Entrevista a Herman Frank, guitarrista de Victory y ex Accept: ‘Como la mayoría no pueden seguir mi ritmo, he creado una tercera banda con David Reece’

En motivo del Ripollet Rock contactamos con sus organizadores para hacer las entrevistas de rigor a los cabezas de cartel. Pudimos entrevistar a Eclipse, y para Victory, pedí especialmente la presencia de Herman Frank, leyenda viva del heavy metal y del hard rock alemán. Él es Hanover denominación de origen, la ciudad de Scorpions por mucho que se haya pasado media vida con los Accept.

Precisamente no soporta eso de que le preguntes por la banda de Wolf Hoffman. Mi insistencia casi da al traste la entrevista pues había muchas preguntas sobre los creadores Restless and Wild de y Balls to the Wall(en ambos discos estuvo Frank). De repente, como entrevistador, te quedas sin preguntas y toca improvisar, así que lo de Herman Frank ha sido todo un reto. Finalmente hemos quedado para vernos en el Ripollet Rock, por lo que creo que ha sido un “reto superado”.

 

Hola, Herman, soy Jordi Tàrrega de Barcelona escribiendo para la revista Science of Noise. En primer lugar, gracias por tu tiempo.

Perdona por el retraso, me he confundido con los horarios de las entrevistas. Te dejó colgado Toto ayer y casi lo hace Herman hoy (risas).

No hay problema, lo importante es hacer la entrevista antes del festival. Estás en Alemania… ¿en Hanover?

Sí, sigo en Hanover, no estoy en las Bahamas ni en Malibú. 

Estamos aquí porque Victory va a encabezar uno de los festivales más importantes de Cataluña (España): Ripollet Rock, un festival gratuito con más de 5.000 personas allí. Entonces… ¡Gracias por venir! ¿Tienes alguna idea de dónde vas a tocar?

Primero de todo quiero agradecer que nos hayan invitado para tocar en este festival. Ya nos lo habían planteado varias veces años atrás y finalmente lo hemos conseguido. La crisis del Covid ha sido dura y nos apetece mucho celebrar los 30 años de discos como Temples of Gold y Culture Killed the Native y creo que tocaremos bastantes canciones de estos dos discos y también de otros, pero… tampoco sé exactamente cuánto tiempo vamos a tener para tocar (risas). Siempre eso depende del rato que tengamos. Nos gustaría también tocar tres o cuatro canciones del nuestro nuevo álbum. Habrá una mezcla de todo.

Sois cabezas de cartel por lo que creo que tocaréis unos 75 minutos, supongo.

¡Esperemos! Porque nosotros hemos preparado un set de tres horas.

(Risas) Ok, tienes una carrera larga e importante tocando en muchas bandas diferentes, pero quizás Victory sea una de las más especiales. ¿Podemos decir que Victory es la banda de tu vida?

Es una de las primeras bandas con las que empecé a tocar, y siempre la gente me dice que les gusta que sea capaz de tocar rock and roll, hard rock, pero también heavy metal. Así que un poco tengo dos corazones en mi pecho, uno para el hard rock y otro para el heavy metal. Cuando empecé otra vez esta etapa de Victorycon Gianni Pontillo, nuestro nuevo vocalista, un poco me sentí como si volviera a casa… Grabar un nuevo disco con él ha sido una experiencia genial. Me encanta y mi corazón late fuerte, rockanrollea y es mi estilo de música también. Sigo disfrutándolo después de tantos años, y tantas décadas, en el negocio. Me encanta tocar estas canciones.

Si tratase de definir el sonido de Victory para la gente que no os conocer… yo diría que es una banda clásica de hard rock melódico con influencias de Scorpions y Thin Lizzy… ¿Estarías de acuerdo?

Con los Scorps sucede que ambas bandas somos de Hanover, pero sí, estoy totalmente de acuerdo en que tocamos hard rock melódico y clásico. Vale que no hay innovación ni nada realmente especial, pero es un hard rock muy artesano. Suena auténtico, es música que sale del corazón.

Parece que eres el miembro más “viejo” de Victory…

(Risas).

A ver… lo arreglo: eres el tío que lleva más tiempo en el grupo, pero la banda empezó antes que tú con el nombre de Fargo. ¿Es eso cierto?

Fargo fue la primera banda de Peter (Knorn) y de una reforma de Fargo nació Victory. Pero Fargo era una banda completamente diferente.

