Entrevista a Susana, vocalista de Agoraphobia

‘En Unaligned hemos llevado nuestras capacidades artísticas al límite’

Hoy pasa por nuestro detector de artistas Susana, cantante y frontwoman de la banda gallega Agoraphobia. Si alguien nos ha seguido recientemente sabrá que profesamos cierta admiración hacía la banda, en parte por sus últimos discazos y por la simpatía de estas cuatro artistazas.

Hace unas pocas semanas se publicó su nuevo disco titulado Unaligned, sin duda uno de los mejores discos nacionales de este 2019 que ya encara su recta final. Conversamos largo y tendido con Susana. Aquí os dejamos la transcripción.

Hola, Susana. Un verdadero placer intercambiar unas palabras contigo. Primero voy a felicitar a la banda entera por Unaligned, que me ha parecido un disco soberbio. ¿Qué tal estás?

Muy contenta con la salida del disco, pues es exactamente lo que teníamos en mente y el resultado final nos encanta. Además, percibimos que está teniendo muy buena acogida y eso nos hace muy felices.

Unaligned es una vuelta de tuerca en la evolución de vuestro sonido. La banda se ve más cómoda que nunca tocando, los riffs son mejores, el bajo y la batería tienen un papel fundamental. ¿Podemos decir que es la evolución de la banda o simplemente os habéis desmelenado?

Las dos cosas. Cada disco nuevo es un auto-descubrimiento musical y personal. Rascamos en el fondo de nuestras emociones para expresar exactamente lo que sentimos y llevamos nuestras capacidades como músicas al límite. Unaligned fue una creación muy orgánica, estábamos de acuerdo con lo que queríamos contar y cómo queríamos hacerlo.

Los cinco primeros temas del disco me parecen lo mejor que habéis compuesto y el sonido de todos ellos es increíble. La mezcla de estilos de vuestro último disco casi se difumina por completo en Unaligned. Aquí ya habéis establecido un sonido propio; se podría decir que incluso más duro. ¿Habéis encontrado vuestra zona de confort?

Sin duda, si ya con Incoming Noise (2017) nos habíamos acercado a lo que en realidad queríamos hacer, pero con este disco nos hemos recreado. Ninguna de las canciones que están incluidas en Unaligned podría quedarse fuera, pues todas ellas cuentan la manera en la que nos sentimos y lo narran desde un estado de ánimo colectivo. Son nuestros temas más honestos, y nos sentimos muy cómodas transmitiendo lo que pensamos, lo que vemos y lo que vivimos. ¿Quién mejor que una misma para hablar de su propia realidad?

Me costaría escoger mi canción preferida del disco, pero sería una mezcla entre las letras de “The World is Dying”, la dureza incial y las atmósferas finales de “Smokescreen” y el arranque de bajo de “Deadly Alive”. Te lo pongo fácil, ¿eh? ¿Cuál es tu o tus preferidos?

Te mentiría si dijera que no puedo elegir entre “nuestras hijas”, así que voy a decir mis tres preferidas: «Salvation», «Remain Unchanged» y «Nine». Aunque ahora que lo pienso, también me gustan mucho «The World is Dying» y «Deadly Alive»… No sé, es difícil, ya que todas significan muchísimo para mí. «Salvation» es la vida, es el bucle infinito en el que llevamos viviendo durante años y que cuando lo rompes y despiertas, ves que hay un mundo de posibilidades y sueños por cumplir; es muy reveladora. «Remain Unchanged» refleja muy bien la manera en la que se nota una cuando no está dentro de ese bucle infinito y se siente desalineada con el entorno que la rodea; es nuestra visión desde la música. Y «Nine» es la revolución, es desatar a la fiera que llevamos dentro y jugar con los límites de nuestra mente, hasta darnos cuenta de que somos nosotros mismos los que nos juzgamos y nos ponemos barreras.

En “The World is Dying” repites varias veces la frase “You wanna hear us yell in silence”, una frase que me ha gustado especialmente. ¿Crees realmente que el mundo está muriendo? Yo creo que sí, si te sirve de consuelo…

Sí, se está muriendo. Vivimos una época muy turbia en la que se han perdido los valores, no existe la libertad de expresión y la ofensa y la deshonestidad son el pilar de una sociedad corrompida que camina hacia delante pisoteándolo todo como un rebaño de borregos. Los jóvenes no estamos en las mejores condiciones para vivir por nosotros mismos, pero sí para crear y denunciar, y hay que hacerlo más.

¿Quién se encarga de las letras y en qué os inspiráis habitualmente para el tema lírico?

