Entrevista a Luis Tárraga, guitarrista de Hamlet

‘Berlín va a ser un disco difícil de superar. No es el techo, pero cada vez nos lo ponemos más difícil’

Fotografía: F. Caballero

Con motivo de la presentación de Berlín (2018) Luis Tárraga, guitarrista de Hamlet, nos atendió muy amablemente para hablar del disco, la producción, un poco de actualidad y el panorama musical en general. Espero que te guste, yo la disfruté un montón, y pude comprobar lo que suponía, que es un tío cercano y de lo más humilde y sincero.

SofN: ¡Hola,Luís! Ante todo, muchísimas gracias por concedernos esta entrevista y dedicarnos un poco de tu tiempo. Es todo un honor para nosotros.

A vosotros, hombre…

SofN: Este nuevo álbum recoge de alguna manera (en mi opinión) todo lo que ha definido el «sonido Hamlet» a lo largo de los años, desde «revolución» a hoy, ¿tenéis esa sensación? ¿Es así? Supongo que es inevitable, pero se nota la madurez y esa amalgama de influencias propias, por decirlo de alguna manera.

Sí y no. Para nada está buscado. Nunca nos planteamos así los discos. Nunca entramos a hacer un disco que vaya a ser un resumen de nuestra carrera. Tampoco nos planteamos que las canciones sean más agresivas o más melódicas… Planteamos que las canciones nos molen, el feeling que les vamos pillando, que tengan su personalidad. Lo que sí tenemos muy marcado es que somos nosotros. Después de tantos discos, después de tantas paletas sónicas que tenemos de mil cosas,  yo creo que aunque hagamos una canción agresiva o más melódica, la gente ya reconoce que es Hamlet. Entonces yo lo veo como un sello personal que, casi, hagamos lo que hagamos sonamos a Hamlet. Este disco tiene, para mi, cosas diferentes, pero no nos planteamos “oye, tío, vamos a hacer una canción tipo a este disco o tipo al otro”… Cada vez pasamos más de marcarnos fronteras (creo que siempre hemos pasado un poco de eso), y el disco tiene canciones en las que podemos ir de un extremo a otro sin ningún problema. Que creo que es lo que tiene de valor Berlín. 

SofN: La Ira supuso tres años muy intensos, de mucho trabajo y saturación. Gracias a ello hoy tenemos entre las manos Berlin, un álbum excelente lleno de modulaciones, distorsiones, efectos, ruidos, cambios de ritmo, una cantidad alucinante de registros y hasta ritmos más progresivos; todo el álbum tiene una complejidad increíble. Estamos frente al ÁLBUM en mayúsculas de Hamlet, ¿vuestro trabajo definitivo de madurez? 

Ya nos pasó con la Ira (2015). A gente que le enganchó mucho La Ira nos preguntó que como íbamos a ir más allá… Y yo creo que con Berlín hemos ido más allá. A parte de gustos, yo creo que en este disco hemos dado pasos para ser mejores mentalmente, para hacer mejores composiciones. Después, cada disco tiene su magia, con el Inferno (2000) también nos preguntaron “¿es lo máximo a lo que podéis llegar?” Sinceramente, vivimos el presente. Sé que cada disco que vamos haciendo tiene cosas que llevan a un camino a seguir para el siguiente, con ideas que podemos desarrollar y a partir de ahí, siempre crees que puedes hacer otro disco, no sé si mejor, pero tienes un punto de partida para desarrollar cosas que has empezado a experimentar con este, que a lo mejor la gente no se da cuenta… Ponerse metas, objetivos musicales. Luego entran, ya, los gustos de las personas. Tú a lo mejor crees que  has hecho algo súper difícil como música, o que lo has desarrollado de tal manera que piensas que has “dejado en pelotas” a otro disco en ese aspecto, y luego no engancha… En el fondo hay que tener un objetivo; que las canciones molen, no solo destinarlo a que haya un desarrollo… No olvidar el rollo inmediato de una canción. Mola que las canciones tengan su rollo  en directo, que la gente la disfrute, aparte de que haya un trabajo. Yo creo que Berlín va a ser un disco difícil de superar. No es el techo, aun podemos hacer cosas chulas, pero cada vez nos lo ponemos más difícil.

SofN: Lleváis la friolera cifra de 31 años como banda y un total de 12 álbumes, habéis evolucionado y os habéis adaptado a un nuevo tiempo y un nuevo sonido. Hamlet tiene un sonido, una seña de identidad, pese la evolución de los años y la madurez como personas y artistas. Esto ya forma parte de vuestro legado.