¿Son «Check’s in the Mail» y «Temples of Gold» los mayores éxitos de la banda y hay que tocarlas en todos los conciertos?

Sí, creo que ambas canciones son imprescindibles para cada show (risas). Tienes razón, no hay concierto posible sin ellas. Hay otras que también hemos tocado durante todos estos años en todo el mundo, pero, por ejemplo, en Estados Unidos, siempre tenemos que tocar “Don’t Tell No Lies” y “Power Strikes the Earth”. En Alemania les gustan otras y en Escandinavia les gustan otras.

Así que si tienes más de dos discos, y nosotros tenemos más de tres… pues siempre es un quebradero de cabeza lo de escoger las canciones correctas para cada concierto. Nos encantaría tocar de cada disco seis o siete canciones, pero para eso necesitaríamos cuatro horas. Y eso nadie lo aguantaría… Y nosotros necesitaríamos una pausa para descansar.

Tengo que decir que mi canción favorita es “The Hunter” del álbum Victory. Tiene una onda a Thin Lizzy que me encanta y un gran estribillo. ¿Tienes alguna canción favorita Herman?

Siempre es muy difícil lo de decir cuál es tu canción favorita, la verdad. Yo te diría que mi canción favorita todavía no ha sido grabada. Actualmente hemos estado tocando material clásico, y es algo que he hecho durante mi vida muchas veces ya, por lo que te diría que me gusta mucho lo de tocar canciones nuevas. Por lo que “Love and Hate” es actualmente una de mis favoritas. A día de hoy me gusta más tocar material nuevo.

Por otro lado, tenemos tus propios discos en solitario. Reseñé tu último álbum en solitario llamado Two for a Lie y me gustó mucho, con Rick Altzi en la voz, pero he visto que ahora tocas con David Reece. ¿Es eso cierto?

Sí, es verdad… soy un tío ocupado. No paro de escribir canciones, practico, las toco y luego voy al estudio. Hay muchos otros que no pueden seguir mi ritmo, así que he creado una tercera banda, para así no aburrirme… Es una nueva banda llamada Iron Allies con David Reece (exAccept) a las voces y Francesco Jiovino (U.D.O., Primal Fear, Hardline…) a la batería. Juraría que el disco sale el 24 de octubre.

¿En qué sello estáis?

AFM, es que es mi sello, es mi casa (risas). Me gustan esos chicos, me encanta el presidente del sello y yo les gusto a ellos. Así que no hay duda posible: si saco un disco nuevo lo haré con AFM seguro. Me encanta como trabajan.

Vale… vamos a recopilar la información de tus bandas: Actualmente Herman Frank tiene diferentes proyectos: Victory, tus álbumes en solitario, Iron Allies… ¿Lo de Panzer (con Stefan Schwarzmann)?

Con Panzer no habrá tiempo material para dedicarme… Es algo que terminó hace ya bastantes años atrás.

¿Y lo de Poison Sun también está terminado?

Eso fue más un proyecto que empecé con mi mujer y en el que ella cantaba. Tampoco puedo mantenerlo todo. Hay que concentrarse en lo principal y no dispersarse. Tres bandas por ahora son suficientes.

Ok… Hablemos de tu pasado en Accept si te parece bien…

Sí, ellos están de gira, lo cual me parece genial. Me encanta lo que hacen ahora y las canciones clásicas.

Tu primera etapa en Accept fue en 1982 en el disco Restless and Wild en el que aparecías en las fotos y en los créditos, pero no tocabas ahí. ¿Fue así?

¡Claro que toco en ese disco! Si lo escuchas con calma me puedes escuchar bien mi estilo como guitarrista.

Pues siempre se ha dicho y escrito que tú nunca…

Sí, hay muchos rumores sobre eso, pero ya está todo contado.

En esos tiempos tu nombre era Herman Frank Jr.

Sí, porque tenía el mismo nombre de mi padre. Él me dio el nombre y la gente se confundía con mi padre y yo mismo, así que me puse lo de Junior, pero el tiempo ha pasado y ahora soy Herman Frank, ya todos me conocen así.

Tu segundo disco es otro hito: Balls to the Wall. Probablemente el álbum más importante de Accept. ¿Cómo era hacer giras en esos tiempos?

Fueron unos tiempos maravillosos y los recuerdo con cariño, pero ya he respondido todas las preguntas sobre Accept habidas y por haber en los últimos 20 años. Voy a hacer un concierto con Victory en Ripollet, así que mejor hablemos de Victory y dejemos lo de Accept.

