Crónica y fotos del concierto de Big Bang + Automatic Ape + Face the Maybe - Sala La Nau (Barcelona), 2 de marzo de 2019

Gran puesta de largo de lo más nuevo de Big Bang en La Nau de Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Big Bang + Automatic Ape + Face the Maybe
 
Fecha: 2 de marzo de 2019
Lugar: Sala La Nau (Barcelona)
Promotora: Big Bang
Asistencia aproximada: 150 personas

Fotos

Fotos por Josep M. Llovera

Nuestra Previa

Entrevista a Fran Rubiales, guitarrista de Big Bang: ‘Creemos que sí, que «Permeable» está muy cerca de resumir a Big Bang en el presente… en el futuro ya veremos’

Big Bang hace tiempo que dejaron de ser una promesa nacional para, con este Permeable (2019) , pasar a cotizar muy alto en la Bolsa del Rock Nacional. Aprovechamos que hace unos días lo petaron junto a O’Funk’Illo, y que en

Big Bang – Permeable

Ya ni recuerdo la primera vez que escuché algo de Big Bang. Podría echar mano de mi viejo iPod y navegar entre miles y miles de canciones hasta toparme con temas como «Dime», «Esclavo» u «Hombres», y tratar de recordar

El estreno de un nuevo disco siempre es motivo más que suficiente como para dejarse caer por donde sea, y si es en una sala como La Nau, de la cual había escuchado maravillas, pues con más razón.

Los tipos de Big Bang sacaron hace un par de meses su cuarto trabajo de estudio, que responde al nombre de Permeable (2019), un trabajo con el que por fin creo que han llegado a la madurez como banda, así que las ganas por ver cómo lo iban defender en directo eran mayúsculas. Y si a todo esto le sumamos unos teloneros de lujo como son Face the Maybe, y la pérdida de la virginidad de una nueva banda como Automatic Ape, que estoy seguro darán mucho que hablar, la noche se me antojaba bastante redondita… muy a pesar del retraso que provocó que casi todos los allí presentes nos fuéramos a la cama pasadas las 2:00 de la madrugada.

Face the Maybe

Con un retraso más que notable, cuando solo quedaban unos 10 minutos para las 22:00, el cuarteto barcelonés apareció de espaldas al público mientras sonaban los primeros acordes de la intro de su impecable The Wanderer (2016), «0.086», un álbum que nos tiene el corazón robado a más de la mitad de la redacción de la revista. Lo primero que pude comprobar en mis carnes fueron dos cosas. Lo primero, el sonido, perfecto, casi impecable, de la sala; lo segundo, corroborar in person que estábamos ante cuatro músicos (Tomás Cuñat López a la voz, Eimel Nisrain Trejo tras las siete cuerdas, Frederic Alexandre Torres al bajo y el siempre impecable Joan Carles Marí a la batería) del copón. Tras «All That I See», que fue el primer tema propiamente dicho de la velada, sonaron los primeros aplausos. La reacción, entre espontánea y un poco forzada por Tomás, quien solicitó un aplauso para su bajista, fue el primer síntoma de la falta de calor que esa noche iban a recibir los músicos (todos) por parte del respetable. La frialdad y las, sinceramente, pocas ganas se instalaron desde el primer acorde entre los allí presentes. La verdad, desconozco el motivo. No sé si porqué no gustaba su ARTE (y lo escribo así, en mayúsculas, porque lo de estos tíos es de escándalo), o porque las 80 o 90 personas que en ese momento estaban allí estaban esperando la actuación de las bandas que estaban por venir. Y repito, esto fue así durante toda la noche, si bien durante la actuación de Automatic Ape la cosa se animó un poquito más.

«¿Queréis escuchar un poco de rock ‘n’ roll?», repetía el vocalista una y otra vez. El fastuoso tapping que da inicio a «Dagger» fue la primera vez (de 80) que pudimos apreciar el virtuosismo que atesoran los dedos del Sr. Trejo, y fue también la primera vez que, un servidor, tuvo que recoger algo de baba del suelo. Ver tocar a este tío la Regius es un espectáculo que os recomiendo encarecidamente disfrutar, al menos, una vez en la vida. Lo dicho, entre tappings muy a lo Animals As Leaders y los primeros guturales de la noche, a cargo de Frederic, nos íbamos aproximando hacia el meridiano de su actuación.