Lo cierto es que el tema de la composición surge de una manera muy orgánica. Alguien propone un tema con el que todas nos sentimos identificadas y a partir de ahí le damos forma. Todas tenemos un papel importante en cada una de las letras y la inspiración está relacionada con en el punto en el que nos encontramos cuando escribimos, lo que vemos, lo que sucede en nuestras casas, lo que pasa por nuestras cabezas, lo que queremos denunciar…

Y, por descontado, voy a incidir en tu papel como frontwoman de Agoraphobia. Primero sobre tu registro vocal. Se te nota más suelta que nunca. Tu evolución me ha dejado sin palabras. Has mejorado tus registros de forma espectacular. En “Salvation”, por ejemplo, tus voces son intensas, duras. ¿Cuál es tu entrenamiento o tu método de trabajo para las voces? ¿Usas alguna técnica determinada?

¡Woow, muchas gracias! Pues como todo instrumento, la voz exige descubrimiento y entrenamiento. Todas nos buscamos la vida por nuestra cuenta para sacar lo mejor de nosotras. Yo acudo a clases con el director de O Coro da Rá de Santiago de Compostela, Ramón Bermejo. Él me ayuda a llevar a cabo horas de grabación y directos sin hacerme daño y a encontrar diferentes registros, pero el trabajo de Iago Lorenzo en los discos siempre es un gran impulso. Él es capaz de trasladarme a esos estados que exige cada canción y juntos intentamos que suene lo más sincero posible.

Y la segunda para la frontwoman. Quien te haya visto en directo sabe que no solamente usas tu voz para ganarte al público. Tu puesta en escena siempre me sorprende. Eres directa, activa, dura, e incluso sensual. ¿Cómo te preparas -física y mentalmente- para los conciertos? Por otro lado, ¿es un talento innato o has aprendido trucos de alguna rockstar?

Jajaja, sí que me preparo. Los diez minutos antes de un concierto siempre necesito un momento para calentar y meterme en materia. Para mí es muy importante tener ese instante de concentración porque quiero conseguir entrar en el show, y cuando no consigo entrar me da mucha rabia haber dejado pasar ese momento. Pero, lamentablemente, no siempre ocurre esa “magia”; puede ser por un problema de escucha o por un día que me haya levantado con mal pie. Eso sí, cuando ocurre es una auténtica gozada.

En relación a si he aprendido algo de alguna rockstar, no sabría qué decir. Directamente no he copiado a nadie, pero probablemente haya cogido recursos de mucha gente que me flipa. Me han valido de mucho dos años de interpretación en la escuela de teatro compostelana Espazo Aberto, en la que su rector Carlos Neira me enseñó mucho sobre la puesta en escena.

Iago Lorenzo repite como productor, pero el sonido final de la banda dista mucho del de Incoming Noise. ¿Quién ha moldeado a quién? ¿Cómo ha afrontado este nuevo trabajo?

No creo que nadie se haya amoldado a nadie. Creo que es una cuestión de conocernos mejor y hacernos familia. Iago lleva dos años girando con nosotras y todo este tiempo ha valido para saber qué queremos y qué nos mueve en la vida, en general. Cuando aparece una relación tan buena como la que tenemos con él, no  hace falta que lleguemos a una conclusión sobre lo que queremos hacer, pues las cosas salen solas. Iago ha tenido mucho que ver en el proceso de composición, ha estado con nosotras desde el primer momento y ha aportado mucho.

Miryam Pato y María Grande firman el diseño del disco. La portada está muy lograda. ¿Qué me puedes contar de ella y su elección?

Las fotos son personas de nuestra familia, para nosotras era muy importante que la portada representase a la perfección lo que pasa por nuestras cabezas y que mejor combinación que el arte de Miryam Pato y las fotos personales. Miryam controla súper bien la explosión sutil porque trata cada imagen con mucho respeto y con una delicadeza bestial, nos encanta su trabajo y creo que tanto ella como María Grande, a cargo de la maquetación, supieron entender muy bien que era lo que estábamos contando y lo hicieron con mucho gusto.

Se puede decir que Incoming Noise fue vuestro primer trabajo profesional. Si bien Ready to play y Dirty Little Things son unos buenos álbumes y ya apuntabais maneras, no ha sido hasta la publicación de Incoming Noise que os habéis lanzado a por todas. ¿Cómo ha cambiado la banda de Ready to Play a la banda de Unaligned? ¿Y Susana a nivel personal?

Cuando hicimos Dirty Little Things y Ready to Play éramos las ganadoras de un concurso nacional que tuvieron la suerte de darse a conocer en algunos circuitos sin mucho esfuerzo, y caímos en gracia. Unaligned lo han hecho unas personas casi adultas (jaja) que no pretenden ganar un concurso o darse a conocer, si no que necesitan expresarse a través de la música. Con este disco teníamos la necesidad de contar lo que tenemos en el coco, tanto a nivel musical como a nivel de letras. El cambio ha sido más profesional y honesto, no sé si es lo que hemos transmitido a la gente pero la verdad es esta. Yo, personalmente, he cambiado en muchos sentidos. Con los dos primeros EP’s ni siquiera fui capaz de interpretar las canciones porque no las sentía tan mías, eran más frescas pero menos sinceras. Grabando estos dos LP’s he llegado a llorar cantando porque estoy hablando de lo que siento y es muy emocionante. No me arrepiento de haber hecho lo anterior porque en su momento era lo que queríamos, pero estoy muy orgullosa de haber llegado hasta aquí.

