Entrevista a Moe Espinosa, cantante y teclista de Persefone

‘Siempre me ha sorprendido mucho como un gesto tan sencillo como “sentarse en silencio” puede cambiarte tanto la vida’

Aunque sean de aquí cerca y por ello tengan bastante menos aura de misticiso, los andorranos Persefone es una de mis bandas favoritas de todas las que pululan por el vasto universo metalero. Quizás aquí aún no nos hemos dado cuenta, pero fuera de nuestras fronteras son uno de los grupos punteros y más valorados dentro de un panorama death metal progresivo. Y no hay pocas bandas que se dediquen a eso precisamente. Por ello, he sido feliz poniéndome en contacto con ellos y con su simpático vocalista / teclista Moe Espinosa para que nos explique en qué punto se encuentra la banda y qué podemos esperar de su show en el Be Prog, en el que confío en que le van a volar la cabeza a más de un despistado.

SofN: Hola chicos! Antes que nada, muchas gracias por dedicarle algo de vuestro tiempo a contestar estas preguntas para Science of Noise. ¿Cómo estáis? Hola!! Encantados de responder a vuestras preguntas!

Estamos bien! Disfrutando una época estupenda de la banda.

SofN: Dicen que Finlandia es el país con más bandas de metal por habitante, pero seguro que Andorra, con Nami y con vosotros, es el país con más bandas de metal progresivo molonas per cápita. ¿Seguís viviendo en Andorra? ¿Cómo se gestiona una banda de metal de repercusión internacional desde un lugar tan “remoto” como éste? ¿Cómo está la escena y los circuitos metaleros tanto ahí como en las zonas limítrofes?

Supongo que la estadística si se pone a nuestro favor hahaha Andorra es un país en el que convivimos 70.000 personas, y casi todos los miembros vivimos aquí, repartidos en diferentes “parroquias”. Marc es el único que vive en España, pero está a una hora y media en coche, por los que siempre que le necesitamos, está ahí 🙂 No ha sido fácil, sobre todo al principio, gestionar la banda desde aquí. Para poder ir a festivales siempre hemos de ir a Toulouse o Barcelona para coger vuelos. Además, al tener una frontera, es una movida bastante seria sacar todo el material y volver a meterlo por la aduana. A nivel burocrático es quizá lo más complicado hoy día, pero bueno, ya estamos acostumbrados.

SofN: ¿Crees que justamente el hecho de venir de Andorra juega a vuestro favor de cara al exterior, como si fuerais algo especialmente exótico, o por el contrario os pone las cosas más difíciles?

Al igual que con la burocracia, al principio ha sido realmente complicado. Hemos llegado a recibir respuesta de un sello grande diciendo que “ser de andorra no es cool”. Si que a ratos nos hemos sentido un poco discriminados, pero como somos muy pesados, pues hemos ido insistiendo hasta el punto en que ahora, ser de Andorra ya es, en tus propias palabras, exótico. A la gente le llama la atención. Nos beneficia en un muchos factores, sobre todo a la hora de diferenciarnos de otras bandas.

SofN: Durante los dos años largos que llevo reseñando discos, creo que solo le he dado un 10 a tres: “Mariner” de Cult of Luna, “Terminal Redux” de Vektor y “Aathma” de Persefone, que en consecuencia fue mi disco del año en 2017. (Releyéndome esa crítica ahora, veo que me quedé bien a gusto y no escatimé en elogios rimbombantes). Hace ya más de un año que salió el álbum… ¿cómo lo valoráis en perspectiva, tanto vuestra propia opinión de él como la recepción del público?

