Crónica y fotos del Move Your Fucking Brain 2019 - Death Field (Avenida Collserola, s/n) (Molins de Rei), 13 de julio de 2019

Gran éxito de la décimo quinta edición del Move Your Fucking Brain

Datos del Concierto

Move Your Fucking Brain 2019

Bandas:
Gruesome + Impaled Nazarene + Gorgasm + Abnormality + Cenotaph + Blasphemer + Teething + Barbarian Swords + A Tomba Oberta
 
Fecha: 13 de julio de 2019
Lugar: Death Field (Avenida Collserola, s/n) (Molins de Rei)
Promotora: Metal Defenders
Asistencia aproximada: 1500 personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras / Robert Garcia

El pasado 13 de julio tuvo lugar la décimo quinta edición del ya más que famoso festival Move Your Fucking Brain organizado por Metal Defenders y que como siempre reúnen a un gran elenco de grandes grupos año tras año. Así que este no iba a ser menos estando de celebración y viendo la evolución que ha tenido este humilde pero gran festival.

La reunión que hay cada año en el Death Field es antológica y aunque hay gente que va y viene hay muchos que están de principio a fin disfrutando de las descargas de los grupos en una localización que en esta edición quedó algo desbordada y se ha quedado algo pequeño el lugar ya que en algunos momentos la afluencia de público fue demasiado generosa y se colapsaron las barras en horas punta, sobre todo cuando finalizaba una actuación. A excepción de esto y de algún que otro incidente aislado la velada transcurrió con normalidad, eso sí, con un calor de justicia que nos brindó nuestro astro rey pero gracias al viento que hacía se podía soportar mejor.

Acudimos desde primera hora ya que siempre hay que apoyar a los grupos de aquí que casi siempre se encargan de calentar los motores del festival y la verdad que ya había un buen número de metaleros con ganas de marcha. Los primeros en ocupar el escenario fueron A Tomba Oberta, grupo de death metal de la ciudad de Barcelona, un power trío la mar de majo que hicieron las delicias de todos los amantes de la vieja escuela. Un lujo poder disfrutarlos con un gran equipo y sonando atronadores.

Emilio al bajo y a la voz principal realizó perfectamente las labores de portavoz del grupo ayudado por los gritos y guitarrazos de Andreu y por la batería de Valenciano que incluso se puso al micro en una canción para deleitarnos con sus guturales. Tocaron una gran selección de sus tres trabajos hasta la fecha aunque sobre todo cayeron cortes de Cadàvers al Riu (2018) pero como no pueden estar quietos también soltaron algunas canciones nuevas que me gustaron particularmente ya que detecté nuevos matices y una composición más elaborada. A esa hora había bastante público joven y es muy bonito ver las caritas de las nuevas generaciones. Con ganas de que graben nuevo material a ver como nos sorprenden.

Cambio de tercio para pasar a Barbarian Swords, black/doom metal desde Barcelona que arrasaron con todo. Posiblemente una de las mejores actuaciones de ellos que he visto a pesar del mal sonido durante los primeros compases. En el momento que se subsanaron esos detalles la maquinaria empezó a funcionar y comandados por Von Päx fueron vomitando sus canciones con todo su odio. No son para nada amables y nos profieren siempre gestos obscenos y pura misantropía generada por su música que nos invita a adentrarnos en su oscuridad para no salir de ella.

Terminando la etapa de Worms nos ofrecieron un buen repertorio plagado de sus más desagradables canciones y es que saben a que juegan y como juegan sabiendo llevar muy bien el ritmo del concierto alternando entre canciones rápidas con otras pesadas, lentas y lúgubres pasando también por esas altas dosis de punk y macarrismo a las que no tienen acostumbrados. A ver que sorpresas tienen para este año.

Unas birras, un poco de sombra, descansar las piernas y turno para una de las sorpresas del festival: Cenotaph. La verdad que no les había hecho mucho caso y también es verdad que hay como 15 grupos con este nombre y andaba un poco perdido. Los escuché y me gustaron bastante pero en directo me volaron la tapa de los sesos. Estos turcos, activos desde el año 1994 salieron a por todas y en formato cuarteto literalmente arrasaron. Su potente brutal death metal de factura impecable se adueñó del Death Field creando una genial comunión entre grupo y público desatando unas geniales ovaciones tras cada canción que interpretaron.

El buen sonido les acompañó desde el primer instante y esas claras influencias de toda la ola americana de grupos como Suffocation, Disgorge o Malignancy con mucha técnica fueron suficientes para empezar a ver los primeros pogos de la tarde con todo el mundo más que animado. Voces guturales, gorrinillos, ritmos ultra veloces con una persistente caja, guitarras esquizofrénicas con multitud de armónicos y un bajo desatado que lo recubría todo con su manto de graves. Sencillamente brutales y aplastantes.

Blasphemer desde Italia fueron los siguientes en ocupar el escenario y de una forma bastante irreverente se dirigió su cantante y bajista Claude de Rosa al público para dar rienda suelta a su brutal death metal de corte técnico con un batería muy dinámico con partes muy rápidas y otras más técnicas y retorcidas. Les faltó un poco de punch en la mezcla ya que las guitarras sonaban algo difusas pero en conjunto se pudo disfrutar.

Su cantante es todo un espectáculo con sus múltiples tatuajes en cabeza, cara, cuello, brazos y un largo etcétera. que no paró de alentar al público hablando en un decente español que mezclaba con el inglés para blasfemar sobre todo. Muy oscuros y adoradores de Satan pero al poco se me empezaron a hacer un poco pesados por la repetición de patrones pero a pesar de esto dieron un entretenido concierto que en general gustó bastante.

