Fuck Off – Another Sacrifice

Especial XXXº Aniversario del primer álbum de thrash metal nacional

CAPÍTULO 1 – Los putos y jodidos FUCK OFF

Fuck Off fue la primera banda española en publicar un disco de thrash metal, y de ello hace 30 años. Fue en 1988 y el LP se llamó Another Sacrifice.

Para los que sois millennials -como Angelus Apatrida o Crisix– y no los conocisteis, os invito a viajar por este relato donde os aseguro que os lo pasaréis bien, y a través del cual los protagonistas os acercarán a una época que fue clave para entender la progresión del metal en este país.

Para ello hemos conversado con diez personas relacionadas directa o indirectamente con Fuck Off:

  • Vicente “Mariskal” Romero, quien bajo el sello Claxon Records produjo juntamente con la banda y Dennis Herman el disco en los ya desaparecidos Mediterranean Studios de Ibiza
  • Joan Singla, director de Metal Hammer España y otras publicaciones
  • Quimi Montañes, guitarrista de Deldrac y ex de Legion
  • Jónatan Dolcet, ex vocalista y bajista de Legion
  • Carlos Pina, vocalista de Panzer y mítico locutor de Radio 3 RNE en el programa El Rompehielos
  • Óscar Sancho, vocalista de Lujuria y director del programa Rockcinante
  • Y, lógicamente, con la participación de tres miembros fundadores de Fuck OffJoe (voz), Miki (batería) y Jackson (bajo), quienes fueron unos de los precursores de las bandas pertenecientes a la Generación X como Legion o Ktulu

Casualmente, ahora que Slayer están cerca de su 40º Aniversario, Fuck Off fue la primera banda nacional en incluir un cover del tema “Black Magic” exclusivo que te regalamos haciendo clic aquí.

Fuck Off “People in War” (single) (Justine Records, 1988).

La calidad del grupo necesitaba del contacto idóneo para pasar del single “People in War”, que fue aclamado por la crítica y por sus primeros fans cañeros de la época, y para ello tuvo que incomodar a Pedro Bruque y a Justine Records, pero sobre todo al primero. No fue una cuestión de vanidad de la banda ni de su manager la de querer apartar del proyecto a Bruque; todo sucedió muy rápido y no había color.

Después del concierto celebrado el 3 de septiembre de 1988 en las Cotxeres de Sants de Barcelona, mientras Bruque descargaban su setlist, apiñé a la banda en el camerino y les dije:

– Chicos, agudizad los oídos. Si el martes he conseguido vuestra carta de libertad, el jueves que viene cogemos el barco por la noche y nos vamos a los Mediterranean Studios de Ibiza a grabar vuestro primer LP. ¿Qué os parece?

Bueno no hace falta ser ministro para entender lo que paso en aquel camerino, aunque sí hubo dos preguntas:

– ¿El productor será Pedro Bruque, no? Y de técnico de sonido, ¿quién habrá?

– El productor será Vicente “Mariskal” Romero para Claxon Records, y el ingeniero de sonido será Dennis Herman, técnico de sonido de Judas Priest en los discos Point of Entry (1981), Screaming for Vengeance (1982) y Defenders of the Faith (1984).

¿Pues vamos a celebrarlo no?

Y así fue…

CAPÍTULO 2 – Vicente “Mariskal” Romero

Ricard Altadill y “Mariskal” Romero.

Gustará o no, pero el “Mariskal” es único e incomparable… ¡¡un puto Rolling Stone!! Gracias a él, fui de los primeros colaboradores en la Heavy Rock en Catalunya y, como no, también gracias a Joan Singla (ex Popular 1 y director de Metal Hammer a lo largo de 28 años y muchísimas más publicaciones). Con ellos empezó todo.

Recientemente presentó en la FNAC de Las Arenas de Barcelona su libro 50 años de Radio & Rock, ofreciendo una clase magistral de subsistencia rockera, rodeado de los promotores más importantes de la ciudad, así como del director de Rock FM o de la Warner y de otros medios de comunicación. Aprovechamos la circunstancia para hablar un poco de todo y repasar la trayectoria de Fuck Off:

Bueno, ya sabes Ricard -me dice “Mariskal”– que esa fue una de mis grandes experiencias. Piensa que lo que había en los Mediterranean Studios era impensable para cualquier banda del país. Tú lo sabes, tú lo viste. Aquello era una mansión en medio de la montaña en una de las islas más importantes del mundo. Era como un hotel de 5 estrellas, con piscina, habitaciones privadas con cocinera propia, bar, bodega y, sobre todo, lo más importante: un estudio de grabación con una de las mejores mesas que había en el mercado y, encima, contaba con ingenieros de sonido como Dennis Herman, quien habían trabajado con Judas Priest y que organizaba parties con los Rolling Stones.

No fue fácil tuve que currar mucho para conseguir convencer a discográficas para que se dejaran el pastón que valía una semana de grabación allí… pero lo conseguí. Al cabo de un tiempo, en 1984 cayo en mis manos Claxon Records Producciones y gracias a ello me la jugué con muchas bandas que las llevaba, en muchos casos como el de los Fuck Off, a gasto cero. Que la gente entienda que no es como ahora que te lo grabas en casa y así suena. De allí salías con un vinilo que es la mejor forma de reproducir un trabajo. Una semana en los Mediterranean Studios valía un millón de pesetas, vamos 6.000 € de ahora, y los chicos de Fuck Off no pagaron nada y, por cierto, no les fue nada mal, pues fueron importantes y unos claros precursores del metal catalán que siempre tuvo esa faceta más thrash, con bandas como ellos mismos o más tarde Legion.