Los 30 años de carrera están un poco exagerados. Los cinco primeros éramos una banda muy aprendiz… Son muchos discos, eso sí. Lo de vivir el presente va con no pensar en los años que llevamos. Para sentirnos vivos y jóvenes musicalmente seguimos pensando que es nuestro primer año. Pensando en la gira, en lo que vamos a hacer, haciendo discos… No queremos vivir de las rentas. Tenemos canciones que nos han funcionado muy bien, y podríamos haber sacado canciones por hacer, y tirar repertorio clásico. Quizás ha ido en contra nuestra no haber repetido algún hit. Podríamos haber hecho 15 “Jodidos Fachas” con ese ritmo y ese groove, y podríamos haber sido un grupo más inmediato, con más éxito. Nosotros no queríamos quedarnos en eso, no seríamos lo que somos ahora. Quizás no existiríamos, te lo digo sinceramente. Somos tan inquietos musicalmente que no nos mola nada quedarnos en un estilo o en una forma de canción.

SofN: Este es el tercer disco con Carlos Santos. ¿Cómo es trabajar con él? ¿Cómo os ayuda en el estudio? ¿Es muy intervencionista (en el buen sentido) u os deja hacer? 

Carlos,¿la experiencia con nosotros? Son tres discos, lo conocemos de antes. Cuando repetimos con alguien, en ese momento, es como si fuera un miembro más de Hamlet. Nos conoce tanto, ¿sabes?… que llegas al estudio y enseguida pilla todo. Además, técnicamente, como ingeniero de sonido, es bestial, tiene unos gustos muy afines a nosotros. O sea, toca la guitarra, el bajo, ha tocado en grupos… Ha sido fan de Hamlet… No es broma, recuerdo la primera vez que fuimos a grabar con él y decía “joder, uno de mis grupos preferidos que venga a grabar conmigo…” ¡A nosotros eso nos molaba! El tío no lo necesita, el halagar a nadie para hacer buenos trabajos. Tiene un currículo bestial. Es un tío con el que en el estudio nos sentimos como en casa. Nos fiamos de él. Es comodidad. Nos tiene pillado el punto. Ojalá sigamos trabajando con él durante mucho tiempo. 

SofN: Habéis contado en las mezclas con el gran Will Purtney, que actualmente trabaja en varias de las bandas más potentes de metalcore y deathcore del panorama (ETID, Pig Destroyer, Thy Art Is Murder, etc.). ¿Qué tal ha sido trabajar con él? 

Pues Will Purtney… Nosotros a la hora de grabar discos hemos tenido la fortuna de grabar discos con gente muy potente. Collin Richardson, Tom Morris en los Morrisound Studios hasta con Kurt Ballou con La Ira, tenemos una serie de gente que son los que cuando no puede uno por agenda, pues miramos otro. En este caso queríamos a Kurt Ballou, pero no podía porque estaba con Converge súper liado. Uno con los que siempre hemos querido trabajar porque nos gusta el sonido que les saca a todos los grupos con los que trabaja es Will Purtney. Es un tío súper potente, pero que también saca un sonido muy orgánico, muy de grupo tocando. No queríamos a alguien que nos sacara una mezcla de esas súper artificiales. En el metal hay muchos grupos que suenan muy artificial para mi gusto, sin personalidad. Los grupos mola que se vea que son ellos los que tocan… hay veces que las punciones son tan perfectas que no sabes si son las guitarras las que están sonando o es un ordenador haciendo el sonido de guitarra. Queremos un tío que saque potencia, ese sonido orgánico, con esa crudeza que nos gusta y Will Purtney es uno de ellos. De hecho, éramos fans. Estuvimos barajando varias opciones y creímos que para Berlín era fundamental Will. Y creo que hemos dado en el clavo. Es una de las satisfacciones que tenemos también, cuando grabamos con Carlos Santos, la grabación había quedado brutal. No queríamos que nadie estropeara lo que Carlos había hecho. Teníamos tal feeling con el disco… Una grabación tan natural, ya era cojonudo sin mezcla. ¿Quién podía canalizar eso? Pues Will Purtney, en ese momento era muy para él. Y fuimos a por él. Le enganchamos con las canciones, es muy difícil económicamente trabajar con esta gente porqué está a otro nivel. Nosotros no podemos permitírnoslo, seamos Hamlet o no. No podemos. ¿Cómo lo animas? Enganchándolo con nuestra música y dándole un poco la brasa, y al final el tío, que es de puta madre, se ha implicado mucho en las mezclas… ¡Muy bien, muy contentos! 