Tras una ovación cerrada, llegó el momento de agradecer la invitación a Big Bang y de dejarnos caer «Hierarchies» y «Fossil», con especial dedicatoria al inmóvil público, ambos temas incluidos en Insight (2011), su primer disco. Ni siquiera la invitación a dejarnos las cervicales surtieron efecto. El aire flamenco de la guitarra la convirtió en el tema más original de su setlist, y fue la primera oportunidad que tuvimos de escuchar a Cuñat practicando el noble arte del growling.

Si bien la temperatura sobre las tablas iba en aumento, la pista continuaba sin ni tan siquiera templarse. El desencanto de la banda quedó más que patente cuando, tras un enésimo intento de animarnos, el vocalista se giró hacía Marí moviendo la cabeza de izquierda a derecha. Aún y así, justo antes de finalizar su actuación con «The Wanderer» y de invitarnos a visitar la mesa del merch, nos dieron las gracias a todos por venir y nos emplazaron hasta no sé sabe cuándo, pues en la actualidad se hallan inmersos en la concepción de lol que será la esperada continuación de su espléndido Wanderer.

Setlist Face the Maybe:

0.086
All That I See
Dagger
Hierarchies
Hating me
Fossil
Insight
Scales
The Wanderer

Automatic Ape

No sé si tanto retraso hizo o no mella en los nervios de los debutantes Automatic Ape, pero os puedo asegurar que nos dejaron a todos con la boca abierta, y cualquiera hubiera jurado que llevaban ya años tocando juntos. Bueno, y quizá es así. A lo que me refiero es que su impecable directo no es precisamente el de una banda novel. Durante la media hora que estuvieron sobre el escenario nos presentaron su original propuesta que combina metal, rock alternativo, math rock y metal progresivo a partes casi iguales. Ellos son, tal y como se auto-definen, «algo que simplemente está sucediendo, aquí mismo, y nadie sabe por cuánto tiempo», a lo que yo añado: «ojalá que dure y perdure».

Sobre las 23:20, una hora a la que los del Razz ya te han echado a la calle para que los modernos entre a bailar a tiempo, se encendieron en la parte posterior del escenario un círculo, un recuadro y un triangulo invertido de neón de grandes proporciones. El trío de protagonistas (Sergi, vocalista y guitarrista, Marc, bajista y el batería Joel) saltó a escena luciendo una especia de máscaras de gas que les cubría la boca y portando unos muñecos, mientras de fondo se escuchaban una voces infantiles cantando como si de unos chiquillos de la banda sonora A Nightmare on Elm Street (1984) se tratara. La primera en sonar fue la instrumental «Dundra», cuyo bajo funky se te mete en la cabeza de buenas a primeras. «Narcissitic Bitch», la segunda caer, ya la tocaron sin los bozales, pues me imagino que los múltiples fotógrafos allí reunidos ya habían dado buena cuenta de ello, y me da a mí que a alguno no le resultaba especialmente cómodo respirar a través de éste. Con «Dry the Sea Down» me recordaron por un momento a The Orgy, que estoy seguro que es una banda con la que, en algún momento de su vida, se deben haber cruzado.

La parte central de su actuación estuvo marcada por el speech que Sergi nos dirigió, pues la teatralidad es una parte más que importante de su atrevida propuesta musical. ¿Quiénes somos? ¿Existe un Dios?, nos preguntaba mientras su otros dos compañeros bajaban al público pata entregarnos una especia de píldora que la voz de una niña, la Creadora, nos invitó a degustar ya con los tres sobre el escenario. Me da a mí que alguno de los allí presentes no las tendí todas consigo, y prefirió no tomarla por si se traba de drogaban de verdad. Allá ellos, unos simios menos… Y del Planeta de los Simios, directos al del sol Naciente, pues el original título de «ペコペコです (Peko Peko Des)» esconde las peripecias culinarias de Marc en Japón.

