Entrevista a Martin Persner, líder de Magna Carta Cartel y ex de Ghost (I): ‘Mucha gente escucha a MCC por el hecho de que yo estuviese tantos años en Ghost’

Genio y figura Martin Persner, quien en su día fue Omega en Ghost. Líder, compositor y amigo de infancia de nuestro Papa favorito sigue creando música en su proyecto principal Magna Carta Cartel o MCC. The Dying Option es uno de los discos del año y denota las influencias del post punk de grupos como The Sisters of Mercy, el pop de Simple Minds y Mike Oldfield y… Ghost. La sombra de Ghost está presente hasta el punto que no sabes si, en gran parte, Martin fue el ideólogo del grupo y co-líder del proyecto inicial.

En esta primera entrega nos metemos de lleno en un disco rico, entretenido, triste y con influencias que van de Anathema a Steven Wilson a pesar de que el señor Persner se instala en una etapa fija de los 80’s. Educado, tímido y bastante pesimista (realista podríamos añadir), MCC viran su sonido hacia algo tan accesible como bello. Para la segunda entrega de la entrevista tocaremos temas bastante más candentes como su relación con Tobias Forge.

Saludos desde Barcelona, Martin…

Oh… Barcelona. Grandes recuerdos de tu ciudad, grandes recuerdos. Pero… ¡no pareces para nada español!

No… mi look es más del norte. Has tocado muchas veces en Barcelona, entiendo…

Sí, en mis tiempos en Ghost, nunca con MCC. Con Ghost tocamos en algunos festivales incluso, pero sinceramente, no me acuerdo ni de fechas ni del nombre de los mismos. Pero es que llegamos a tocar bastantes veces por allí.

bien Martin, en primer lugar, enhorabuena por vuestro nuevo disco The Dying Option. Ha sido toda una sorpresa para mí porque Magna Carta Cartel era un grupo que desconocía. Tengo que decir que este disco va a estar en mi Top 10 de álbumes de 2022. ¡Es una pasada! ¿Estás contento con las reacciones de los fans y la prensa?

Muchas gracias, te lo digo de verdad. Estoy muy contento con las reacciones de todo el mundo, porque en el fondo, hay mucha gente que no había oído hablar de nosotros. Ha sido un riesgo esto de grabar un disco nuevo y hacerlo sonar algo diferente de lo que acostumbramos. Daba un poco de miedo el que no habíamos sonado así nunca. Pero de alguna manera hemos hecho el disco que queríamos hacer, para nada es una obra para querer agradar al fan ya convencido.

De alguna forma te diría que en general casi todas las opiniones han sido muy favorables, pero siempre aparecen algunos fans un poco decepcionados. Un grupo no es un servicio que puedas encargar lo que te gusta. No preguntamos y recogemos opiniones, es más: “esto es lo que vamos a hacer ahora”, y bueno… creo que a la gran mayoría les ha gustado lo que hemos creado. Yo estoy feliz.

Yo he enseñado el disco a amigos y ha gustado mucho. Y lo repito: creo que es uno de los discos del año. ¿Por qué necesitasteis cinco años para sacar un nuevo álbum después del EP The Demon King?

Bien… te diría que soy un tipo al que no le gusta estresarse. Tengo tendencia a padecer estrés y estoy diagnosticado, pero cuando estoy en algo que supuestamente va a hacerme feliz, me tomo todo el tiempo que crea necesario. Empezamos a grabar el disco hace ya tres años atrás y lo terminamos hace año y medio o dos años ya, y claro, luego nos golpeó el Covid. Pensamos que no era el momento ideal para sacar un disco, básicamente porque no podríamos presentarlo en directo.

Nadie podía girar… Y ese tiempo te da para pensar, así que regrabamos la batería, añadimos algunas guitarras y de eso te hablo de un año atrás, lo cual volvió a ser una locura y tuvimos que parar. Porque cada vez que lo vuelvo a escuchar cambiaría cosas así que mejor pensar en el nuevo disco tal y como está, en fin… Que estuvimos un año y medio para grabarlo y otro año más para mezclarlo y quedar realmente contentos con él.

Me he dado cuenta de que el tema “Sleepy Eye June” ya la tocabais hace cuatro años.

Esta canción la compuse en 2009 y es quizá la canción más antigua del disco. Sacamos una demo del tema y la pusimos en el Myspace del grupo en 2010. Luego hubo alguien que puso la canción en Youtube y ha estado allí durante 12 años a pesar de que yo no estaba contento con esa demo. Yo tenía muy claro que iba a grabar en condiciones esa canción y que me era igual cuanto tiempo tardase en hacerlo. Es un tema muy antiguo, pero lo hemos ido tocando en directo ya que nuestros más acérrimos fans la conocían bien. La quería hacer sonar con un toque Dire Straits o Mike Oldfield.

