deris. El siguiente es «Rise and Fall», que me encanta a pesar de ser tremendamente infravalorada. «Waiting for the Thunder» tiene una bonita sección de guitarras gemelas, aunque sigo sin ver qué narices pintaba en este setlist. Además de miles de voces adicionales, «Perfect Gentleman» ve a Kiske interrumpir y cantar con Deris.

Hablando de cambios, la porción que precede inmediatamente al solo de batería (inexistente) de Dani Löble, ofrece material escabullido en fechas posteriores, comenzando con lo que Kiske llamó «una canción lenta», «Forever and One», que termina con el cantico de fútbol «oé oé oé». Sigue otra balada: “A Tale that wasn’t Right”. Como explica Kiske, “La canción tiene 30 años. Tenía 18 años y tenía el pelo largo y rubio. Siempre quise parecerme a Elvis Presley, pero terminé pareciéndome a Rob Halford”. Justo lo contrario, aquí, cuando Andi se une a Michael.

Solo un adelanto de «Livin ‘Ain’t No Crime» se convierte en «A Little Time». Kiske en buena forma, respaldado por un coro compuesto por decenas de miles de voces. El eco del canto de la multitud se puede escuchar durante todo «Power», antes de que la vieja escuela vuelva con «How Many Tears» y cierre el set adecuado, los tres cantantes en el micrófono. ¡Las últimas cinco canciones toman casi 50 minutos por sí solas!

Volviendo para el bis, “Eagle Fly Free» suena completa, con introducción y todo. El glorioso «Keeper of the Seven Keys» dura 17:03, pero no se hace largo. Incluye a Hansen en la guitarra y el público haciendo canto alemán «whoa whoa». Llega el final con «Future World» (Hansen con su solo de mosquito) y «I Want Out», con globos por doquier.

El concierto fue uno de los mejores de mi vida, seguramente más por temas emocionales que musicales (aunque esta parte fue apabullante, teniendo en cuenta los problemas que venía arrastrando Kiske), y aunque el álbum no tiene desperdicio alguno, algo en mi me aparta de él, como lo haría de cualquier DVD. Los conciertos son para vivirlos in situ.

Sea como fuere, si a ti te gusta ver live DVD’s, o escucharlos, por favor, no dejes pasar este. Te arrepentirías toda tu vida.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 184 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.