Por separado y expresamente hice las mismas preguntas para intentar enriquecer el contenido y esto es lo que contestaron, bueno veréis que cada loco con su tema …

CAPÍTULO 3 – Joe (voz), Miki (batería) y Jackson (bajo)

Joe, Jackson y Miki (foto encuentro celebrado en 2015)

Se cumplen 30 años de vuestro primer álbum Another Sacrifice (1988). Para los que han nacido en la época de Angelus Apatrida o Crisix y no tienen ni puñetera idea de quien eran los Fuck Off, ¿qué les diríais para que se hicieran una idea de la magnitud de vuestra banda?

Jackson: Éramos unos heavies de principios de los 80 que pasamos de bailar con una raqueta de tenis en la habitación a aprender a tocar y montar varias bandas hasta dar con la formula buena. A los que no nos conocieron les digo que nos escuchen. Por cierto, buena banda Angelus Apatrida.

Joe: Bueno… Éramos cuatro amigos que veníamos de dos bandas diferentes Crom y Kamikaze y nos metimos a hacer un tipo de thrash metal que abarcara todo tipo de estilos de aquel momento -por no decir nombres de bandas internacionales- y fuimos los precursores. Fuimos la primera banda de thrash cantando en inglés en este país.

Tenemos que agradecer mucho a la Generalitat, porque resulta que a bandas como Sopa de Cabra, Sau o Sangtraït les financiaron un tanto por ciento de la producción de sus discos… es decir, una ayuda, cuando nosotros éramos igualmente catalanes y no nos dieron un duro porque cantábamos en inglés. Todo salió de buscarnos la vida y tuvimos la suerte de conocer a gente maravillosa e inmortal como Pedro Bruque y amigos como Ricard Altadill que fue nuestro manager, y gracias a nuestra insistencia y a lo pesados que éramos -en este caso yo, a base de insistir-, nos escucharon y creyeron en nosotros. Como originales éramos Miki, Jackson, Xevi Esperalva y yo, Joe…. Unos pesados de mucho cuidado.

Miki: Alrededor de 1983, estando en el único garito del Maresme donde pinchaban metal, escuché por primera vez el “Fast as a Shark” de Accept, y me dije a mí mismo: “Madre mía, imagínate un disco donde todos los temas sean como este”. Entonces, un colega -“El loco de Tordera”,  en paz descanse- trajo de importación el Kill ‘Em All de Metallica, y mis sueños se confirmaron: “Sí, puede hacerse un LP con todos los temas a toda castaña”. Desde ese día decidí que yo también quería hacerlo. Por aquellos años, la única manera de conseguir música de este tipo era desplazándote hasta Montpellier, en Francia, y hasta allí viajé. Quería escuchar más, empaparme de thrash, y allí me compré el Show No Mercy (1983) de Slayer, el Fistful of Metal (1984) de Anthrax, el Bonded by Blood (1985) de Exodus, el Infernal Overkill (1985) de Destruction, el Endless Pain (1985) de Kreator y el Killing Is My Business… and Business is Good! (1985) de Megadeth. Estuve como un mes en trance, tardé en asimilarlo. ¡¡¡¡Cuánta caña junta!!!!

Decidido a poder experimentar y poder tocar aquella caña, busqué a compañeros de viaje que tuviesen similares deseos, y encontré a Xavi Parera (guitarra), Xevi Esperalva (voz) y Jordi Casanovas (bajo), quienes junto conmigo, Miquel Glanadell, formamos el embrión de Fuck Off. Al poco tiempo nos dejó Xevi Esperalva y conocimos a Jose Pérez, quien se puso a la voz y decidimos incluir otro guitarra para dar más empaque al asunto, Claudio Ringeling.

Fuck Off “Another Sacrifice” (Claxon Records, 1988).

Con anterioridad a la grabación de este disco, ¿cuál fue vuestra travesía hasta llegar a los Mediterranean Studios de Ibiza? Porque, ¿anteriormente hubo un single, no?

Jackson: Miki, Xevi y yo teníamos una banda, Crom, y Joe con otra gente otra y al final nos fusionamos con Joe y, buscando otro guitarrista, apareció Claudio Ringeling. El single fue una buena experiencia

Joe: No solo hubo single si no que grabamos en unos estudios que estaban en el barrio de Sants al lado de la mítica Sala Rainbow que eran del batería de los Evo y que después estuvo con Peret de batería. Vinieron Pedro Bruque y la discográfica Aprilia y venían a fichar a Snuffo y se quedaron con nosotros. Ahí comencé mi amistad con Pedro Bruque, my brother. Cuando Pedro presentó el festival El Heavy No Es Violencia a nosotros nos grabaron de mesa y lo enviaron a Madrid. Al cabo de dos días nos mandaban a los Mediterranean Studios, que vaya odisea para conseguir la carta de libertad. Eso fue inaudito, pero por cojones aquel jueves nos íbamos en el ferry para Ibiza. Yo no he tenido una sensación tan guapa y tan bonita como llegar allí, a Ibiza, y saber que voy a grabar junto con la banda donde Judas Priest habían grabadoc el Screaming for Vengance (1982) y el Defenders of the Faith (1984), Barricada, Barón Rojo, Sangre Azul, Ángeles del Infierno, etc.. Nos sentíamos inmortales. Sabíamos que lo íbamos a hacer bien y lo hicimos.

