Entrevista a Niklas Stålvind, vocalista y guitarrista de Wolf: ‘Cuando acaricias a un lobo y lo miras a los ojos es como mirar eones atrás en el tiempo’

Han pasado seis años desde el último disco de Wolf, la banda sueca que en el año 2000 apostó todo al rojo por hacer un revival de la NWOBHM. No buscaban innovación, sólo echar la vista atrás y retomar el trabajo de bandas como los primeros Iron Maiden, Raven, Tank y actualizarlo. Ese atrevimiento les comportó críticas por parte de la prensa que les veía como un objeto fuera de su tiempo. Hubo otras bandas que se sumarían a ese movimiento revival quedando Wolf como máximos exponentes y culminando ese viaje al pasado con discos de la talla de Black Wings (2002) o Evil Star (2004).

Quienes les criticaron ahora se comen sus palabras pues bandas como Ghost, Hällas, Horisont y demás están haciendo lo mismo. Es más, ya hablamos de retro rock como estilo, algo que se asentó el día que el tema “Woman” de Wolfmother fue un fenómeno global. Saben que tenían razón, pero tampoco van a sacar pecho por ello. Es un placer contactar con Nik que nos responda a preguntas sobre lobos, clásicos del metal o la actualidad del grupo, que por cierto, presenta una nueva formación estelar.

Español

Felicitaciones, Feeding the Machine (2020) es un muy buen álbum, pero parece que hay también un cambio de estilo en vuestra música. Al escuchar el disco me vinieron a la mente bandas como los primeros Savatage o Metal Church (era de Mike Howe). ¿Estarías de acuerdo?

¡Gracias! No sé si estoy de acuerdo ya que no he escuchado demasiado los álbumes que mencionas. Pero es muy interesante que traigas esto a colación. No eres el primero en mencionar a Mike Howe y Metal Church después de escuchar nuestra nueva obra. Ya nos pasó después de sacar nuestro segundo álbum Black Wings en 2002; la gente decía que le recordaba a Mike Howe. No sé por qué, pero debe haber algún tipo de semejanza en cómo nos expresamos.

Algo realmente interesante es la voz de Niklas Stålvind, a veces me recuerda a James LaBrie (en «The Cold Distance», por ejemplo), y a veces en Mike Howe. ¿Has cambiado tu estilo vocal o algo así?

No, en absoluto. Creo que me he vuelto más «yo», y especialmente cuando compongo a día de hoy, lo hago para mi voz. Además, la voz cambia con la edad y la experiencia. Comparado con el primer álbum de Wolf (en 2000), creo que sueno muy diferente.

Parece que «Midnight Hour» es vuestro nuevo single. ¿Ha nacido un nuevo himno para Wolf?

Bueno, eso es lo que esperamos (risas). Es una canción pegadiza pero interesante. Me gusta mucho. A Simon se le ocurrió el riff un día en el ensayo y la canción se basó en ese riff. Durante el proceso de escritura de este disco la teníamos mucho en mente y estaba bastante preocupado por la obra en general. De hecho, me desperté en medio de la noche durante una fuerte lluvia. Fue una experiencia inusual… Pasé de un sueño profundo a un estar despierto en un segundo. Estaba desvelado, pero aún en una especie de estado somnoliento. Fue muy relajante escuchar esa lluvia. Entonces, las letras son de esta experiencia propia, y estoy seguro de que la mayoría de las personas pueden verse identificadas en hechos parecidos.

¿Qué canciones de Feeding the Machine crees que podrían ser futuros singles, tal vez «Shoot to Kill»? En mi opinión esta canción suena como el material más clásico de Wolf.

Sí, aquí estoy completamente de acuerdo. Como compositor creo que esa canción tiene todos los elementos de una canción clásica de Wolf. Al principio teníamos diferentes partes, pero lo acortamos y lo simplificamos un poco para que fuera una buena pista de inicio. Me gusta que la canción de apertura conecte bien con la historia de la banda y todos los álbumes anteriores.

