Entrevista a Vitti, bajista de Somas Cure: ‘Dudo mucho que nuestros gobernantes sepan qué es o qué engloba la cultura’

Tras 10 años como banda y cinco discos de estudio en total, Somas Cure se han colocado en boca de propios, y algunos extraños, con La Colmena. Pues es no para menos, ya que ha sido, por méritos propios, uno de los enormes discos del pasado año.

Han sabido evolucionar y modular su sonido, sin caer en comercialismos innecesarios, para encontrarnos con un disco variado que resume sus 10 años de existencia y abre nuevas posibilidades sonoras para futuros trabajos.

A pesar de haber transcurrido un tiempo más que prudencial desde la publicación de su trabajo (diversas adversidades no han hecho que fuera posible antes) nos ponemos en contacto con la banda para intercambiar preguntas y reflexiones. En esta ocasión es Vitti, bajista de la banda madrileña, el encargado de responder, de manera amena y sincera, a nuestras preguntas.

 

¡Hola!. Muchas gracias por atendernos. Antes de nada, espero que estéis todos perfectamente.

En primer lugar felicitaros por el enorme trabajo publicado. Tengo que confesaros que me sorprendió mucho, para bien, esta evolución más melódica e introspectiva.

Es inevitable la eterna pregunta tras este 2020 que hemos finalizado. El hecho de haber publicado en plena época de restricciones y prohibiciones hacía difícil su presentación en directo como lo conocíamos hasta ahora. ¿Estaba prevista la presentación para esas fechas o se había retrasado por culpa del confinamiento a principios de año? 

Antes de nada, muchas gracias por contar con nosotros y que nos tengáis presentes en vuestro medio, es un placer.

La presentación estaba prevista, y teníamos ya una estrategia preestablecida que no queríamos trastocar mucho. Optamos por una presentación de los temas a la antigua usanza, a modo de singles, para que el disco estuviera presente durante todo el año y en parte intentar hacer un poco más ameno este confinamiento para nuestros seguidores. 

Muchas de vuestras letras son, como he comentado, muy introspectivas. Dados los hechos que vivimos y la obligada reclusión tanto física como personal, ¿es una fuente inagotable de ideas para futuras canciones? 

Por supuesto, esta pandemia que nos ha tocado vivir nos ha afectado a todo el mundo de uno u otro modo. En nuestro caso, todos nuestros temas se basan en experiencias o pensamientos personales. Por esto, es muy probable que para nuestro próximo material esté presente, no tanto el tema de la pandemia y la reclusión como tal, pero sí de todo lo que nos ha hecho experimentar este enclaustramiento.

¿Qué libros o películas os han podido inspirar?

En cuanto a libros o películas, la verdad que creo que de las pocas inspiraciones que nos han ofrecido ha sido el nombre del grupo (extraído de la novela de ciencia ficción Un mundo felíz, de Aldous L. Huxley), como ya decíamos nuestros temas son una autobiografía. 

Ya sé que es pronto, pero ¿Ya hay material guardado para el próximo álbum?

Guardado no. Nosotros cuando nos centramos en la composición de un álbum, queremos que sea algo nuevo, fresco y que nos represente en este momento. Nunca vas a ser la misma persona que hace tres o cuatro años, o sí, pero nosotros siempre queremos reflejar nuestra propia actualidad.

El hecho de publicar disco cada dos años y con la actividad que habéis tenido en directo durante estos últimos años, ¿Cómo soportáis esa presión? ¿De dónde sacáis el tiempo?

Supongo que como dice el dicho: sarna con gusto, no pica. No tenemos esa presión en cierto modo. Sí que en algunos casos se nos ha presionado para componer y grabar un disco (como ocurrió con nuestro anterior trabajo Éter), pero hemos cambiado esa mentalidad, para poder sacar los temas que queremos, y como los queremos. El tiempo, cuando en este caso la banda es una parte tan importante de nuestras vidas, siempre tiene un hueco para nosotros. Todas las semanas tienen unas horas reservadas para este proyecto, y lo llevamos haciendo desde que empezamos en ello. Ya forma parte de nuestro ser. 

Centrándonos en La Colmena, lo primero que llama la atención es el cuidado trabajo gráfico con esa espectacular portada llena de detalles. He de decir que ya con el anterior Éter (2017) el trabajo gráfico ya me pareció un enorme salto de calidad. ¿Dónde surge la idea de La Colmena, y sus singles? 

La idea de La Colmena surge en cierto modo de la idea de una sociedad colectiva, tal y como viven las abejas. La manera en la que deberíamos comportarnos un poco más, teniendo un poco más de mentalidad de grupo, y dejar un poco al lado los individualismos (algo que con todo esto de la pandemia, debería estar más en nuestro comportamiento). Los singles, fueron saliendo, son experiencias y fueron formando lo que es La Colmena.

¿Quién o cómo se decide contactar con Gustavo Sazes?