Miki: Cierto, después de hacer algunos conciertos por nuestra zona y grabar una maqueta, Jose Pérez “Joe” nos presentó a Ricard Altadill para que nos pudiese ayudar a darnos a conocer y ampliar nuestra zona de conciertos, y desde que le conocimos fue el sexto miembro del grupo. Él nos ayudó a grabar el single de presentación con los temas “People in War” y “Fuck Off”.

¿Qué recordáis de la grabación del single y qué anécdotas hubo?

Jackson: Recuerdo que estuve ahí, que grabé el bajo y que ese dia vimos a Motörhead. Yo unos meses antes perdí a mi hermano y estaba descolocado, desolado totalmente.

Joe: 😂😂😂😂😂 sí… el cantante es el último. Le tuve que regalar la entrada de Motörhead a Jackson y me tuvieron que hacer los coros Pedro Bruque y Ricard Altadill … ¡¡¡Todo un honor!!! Además, estaba Cesc Parrot, el guitarra de Rigor Mortis, con quien hicimos mucha amistad, junto con Quimi Montañés, años atrás en el primer concurso en el que participe con 16 años, y fue una experiencia muy positiva. Fue nuestro primer estudio serio donde grabábamos y que se acuerden de la barra de hielo… jajajajaja

Miki: Fue nuestra primera experiencia en un estudio de grabación de verdad. Recuerdo que después de pasar todo el día grabando los dos temas, esa misma noche tocaban en Barcelona Motörhead con Destruction como tesoneros… ¡¡¡¡¡para cagarse!!!!! Uno de los días más felices de mi vida: lo empiezo haciendo un sueño realidad y lo acabo viendo en directo a Motörhead y a Destruction.

Y después del single

Jackson: Después del single siguió la fiesta… jajaja.

Joe: Hicimos de grupo invitado de Pedro Bruque en las Cotxeres de Sants. El martes después del bolo nos llamaban de Madrid y nos dijeron que, si el jueves teníamos la carta de libertad, nos íbamos ese mismo día a grabar a Ibiza. Y así fue. Os voy a contar una anécdota que poca gente sabe. En los mismos estudios de Ibiza había una bodega de metro cincuenta por metro veinte y de treinta metros de fondo. Pues Dennis Hermann, que fue nuestro técnico y el de Judas y muchos otros, nos llevó allí y nos dijo que “The Hellion” del Screaming for Vengeance se materializó allí. Tiraron un cable y un ampli Marshall 100 y KK Downing se sentó encima del Marshall y, como la reverb era natural, no precisó de nada más aparte del ampli y de su guitarra.

Entrada del concierto de Bruque + Fuck Off (3 de septiembre de 1988 – Cotxeres de Sants, Barcelona).

Miki: Xavi Parera nos dejó y entró Pep Casas, y tuvimos la oportunidad de tocar de teloneros de Bruque. A partir de ahí todo fue rodado: grabación en Ibiza, conciertos, etc. Vivía en un sueño…

Buscando en las revistas de la época, veo que siempre estabais presentes, ¿por qué? ¿No había grupos en el país que pudieran competir…?

Jackson: Estábamos presentes porque lo hacíamos bien… jajaja.

Joe: Supongo que sí que había, pero estuvimos en el momento adecuado y nos tocó la china. Además, éramos un torbellino en el escenario. Éramos el grupo con más carisma y la indumentaria que llevábamos era la más parecida a bandas internacionales del momento. A mí se me comparaba con Joey Belladonna (vocalista de Anthrax) y lo único que había era que yo tenía amistad con él y fue una marca que se me puso en aquel momento, y yo puedo cantar lo que me dé la gana. Yo no imito a Belladonna. Joey es un gran cantante, de los mejores que hay en el thrash, pero yo nunca lo he querido imitar. Por mí mismo sí que me salían cosas de él porque siempre te salen cosas de tus ídolos. Fuimos los primeros en hacer thrash metal cantando en inglés. Si hubiéramos sido alemanes, números uno fijo.

Miki: Ciertamente era el principio del thrash metal en la Península y no había mucho más donde elegir. Al año de salir nosotros lo hicieron también los compañeros de Legion, pero realmente pocas más opciones había dentro de este género.

Actualmente todo está dominado absolutamente por las redes. ¿En qué lugar estarían Fuck Off dentro de este mundo global?

Jackson: No sé con página de Facebook como mínimo, supongo… jajaja.

Miki: Ni idea, Fuck Off es de otra época.

Fuck Off, recién llegados al puerto de Ibiza.

Volviendo al disco Another Sacrifice, ¿cómo fue el viaje a Ibiza?

Jackson: Con un pedo de cojones todos y con algo de nervios. Fue una experiencia brutal. A mí aún se me repite el allioli que nos dieron…

Joe: 😂😂😂😂😂 Sin comentarios. Demasiado putas las pasé. Encima, cuando bajo del barco, me para la Guardia Civil y si no es por el manager se me llevan pa’lante.

Miki: Habíamos conseguido un pasaje sencillo, sin camarote, pero, casualidades de la vida, teníamos un amigo, Jordi “Punky”, cuyo padre trabajaba en el barco, y era ni más ni menos que el puto capitán, así que nos dieron camarote gratis. Fue genial.