Estar en una banda y girar tanto no es simplemente subir a un escenario y tocar una hora y media con tus compañeras y “adiós muy buenas”. Al final tus compañeras son como tu familia, o tu pareja, compartes escenario, viajes, vivencias, emociones… ¿Cuál es el mejor recuerdo de estos años “en familia”?

Tengo muchísimos buenos recuerdos, uno de los mejores fue una borrachera, ¿qué típico no? Jaja. Recuerdo que acabábamos o estábamos grabando el Incoming Noise y Iago nos enseñó un directo de Future Islands en la BBC en el que el cantante se sale y pusimos esa actuación en bucle, fue un buen momento. Fue el día que habíamos decidido tomarnos la banda como algo serio y entre eso y el Karlova del Lidl había mucha sintonía en el ambiente.

Por el contrario, las complicaciones siempre aparecen en estas relaciones personales, en las giras…¿has tenido en algún momento esa sensación de mandarlo todo la mierda, de pensar que lo que haces no sirve para nada? Y si es así, ¿Cuándo?

Si claro, yo creo que eso pasa en todos los trabajos, hay días que estás “on fire” y te comes el mundo y otros días que sientes que no aportas nada o que tu trabajo no es valorado. Todo consiste en saber sobreponerse a los demonios que llevas dentro, que son muy necesarios, pero que hacen mucho daño.

El entorno moldea las personas y, por esa regla de tres, a una banda. ¿Cómo ha moldeado Galicia, vuestra tierra, a Agoraphobia?

Galicia lo es todo para nosotras, yo creo que si no viviéramos aquí no habríamos llegado a hacer este disco. Aquí tenemos el mejor equipo con el que puede soñar una banda, tenemos muchísima inspiración de bandas macarras que son y fueron muy grandes, además tenemos la lluvia y el mar que aunque suene muy poético en invierno nos da el toque melancólico que necesitamos para vivir y componer. A la gente puede parecerle triste pero a mí me encanta el cielo gris puro (sin polución), es muy inspirador.

Os hemos visto recientemente y a menudo por Barcelona y alrededores, nos podemos considerar afortunados de ello. En enero vendréis a presentar Unaligned nuevamente en la Sala Sidecar. Allí estaremos. ¿Qué tenéis preparado para esta gira de presentación? ¿Algo que se pueda saber?

Pues no vamos a lanzar fuego, de momento, pero va a ser un show tan potente que ni el fuego, jaja, es broma. Estamos trabajando mucho porque no es un disco fácil de llevar al directo, UK fue un buen tanteo en el que pudimos comprobar que la gente se implicará y lo disfrutará tanto como nosotras.

Si tuvieras que definir la banda con una canción de vuestro catálogo, ¿Cuál sería? Y, ¿por qué motivos eliges esta?

«Remain Unchanged», una canción que habla de tener que renunciar a alguna parte de ti para poder encajar o no renunciar y tener la sensación de no encajar. Yo creo que a los artistas emergentes, y sobre todo de género alternativo, nos pasa algo de esto, tenemos que renunciar a muchas cosas para poder ganar otras. Además la música es un camino sin final y ser músico significa vivir caminando: “So long walking blind on feet unaligned”. Elijo esta porque a lo largo de nuestra carrera hay muchos momentos en los que te cuestionas si lo que estás haciendo es lo correcto, vives un poco perdida en el mundo. Cuando lanzamos trabajos como este nos damos cuenta de que sí, que es lo que queremos, pero hasta que llega ese momento, y sobretodo en un proceso de composición en el que abres tu mente y tu corazón a las demás, es difícil no plantearse dudas sobre lo que estamos viviendo.

¿Qué sueños (realistas) tienes como artista? ¿Con qué otras bandas te gustaría compartir escenario?

Me encantaría poder dejarlo todo para levantarme todos los días y componer, ensayar y preocuparme solo de la música.Me encantaría tocar con Deftones, Placebo, Smashing Pumpkins, Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age, The Cure … ¡Muchas!

Y de cara al futuro, ¿Os veis viviendo de Agoraphobia en algún momento? ¿Qué podemos esperar de vosotras en el futuro?

Estamos trabajando duro para que eso sea así, apostamos todas nuestras cartas hace dos años y seguimos aprendiendo e investigando para lograr un mejor sonido. En un futuro podéis esperar más discos y más conciertos, eso seguro.

That’s all! Muchas, muchas gracias por tu tiempo. Vuelvo a felicitarte a ti, y a la banda por el discazo que os habéis marcado. Enhorabuena. Nos vemos pronto. Un abrazo.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 170 Artículos
…metal en todas sus extensiones… lo demás es un decir