(Hed) P.E. – Class of 2020

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de agosto de 2020
Discográfica: Suburban Noize Records
 
Componentes:
M.C.U.D. (Jared Gomes) - Voz
D.J. Blackard - Guitarra
Kid Bass (Kurt Blankenship) - Bajo
Major Trauma (Jeremiah Stratton) - Batería

Temas

1. First Blood (2:20)
2. Watch It Burn (2:56)
3. No Days Off (2:29)
4. Death Awaits (2:26)
5. Last Call (feat. DJ Product) (3:29)
6. Ole Time Sake (3:11)
7. Greedy Girl (feat. Chad "Chizad" Benekos) (5:48)
8. Nothing Lasts 4ever (The Ballad of C19) (3:46)
9. We the People (3:43)
10. Overdue (2:52)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: (Hed) P.E. – Class of 2020
Todos los discos de (Hed) P.E. – Class of 2020 en Amazon


El movimiento G-Punk (fusión de punk y hip-hop) surgió en Huntington Beach, California en 1994 cuando el líder y único miembro original de (Hed) P.E., su vocalista Jahred Gomes, y uno de sus antiguos guitarristas se unieron tras no dejar de verse en los mismos shows de punk rock y hip-hop en Orange County. Los dos estaban cansados ​​de la tónica habitual de la música de la zona y su pasión por el rap había comenzado ya a impulsar sus energías creativas. A partir de entonces, el dúo unió fuerzas con otros cuatro residentes de Orange County, y antes de que se dieran cuenta, el sexteto estaba ya llenando clubes locales. Su música, tan incendiaria como melódica, empezó a extenderse como un reguero de pólvora dentro de la industria, y en cuestión de semanas, un ejecutivo de Volcano Records (311, Green Jellÿ, Tool) les echó el guante y les puso sobre la mesa una oferta que no podían rechazar. En cuestión de tres meses, (Hed) P.E. firmó un importante contrato discográfico y durante los seis años que duró su relación comercial, lanzaron tres sólidos y diversos álbumes: (hed) p.e. (1997), Broke (2000) y Blackout (2003), sus tres mejores trabajos con diferencia.

A partir de mediados de la pasada década, y tras mil y un cambios en su formación, la banda siguió sacando trabajos al mercado con más o menos asiduidad, si bien la chispa y el ímpetu de sus inicios brillaba por su ausencia. El verano pasado veía la luz el que, hasta la fecha, era su último trabajo de estudio, el flojo y aburrido Stampede (2019). Ha pasado poco más de un año desde su publicación, y con motivo de la celebración del 20º Aniversario de Broke, la banda está de vuelta, en plena pandemia; durante estas semanas deberían haber estado girando por Europa. En palabras del propio Jared Gomes:

«Estábamos en la carretera en medio de una gira cuando la pandemia golpeó con toda su fuerza. Como el resto de habitantes del planeta, nos enfrentamos a algunos desafíos sin precedentes. Como propietario de una pequeña empresa, me enfrenté a toda una serie de desafíos adicionales que nos llevaron a tener que cancelar la gira y regresar a casa. Cuando llegué a casa, inmediatamente me vino la inspiración y fui al estudio para darle forma a este disco. Nos lo tomamos como un regreso a nuestras raíces para intentar capturar ese verdadero sonido G-Punk de nuestros álbumes anteriores.»

Y así es como Class of 2020 ve la luz, un álbum cuya portada, por cierto, es un homenaje a los 20 años de Broke:

“Tenía el título «Class of 2020» como título provisional desde hace algún tiempo. Habíamos hecho sudaderas con capucha con dicho texto, si bien originalmente pretendía que fuera una declaración de que la banda todavía estaba aquí 20 años después. Una clase completamente nueva de (Hed) P.E., por así decirlo. Una vez que estalló la pandemia, este título adquirió un nuevo y profundo significado. La promoción de 2020 nunca se graduó realmente, y la clase de 2020 pasará a la historia por varias razones diferentes.»

Después de un álbum tan decepcionante como Stampede, era lógico pensar que este nuevo trabajo iba a ser toda una demostración de fuerza por parte de los californianos y, en cambio, este Class of 2020 no convence en absoluto. Los dos singles elegidos para promocionarlo online –«First Blood» y «Death Awaits»- son dos buenos ejemplos de lo que el grupo sí llegó a lograr hace 20 años, toda una obra maestra en la que por cierto participaron Serj Tankian de System of a Down y Morgan Lander de Kittie. Pero, a excepción de estos dos temas, el resto de canciones que componen este nuevo álbum son clamorosa y escandalosamente omitibles.

La duración del trabajo es de unos 33 minutos, una corta duración que les hubiera permitido fácilmente no tener que levantar el pie del acelerador en ningún momento. En cambio, los descansos son muchos, lo que no nos permite disfrutar de la voz y del estilo tan característicos de la banda. Ni tan siquiera las colaboraciones de antiguos miembros –DJ Product («Last Call») y Chad «Chizad» Benekos («Greedy Girl»)- logran captar la atención del oyente, y no son suficientes para hacerle ganar enteros. Solo el tercer, «Days Off», y el octavo corte, «Nothing Lasts 4ever (The Ballad of C19)» -con ese aire tan Dropkick Murphys que tiene-, parecen estar a la altura de los ya mencionados singles.

Entiendo el deseo de volver a salir de gira y de querer rendir homenaje a un álbum tan excepcional como Broke, pero hubiera sido deseable más chicha y sustancia.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.