Harakiri for the Sky – Mære

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 19 de febrero de 2001
Discográfica: AOP Records
 
Componentes:
J.J. - Voz
M.S. - Todos los instrumentos

Temas

1. I, Pallbearer (7:02)
2. Sing For The Damage We've Done (8:05)
3 .Us Against December Skies (8:21)
4 .I'm All About The Dusk (11:09)
5. Three Empty Words (9:29)
6 .Once Upon A Winter (10:27)
7 .And Oceans Between Us (8:57)
8 .Silver Needle // Golden Dawn (7:09)
9. Time Is A Ghost (8:34)
10. Song To Say Goodbye (5:24)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Harakiri for the Sky – Mære
Todos los discos de Harakiri for the Sky en Amazon


El disco que os traemos hoy es un disco muy especial, pues marca el décimo aniversario de la formación de una de las bandas a las que más cariño les tengo. Harakiri for the sky son uno de los pioneros del Post-Black metal, y en esta ocasión, nos traen una obra en la que se tratan las relaciones humanas, las enfermedades mentales, la pérdida y la nostalgia, y en general, una parte oscura de la introspección. Este álbum contará con la colaboración de varios invitados, tales como Neige de Alcest, o la voz anónima de Gaerea en “Silver needle – the Golden dawn”. Además, también se incluirá un cover de Placebo, y en las versiones Deluxe, unas reinterpretaciones de antiguos temas tales como “My bones to the sea” y “The traces we leave”.

Mære, empieza fuerte con el primer single que sacaron los austríacos; “I, pallbearer” se introduce con unos acordes limpios, a los que progresivamente se les irán añadiendo el resto de instrumento. La producción es simplemente exquisita, todos los instrumentos se aprecian a la perfección, y suenan jodidamente devastadores.

Apenas pasa el minuto, Harakiri for the Sky pasa de 0 a 100 en menos de un segundo, los blast beats y las armonías complementan perfectamente los alaridos desoladores de J.J que aúllan unos versos decadentes y melancólicos:

The view outside my window changed a lot since I was a child
Like all the years we buried, vanishing forever
‘Cause also grief is just love with no place to go
Like all the years we buried, this place is death

“I, Pallbearer” trata temas como la depresión, la melancolía y la bipolaridad, así como el pesar de un vacío irreparable ocasionado por, en este caso, el suicidio o la pérdida de un ser querido. Un tema potente y sobrecogedor de principio a fin, cuyas crudas letras y gloriosas (aunque tristes, los austríacos juegan siempre con este doble filo) melodías se clavarán en el corazón de los fans como el primer puñal de los diez que esta banda tiene preparados para todos nosotros. Mære empieza fuerte y no tiene intención de bajar el listón.

El siguiente corte es “Sing for the damage we’ve done”, y cuenta con la magnífica colaboración de Neige.

Esta canción trata sobre el distanciamiento, el sentimiento de convivir uno al lado del otro y comenzar a odiar a la otra persona, lo que siempre conduce a daños y lesiones, en mayor o menor medida. La incomprensión de por qué la otra persona ya no te entiende y la constante pregunta de por qué todo siempre tiene que terminar de la peor forma posible. Cuando la convivencia es imposible, pero tampoco es posible vivir el uno sin el otro.

Cause with you at my side
I will never be lost
As my apathy is death
Our apathy is death
But with you at my side
I will always be lost
As my apathy is death
Your apathy is death

Del mismo modo que su predecesor, “Sing for the damage we’ve done” empieza con unos acordes limpios, evocando una profunda nostalgia, que pronto cesarán para dejar paso a la aplastante conjunción de blast beats y melodías octavadas, que se van alternando con otros pasajes más lentos y atmosféricos, haciendo de este, un tema realmente abrumador en todos los sentidos, culminando con la espectacular colaboración antes mencionada al final. Piel de gallina cada vez que lo reproduzco, espectacular.

“Us against December skies” es el siguiente corte del LP, que empieza con unos acordes lentos, gélidos y deprimentes. Es una canción que dejará nuestras mentes en el éter mientras disfrutamos de los bellos trances que provocan sus melodías, inyectando, a su vez, esa atomósfera gris cargada de nostalgia que tanto caracteriza a la banda.

De igual forma empieza “I’m all about the dusk” más doomy, lenta y devastadora como una apisonadora durante la mayor parte de la canción. Los instrumentos se introducen uno a uno, las guitarras son afiladas, el bajo es súper pesado y las baterías son secas. La voz de J.J. También es sobresaliente, y desprende una nostálgia agónica, acompañando de forma excepcional el tópico. Sublime el pasaje de blast beats y el solo hacia el último tercio del tema.

Le sigue “Three empty words” (¿quizás refiriéndose a “I love you”?) entra totalmente a degüello, con un aura muy similar a lo que ya vimos en su anterior LP Arson, aunque más frío y cortante. Un tema raudo y feroz que destila desesperación, rompiendo un poco con lo que habíamos visto en los dos últimos cortes, cargado de melodías memorables.

Un temazo de cabo a rabo, de los mejores del álbum, que da paso a “Once upon a winter”. Esta canción nos habla sobre la nostalgia respecto al hogar, respecto a estar donde no pertenecemos, de sentirnos encarcelados en una ciudad que nos oprime el alma. Combina muy bien los elementos del post y el gaze, lo atmosférico, con pasajes más rápidos.

Cause home is not just the place where I was born
Also, the place where I want to get buried
The place beyond the pines where distance has no meaning
Where we still sing those old songs that remind us of our fall

Harakiri for the sky saben muy bien qué tienen que hacer para crear unos temas que destaquen, que realmente tengan algo que aportar, que evoquen una cierta energía y que despierten ciertas sensaciones en los oyentes. Prueba de ello es el siguiente tema, “And oceans between us”, uno de los singles que hemos podido escuchar con anterioridad por parte de la banda, y que personalmente me dejó con la boca abierta, comparable a la primera vez que escuché anteriores himnos de la banda como “Thanatos” o “This life as a dagger”.

Una sensación similar nos produce “Silver Needle – Golden Dawn”, el siguiente corte de este disco, que empieza como si de una segunda parte de “The traces we leave” se tratase, incorporando algunos elementos más tradicionales del black metal, justo antes de dejarnos con la traca final.

“Time is a ghost” es para mi el mejor tema de este magnífico EP, los arpegios iniciales aplanan el terreno para lo que está por venir, una calmada melodía dará paso al último estertor de baterías atronadoras junto a unas abrumadoras y bellísimas guitarras octavadas. Los blast beats son sobrecogedores y todo ello acompaña muy bien el nihilismo y el abatimiento de las letras de J.J., que pronto nos dejarán ante un espectacular cover de “Song to say goodbye” de Placebo. Menuda forma de cerrar una obra maestra.

Harakiri For The Sky lo han vuelto a hacer, han vuelto a anotarse otro tanto en su carrera discográfica subiendo aún más el listón, si cabe, después de su último lanzamiento bajo el nombre de Arson. Este álbum es una jodida maravilla, una joya que ningún fanático del post-black o el black depresivo podría permitirse pasar.