Pues como en el caso de Éter, nos fijamos en el trabajo del diseñador y tener esa envidia sana, de querer algo parecido. Seguimos a muchas bandas con las que ha trabajado Sazes, y eso fue lo que nos hizo llegar hasta él. Vimos su trabajo, y al ver su calidad quisimos que estuviera en el equipo. 

Musicalmente es un disco, permitidme la expresión, más asequible, lo que supone que podáis llegar a un público más amplio sin perder la esencia. ¿Ha habido nuevas influencias en estos años que os han llevado a esta evolución?

Sí, somos un grupo en constante cambio, y cada uno de nosotros tiene influencias muy dispares. Realmente, es el disco que nos apetecía, o correspondía, hacer en este momento. Nos sentimos muy cómodos en el proceso compositivo y ahora nos morimos de ganas de poder defenderlo en directo.

En la reseña del disco pongo como ejemplo “Mi mejor mentira” como la canción idónea para aquell@s amig@s que no se han enganchado al metal. ¿Qué opináis? ¿Habéis recibido comentarios al respecto?

Sin duda “Mi mejor mentira” es uno de nuestros temas menos duros, por decirlo de algún modo, y posiblemente sea uno de los mejores temas para introducir a la gente dentro de este mundo. Y sí, hemos recibido comentarios similares, todos positivos (sorprendentemente), ya que en este disco creemos que lo bueno que tiene, es que puedes encontrarte canciones como “Mi mejor mentira” un poco más pop, por decirlo de alguna manera, o temas como “Iglesia de humo” o “Plaga”, que son una patada en el pecho.

Relacionado con la composición del disco. El protagonismo de las voces más agresivas queda plasmado en canciones como “Plaga” o “Iglesia de humo”, a las que hacías referencia, pero relegadas en su mayoría a los coros. ¿Fue algo deliberado? ¿Cómo decidís quién y cómo canta la letra?

Pues aunque todos opinemos en el proceso compositivo, es Txema el que presenta la idea y fija las bases para el apartado vocal en las canciones. Creemos también que esta es la clave esencial gracias a la cual, tenemos nuestro estilo. Bien es cierto, que en esta nueva “era” de Somas Cure, nos apetecía que saliera a relucir todo el registro vocal más lírico de Txema, sin perder los screams o los guturales, que siempre ha sido nuestro toque distintivo.

Otra de las novedades de La Colmena es la presencia de la electrónica, ¿es algo que estará más presente en el futuro? ¿Qué artistas del estilo os han influido?

Esta era una idea que llevábamos rondando ya desde Éter, y que hemos querido implementar ya en La Colmena. Posiblemente contemos con más influencia electrónica o quizá, con otro tipo de instrumentación. Nos gusta probar cosas nuevas y es algo que seguiremos haciendo. En relación a los artistas, siempre habíamos escuchado temas de Asking Alexandria, hemos seguido su evolución y es algo que nos ha gustado, así como lo nuevo de Bring Me the Horizon, o grupos con un fortísimo apartado electrónico, como Celldweller, Smash into Pieces, Blue Stahli o Zardonic

De nuevo volvéis a cerrar el disco con la voz y los sentimientos como protagonistas, algo que en Éter se cambió para finalizar el disco de forma más enérgica. ¿Es algo que l@s fans han reclamado?

Fue algo que sí extrañó a nuestros seguidores con la salida de Éter, y para este disco queríamos volver a contar con una balada. Que esté en La Colmena, ha sido 50% gracias a nuestros seguidores y 50% a que echábamos en falta un tema de este estilo en el nuevo trabajo.

Vocalmente “Balas de plata” me parece la canción más exigente, llegando a niveles más altos. ¿Puede llegar a ser un desafío en directo?

Vocalmente creo que gran parte de los temas de Somas Cure representan un desafío a la hora de defenderlos (que quede claro que el que escribe es el bajista, Vitti, y que vivo enamorado de las cuerdas vocales de Txema). Pero con trabajo y dedicación en los ensayos, estamos consiguiendo que todo sea lo más fiel al disco y acompañarlo todo de un buen sonido.

¿Qué valoración hacéis del concierto de presentación en streaming? ¿Volveríais a repetir la experiencia?

Pues la verdad que fue una experiencia de 10. Teníamos muchas ganas de subirnos a las tablas y este formato nos ha permitido, además de ello, llegar a público que por los condicionantes de movilidad no podrían habernos visto en directo. Además, también nos ha dado visibilidad en todo el mundo. Por supuesto que repetiríamos la experiencia, sin duda, es una gran herramienta para llegar a tu público en estos momentos tan delicados. 