Vale… pues busco más preguntas… A ver que busque…

(Risas) ¿Ya hemos terminado pues? Lo siento, pero es que todo el mundo me pregunta por Accept, Accept, Accept, y de verdad que hago música muy buena más allá de ese grupo y estoy un poco harto de hablar de todo aquello.

Yo lo entiendo, pero a ver… es parte de tu historia y estuviste allí muchos años y en dos tramos de su historia muy importantes: los años de gloria y el retorno con Mike Tornillo. Pero vale, me parece bien. Puedo continuar la entrevista sin preguntarte sobre Accept, ya lo verás.

Yo soy un tipo que vive en el presente y piensa en el futuro. El pasado, pasado está…

¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

El primer disco que me compré fue el The Magician’s Birthday de Uriah Heep y luego el Very ‘Eavy… Very ‘Umble de la misma banda. Son discos muy viejos, pero los sigo poseyendo en mi colección y de vez en cuando los hago sonar en mi tocadiscos. Piensa que en esos días los chavales escuchábamos toda la música nueva que podíamos. Black Sabbath, por ejemplo, y yo era muy fan de Ted Nugent. Tenía casi todos sus discos y llegaba a tocar muchas de sus canciones. Pero todo lo que salía en esos días lo escuchábamos…

Imagina que tuvieras un gran presupuesto para una gira. Dime qué truco siempre quisiste hacer en el escenario, pero nunca lo conseguiste. ¿Fuego? ¿Láseres?

Más que hacer algo en especial te diría que a mí siempre me hubiese gustado girar o hacer de telonero de Judas Priest, eso lo primero. También de Kiss, especialmente para quedarme luego a ver el show ya que nunca les he podido ver. ¡Siempre me los perdí! Y de más actual te diría que Rammstein me encantaría ser su telonero.

Estoy trabajando en un reportaje especial sobre Rammstein y quiero pedirte tu opinión sobre el álbum Sehnsucht y la canción ‘Du Hast’.

Rammstein son simplemente enormes. Poco más se puede añadir a esto… Te dejan sin palabras. Lo suyo es único y fantástico, uno de los más grandes espectáculos que puedes llegar a ver y su música encaja perfectamente en su montaje. Es sencillamente increíble.

Has mencionado antes Wacken y te quería preguntar cuán importante ha sido para ti ese gigantesco festival.

Wacken es especial para mí. Para mí y para cualquier banda. Todo el mundo quiere tocar una vez en la vida en Wacken pues es el más grande o uno de los más grandes festivales del mundo. Quizá a la misma altura este el Hellfest francés. Tienen más o menos el mismo número de asistentes. Allí se respira un ambiente especial. Te lo resumiría en una frase corta: “Si has tocado en Wacken es que ya lo has conseguido”. Todo el mundo quiere tocar allí por una vez en la vida (risas).

He visto que recientemente has tocado con Victory en el Sweden Rock y tocasteis un set muy completo… Felicidades porque el Sweden es otro de esos festivales mágicos y claves en los que hay que tocar una vez en la vida.

He tocado varias veces en el Sweden Rock y este año ha sido con Victory. Fue un gran concierto y es un festival precioso pues estás al lado de un lago. La gente es encantadora y está absolutamente bien organizado. Allí te encuentras con muchas otras bandas y amigos, y eso es genial. Hay veces que te diría que mi festival favorito es el Sweden Rock, otras que Wacken, pero es que ambos son enormes. Pero a día de hoy lo que quiero es tocar en el Ripollet Rock. Por cierto… ¿es verdad que tenemos que tocar a las dos de la mañana? Es que esto para unos tíos alemanes como nosotros es muy difícil de entender…

Vale… es que como ya te decía, es un festival muy especial. De entrada, te digo que los conciertos empiezan a las 20:30 de la noche.

(Herman Frank pone cara de fliparlo…) –y le intento explicar cómo se estructura el festival con la banda de Ripollet, la nacional, dos cabezas de cartel y fin de fiesta, así como que a veces los horarios están para no ser cumplidos…- Frank… yo a veces he vuelto a casa a las seis de la mañana…

¡Qué me estás contando! Pues a mí me gustaría tocar a las 22:00, diles que cambien el running order (risas). ¿Y la gente no está muy cansada?

¡No, que va! Para nosotros en Catalunya es el festival que simboliza un poco el fin del verano o el principio del nuevo curso. Y te diré más… porque el festival va más allá de lo que es lo musical. Es como un encuentro anual de amigos que hace tiempo que no se ven. Yo conozco a gente que no va ni a los conciertos, disfrutan de la gente, las cervezas con la música de fondo.