El sol ya iba bajando su intensidad pero era momento de un poco de relax y descanso así que la actuación de Sacred Sin la escuché desde la lejanía (que se apreciaban muchos más detalles que cerca) y tampoco puedo valorar su concierto como tal pero lo que escuché me pareció un death metal bastante genérico y macarra sin mucho más.

Turno de los extremos Abnormality que venían con una baja significativa como es la de su cantante Mallika, una auténtica bestia de los guturales, pero bueno, su sustituta fue toda una sorpresa para todos los allí presentes. Daniela Neumanova (DiligenceThe Corona Lantern) realizó un concierto perfecto tanto en lo vocal como dirigiendo a todo el grupo y desatando la locura con pogos bestiales en los que incluso participó lanzándose al público.

Técnicos y brutales a partes iguales fueron desgranando su repertorio en el que su último disco Sociopathic Constructs (2019) tuvo mayor protagonismo aunque no dejaron de rescatar canciones de sus anteriores trabajos. Tuvieron algunos problemas de sonido desapareciendo los graves por completo en un par de ocasiones pero ellos no se amilanaron y continuaron arrasando con su brutalidad. Una vez subsanados esos problemas técnicos todo fue como la seda. Implacables.

Con todos estos entrantes ya la cosa estaba más que calentita y el número de espectadores iba creciendo ya que se acercaba la hora de un grupo al que había ganas de ver en directo. Gruesome son un fiel tributo a la primera época de Death ya que tanto su sonido como la composición de las canciones están basados en los tres primeros discos de Chuck y compañía. Está formado por músicos experimentados y lo demostraron ejecutando cada corte a la perfección.

Esa alta similitud con Death es tanto algo positivo como negativo. Por una parte es genial poder disfrutar de una experiencia tan cercana a uno de los padres del género pero es que en casi todas las canciones encontré que los riffs eran casi calcados a excepción de una o dos notas. Pero bien, lo gocé mucho y fue una buena oportunidad de poder escuchar death metal americano de la vieja escuela con un sonido limpio y potente. El público lo pasó en grande montando un buen sarao enfrente del escenario y ellos quedaron muy satisfechos con su primera visita a tierras catalanas. Esperemos que no tarden mucho en regresar.

Llegó otro plato fuerte del festival y cabezas de cartel con Impaled Nazarene realizando un ebrio y bastante irreverente concierto pero vamos, algo que va intrínseco en esta gente. Black metal sencillo pero efectivo con mucha esencia punk ya que había canciones de dos o tres notas como mucho. No es un estilo que me motive mucho pero vi que la gente se divirtió mucho y se entiende. Después de unas propuestas bastante técnicas algo de macarrismo y sencillez se agradece aunque el cantante hubo momentos en los que le faltó algo más que aire. Un grupo mítico que hacía tiempo que no pasaba por aquí y acabó reventando el Move sin concesiones.

Ya las fuerzas empezaban a flaquear pero aún quedaban dos grupos más. Los siguientes fueron Gorgasm desde Estados Unidos que nos pasaron por encima como un Titán a base de brutal death metal realizado de forma quirúrgica, que gozada verles en acción. Nos deleitaron con canciones como «Dirty Cunt Beatdown» en la que la violencia sonora tomó otra dimensión con una brutalidad extrema que desató la locura máxima entre toda la parroquia reunida. Armónicos y más violencia con «Infection Induced Erection» y muchas más canciones en un festival de destrucción total. No podía faltar «Disembodied» con ese aroma tan americano, machacón y adictivo.

A esa hora la temperatura era la óptima e incluso otra manga no hubiese molestado pero Gorgasm nos calentó a base de su retorcida y bestial música celebrando sus 25 años de carrera en un estado de forma espectacular. Tremendos.

Llegamos a las dos y pico de la mañana con la energía suficiente para ver un poco del último grupo que eran nada más y nada menos que Teething desde Madrid, un grupo de grindcore/hardcore totalmente incendiario y que las veces que los he podido ver siempre han dado un gran show y esta vez no iba a ser menos. Desde la primera nota y tras calentar y probar un poco se abrió un espiral de locura con su cantante saltando al público directamente y al lío. Festival.

Potencia, movimiento y desenfreno, así se puede definir su música y es que desde el momento que empiezan ya no saben parar deleitándonos con sus canciones cortas y directas. Esa distorsión tan death metal con esos acoples y subidas y bajadas, riffacos de grind que quitan el hipo y ritmos endiablados. Aunque ya era tarde se quedó un buen número de gente con ganas de más fiesta y es que esta gente saben lo que hacen y la liaron a base de bien.

No terminamos de verles ya que había un trozo hasta casa y ya eran demasiadas horas sobre las piernas así que dimos por finalizado nuestro particular Move Your Fucking Brain. Fue una gran celebración de estos 15 años de metal extremo que nos han estado brindando la gente de Metal Defenders y esperemos que continúen por muchos años más. El hecho de que cada año venga más gente es buena señal además que hubo otro festival de similares características bastante cerca y acabaron siendo ambos un éxito (¿dónde está toda esta gente en otras ocasiones? Ah, que eran gratis…). No sé si sería momento de buscar otra ubicación y pensar más a lo ancho que a lo largo como hasta ahora, pero bueno, si se sigue haciendo en nuestro querido Death Field seguiremos acudiendo a tan fantástico festival año tras año. Esperamos con ganas la primeras confirmaciones para la próxima edición.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 421 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.