Pues mira, en las bandas hay un momento para cada cosa. Lo normal es que el 99% del tiempo lo pases preparando viajes, logística, contabilidad, promoción, etc… Pero eso si, cuando toca escribir un álbum, se convierte en lo más importante del mundo. Hay cientos de bandas con promociones increíbles, con una capacidad de “conexión con el fan” fuera de lo normal, y que todo eso lo hacen muy bien, pero cuando escuchas sus CDs, no ves cariño, no ves preocupación. Se convierte en una excusa para poder girar y ganar dinero. Con nuestros álbumes evitamos este planteamiento. Aathma no es una excepción . Pasamos mucho tiempo trabajando en ello. Dormimos muy poco cuando lo grabamos, y se sufrió mucho para poder llevar a cabo todo lo que queríamos hacer. El resultado es algo de los que nos podemos sentir orgullosos. Incluimos a Paul Masvidal, a Øystein (ex Leprous) y a Merethe Soltvedt que canta con Two Steps from Hell. Pudimos conocer y trabajar mano a mano con Jens Bogren y con Travis Smith. Te sientes primer nivel cuando colaboras con gente así. A nivel musical nos pudimos expresar con una alegría y una libertad que hacía tiempo que no acontecía en la banda y creo que se ha plasmado de manera muy positiva en la música.

SofN: Después de haberlo estado paseando durante estos meses por escenarios europeos y también por Japón, ¿qué canciones de Aathma crees que se pueden convertir en clásicos en la carrera futura de la banda?

El primer nombre que me viene a la mente es “Living Waves”. Nos flipa tocar ese tema en directo, entre otras cosas, por la reacción de la gente, cantando, alegrándose cuando la anunciamos. Oímos cada noche a Paul cantar con nosotros (con el sueño de que algún día ocurra en directo). Es un tema muy potente, emocional y con un mensaje tremendo que te hace vibrar cuando cantas. Otro tema que quizá puede pasar a la historia de la banda es “Prison Skin”. Es un tema criminalmente difícil de tocar, pero con muchos grandes momentos.

SofN: ¿Cuándo podemos esperar nueva música de Persefone? ¿Qué camino crees que tomará? De forma lenta y progresiva, disco a disco habéis ido “taimando” y abriendo un poquito vuestra propuesta. ¿Se trata de una idea premeditada?

Pues estamos empezando a trabajar en un álbum. Supongo que el hecho de haber pasado tanto tiempo juntos recientemente, nos está pinchando en las ganas de hacer algo nuevo. Creo que nos pasa a todas las bandas, que pasamos unos cuantos álbumes buscando nuestro sonido, nuestro nicho, y cuando lo encontramos es cuando tenemos que procurar no aburrir, o repetirnos. Seguimos pensando en grande. No queremos álbumes a pocas revoluciones. El día que la música de Persefone deje de trasmitir lo que nosotros consideramos que ha de trasmitir, quemaremos el barco hahaha. Supongo que lo de “taimarse”, creo que es un tema del sonido que sacamos para Aathma, mucho más ambiental y abierto, gracias en parte a Jens Bogren. En InLak’Ech, sin ir más lejos, el sonido es mucho más rudo y agresivo.

SofN: Vuestras letras, sobretodo a partir de Shin-Ken, hacen hincapié en la meditación y la espiritualidad. ¿Por qué decidistéis adoptar esta temática de forma casi exclusiva? ¿Cómo vivis la espiritualidad vosotros, o tú concretamente, y qué tipo de técnicas practicáis? ¿En qué te ha ayudado esto en tu evolución como ser humano?

Shin-ken fue un antes y un después en la banda. Escribimos temas nuevos y cuando nos fuimos a tocarlos en directo, nos dimos cuenta que cantar las letras, nos hacía vibrar de una manera especial. Por ese tiempo, varios de nosotros habíamos empezado a hacer meditación Zazen. Desde siempre hemos trabajado nuestro “yo interior”, pero es cuando pones una consciencia real en ello que descubres que el camino es duro pero con muchas recompensas. En mi caso concreto, siempre me ha sorprendido mucho como un gesto tan sencillo como “sentarse en silencio” puede cambiarte tanto la vida. Vivimos en un mundo ruidoso, y cuando el mundo se calla, nuestra mente sigue siendo ruidosa, por lo que no podemos escuchar lo que realmente importa, nuestros pensamientos más básicos, el fondo de quien somos realmente.