Hemos lanzado tres singles: “Shoot to Kill” (como lyric video), “Midnight Hour” (como videoclip) y “Feeding the Machine” (también videoclip).

Judas Priest emerge como una gran influencia en canciones como «Dead Man’s Hand». ¿Es Judas una de vuestras mayores influencias?

Diría que nuestras mayores influencias son Iron MaidenJudas Priest, Mercyful Fate y Accept. Por supuesto, hay muchas más bandas, pero esas son probablemente las principales. La música de los 80 que escuchamos cuando crecimos ha dado forma a la banda que somos ahora.

Wolf ha contratado recientemente a dos nuevos miembros: Pontus Egberg y Johan Koleberg. Son músicos muy experimentados. Creo que, probablemente, es la mejor formación de la historia del grupo. ¿Piensas lo mismo?

Estoy de acuerdo. Totalmente. Musicalmente es la mejor formación que Wolf haya tenido. Pero lo digo desde el más profundo respeto por todos los demás miembros y formaciones anteriores. Todos los que han estado en la banda son parte de nuestra historia y han hecho de la banda lo que es a día de hoy. Me siento honrado de tocar con SimonJohan y Pontus. Tres músicos muy buenos, pero también grandes personas.

El último álbum de Wolf se publicó en 2014 (Devil Seed). ¿Por qué una espera de seis años entre álbumes?

La respuesta corta es que estábamos trabajando a tiempo completo con nuestros trabajos diarios durante todo este período, y Simon, construyó un nuevo estudio donde grabamos el álbum. Simon y yo hemos trabajado sin parar durante todos estos años. Aunque la banda también ha estado haciendo giras y festivales. El plan era sacar el álbum en 2018, pero los obstáculos seguían acumulándose. Ahora, finalmente, ve la luz.

Algo que quiero decirte de corazón es que amo la bonita portada vuestro disco. De alguna manera… me recuerda a los CD’s de Korn. ¿Por qué decidiste elegir esta?

¡Gracias! Bueno, cuando trabajamos con Thomas Holm es casi más como si la portada del álbum nos eligiera a nosotros y no al revés. Es un pintor al óleo increíble y cuando hemos tenido una discusión profunda sobre las canciones, títulos, letras y todo eso, simplemente dibuja nuestra música. Esta vez el resultado fue muy inusual, y le sienta muy bien al álbum. Realmente no puedo explicarlo en palabras.

La gente no lo recuerda, pero Wolf fue una de las primeras bandas que comenzó a tocar basándose de lleno en la NWOBHM, en el año 1995. Hoy en día hay miles de bandas de metal que intentan sonar como lo hicisteis vosotros hace años y tenemos también una nueva etiqueta en la escena rock llamada retro rock. ¿Os sentís como «pioneros o profetas» de alguna manera?

No, no me siento pionero, porque simplemente hicimos lo que nos gustaba y no nos excusamos por ello. Pero sé que, intelectualmente, fuimos los pioneros de esta escena. Sin embargo, no creo que tengamos que darnos demasiados méritos por ello. Si no lo hubiéramos hecho alguien más lo habría hecho luego. Y debemos recordar que estamos muy por debajo del hombro de gigantes como Saxon o Iron Maiden. Pero, claro, siempre es bueno que terminásemos adelantándonos a nuestro tiempo, pero en ese momento, los críticos musicales nos dijeron que estábamos absolutamente atrasados. Es gracioso verlo ahora en perspectiva…

Algo que me parece increíble es que, en Suecia, cada semana aparece una nueva banda excepcional. ¿Cómo es esto posible y cuál es el secreto de vuestro país?

No lo sé realmente… Tal vez sea porque está siempre todo muy oscuro y frío la mayor parte del año. Necesitamos una salida para nuestra frustración y también creatividad. Si no te gusta el deporte, sólo queda metal (risas). Los escandinavos somos un poco torpes socialmente… Creo que el metal es una buena manera de sacar esa energía.

Mi primer contacto con Wolf fue con Black Wings y Evil Star. Ambos eran mis álbumes favoritos de Wolf y mi canción favorita es precisamente «Evil Star». ¿Cuáles son tus álbumes y canciones favoritas?