Fuck Off “Another Sacrifice” (Claxon Records, 1988).

¿Cómo fue el proceso de grabación? ¿Cómo se realizó y con quién?

Jackson: Grabamos con Dennis Herman, quien también grabó a Judas Priest, y con Vicenç “Batman Roig”. Fueron encantadores. Una gente muy seria que nos ayudó mucho.

Miki: Como dicen estos dos, llegamos al estudio y nos recibió Dennis Herman, ingeniero de sonido de Judas Priest en el Screaming for Vengeance, que también fue grabado en Ibiza. Me dijo: “Chaval, vas a grabar con la misma batería con la que se grabó el Screaming”, mientras en mi cabeza ya resonaba “The Hellion”… ¡brutal! Para mí fue una experiencia inolvidable. Todo era muy auténtico. El filtro del micro era una media de Nina Hagen, que había estado también hacia poco grabando. Se grabaron también solos de guitarra en un túnel donde se producía una reverb natural que también habían utilizado Glenn Tipton y KK Downing para los solos del Screaming.

¿Hubo problemas en la grabación con la voz de Joe?

Jackson: Sí, se puso malo el cabrón… jajaja.

Miki: Se puso afónico justo antes de empezar a grabar, por lo que tuvimos que dejarlo para unas semanas más tarde. Volvimos Joe y yo para acabar las voces y hacer las mezclas finales.

Joe: Pues sí, cabrones. Cogí unas anginas y hubo algunos que me clavaron la puñalada por la espalda por unas puñeteras anginas y después grabé el LP en cinco horas, con coros y todo

Incorporasteis al álbum el tema “Black Magic” de Slayer y fuisteis la primera banda nacional en plasmar un cover de Slayer, ¿correcto?

Jackson: Buen tema.

Joe: ¡¡¡Si!!! Lo mismo que podía haber sido “For Whom the Bell Tolls”, pues eran las dos covers que teníamos para elegir. La gente se quedó muy flipada porque fuera una cover de Slayer.

Miki: No sé si fuimos la primera banda. Nos quedaban unos minutos para rellenar y decidimos homenajear a los maestros.

¿Cuál es el mejor tema del disco y por qué?

Jackson: “Another Sacrifice” es la que más me gusta y la medio compusimos en el propio estudio.

Joe: “Born to Die”, porque iba dedicada a mi primo. Habla sobre las drogas y sobre él, que lo perdí.

Miki: Todos tienen su cosa. Quizá el que mejor englobaría la esencia de la banda es “Another Sacrifice”, un tema en el que hay un poquito de cada uno.

En 2012, y gracias a Alfonso JB de Leyenda Records, hubo una re-edición en formato CD y con la incorporación del single y demos. ¿Cómo vivisteis la experiencia de redimir ese gran disco y cuál fue el proceso?

Jackson: Alfonso hizo un gran esfuerzo y le estaremos siempre agradecido. Y Claudio un muy buen trabajo en la remasterización. Saludos y recuerdos a ambos.

Miki: Ringeling hizo la remasterización. Sirvió para que nos volviésemos a reunir después de mucho tiempo.

Joe: Yo no puedo hablar de esa época porque en aquel momento estaba desconectado del “proceso Fuck Off“.

Jackson, Ringeling, Miki y Xevi Esperalva durante las sesiones de re-masterización (2010).

No obviaremos los problemas internos que hubo y que hay entre miembros de la banda, pero con que nos quedamos 30 años después de aquellas tardes en Ibiza.

Jackson: Pues que las tardes de Ibiza fueron divertidas, muy divertidas… jajaja

Miki: Me llevo un gran recuerdo, una experiencia inolvidable de una época de mi vida que nunca olvidaré.

Joe: Me quedo con que me clavaron una puñalada por la espalda, y si no llega a ser por dos personas, me voy a la calle… que al final me tuve que ir. Y así nos fue a una de las mejores bandas que podía haber existido en Europa.

¿A qué os dedicáis actualmente? ¿Conocéis a alguien que viva del metal 30 años después?

Jackson: Me dedico a pintar paredes y fachadas de la gente si me dejan, también soy tornero y hago alguna chapuza en el taller de mi padre fallecido recientemente. Y por supuesto dándole al bajo, aunque sin banda a mi rollo, mientras que Joe esta bastante jodido de salud no ve y esta dolorido por todas partes el mar lo ha dejado bien jodido…

Miki: yo me dedico a mis labores. No conozco a nadie y dudo mucho que sea posible que alguien viva del metal actualmente en este país.

Joe: Sí… Yo me estoy buscando la vida con esto. Hay otros traperos que no valen para nada y, que lo sepáis, no hay matriz. Hay cuatro con dos cojones y los demás no tienen nada.

Jackson haciendo de las suyas…

¿Que música escuchabais, que música escucháis ahora y que bandas destacáis de entonces… y de ahora?

Jackson: Yo escuchaba más caña antes, ahora soy más tranquilito. Me gustan mucho Rush, a los que sigo desde hace muchos años y he visto en varias ocasiones por Europa.

Joe: Clásicos como Dio, AC/DC, Rainbow.… y ahora, Avantasia, Mr. BigAnthrax como siempre y poco más. De entonces: Anthrax, Metallica, Megadeth, Slayer, Rainbow, Dio, etc., y ahora: Avantasia y Mr. Big.