Esa disciplina te da la posibilidad de parar ese ruido por un rato y escuchar algo más. No importa nada en ese momento. Ni el trabajo, ni la música, ni tus tendencias políticas o religiosas, ni tu equipo de futbol, nada. Sólo tu, tu mente y el silencio en una batalla tremenda con tu propio ego en la que tratas de evadirte de la avalancha de pensamientos constantes a la que tienes acostumbrada a tu mente. Cuando llevas un tiempo practicando, ocurre como cuando agitas el agua de un rio y la arena del fondo se levanta… poco a poco la arena se va posando, y puedes ver el fondo del rio. Entonces empiezas a descubrir cosas que estaban ahí siempre y no tenías ni idea. Es ciertamente alucinante.

Como consecuencia, en Persefone sentimos la necesidad de mandar un mensaje con nuestras letras y que formemos parte de ese elenco, lamentablemente muy reducido, de gente que trae un mensaje positivo, algo útil, algo que te puede servir en tu día a día. Puede resonar contigo o no, pero el mensaje está ahí.

SofN: Cuando hace veinte años decidistéis ponerle a vuestra banda Persefone después de ver un capítulo de los Simpsons. ¿Os esperábais llegar hasta aquí? ¿Qué objetivos os marcásteis entonces y como difieren de lo que ha acabado ocurriendo en realidad? ¿Qué decisiones de aquellas que habéis tomado en vuestra carrera consideráis clave, tanto para bien como para mal?

Nos ocurría lo mismo que cuando oyes a un niño decir que va a ser astronauta. Le tomas en serio o no, más bien no, porque de entrada, ni siquiera él sabe lo que hay que hacer para llegar a eso. Lo que nos diferenciaba con el niño astronauta, es que nosotros sí teníamos una percepción de lo que necesitaríamos hacer: “Ser muy pesados y hacer buenos álbumes”. A partir de ahí, nos embarcamos en un proceso de constante aprendizaje que nos ha llevado a este punto, ni mejor ni peor, simplemente el punto en el que estamos. Nadie nos ha dicho cómo funciona este negocio. Nadie nos sentó a decirnos, “ésto que hacéis os hará el camino más duro”. Lo hemos aprendido todo a base de tortas, aunque supongo que es un común denominador en las bandas que tratan de crecer, simplemente por nadie está dispuesto a ceder un trozo de una tarta que tan bien repartida tienen algunas bandas grandes. Ese principio, y la mentalidad de no tratar de ir con la corriente, creo que son las piedras angulares de Persefone. El resto son viajes, números, aciertos, errores, nada nuevo o que os pueda sorprender.

SofN: ¿Cuáles son los objetivos de Persefone a corto, medio y largo plazo?

A corto plazo, vienen los festivales de verano. Estamos tremendamente ilusionados porque este año tocamos en BeProg, Wacken y ProgPower USA. Son festivales grandes y/o muy exclusivos, en los que es muy complicado meter la nariz, pero poco a poco da la sensación de que los promotores nos están tomando en serio. A medio plazo, estamos preparando una gira en México, Estados Unidos y Canada. A ver si conseguimos cerrarla. Cuando acabemos, seguramente nos encerraremos en el estudio a trabajar un nuevo álbum. A largo plazo, hay un plan maléfico de conquistar el mundo, pero eso es otra historia hahaha 🙂

SofN: Bien, este verano vais a estar en el Be Prog, que ya tocaba, y de hecho vais a ser la banda más cañera del festival (me atrevería a decir que de largo). ¿Sois habituales del festival barcelonés? ¿Qué os parece como concepto y cómo valoráis su incidencia en la escena progresiva local?