Mi otra canción favorita es “Darling”, un single obvio. Del disco ha habido hasta tres sencillos.

“Darling” la empezamos a componer en 2018. Tenía el principio escrito, pero me tomó cuatro meses largos llegar a desarrollarla bien. Estaba un poco harto de no dar con la clave de la canción. Te diría que de todas las composiciones esta ha sido la más trabajosa de todas ellas pues llegué a hacer 10 versiones diferentes de la misma y ninguna me convencía. Y una vez terminada, la escucho, y vuelvo a darle vueltas pensando que podríamos haberla hecha de otra forma.

Es la canción que más me duele escuchar de todo el disco pues es a la que le encuentro más fallos, pero… me gusta. Y sé que a la gente le gusta mucho, y yo creo que me terminará gustando pasado un tiempo. Es igual… es un tema que tiene mucho significado para mí. Muchas de las letras que escribo para el grupo son poesía para mí por lo que no tienen un significado concreto. Es algo abierto, no quiero contar nada premeditado y en “Darling” hay mucho de la vida real, quizá es la única que un poco muestra cómo me siento o lo que nos sucede…

Una de las canciones más sorprendentes es “The Dying Option” con voces femeninas. ¿Quién es el cantante y por qué esta canción al final?

Ella se llama Karolina Engdahl, la vocalista de True Moon y también fue vocalista de una banda de punk sueca llamada Vana Inget. Es una palabra sueca y el nombre va con un acento fuerte del que no te sabría darte la traducción… Nos encantaba su banda True Moon y les tuvimos de teloneros cuando tocamos en Londres en 2018, fue un pequeño tour europeo. Dos fechas en Estocolmo, una en Gotemburgo. Es una muy buena amiga y de hecho…

No sé si recuerdas una banda disco de los 90 llamada June. Bueno, el caso es que me encantaba esa vocalista y les pregunté a ver si su vocalista podía cantar esta canción con nosotros, porque ella cuando cantaba sonaba como una princesa, pero fue imposible. No pude encontrarla, ya sabes, viejos artistas… no sé si es profesora ahora, pero me parece que ya no está en el negocio musical. La quise conseguir, pero al no poder, buscamos alguien que tuviese unas cualidades similares: que sonase a chica joven, pero a la vez muy poderosa. Así que se lo pedimos a Karolina, vino al estudio y funcionó…

¿Y por qué esta canción al final del disco? 

Bien… queríamos una canción final que resumiera todo el álbum y la verdad es que también fue la última canción que compusimos para el mismo. Queríamos que la última composición tomase el nombre del disco, pues creo que eso queda muy cool. Queda un poco como el resumen de todo y lleva el nombre del disco. Es como la respuesta a todas las preguntas formuladas en el resto de temas. 

La portada y el nombre del disco, digamos que… suena todo un poco pesimista. ¿Me equivoco?

(Risas) Estás hablando con la persona adecuada para que te cuente esto. Digamos que el título del disco es como un juego de palabras porque es la opción de morir o el morir es una opción… Es como si tienes opción de cambiar las cosas, pero como que todo muere. Y la portada no sabes si el hombre de la misma salta para morir o salta para llegar hacia algo. Queda un poco para la imaginación del que lo ve.

Lo que teníamos muy claro es que queríamos una portada muy simple e icónica. En este disco hay canciones pop, canciones rock, canciones con sintetizador de base, luego está “Sleeping Eye June”… así que hay muchos colores y texturas y queríamos que cuando escucharas las canciones pensaras en la cubierta del disco en negro y turquesa, todo simple, esa era la idea general. Quería algo que lo ligara todo al final y que fuese eminentemente ecléctico. Que lo resumiera todo un poco. Pero sí… te diría que no es para nada un disco muy feliz… No lo es (risas).

Es que los tiempos que estamos viviendo… no son felices para nada.

Las vidas que vivimos, amigo mío… Pero así soy yo.

Es difícil para mí el definirle a la gente cómo suena Magna Carta Cartel… Entonces: Cuando tienes que definir vuestro propio sonido… ¿Cómo definís vuestra música? Diría que, tal vez, es un prog emocional con base de post rock. ¿Quizás una mezcla de Steven Wilson, Anathema y Ghost? ¿Estarías de acuerdo?

No creo que lo definiese así, pero si alguien me compara una banda con esos grupos… me gustaría escuchar ese grupo, seguro. Así que para mí estarías en lo cierto. Par mí es una mezcla de Mike Oldfield, Simple Minds, los U2 más clásicos… Y no sé, incluso te diría que The Sister of Mercy, pero creo que todo se concentra especialmente en los primeros 80 o en la mitad de esa década. Sí que hay gran parte de rock, pero yo lo veo más como un pop rock cinemático, así es como lo definimos nosotros.