Miki: Empecé escuchando clásicos, como Purple, Zeppelin, Sabbath, Maiden, Judas, ya cuando escuché por primera vez el Kill ‘Em All de Metallica me fui introduciendo en el mundo del thrash con bandas como Megadeth, Anthrax, Slayer o Kreator. Hoy en día, aparte de las bandas antes mencionadas, escucho de todo… metal, jazz, blues, funk, rock… Y en cuanto bandas de ahora y antes, si nos referimos a los inicios del thrash metal destacaría a Metallica, Megadeth, Anthrax, Slayer y Exodus como bandas americanas, y a Kreator, Destruction, Sodom y Celtic Frost como bandas europeas, aunque tengo que decir que el 70% de las bandas mencionadas dejan mucho que desear hoy en día. Cada banda tiene su época y tienes que ser muy grande para mantenerte después de casi 40 años. No escucho suficiente thrash metal para poder valorar o destacar a bandas de este estilo de esta década.

Entrada del concierto de Fuck Off abriendo para Running Wild + Rage (9 de junio de 1990 – Polideportivo Municipal de Burriana, Castelló).
Entrada del concierto de Fuck Off abriendo para Running Wild + Rage (11 de junio de 1990 – Sala Zeleste, Barcelona).

Tocasteis en grandes plazas y con grupos internacionales que siguen en activo. Anécdotas, eso es lo que queremos leer…

Miki: Cuando tocabas con grupos internacionales te dabas cuenta de la distancia (por lo menos hace 30 años) que había entre una banda internacional y una nacional, en todos los aspectos (técnico, musical y educacional, básicamente). Yo aprendí a tocar doble bombo y demás técnicas solo de oído; no tenías ni idea de cómo coño lo hacían. Ahora por suerte hay mucha más educación musical. Puedes ver un video en YouTube de cómo realizar cualquier ritmo, riff, redoble etc. La gente joven de hoy en dia debe estar muy agradecida a todos estos avances.

Jackson: Yo, con lo de bandas internacionales, ya no estaba en el escenario, pues había abandonado el grupo, pero si entre el público.

Joe: Yo sí que estuve, pero no con la primera formación. Lo hice posteriormente, en el Leyendas en el 2011 con Tankard… que nos los comimos.

Hubo un segundo disco, Hell on Earth (1989), del cual hablaremos en otro momento, ¿pero me podéis dar unas líneas generales sobre dónde lo grabasteis, con quién y cuál fue el proceso?

Jackson: Lo grabamos en Inglaterra y también fue una gran experiencia. Es un gran disco y yo estoy muy orgulloso de él.

Miki: Este disco fue grabado sin Joe en Worcesster, Inglaterra.

Carátula del segundo álbum de Fuck Off “Hell on Earth” (1989), grabado en Worcesster, Inglaterra.

¿Volverán los Fuck Off?

Jackson: Es difícil, ya lo sabes, pero con los miembros originales y sin Pep, firmo ahora mismo.

Joe: Me gustaría que volvieran los cuatro originales con un guitarra subalterno para celebrar los 30 años. Sería un placer que tocáramos Miki, Xevi, Jackson y yo. ¡Os quiero, chicos!

Miki: NO, y aprovecho esta oportunidad para dar las gracias de todo corazón a mi padre Miquel Glanadell Xirau que siempre me apoyó, confió y estuvo conmigo a pesar de lo difícil de la época. T’ESTIMO, PAPA.

CAPÍTULO 4 – 30 años después, ¿qué opinan los periodistas?

¿Qué recuerdos tienes de Fuck Off?

Joan Singla: Fuck Off fueron de los primeros grupos catalanes en hacer thrash metal. Recuerdo que, al principio, había una especie de escena, completamente underground, con Legion, Ktulu y Fuck Off. Y ya entonces había fans que eran acérrimos de tan solo uno de ellos. Era como una competición entre los tres, a ver quién grababa primero un disco completo. Fuck Off editaron un primer single y les etiquetaron como “los Anthrax españoles”, seguramente por tener a un cantante solista, Joe, en plan Joey Belladonna. Ktulu serían los que tardarían más en salir a la luz, siempre reivindicando un purismo absoluto dentro del estilo. Y, al final, fueron los que, sorpresivamente, tuvieron más recorrido.

Carlos Pina: Fuck Off me pareció una banda de impacto. Venían de Barcelona, en dónde lo importante era la vanguardia. Porque el público demandaba siempre algo comprometido y no demasiado estándar. Les hice una entrevista y el público los recibió con gran entusiasmo. Era su momento y teniendo la fuerza de su juventud; se lanzaron a lo desconocido. Recuerdo un primer single de vinilo.

Óscar Sancho: Fíjate que tengo más recuerdos recientes que de la época. En la época (su primer disco es del 88) no existía Internet. Nuestra manera de informarnos eran las revistas y los programas de radio. Yo vivía (y vivo) en Segovia y aquí lo que llegaba era lo de Madrid. En esa época el centralismo mandaba en el heavy, y mucho…

Qué supuso ese primer LP en el mercado nacional. ¿Realmente impactó o fue un producto o una prueba más hacia algo que buscaba él público?