Pues la verdad es que has topado con la persona menos indicada para hablar de este tema, porque soy muy poco dado a ir a conciertos. Ya ya, lo sé! “Cómo es posible que no vayas a conciertos tocando en una banda como tocas?” Lo cierto es que no voy a conciertos porque no suelo escuchar rock/metal, y si no me lo pongo en casa… supongo que tiene menos sentido ir a un concierto. Soy mucho más de bandas sonoras de películas, y lamentablemente para mi, no suelen ocurrir conciertos cerca. Recientemente ha tocado John Williams en Londres, y no pude ir, cosa que me dolió en el alma porque el hombre ya tiene una edad, y nunca se sabe si habrán más oportunidades. El caso es que, volviendo al tema, independientemente de que yo vaya a o no, es obvio que BeProg ha puesto un punto de referencia mundial para todo aquel al que le gusta el progresivo y al ser un festival ocurriendo en España, da posibilidades de entrada a bandas nacionales que son la ostia y la parten mucho y que se merecen estar en este festival tanto como cualquier otra banda de las grandes. Bandas como Noah Histeria, por poner un ejemplo, deberían ser considerados muy seriamente para tocar en futuras ediciones.

SofN: ¿Qué podemos esperar de vuestro concierto ahí? ¿Os lo tomais como una oportunidad de llegar a los oidos de mucha gente que sorprendentemente aún no os conoce o crees que la mayor parte del público ya está más que familiarizada con Persefone? ¿Va a sonar la marcha imperial en el Poble Espanyol?

hahaha La marcha imperial nos ha dado muchas alegrías, pero el punto en el que estamos, es complicado que podamos incluirla en el set. Ya tenemos muchas canciones que nuestros fans quieren oír, y poco tiempo de set para alargarnos con temas que no son nuestros. De todos modos, si que tratamos de adaptar medianamente el repertorio para adaptarlo al tipo de público que vendrá. Dudo mucho que alguien que viene a ver a Steve Hackett, se coma con gusto un tema como Majestic of Gaia. De todos modos, si cuando empecemos a configurar el set, vemos que nos sobra un tiempo que no podemos llenar, lo mismo acabamos tocando Star Wars hehehe 😛

SofN: El rock y el metal progresivos viven una especie de momento dulce, y buena prueba de ello es que más allá del Be Prog, recientemente están saliendo un montón de festivales progresivos (AMFest, Tótum Revolútum, Progstureo, ….) que visibilizan las muchas y muy buenas bandas que han surgido en los últimos años. ¿A qué crees que se debe este auge del estilo, tanto aquí en particular como a nivel global?

Vivimos en un mundo globalizado en el que la información está a la mano. Creo que la historia de la música destacará esta época como la época en la que los interpretes musicales alcanzaban un nivel técnico nunca visto anteriormente. Es obvio que si te comparas con tu vecino de arriba, lo mismo eres el mismísimo Chopin, pero a la que te vas a Youtube y ves un chino de 3 años tocando como tú no tocarás jamás, pues entonces tienes dos opciones, apagar Youtube e irte a ver un partido al bar, o, como en muchos casos, decir “puto chino!” y ponerte a currar como un loco para ganarle un tiempo que no tienes a ese crío (sabiendo que algún día se echará novia/o y se echará a perder hahaha). La consecuencia obvia es que la gente que tienen un mínimo de curiosidad por cómo funciona la música, se sentirán atraídos por estilos de música más complejos y que no usan formulas del éxito para hacer dinero. Si no te va el jazz como para querer tocarlo, el progresivo es tu rama. Progstureo, Totum o BeProg son consecuencias directas de un público cada vez menos minoritario.

SofN: Aún y así, en vuestro caso particular me dá la sensación que sois bastante más apreciados fuera de lo que sois aquí. ¿Por qué creéis que es esto? A mí me parecéis un bandón a la altura de absolutamene cualquiera en el mundo del death metal progresivo, y siempre que, intentando ejercer de Mesías, le muestro vuestra música a algún amigo o conocido, acaba con la mandíbula en el suelo, pero me resulta triste pensar que no habían tenido la oportunidad de conoceros hasta ahora. ¿Os dá también esta sensación? ¿Crees que se trata de un tema de promoción o es algo inherente en nuestra cultura musical?

