(Hed) P.E. – Stampede

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de junio de 2019
Discográfica: Pavement Entertainment / Suburban Noise Records
 
Componentes:
M.C.U.D. (Jared Gomes) - Voz
D.J. Blackard - Guitarra
Kid Bass (Kurt Blankenship) - Bajo
Major Trauma (Jeremiah Stratton) - Batería

Temas

1. Noapologies (5:02)
2. Canirock (3:40)
3. PWF (Playingwfire) (3:49)
4. Bossup (4:23)
5. Whynotme (2:43)
6. Rise (3:43)
7. Untouchable (4:04)
8. Narragansett (4.12)
9. Dieanotherday (4:28)
10. Timeofmylife (5:06)
11. Nice2meetu (2:46)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: (Hed) P.E. – Stampede
Todos los discos de (Hed) P.E. en Amazon


(Hed) P.E. están de vuelta con su nuevo álbum de estudio, Stampede, a través de Pavement Entertainment y con la distribución por nuestras tierras de Suburban Noize Records. Stampede es la continuación de su exitoso álbum de 2016 Forever. Fusionando elementos de diversos y variados estilos musicales, como viene siendo costumbre en ellos, la nueva versión de la banda está lista para ofrecer su ecléctico y evolutivo sonido, que seguramente sean los dos adjetivos que mejor definan su propuesta.

Los de Huntington Beach, California, vieron la luz en en 1994, y en la actualidad solo el vocalista Jahred Gomes es el único miembro original que todavía milita en la banda. Desde entonces han sacado más de diez álbumes de estudio, mostrando en cada uno un sonido siempre en evolución. La contundencia y crudeza de sus dos primeros trabajos («Serpent Boy» es una de mis canciones preferidas de finales de los 90, sin lugar a dudas), han ido dejando lugar y espacio a propuestas, a ideas y a sonidos más, por así decirlo, relajados

Todo el álbum es una fusión milimétrica de reggae, punk, rock y hip hop. La verdad es que no tenía ni puta idea que habían sacado un nuevo trabajo hasta hace solo unos días, y al escucharlo por primera vez, me recordó bastante a su álbum más exitoso hasta la fecha, Blackout (2003), especialmente el primer tema de este Stampede, «Noapologies». Al llegar los coros unos no pueden más que echar la vista atrás y trasladar su culo a inicios de la década de los 2000. Y si el primer tema te trae tan buenos recuerdos, la cosa tiene muchos números de valer realmente la pena. Y así es. El álbum no decepciona para nada. Y no, no te preocupes, que también hay muy buenos riffs de guitarra.

La pista «Canirock» es un híbrido de rock, hip hop y reggae, y como es habitual con estos muchachos, funciona. Es un guiño a un puñado de dioses en la historia del rock que realmente mola bastante. Cuanto más escuchas a «Canirock», más referencias captas. Algo me dice que cuando suene en vivo (¿podremos verles por aquí…?) va ser difícil quedarse quietecito. Tiene ese inicio y ese estribillo tan (Hed) P.E., ese sonido que te incita a iniciar el moshpit como si no hubiera un mañana.

«PWF (Playingwfire)» nos recuerda a esa persona que parece que nunca podemos dejar de lado… todos tenemos una. Cuando un artista puede llegar a ese nivel de relación con sus fans en un nivel tan personal como este, eso dice mucho a su favor. Los californianos no solo son talentosos musicalmente, sino que también muestran cuán implicados están con sus fans, y eso es increíblemente importante. Este es el momento perfecto del álbum.

Si estás buscando ese sonido punk rock que tanto les caracteriza, no tiene más que irte hasta «Whynotme». En esta pista, tienes todos los elementos de una canción típicamente punk: angustia, riffs de guitarra acelerados, batería rápida, y Fuck you’s a mansalva. Saca a las Doc Martens y los mohawks, y prendamos fuego al puto planeta. ¡Anarquía!

Aparte de ser un poco demasiado repetitivo a veces, el álbum es entretenido líricamente. Me cuesta llegar a comprender cómo una banda puede hacer una transición tan precisa de un género a otro sin sonar desordenada y/o desorganizada. Es una hazaña que todas las otras bandas de géneros mixtos deben esforzarse por lograr. En esto, y entras muchas cosas, (Hed) P.E. son unos maestros, un ejemplo a seguir.

La única cosa que no me gusta nada del álbum, y que ma ha obligado a bajarle varias décimas a mi nota final, es el uso excesivo de Auto-Tune. Reconozco y aprecio que lo utilicen por lo que provoca el efecto en sí y no para encubrir voces de mierda, que es para lo que lo utilizan los otros músicos, pero aún así… no me mola. Mis oídos lo odian.

Los giros y vueltas que encuentras en Stampede son algo así como un viaje salvaje, particularmente las cuatro y cinco canciones iniciales. En general, es un álbum bastante perverso al que, definitivamente, vale la pena echarle un vistazo. Estos tipos llevan más de 20 años en esto, así que algo deben saber de todo este business.

Eso sí, si no estás acostumbrado al sonido de (Hed) P.E. y a lo diverso de su propuesta musical, te invito a que te subas (igualmente) a esta montaña rusa de diferentes géneros musicales, tempos y ritmos que es Stampede. También te recomiendo que no te acostumbres demasiado al hip hop, al rock o al reggae que estés escuchando en ese momento, porque en cero coma habrá un giro y luego otro más y, de repente, la destrucción ¡Levanta los brazos y sonríe a la cámara! Acabas de ser engullido por la apisonadora (Hed) P.E..

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 280 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.