J. S.: Era el estilo que estaba de moda, el más emergente, y Fuck Off trataron de presentarlo con el mayor impacto posible. Pero las comparaciones con Anthrax, Megadeth o Metallica eran odiosas. La diferencia técnica y de ideas musicales era demasiado grande entre unos y otros. De todos modos, para el mercado nacional era un producto muy “introducible” en el ambiente del momento. De hecho, metieron un tema en castellano, “Sueño Maldito”, precisamente para ello.

C. P.: Impactaron en el mercado famélico del rock español, por ser novedoso e impetuoso. Conectaron rápido con el público que demandaba el trash tangible. Aunque ya había muchas muestras de bandas internacionales. Era como un reto personal, porque aquí ese estilo brillaba por su ausencia. Algunos de sus componentes tenían que buscarse la vida con trabajos muy laboriosos y que apenas había tiempo para salir de tocar y volver a la faena. Fui a verlos a Barna.

O. S.: Todavía recuerdo la polémica con Barricada, que creo que podemos decir que fue el primer grupo que de verdad rompió ese centralismo, recuerdo como la calle estábamos con ellos mientras las revistas los ponían verdes porque se estaba perdiendo la hegemonía madrileña. Venció la calle, pero ya demasiado tarde para Fuck Off y para otro buen montón de bandas catalanas y del resto del estado. La historia de los sonidos más duros en nuestro estado no se entiende sin Fuck Off, Legion, Estigia o Anestesia, pero en la época todo el sonido más duro para muchas y muchos era Muro y para de contar.

Con el tiempo, mi pasión por nuestro metal me hizo investigar muchas cosas que me había perdido, Fuck Off una de ellas, y trabé una gran amistad con Pep que aún mantengo. Cuando Pep estaba con Barbarian hicimos juntos un tema llamado “Ciudad Maldita” donde reflexionamos sobre eso, sobre el buen montón de bandas catalanas que no llegaron donde sin duda merecían. La letra la hice yo, con algunas modificaciones que la mejoraron de Pep y Pep hizo la música, buscad ese tema refleja muy bien de lo que estamos hablando

En este primer disco se incluyó una versión de “Black Magic” de Slayer. Nadie lo había hecho en España antes. ¿Cómo lo recuerdas y que te pareció la apuesta?

J. S.: Slayer han sido, también, los más puristas entre los puristas del género, al menos así parecen venderlo. Versionar “Black Magic” fue un gran apuesta por parte de Fuck Off, porque los temas de Slayer suelen tener un nivel técnico muy razonable, y su forma de cantar es también muy personal. Fue una manera de reivindicar una personalidad con la que Fuck Off estaban muy convencidos.

C. P.: Cuando haces una versión, de Slayer en este caso, pones tus ases sobre el tapete. Sin duda alguna, entras a formar parte de los fans de ese grupo. Y te haces bandera de un estilo. Y eso pasó en Barcelona con ellos. Tenían unos seguidores muy aguerridos, heavy metal. En Madrid comenzaba la rivalidad entre grupos. Había que tocar mucho para convencer, hacer muchas actuaciones para llegar al público. El “yo puedo hacerlo mejor” hacía que las maquetas de nuevas bandas inundasen las radios.

O. S.: Un año después Legion lanzaban su Lethal Liberty (1989) con aquel “Mili K.K.” que se convirtió en todo un himno (Legion podrían haber roto ese centralismo, estuvieron cerca, pero se apagaron pronto para desgracia de la música) y eso apagó un poco la sorpresa increíble de lo que estábamos oyendo. Aun no estábamos preparados para letras en inglés y ese “Mili K.K.” nos enganchó. Fuck Off pasaron a ser para gourmets (si me permites la expresión) y, aunque nadie discutía su calidad, al final cantábamos el “Mili K.K.”. ¿Se adelantaron a su tiempo o su tiempo iba atrasado en este país? Probablemente lo segundo pero aquella maravilla, aquella demostración de nuestro nivel, aquella temeridad no tuvo el justo premio que merecía. Hoy sí, hoy Fuck Off son reconocidos y respetados por todo lo que significó, pero eso no les va a devolver lo que merecieron en la época y hacer esa versión, dios, fue… la polla (no hay otra expresión, lo siento, una más comedida no explicaría lo que fue).

¿Por qué crees que no consiguieron establecerse en el mercado, aún publicando un segundo LP?

J. S.: La producción del primer disco fue de un nivel no muy satisfactorio, y la del segundo LP, pese a grabarse en Inglaterra, se hizo con poco tiempo, y quizá con excesiva adrenalina. Aunque suena mucho mejor que el primero y los temas, asimismo, son más complejos y mejor estructurados. También debemos pensar que variaron su concepto a lo Anthrax de su primer disco, y esto pudo asimismo despistar a algunos de sus primeros fans.

C. P.: Hay que ser atrevido. Era el momento para ello. No recuerdo de verlos mucho en Madrid. Aunque tengo la sensación de que no había demasiado público, tal vez era suficiente. Antes de la explosión de los festivales, nos movíamos por salas y en ocasiones llevar un grupo al éxito resultaba demasiado costoso. Había que perseverar con más de cuatro discos, con el hándicap de las televisiones, que no programaban rock español. El mercado discográfico ya estaba copado por multinacionales que cogían el negocio y no dejaban espacio. De ahí los sellos independientes. De ahí una apuesta underground no exenta de revelaciones, ya que supondría el futuro para los nuevos grupos. Cuando el público compara producción de sonido y canciones, empieza a ser más exigente. Y los grupos españoles somos más de evolucionar en el camino, según vamos marchando y no tanto de planteamientos a priori. Aunque llegó su separación muy pronto, el público si premió su fuerza. En los concursos que hacía en la radio, Fuck Off siempre figuraban.