Si no ando errado, fue durante la interpretación de «Jason», un temarral de tres pares de cojones, que salió de nuevo al escenario Eimel de Face the Maybe para dejarnos, one more time, con el culo torcío a base de pericia guitarril. Al finalizar, y tras dejar patente Sergi que es un tío que da mucha rabia de lo bien que toca, el venezolano regresó a escenario para recoger la cerveza que se había olvidado. Con «Swipe for Love», nuevo tema que nos presentaron la pasada semana, el trío puso punto final a un debut por todo lo alto. Si yo fuera vosotros nos les perdía de vista. Simios, bebés, metal, maquillaje y actitud se dan la mano en la que quizá sea la propuesta musical más atractiva que haya visto parir Barcelona en los últimos años.

Setlist Automatic Ape:

Dundra
Narcissitic Bitch
Dry the Sea Down
Berserk
ペコペコです (Peko Peko Des)
Jason
Swipe for Love

Big Bang

La verdad es que subirse al escenario casi a las 00:30 de la noche no debe ser del agrado de todos, por l que la presentación en sociedad del nuevo retoño de Big Bang, técnicamente hablando, tuvo lugar el 3 de marzo. Aún así, y a pesar de lo tempestuoso de la hora, la banda saltó con todas las energías del mundo a comerse el escenario y a tratar de saciar las ganas de rock del poco público que allí quedaba. Efectivamente, cuanto más avanzaba la noche, menos gente había. «Qué Importan las Palabras» fue la elegida para abrir fuego, y tal fue el arrojo de Manolo, vocalista y líder de la banda, que, tras una de sus mil cabriolas, perdió el equilibrio y cayó al foso… de pie, menos mal. Tanta patada voladora algún día le pasará factura… jajajaja. Profesional él, no dejó de cantar en ningún momento, ante la atónita mirada de sus compañeros de banda. Fran, guitarrista y hermano de Manolo, incluso esbozó una pequeña sonrisa.

A media que avanzaba la noche, el número de cabriolas fue disminuyendo, pero se mostró especial mente activo durante «Invisible», que acabó con una cerrada ovación tras el solo de Fran, quien también milita en las filas de El Fantástico Hombre Bala. El repaso a Permeable (2019) continuó con «Si Parese el Mundo», tras la cual sonaron «A Contraluz», con cagada inicial de Fran incluida, «Respirar», durante la cual nos invitaron a mover un poco nuestros estáticos esqueletos, y «Vacío», su tema más marciano… el más King Crimson, tal y como ellos nos dijeron; todas ellas contenidas en su Vacío de 2016.

Si les seguís en Facebook, seguramente sabréis que la banda anunció hace unas semanas que Morti (El Fantástico Hombre Bala, InMune, Skizoo) estaba invitado a unirse a la fiesta. «Revolución», el que quizá sea el tema más alternativo de Permebale, fue el escogido para que se subiera al escenario. Aprovechando que aquella noche no solo habían tenido que lidiar con un Real Madrid – FC Barcelona, sino que también lucharon contra las decenas de fiestas de Carnaval repartidas por toda la ciudad, el artista subió al escenario ataviado con un velo negro, y de esta guisa inicio su aportación al set de los de Badalona. La verdad es que fue el momento que menos me gustó de toda la noche, y no solo porque Morti tenía que pegarle unas miradas furtivas a la letra que tenía anotada en un papel postrado a sus pies, sino porque el feedback del público fue frío no, lo siguiente.

La recta final se inició con «En un Millón de Vidas», y las volteretas regresaron al escenario; y cuando digo volteretas me refiero a eso, literalmente. Con «Efímero» y «Danzarás», durante la cual Manolo creyó que subirse por la torre de luces, cual Eddie Vedder en el Pinkpop holandés del año 1992, era una idea de puta madre hasta que uno de los encargados de la sala le hizo ver todo lo contrario, pusieron el broche final a una presentación por todo lo alto (nunca mejor dicho) en la que las bandas estuvieron de 10 y el público, rozando el aprobado.

Setlist Big Bang:

Qué Importan las Palabras
Son Excusas
Invisible
Si Parese el Mundo
A Contraluz
Respirar
Vacío
Revolución
En un Millón de Vidas
Efímero
Danzarás

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.