Nunca nos hemos sentido realmente arropados en España. Creo que una gran parte del publico sigue estancado en AC/DC, Iron Maiden, Leño y Rosendo, por lo que, en cuanto le pones un cañonazo con un tío gritando, da igual lo técnico o lo armónicamente rico que sea, lo apagará. Pero si que es cierto que poco a poco las tendencias van abriendose paso. El otro día en el Progstureo, tocamos para unas 300 personas, y muchos de ellos estaban entregados. En Barcelona, la última vez que fuimos como cabezas de cartel, vinieron casi 200 personas. Son números buenos para una banda como Persefone. Nos gustaría pensar que el día de mañana, se nos aprecie en España al nivel que se nos aprecia en países como Holanda, Alemania o Italia. Cruzamos los dedos por que eso ocurra.

SofN: Aunque ya habéis pisado en un montón de ocasiones los escenarios de múltiples países y de varios continentes, el año pasado fuistéis por primera vez cabezas de cartel de vuestra propia gira europea. ¿Cómo valorais la experiencia? ¿Muy distinta de otras giras en las que habéis participado? ¿Creéis que no estábais preparados para ello hasta ahora? ¿En qué países obtuvistéis una mejor respuesta?

Nunca se está 100% para ir de cabezas de cartel, básicamente porque no tienes una percepción real de cuánta gente mueves, ni lo que implicará una serie de conciertos a ese nivel. Pero confiamos en nuestras posibilidades. Espoleados por nuestro manager, nos liamos la manta a la cabeza y el resultado fue muy positivo. Claro que hubieron sitios en los que tocamos para poca gente, pero también los hubieron buenos, que hemos repetido en nuestra reciente gira, y que hemos visto llenarse más y más. Podemos remarcar Francia, Holanda o Italia como algunos de los países que mejor nos reciben. Nos sentimos muy queridos, y no solo por la respuesta en el escenario, si no por la que tenemos cuando nos bajamos al público y nos dan su cariño. Es una experiencia diametralmente opuesta a ir de banda soporte. Hacer de banda soporte es necesario, como llevar la L en el coche. Has de aprender cómo funciona. Con Leprous, pensábamos que estábamos a buen nivel y nos dieron por todos lados. Eso nos hizo replantearnos todo y ahora creo que si coincidiéramos en un escenario, la cosa estaría más reñida, al menos en temas de producción y ejecución. Que las canciones gusten más o menos al público no puedes controlarlo.

SofN: Si tuvierais que escoger una sola canción de Persefone para introducir a la banda a alguien que no os conozca, ¿cuál sería?

Es una pregunta complicada. Nunca he visto a Persefone como una banda de una canción. De hecho, vemos muchos comentarios en Youtube que dicen “pinché por accidente y no pude dejar de escuchar este album!”. Cosas así. A día de hoy, una canción suelta, pondría “Living Waves”, pero claro, si la persona busca otra parecida, no la va a encontrar. Si quiero enseñarle Persefone a alguien, trato de averiguar si le gusta mucho la caña baturra o no. Si le gusta, le paso el Spiritual Migration, si no, el Aathma, con el consejo de “escúchatelo cuando tengas un rato de calma”. Esa la manera de escuchar Persefone.

SofN: Y si pudieras montar una gira con cuatro bandas, siendo Persefone una de ellas, ¿Cuáles escogerías y por qué?

Ui! Metallica, Iron Maiden y Megadeth hahahaha por pedir…! hahaha Nos comerían todas las noches, pero que me quiten lo bailado hahaha. Pero para ser un poco más realistas, a día de hoy creo que el público fliparía en una gira Gojira, Cynic, Ne Obliviscaris, Persefone, aunque dada la magnitud, acabaríamos tocando 20 minutos hahaha.

SofN: Bien, pues esto es todo. Os deseo lo mejor en estos próximos meses y nos vemos en el Poble Espanyol. ¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

No hay de qué! Mil gracias por acordaros de nosotros! nos vemos en el Poble Espanyol! 😀

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta.

Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.

Sobre Albert Vila 514 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.