O. S.: Si lees un poco las tres respuestas anteriores creo que hay esta la respuesta a esta cuarta. Primero, no eran de Madrid. Segundo, no hubo una promoción como merecían. Tercero, no dieron con el tema que reventara todo eso y, por último, no es que se adelantaran a su tiempo, es que los tiempos, aquí, iban con retraso y parecieron que se adelantaban. Hoy les queda el honor de haber abierto las puertas a esas bandas que, hoy sí, triunfan haciendo sonidos duros con letras en inglés. Les queda el honor de ser los pioneros en nuestro rollo del camino actual, les queda el honor de ser los Van Goth del thrash metal estatal, unos genios que su tiempo no reconoció como debiera. Seguro que preferirían ser los Dalí (más de su tierra incluso) pero a veces la historia escribe con renglones torcidos páginas que debían ir bien derechas. En cualquier caso, torcidos o no los renglones, las letras sin duda son de oro. Muy grandes Fuck Off.

Entrevista de Carlos Pina a Fuck Off en Radio 3 – “El Rompehielos” (11/03/1989)

 

CAPÍTULO 5 – Leyenda Records al rescate

Alfonso es el director de Leyenda Records y nos recuerda que, unos 20 años después de la edición del single, consiguió en una subasta por Internet el single de “People in War”; pago 65 pavos por él. Su recuerdo con Fuck Off se remonta a una actuación en la Sala Canciller de Madrid donde los catalanes pasaron por Madrid para recoger el premio a la banda revelación de 1988 de la Heavy Rock y, de paso, actuaron en la “Canci” junto a Barricada, para presentar la revista Thrash Metal Magazine. Recuerda que la caña que dieron fue memorable…

Premio a la Banda Revelación de 1988 (Heavy Rock Magazine).

En el año 2010, Alfonso tramó la estrategia para recuperar Another Sacrifice de las manos de “Mariskal” remasterizarlo y añadirle cinco temas más: los dos pertenecientes al single (“People in War” y “Fuck Off”), dos temas pertenecientes a la demo del 1987 (“People in War” y “Blood in the Night”) y, para cerrar el CD, se incluyo el tema de Ringeling “The Last Fly”. La remasterización corrió a cargo de Ringeling y Roger Guardia. Podríamos decir que en 2012 renació el sacrificio de Fuck Off.

Póster del concierto junto a Barricada para presentar la revista Thrash Metal Magazine (10 de marzo de 1989 – Sala Canciller, Madrid).

Alfonso, ¿qué recuerdos tienes de Fuck Off?

Solo llegué a verlos una vez en directo en Madrid y me parecieron brutales y bestiales. Una base rítmica poderosa, dos guitarras asesinos y un cantante-showman. Aún recuerdo perfectamente esa actuación del año 89. El single me pareció muy tosco, pero con las ideas muy claras, casi de metal underground, y cuando salió el Lp fue totalmente rompedor.

Los grupos de Barcelona siempre estaban a la vanguardia de todo, y la corriente de thrash metal que venía de los Estados Unidos la acogieron muy bien. Ellos, Legion y Ktulu eran la piedra triangular del metal extremo a fines de los 80. ¿Qué supuso ese primer LP en el mercado nacional? ¿Realmente impactó o fue un producto o una prueba más hacia algo que buscaba él público?

El público realmente acogió muy bien al grupo. Creo que se necesitaba algún grupo que cogiera el testigo de lo que se hacía fuera. Realmente había muy buenas canciones, no era sólo ruidera, como lo llamo yo, y la producción de Ibiza fue inmejorable. Era muy buen producto destinado al público.

En este primer disco se incluyó una versión de “Black Magic” de Slayer, cosa que nadie había hecho en España antes. ¿Cómo lo recuerdas y qué te pareció la apuesta?

Nunca he sido muy seguidor de grupos thrash metal. La verdad que cuando salió no pensaba que era una versión ya que parecía un “tema propio”.

¿Por qué crees que no consiguieron establecerse en el mercado, aunque incluso hicieran un segundo LP?

Con el tiempo he valorado varios problemas de la continuidad de la banda. El primero sería el idioma (en aquella época nadie sabía inglés). No pasaba por bueno, pero “colaba” entre los neófitos de ese idioma. En segundo lugar, el cambio de cantante les hizo mucho daño. Cambiar a un cantante que se llevaba al público en el bolsillo a quitarlo… Encima Pep cantaba mucho peor y su inglés era muchísimo peor. Personalmente fue un paso para atrás, ya que ese segundo disco era demasiado diferente al primero. Los que nos encontramos al límite en el gusto de sonido extremo el primero sí es fácil de oír, pero el segundo es demasiado duro. Y recordemos que el thrash metal por aquel entonces tenía un público mucho más reducido que el “gran” público heavy general. Y, por último, el mamoneo que siempre ha existido en el rock de este país: “Si yo llevo a este grupo, el tuyo me parece una mierda y voy a aplastarte”. Así nos ha ido y nos va…

 

CHAPTER 6 – 30 años después, ¿qué opinan los ex Legion, Quimi y Jónatan?