De la vieja, vieja era de WolfBlack Wings es mi favorito. Amo la energía y la agresividad de ese disco. Cuando escribimos esas canciones éramos tres chicos jóvenes con poca experiencia musical y teníamos la fuerte sensación de que estábamos en algo importante. También me gusta el álbum The Black Flame (2006). Creo que finalmente habíamos encontrado nuestra verdadera identidad como Wolf. Con ese álbum la gente dejó de compararnos con Iron Maiden o Judas Priest. Para mí también fue el disco con el que di el paso como cantante y como compositor.

Asistí a Wacken en 2002 y tuve la oportunidad de ver a Wolf sobre un escenario. Gran concierto en el escenario principal a las 14:00. Una experiencia fantástica, pero desafortunadamente no habéis regresado. ¿Fue Wacken uno de los mejores momentos de la carrera de Wolf?

Fue nuestro primer punto culminante seguro. Lo recuerdo muy bien. Era la primera vez que Wolf tocaba fuera de Suecia ante una gran multitud que cantaba junto con nosotros nuestras canciones. Fue un poco impactante, la verdad. Definitivamente podríamos decir que algo había sucedido. Antes de ello, habíamos tocado principalmente en bares locales, mezclando nuestros propios materiales con versiones. ¡Espero que podamos volver a Wackenpronto!

He leído en vuestra página web que deberíais empezar gira con Grand Magus el 21 de marzo. Probablemente se cancele debido a la crisis del coronavirus. Sería una pena porque ambas bandas son una unión casi perfecta. ¿Crees que será posible tocar en estos próximos cinco conciertos en Alemania?

Sí, aunque terminamos ya todos los shows del Reino Unido, Irlanda e Irlanda del Norte, pero después de eso, la crisis del coronavirus se hizo más profunda y no pudimos ya continuar por Europa. En la misma fecha en que se lanzó nuestro álbum, el 13 de marzo, se anunció que el resto de la gira se cancelaría. Es muy triste, pero la salud es lo primero. Volveremos a la carretera cuando termine esta crisis. En este momento todos deberíamos centrarnos en cuidarnos a nosotros mismos y de los demás.

Grand Magus tiene al lobo como símbolo y muchas bandas también: DeWolff, Wolves in the Throne Room, Sonata Arctica,… ¿Por qué crees que el lobo tiene esta magia e inspira a tantas bandas de heavy metal?

Hemos tenido dos sesiones de fotos con lobos reales y déjame decirte una cosa… Si miras a un lobo real a los ojos, incluso si está en un zoológico, no hay nada comparable a ello. Nunca olvidaré esa experiencia, nunca. Cuando acaricias a un lobo y lo miras a los ojos es como mirar a eones atrás en el tiempo. Entonces, sí, el lobo es algo especial y puedo ver con certeza cómo su magia inspira a la música metal.

Estoy trabajando en un proyecto llamado: «Canciones perfectas» y necesito tu opinión sobre algunas canciones perfectas en las que estoy trabajando (dos son suecas):

«The Final Countdown» de Europe: la canción perfecta de los años 80. Perfecta en arreglos y ejecución. Un himno eterno. En ese momento no me gustaba mucho esa etapa de Europe porque me gustaba más el sonido de «metal», cosas más duras, ya sabes. Pero, de todos modos, y en secreto, me gustó la canción, ¡porque nadie puede negar que es una gran canción!

«One Road to Asa Bay» de Bathory: ¡Ah! Me encanta cómo esta canción te lleva a otro tiempo y a otro lugar. Me encantan los riffs simples y poderosos y la música de Bathory. Hay algo primitivo y atemporal en la música de Bathory. Su música me habla a algo profundo dentro de mí. Tal vez es mi sangre vikinga despertando.

«Free Bird» de Lynyrd Skynyrd: una canción clásica. Pero una canción clásica con la que no tengo relación alguna. La larga parte instrumental al final sigue y sigue, pero no me dice nada en absoluto. Tal vez, algún día, en un futuro… escuche la canción y sea el momento adecuado. Entonces me hablará. Hoy todavía no me ha dicho nada.

