Freedom Call – M.E.T.A.L.

Nuestra Nota


5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 23 de agosto de 2019
Discográfica: SPV GmbH
 
Componentes:
Chris Bay - Voz, guitarra
Lars Rettkowitz - Guitarra
Francesco Ferraro - Bajo
Timmy Breideband - Batería

Temas

1. 111 - The Number of Angels (3:51)
2. Spirit of Daedalus (3:50)
3. M.E.T.A.L. (4:20)
4. The Ace of the Unicorn (3:22)
5. Sail Away (3:57)
6. Fly With Us (4:18)
7. One Step Into Wonderland (3:39)
8. Days of Glory (3:30)
9. Wheel of Time (4:31)
10. Ronin (3:47)
11. Sole Survivor (4:25)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Freedom Call – M.E.T.A.L.
Todos los discos de Freedom Call en Amazon


Me sorprendí mucho cuando, en 2016, me pidieron que reseñase el álbum Masters of Light de Freedom Call. La sorpresa fue porque los creí más que desaparecidos, así que no esperaba, en absoluto, un nuevo lanzamiento suyo. La que empezó siendo la otra banda del batería de Gamma Ray y que posteriormente también sería conocida como la primera banda del nuevo guitarrista de Helloween, así como la que ostentaba el premio a la banda power más happy y, como se dice en inglés, cheesy (no estoy demasiado seguro a como traducirlo), nunca dejó la actividad, aunque es innegable que su popularidad cayó en picada hasta la cuarta o quinta división. De echo, creo que nunca fueron un grupo que realmente lo petara de verdad. Como he dicho, parecían el otro grupo de. A pesar de esto, Chris Bay siempre ha estado más que satisfecho, tal y como nos contó hace unos meses.

Las señas del grupo han sido claras y honestas: melodía exagerada, una felicidad desbordante, grandilocuencia en los coros y estribillos y cierta repetitividad y predictibilidad que va bastante con el estilo. Lo tomas o lo dejas, pero no te engañarán. Y esto es, precisamente, lo que ofrecen en este M.E.T.A.L. (2019), simplemente que un poco menos inspirado que en su predecesor (que sí, tenía las simpáticas “Metal is for Everyone” y “Rock the Nation”, pero no era nada del otro mundo).

En esta ocasión nos traen 11 temas que podríamos catalogar como más de lo mismo. Como dije hace unas semanas con lo nuevo de Hammerfall, se podría hacer esta review sin haber escuchado el disco y acertabas al 90%. Hay gente a quien esto le gusta (a mí mismo hace 20 años, no hoy, al menos con este estilo), pero yo suelo penalizarlo con una nota mala. No suspendo el disco, porque dentro de lo que ofrecen, no creo que sea un mal álbum, pero desde luego no merece más de un aprobado por los pelos. La escucha es ligera, amena y perfecta para dejarlo sonando mientras piensas en otras cosas y no le prestas atención. Un buen ruido de fondo, por así decirlo. No tiene ningún hit como podrían ser “Tears Falling” o “Farewell”, de sus inicios, o los mencionados en el párrafo anterior de épocas más recientes, pero tampoco tiene ningún tema que destaque por debajo de la media.

La cosa empieza con “111 – The Number of Angels”, y además de ser de las destacadas del disco, tiene todos los ingredientes que ya hemos contado, especialmente un estribillo muy pegadizo (pero no muy bueno). Melodías facilonas, diversión y rapidez. “Spirit of Daedalus” sigue la estela (¿innovación? Error 404), aunque la intro, quizá, habría hecho de ella un mejor tema inicial. “M.E.T.A.L.”, la homónima al disco, baja las revoluciones y se asemeja a “Metal is for Everyone” de su trabajo anterior. Ritmo machacón, melodías un pelín menos felicianas (pero sigue siendo Freedom Call, ¿eh?) y ciertas estrofas que, incluso, podrían recordar a Manowar en los instrumental.

“The Ace of the Unicorn” tiene algo de los Edguy más puros (“Love of the Tiger”, “King of Fools” o “Lavatory Love Machine”) en su melodía inicial para desembocar en un estribillo que a los fans del grupo les gustará. El inicio de “Sail Away” nos trae, de nuevo, ritmos algo más lentos (no sé si llega a medio tiempo) y unas estrofas muy poco cargadas con solo algunos detalles en las guitarras. Quizá es la menos Freedom Call de todas, y aún así es muy Freedom Call. Una intro de batería da paso a otro tema rápido, “Fly with us” con un doble bombo interesante, los típicos interludios de los de Bay y ese regusto a felicidad.

Seguimos con una mezcla de los dos últimos temas. “One Step into Wonderland” tiene el tempo de “Sail Away” y el regusto positivo de “Fly with us”. Una intro reposada da paso al doble bombo y la rapidez en “Days of Glory”, que tampoco es que nos ofrezca demasiada novedad. “Wheel of Time”, en cambio, es más heavy, más metalera. Otra de las destacadas.

Para el final nos dejan dos temas. “Ronin” tiene una caja atronadora en las estrofas y, de nuevo, todos los elementos que hemos destacado, en el resto de la canción. Freedom Call 100%. El título del último tema tienta, y es que “Sole Survivor” es uno de los mejores temas de la época Deris de Helloween. La canción en sí, nada que ver. Quizá se le pueda encontrar el puntillo, pero aparte de transmitir el buen rollo típico y tópico del grupo, no da nada nuevo.

Nada nuevo, acababa el párrafo anterior, y se podría aplicar a todo el disco. ¿Te gusta lo que hace Chris Bay? Te gustará el disco, aunque es posible menos que algunos trabajos anteriores. ¿Lo happy, el power, la positividad y lo facilón te dan repelús como a nuestro compañero Robert? Huye. Fácil. Honesto. Sin trampa ni cartón.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 235 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.