SofN: Estos últimos años ha habido mucho lío en España con la libertad de expresión. ¿Ha condicionado esto a las letras de Berlín? ¿El tema “Libertad” se puede aplicar a lo que falta en España estos últimos tiempos ? 

La canción va de la libertad en general. La canción habla tanto de la libertad de expresión y la gente que tiene que huir de su país para tener mejores condiciones de vida y tener libertad. Molly ahí ha hecho una cosa muy chula. No puedes opinar, porque para opinar te tienes que ir de tu país para decir lo que piensas, y hay otras personas que tienen que huir de su país y tampoco les dejamos vivir, hay gente que piensa que los inmigrantes se tienen que ir… bueno, ya sabes, el rollo facherío que está predominando. Habla de la libertad en general, de la libertad de las personas, la libertad de ir a un país sin que te digan “tú no eres de este país y no puedes estar aquí”, o al revés, que te tengas que ir de un país porqué te están coartando esa libertad. Es un poco la paradoja de las dos cosas. De eso es de lo que habla la canción. 

SofN: ¿Os ha influenciado la música que escucháis actualmente? ¿Qué estáis escuchando?

Yo personalmente escucho demasiada música como para que algo se quede… Lo que está claro es que cada vez intentamos alejarnos del estereotipo de lo que puede escuchar un grupo como Hamlet. Álvaro, Ken, Molly, Paco, yo… somos muy diferentes escuchando música. A uno le gusta mucho el hardcore melódico, a otro cuanto más agresivo mejor, otro se puede pasar el día escuchando música electrónica… Cada uno tenemos nuestra imagen o nuestro sentido de la música diferente. No tenemos un grupo determinado. Al revés, a veces cuando hay una moda o un estilo en boga, que están todo el día sonando, te saturas. Influencias que a todos nos gustan de siempre, las hay, me encanta Converge, me gusta Napalm Death (a Molly también), RATM… Son nuestras influencias, no las podemos esconder. Pero de repente hemos ido metiendo más cosas, lo que llaman ahora el posthardcore que tiene mucho desarrollo instrumental, nos gusta. Novedades, novedades de cosas, no hay nada exacto que nos haya podido influenciar. 

SofN: Sois unos de los abanderados del metal nacional y sois ejemplo de muchas nuevas bandas, no solo musicalmente, sino por logros y trayectoria. Seguís de cerca el panorama nacional ¿qué bandas os atraen más? ¿Cómo ves la escena?

Hay muy buenos grupos, tenemos amistad con bandas. Cabestro me molan, Vórtice, Adrift nos molan… un grupo de hardcore de Madrid que se llaman Brothers Till We Die… Hay mogollón de grupos. Me puedo dejar unos cuantos… En el rollo instrumental hay un nivel muy bueno, los Temps du Loup… Hay un grupo que me encanta, que no son nuevos, que son Berri Txarrak (con los que hay amistad). Hay nivelazo de grupos aquí. Hay que tener paciencia. Es un mundo muy difícil. El problema es que hay que estar con los pies en el suelo. Llevas un año en esto, y la sala no está llena parece que sea un desastre y la gente miente en esas cosas… No hombre, paciencia. Hay que ir haciendo tu camino, no estar pendiente de los Instagrams y esas cosas… Igual te pasas años metiendo 30 personas. Pero si te mola, sigue, persevera e irás creciendo. No hay que ponerse metas imposibles. A nosotros nos sigue pasando, Hamlet y muchos grupos, podemos tocar delante de 100 personas en Cáceres o Badajoz porque hay que saber dónde estás, no hay tanto público de lo “nuestro”. Esto no es EEUU o Alemania o Inglaterra que esta música está mucho más arraigada de siempre. Aquí es más difícil que la gente en masa se acerque a este tipo de música más underground (por decirlo de alguna manera), ojalá hubiera más difusión en los medios generalistas para que esto tuviera más acercamiento del público. Pero mientras no lo haya, lo que hay que hacer es trabajar y sobre todo que te guste tu música. Si te gusta tu música, puedes tirar para adelante, poco a poco, y con unos planes de tener los pies en el suelo.

SofN: Bueno, esto es todo. Ha sido un placer, Luís. ¡Muchas gracias! 

No os perdáis ninguno de sus conciertos de su Gira Berlín 2019 por la Península y especialmente el del próximo sábado día 2 de febrero de 2019 en Barcelona.

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 85 Artículos

Sant Boi-Sant Cugat-Barcelona. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, thrash… y a veces electrónica, rock y “cabeza, hombros, rodillas y los pies” de Peppa Pig; en resumen, la música es mi pasión. También luchando por un mundo más justo… pero mejor centrarse en la música.