Quimi Montañes y Miki Glanadell, que incluso coincidieron en Legion durante un breve espacio de tiempo / Fotografía: Alfredo M. Geisse.

Hablamos con Quimi Montañes –que actualmente lidera Deldrac-y Jonatan Dolcet, que ya hace tiempo que se retiró, pero que nos atendió muy amablemente. Les formulamos las mismas preguntas que a los periodistas y estas fueron sus respuestas

¿Qué recuerdos tienes de Fuck Off?

Quimi: El recuerdo que tengo de Fuck Off, es el de unos colegas que estaban consiguiendo lo que muchos deseábamos en ese momento, aparte de ser compañeros de escena y de discográfica durante unos añitos, en general buen rollo.

Jonatan: Muy buenos recuerdos porque compartimos escenario en varias ocasiones. Joe, Micky, Jackson… ¡¡buena gente!!

Entrada “Nit de Speed” (Fuck Off + Últimos de Cuba + Legion) (24 de marzo de 1990 – Sala Zeleste, Barcelona).

Qué supuso ese primer LP en el mercado nacional. ¿Realmente impactó o fue un producto o una prueba más hacia algo que buscaba él público?

Quimi: Creo que impactó porqué era lo que miles de jóvenes estaban esperando ese tipo de producto en una banda nacional y ellos fueron los primeros.

Jonatan: Lo del impacto es muy relativo o subjetivo porque depende de cómo lo vives. Para algunos, que irrumpiera en la escena un grupo como Fuck Off, supuso un impacto, y para aquellos con otros gustos quizás no tanto, pero sin duda que se abrió la veda para el thrash en aquellos años en los que ni Metallica ni Slayer llenaban estadios como hacen hoy en día.

En este primer disco se incluyó una versión de “Black Magic” de Slayer. Nadie lo había hecho en España antes. ¿Cómo lo recuerdas y que te pareció la apuesta?

Quimi: La apuesta de versionar a Slayer me pareció acertada por querer demostrar del “palo” en que querían dirigir su estilo musical. Por otro lado, puede resultar divertido una versión en un repertorio de temas propios.

Jonatan: Versionar a Slayer era toda una declaración de intenciones, teniendo en cuenta que Slayer era una banda joven y underground en los propios Estados Unidos.

¿Por qué crees que no consiguieron establecerse en el mercado, aún publicando un segundo LP?

Quimi: No sé si se establecieron en el mercado o no, pero de momento todavía son recordados.

Jonatan: Spain is different! Por desgracia…

Joe en el recientemente celebrado homenaje a los 40 años de Manzano / Fotografía: Alfredo M. Geisse.

CAPÍTULO 7 – Multimedia

Video inédito: Entrevista del programa “TV Attack” de Sabadell a Fuck Off en Arenys de Mar (en català)

Videos exclusivos:

Fuck Off “Nit de Speed”

Versión de “Breaking the Law” de Judas Priest a cargo de Muro, Fuck Off y Crom (Nit de Speed, Cerdanyola del Vallès)

Versión de “For Whom the Bell Tolls” de Metallica (15 de julio de 1989 – La Pérgola, Castellón)

 

ÚLTIMO CAPÍTULO – Anécdotas

Nos dejamos las anécdotas para un siguiente capítulo… ¡continuará!

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Ricard Altadill

Mamé el chupete rodeado de cartuchos de ocho pistas, cassettes, singles, discos y come discos, crecí entre en las tres tiendas de discos que tuvo mi tío (Discos Altadill – Tortosa) a los 8 años amaba tanto a Jorge Sepúlveda como a Eydie Gorme o a Mozart, lloraba desconsoladamente cada vez que estrenábamos un disco de Zeppelin, Purple, Slade, Iceberg o Lone Star y La Trinca… La primera vez que entre en el Quirófano* me propuse vivir de mi pasión el “Heavy Rock” y lo logré … o no, he hecho de todo desde dj a manager, de locutor a relaciones públicas escribí en casi todas las publicaciones del país y actualmente estoy en … joder muchos sitios, pero sobre todo en Metal Hammer…y ahora ¡¡aquí!! en con estos locos enamorados del incierto criterio musical. ¡¡Ah!! Por cierto, no me gusta entrevistar a los músicos, me gusta divertirme con ellos… ¡¡God Save Science of Noise!!

Ricard Altadill
Sobre Ricard Altadill 2 Artículos
Mamé el chupete rodeado de cartuchos de ocho pistas, cassettes, singles, discos y come discos, crecí entre en las tres tiendas de discos que tuvo mi tío (Discos Altadill - Tortosa) a los 8 años amaba tanto a Jorge Sepúlveda como a Eydie Gorme o a Mozart, lloraba desconsoladamente cada vez que estrenábamos un disco de Zeppelin, Purple, Slade, Iceberg o Lone Star y La Trinca… La primera vez que entre en el Quirófano* me propuse vivir de mi pasión el “Heavy Rock” y lo logré … o no, he hecho de todo desde dj a manager, de locutor a relaciones públicas escribí en casi todas las publicaciones del país y actualmente estoy en … joder muchos sitios, pero sobre todo en Metal Hammer…y ahora ¡¡aquí!! en con estos locos enamorados del incierto criterio musical. ¡¡Ah!! Por cierto, no me gusta entrevistar a los músicos, me gusta divertirme con ellos… ¡¡God Save Science of Noise!!