English

Congratulations, Feeding the Machine (2020) is a very good album but it seems that brings up a change of style in your music. Listening to your album it came to my mind bands like the first Savatage or Metal Church (Mike Howe’s era). Do you agree?

Thanks! I don’t know if I agree, because I haven’t listened too much to those albums you mentioned. But it’s very interesting that you bring this up. You are not the first one mentioning Mike Howe and Metal Church after hearing our new album. It was the same after our second album Black Wings; people said I reminded of Mike Howe. I don’t know why, but there must be some sort of likeness in how we express ourselves.

Something really interesting is Niklas Stålvind’s voice, sometimes it makes me think of James LaBrie (in “The Cold Distance” for example), and sometimes Mike Howe. Had you change your vocal style or something?

No, not at all. I think I just have become more “me” and when I write now, I do write for my voice. Also, the voice changes with age and experience. Compared to the first WOLF album (2000), I think I sound very different.

It seems that “Midnight Hour” is your new single. A new anthem for Wolf has been born?

Well, that’s what I hoped, ha ha. A catchy, but interesting song. I like that one. Simon came up with the riff at rehearsal one day and the song was based on that riff. During the writing process of this album I had a lot on my mind and was quite troubled. I actually woke up in the middle of the night during a heavy rain. It was an unusual experience… From deep sleep to wide awake in one second. I was awake but still in some sort of dream state. It was very soothing to listen to the rain. So, the lyrics are self experienced, and I’m sure most people can relate.

Which songs from Feeding the Machine do you think that could be future singles, maybe “Shoot to Kill”? In my opinion this song sounds like the classic Wolf stuff.

Yes, I completely agree. As a song writer, I think that song has all the elements of a classic Wolf song. It had even more parts at first but we shortened it down and simplified it a bit to be a good opening track. I like it that the opening track connects so well with the history of the band and all previous albums.

We have released three singles; “Shoot to Kill” (also as lyrical video), “Midnight Hour” (also as video) and “Feeding the Machine” (also as video).

Judas Priest emerge as a big influence in songs like “Dead Man’s Hand”. Does it is Judas one of your biggest influences?

I would say that our biggest influences are Iron Maiden, Judas Priest, Mercyful Fate and Accept. There is lots of more bands of course, but those are probably the main ones. The music from the 80s that we listened to when we grew up has shaped us to the band we are now.

Wolf have hired two new members: Pontus Egberg and Johan Koleberg. They are very experienced musicians. I think that, probably, is the best line-up ever. Do you think the same?

I agree. Totally. Musically, it’s the best line-up that Wolf has ever had. But I say that with the deepest respect for all other previous members and line-ups. Everybody who has been in the band is part of our history and has made the band what it is today. I feel honored to play with Simon, Johan and Pontus. Three very skilled musicians and also great people.

Wolf’s last album was issued in 2014 (Devil Seed). Why did you spend a gap of six years between albums?

The short answer is that we were working full time with ordinary day jobs during this period and Simon also built a brand new studio, where we recorded the album. Simon and I have worked non-stop during these years. The band has also been doing tours and festivals. The plan was to have the album out 2018, but the obstacles just kept piling up. Now it’s finally out.

Something that I want to tell you that I love is the beautiful front cover of your album. In some ways… it remembers me Korn CD’s. Why did you decide to choose this one?

Thank you! Well when we work with Thomas Holm it’s almost like the album cover chooses us, and not the other way around. He is an amazing oil painter and when we have had a deep discussion about the songs, titles, lyrics and all that, he just paints our music. This time the result was very unusual, and it just felt right for the album. I can’t really explain it.

Not many people remember it, but Wolf was one of the first bands that started playing with a NWOBHM approach in 1995. Nowadays there are thousands of metal bands trying to sound like you did years ago and we have a new tag in the rock scene called retro rock. Do you feel as a “pioneers or prophets” in some ways?