Claro que somos una banda de rock, pero no estaría muy de acuerdo con lo de progresivo, me veo más en lo alternativo, pero entiendo que la gente nos vea como progresivos. En eso no tengo problema alguno. Yo soy artista, pero no soy de esos que se queja diciendo eso de “no, eso no es así…”. Veas como lo veas, para mí estará bien. Lo que sí tengo que decirte es que he escuchado mucho a Anathema y a Steven Wilson, también a los Porcupine Tree y demás… Pero es que también he escuchado mucho a ABBA, y me encantan.

¿Vais a tocar en directo pronto o haréis una gira?

Sí, lo vamos a hacer, pero no será dentro de una semana… Será pronto, pero no puedo darte todavía detalles sobre cuándo será porque es algo de lo que estamos hablando actualmente. Optamos por sacar el disco en junio ya que no vimos posibilidad de tocar en verano debido a que los carteles de los festivales llevaban la acumulación de dos años y estaba todo saturado.

Lo sabíamos y bueno… preferimos que a pesar de ello la gente tuviera algo para escuchar, y de verdad, cuando hago una gira, prefiero que el público tenga algo ya escuchado, algo nuevo para la gira. Después de tanto tiempo sin material considero que era imprescindible que hubiese música para poder ofrecerla en una gira. No será una gira muy larga, pero será pronto.

Y luego está el tema del Coronavirus que lo hace todo imprevisible. He llegado a escuchar que en Alemania vuelven a llevar mascarillas, así que veremos cómo están las cosas cuando nos toque girar… Y también hay otro indicador importante a tener en cuenta que es que, a lo largo y ancho del planeta, los tickets para salas pequeñas y de mediano aforo han empezado a decaer en venta. ¿Qué vamos a girar? ¡Seguro! Pero no puedo decirte ni cuándo ni por dónde.

¿Cuáles son los mercados más grandes para el Cartel de la Carta Magna? ¿Suecia?

Yo creo que Suecia, pero hay también mucha gente en los Estados Unidos escuchando nuestras canciones, aunque claro, si vas a mirar en la perspectiva de los porcentajes, y teniendo en cuenta la gente que vive allí, pues somos irrelevantes. Hay gente en Suecia, en Alemania… Pero la gracia de todo es que hay mucha gente que escucha a MCC y que está diseminada por el mundo.

Y especialmente nos han escuchado por el hecho de que yo estuviese en Ghost. A mi madre le gusta el grupo y me encantaría girar y tocar para ella, en su cocina si fuera posible, pero no sería viable. Esto te demuestra que hay mucha gente, pero no en un sitio específico o en un país determinado. Somos sólo una pequeña banda tratando de seducir a nuevos oyentes. Te diría que Suecia es nuestro país número 1 y luego vendría Alemania e Inglaterra… Y posiblemente añadiría Finlandia.

¿Por qué escogisteis el nombre de la Magna Carta Cartel? A ver… yo estudié la Carta Magna de 1215…

¡Oh! Siempre me hacen esta pregunta… y fue sólo una broma. Fue en 2004, estábamos sentados y eso fue incluso antes de que la banda estuviera en marcha. Y dijimos: “Si algún día tuviésemos un grupo deberíamos llamarnos Magna Carta Cartel porque se adecuaría con el tipo de música que practicaríamos”. La Magna Carta tiene un peso histórico enorme porque es el principio de los derechos humanos ya en 1215.

Yo no lo creo del todo, pero bueno… Sonaba como si fuera un grupo de idiotas que hacían leyes para todos. Esa es la parte divertida del nombre. Éramos un grupo de gente reunida, sentada y marcando las normas de cómo debería funcionar todo, como un cártel… Todo muy loco. Fue una simple broma y nunca creí que nos quedásemos con ese nombre finalmente.

Un poco este nombre suena más a banda antigua de rock progresivo…

Es que había una banda de rock progresivo en los 70 que se llamaba Carta Magna… Nada tenemos que ver con ellos, es más, nunca les he llegado a escuchar. Y es un problema, porque, no es que los nombres se asemejen, es que el nombre es el mismo. Pero sí… digamos que suena un poco a progresivo.

¿Y no habéis tenido problemas legales con el nombre?

En absoluto, lo registramos en su día. El único problema que tenemos es que el nombre es muy largo, y eso no es nada bueno para nosotros. Yo cada vez tiendo a reducirlo todo a las iniciales MCC. Es lo más fácil y en la portada del disco ya sale así. Mucho más fácil de recordar. Magna Carta Cartel es demasiado largo. Deberíamos habernos llamado simplemente “Rock” (risas).

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 985 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.