Recientemente se conocieron los resultados de un estudio que se realizó en la sala Apolo de Barcelona, juntando a 500 personas sin distancia pero manteniendo el uso de mascarillas durante un concierto. ¿Veis la posibilidad de que puedan celebrarse conciertos así en un futuro próximo? La situación vuelve a complicarse y parece ser que si no eres Raphael los conciertos masivos no son una realidad. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

Pues siendo sinceros, lo primero que se tiene que hacer, es que las personas que decidan quien puede y quien no dejen de ser tan hipócritas ¿Acaso un estilo musical contagia más que otro? O ¿cuál es la vara de medir en este caso?. Entiendo que todo esté relacionado con las medidas de seguridad higienicosanitarias, en las que se puede presuponer por estos mandamases, que, en los conciertos de los artistas más reconocidos del país, se vayan a cumplir de mejor manera. Pero estoy seguro de que aquellas salas de las que depende una familia para su sustento, son los primeros en que se hagan cumplir estas normas para seguir comiendo. Porque otra cuestión es ¿qué es más controlable, el Palacio de los deportes con aforo reducido en un concierto de Raphael (por citar el mismo ejemplo) o una sala de cualquier ciudad en la que pueda tocar cualquier grupo de cualquier estilo, con las mismas restricciones en cuanto al porcentaje de asistentes? Porque desde nuestra perspectiva, la probabilidad de contagios siempre será mayor en un concierto de Taburete (ejem, ejem…).

Pero volviendo a la pregunta inicial, no es que veamos la posibilidad, sino la necesidad de crear espacios seguros para la representación de espectáculos musicales, ya sea con mascarillas, con espacios acotados o cualquier otro tipo de limitaciones que puedan permitir un ambiente seguro para los asistentes y trabajadores del gremio.

Por diferentes motivos, en Barcelona se han cerrado la sala Monasterio y la sala Rocksound, encontrándose en una situación incierta otras tantas, ¿cuál es el panorama por vuestro lugar de residencia y alrededores? ¿Qué futuro se espera para la cultura en general y concretamente para la música en directo viendo el panorama actual?

Pues si no se encuentran soluciones que permitan a grupos (sin que se malentienda la expresión) menores o no tan conocidos como los que nos meten con calzador gracias a la radiofórmula, tocar o representar sus espectáculos, de manera más generalizada, en salas que no tengan grandes aforos o tantos recursos, pues lamentablemente muchas de nuestras salas favoritas irán echando el cierre. 

¿Qué opinión os merece la gestión de nuestr@s gobernantes? ¿Realmente les importa la cultura?

Desde nuestro punto de vista de ciudadano de a pié, y para no involucrar demasiado a mis compadres, desde el mío propio (Vitti), creo que tienen realmente un papel complicado para el que no están preparados. Ni ellos, ni nadie. Entonces es muy difícil poder hacer una valoración acertada de esto. Bien es cierto que se podrían haber gestionado muchas cosas de manera diferente, como por ejemplo, ya que las tenemos tan cercanas, yo no llego a entender porque se han decorado tanto las calles con luces navideñas. Si lo que se trata es de limitar el contacto interpersonal en la vía pública, ¿nos quedamos en casa o vamos a ver las luces?. En relación a esto también estuve leyendo sobre el impacto que podría tener psicológicamente la ausencia de éstas, y que la gente no considere que estamos viviendo una navidad de verdad. Lo que me llevó a otras preguntas, ¿no es mejor, que alguien se quede sin ver luces de Navidad, y que todo el dinero pueda servir como ayuda a quiénes realmente no vayan a tener luces en navidad porque su situación debido a la pandemia no le permite pagar las facturas? O ¿es que si no hago sentir que es Navidad, la gente va a dejar de comprar regalos, por no sentirse parte de estas festividades tan inocentes?. Pero como decía, son temas difíciles de tratar.

Por otro lado, y también desde mi punto de vista, dudo mucho que nuestros gobernantes sepan  que es o que engloba la cultura. No es que no les importe, es que no saben lo que es y dejan muchas de las ramas fuera de ellas. Por ejemplo, y algo que me toca de lleno es el caso de la arqueología, un sector que no se encuentra regulado y que no ha recibido ningún tipo de ayuda por parte del ministerio de cultura. Por eso creo que los gobernantes no saben lo que es la cultura, porque para ellos los museos sí son cultura, pero los que los llenan de piezas para que la gente los visite no son parte de lo que llaman cultura.

Este año se presenta como el que empezaremos a retomar nuestras vidas con cierta “normalidad”. Realmente se presenta complicado que grandes festivales y conciertos masivos se vuelvan a repetir este año. ¿Tenéis fechas cerradas para estos festivales? O aún es pronto para hablar de esto.

Si, este año tenemos casi una treintena de fechas ya confirmadas y una gira, que por la situación que nos ha tocado vivir, hemos ido aplazándola a otras fechas. Pero aquí entra otra vez el azar, no sabemos como va a repercutir realmente la vacuna, si van a haber nuevas cepas o nuevos rebrotes. Así que de momento tenemos que ser cautelosos en este sentido.

Sinceramente, ha sido un placer. Espero veros pronto sobre los escenarios haciéndonos sudar en el foso. Os deseo lo mejor, muchas gracias por responder a todas nuestras preguntas.

Muchísimas gracias por la entrevista, el placer ha sido nuestro. ¡Esperemos vernos pronto dándolo todo encima y bajo los escenarios! ¡Sed responsables y uníos a LA COLMENA!

¡Salud y heavy metal!

Abel Marín
Sobre Abel Marín 156 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Si los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.