No, I don’t feel like a pioneer, because we just did what we loved to do and we made no excuses for it. But I know intellectually that we were the pioneers of this scene. However, I don’t think it’s for us to take too much credit for that – if we hadn’t done it, then some one else would have done it. And we must remember that we are only standing on the shoulder of giants such as Saxon and Iron Maiden. But, sure, it’s quite nice that we ended up being ahead of our time, but at the time, we were said to be retarded and behind our time by the fancy music critics. Funny how it is.

Something unbelievable is that, in Sweden, every week a new excellent band appears. How is this possible and which is the secret or Swedish fantastic music?

I don’t know really… Maybe it’s because it’s very dark and cold most of the year here in Sweden. You need some outlet for your frustration and creativity. If you’re not into sport, there’s only metal left, ha ha! Scandinavians are a bit socially awkward… I think metal is a good way for us to get the energy out.

My first contact with Wolf was with Black Wings and Evil Star. Both were my favorite Wolf’s albums and my favorite song is “Evil Star”. Which are your favorite albums and songs?

Of the old, old era of Wolf, Black Wings is my favorite. I love the energy and the aggression of that one. When we wrote those songs we were three young men with not much musical experience at all and we had this strong feeling that we were on to something. I also like the album The Black Flame (2006). I think finally we had found our true Wolf identity with that album and people stopped comparing us to Iron Maiden or Judas Priest. For me, it was also the album when I stepped up as a singer and as a song writer.

I attended at Wacken in 2002 and I had the opportunity to see Wolf on stage. Great concert in the main stage at 14:00 pm. A fantastic experience, but unfortunately you haven’t return there. Did was Wacken one of the highlights in Wolf’s career?

It was our first highlight for sure. I remember it very well. It was the first time Wolf played outside of Sweden before a large crowd that sang along with our songs. It was a bit of a shock almost. We could definitively tell that something had happened. Before that we had mostly played in local bars, mixing our own materials with covers. I hope we can return to Wacken soon!

I have read that you have to kick off your tour with Grand Magus on march the 21st. Probably it is going to be cancelled due coronavirus crisis. It would be a pity because both bands together is a fantastic idea. Do you think it is going to be possible to play this upcoming 5 concerts in Germany?

Yes, we did all the UK, Ireland and Northern Ireland shows, but after that the coronacrisis went deeper and we couldn’t continue through Europe. On the same date that our album was released, March 13th, it was announced that the rest of the tour would be cancelled. It’s very sad, but health comes first. We’ll be back on the road when this crisis is over. Right now, we should all focus on taking care of ourselves and each others.

Gran Magus has the wolf as a symbol, and a lot of bands too: DeWolff, Wolves in the Throne Room, Sonata Arctica,… Why do you think the wolf has this magic and brings inspiration to many heavy metal bands?

We have had two photo sessions with real wolves and let me tell you… If you look a real wolf in the eyes, even if it’s in a zoo, there’s nothing like it. I will never forget that experience ever. When you pet a wolf and look it in the eye it’s like looking in aeons of time. So, yes, the wolf is something special and I can see for sure how it’s magic inspire to metal music.

I’m working on a project called: “Perfect songs” and I need your opinion about some perfect songs that I’m working in (two Swedish ones):

“The Final Countdown” by Europe: the prefect 80’s hit song. Perfectly arranged and executed. An everlasting anthem. At the time I didn’t like this era of Europe much because I was in to more “metal” sounding music, heavier stuff. But secretly I liked the song anyway, because no one can deny it’s a great song!

“One Road to Asa Bay” by Bathory: aaah! I love how this song takes you to a different place and a different time. I love the simple and powerful riffs and music of Bathory. There is something primal and timeless in Bathory’s music. It speaks to something deep within me. Maybe it’s my viking blood awakening.

“Free Bird” by Lynyrd Skynyrd: a classic song. A classic song that I have no relation to whatsoever. The long instrumental part in the end just goes on and on, but it doesn’t speak to me at all. Maybe, some day, in the future, I will hear the song and the time is right, and it will speak to me. Not today.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 357 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.