¡Pero a mí me gusta tocar a la hora de cenar!

Ya… pero ya lo verás, es un ambiente muy especial.

Vale, que sea lo que tenga que ser, yo estoy encantado de poder tocar allí. Rockearemos duro para el público.

¡Ostras! Acabo de recordar ahora que Vicottry tocasteis en el Wacken de 2006 en jueves, en la Night to Remember.

¡Exacto! Era Scorpions, Michael Schenker y Victory… y ahora no te sabría decir si Uli Jon Roth salió a tocar también.

Juraría que Uli tocó, pero con los Scorpions, porque era un show especial de reunión. Y ahora acabo de caer en la cuenta de que fue todo muy especial y bien atado porque Victory ¡también sois de Hanover!

Pues sí, supongo que quisieron tener una noche para recordar basada en Hanover o cercanías. Merecíamos una noche dedicada a la ciudad.

Vale… Vamos a hablar del futuro porque un poco tú ya has logrado casi todo en tu carrera. ¿Hay alguien especial con quien te gustaría tocar o hacer una banda?

Yo te diría que sólo quiero seguir tocando a este nivel en los próximos 10 años (risas). Espero que Dios me dé una década más. Me encantaría tocar muchos conciertos más pues disfrutaré cada uno de ellos. Me gusta volar hacia otros países y respirar el ambiente de un concierto de rock. Y me encantan especialmente esos conciertos en salas de 500 a 800 personas. Y te soy muy sincero ahora: prefiero esos conciertos en salas que esos grandes conciertos en festivales. Siempre son especiales esos shows grandes, pero en los clubs el sonido es siempre mucho mejor. Es todo mucho más impactante… Un show al aire libre es un “show”, pero un concierto de verdad es en un club de mediano aforo.

Estoy completamente de acuerdo.

Sí, es que no tiene nada que ver. En un club pequeño notas el sudor, el calor, todo es más ruidos y poderoso. Hay mucho más entusiasmo y todo es mejor. Eso es lo que más me gusta y es por ello que he creado mi nueva banda Iron Allies, eso me permite tocar unos 100 conciertos al año.

En un festival todo se complica por las prisas, hay muchas bandas… Cuando tocas en un recinto pequeño puedes hacer tu concierto con tus condiciones habituales y lo puedes disfrutar más tú como banda y el público lo nota.

Llevas tu propio equipo, tu equipo de guitarras, tu batería y dispones de una hora y media de set. Y hay prueba de sonido, cosa que no siempre ocurre en los festivales. Entras en la dinámica de hay-prisa-cambio-hay-prisa-cambio-empiezas-ahora (risas). Se disfruta igual y los shows son buenos, todo se soluciona mientras tocas, pero estás expuesto a que un amplificador se estropee, por ejemplo.

Vale, ya que me toca improvisar un poco te hago una pregunta que haré a todos los músicos en todas mis entrevistas: Si tuvieras la oportunidad de hacerte un nuevo tatuaje…. ¿Qué tatuaje te gustaría tener y por qué?

No tengo ni un tatuaje en mi cuerpo… (risas) ¡Empiezas bien!

¡Yo tampoco!

Debemos ser las dos únicas personas del planeta Tierra que no tenemos tattoos… Es que nunca me he planteado qué pondría en mi piel y… sigo sin tener idea alguna de qué me tatuaría. Quizá: “Amor de madre”, o algo así (risas).

Yo es que durante la mayor parte de mi vida he tenido fobia a las agujas…

Yo no tengo miedo de las agujas, pero es que no es mi estilo.

Vamos a la sección de canciones perfectas: voy a pedirte tu opinión sobre dos canciones perfectas a ver qué opinas de ellas. La primera es “I Believe in You” de Y&T.

Me gustan Y&T, pero la canción me la vas a tener que cantar… (risas)

Arreglados vamos si te la tengo que cantar… se alejaría mucho de lo que entiendo yo como canción perfecta.

(Improvisa una canción con la letra de “I Believe in You”). Si me cantas la melodía recordaré la canción sin problema, pero por el título sólo soy incapaz. Lo que sí puedo decirte es que me encantan los Y&T.

La otra es el “Wither Shade of Pale” de Procol Harum.

Es un clásico y siempre lo será.

Vale, pues dime cuál es la canción más perfecta que has escuchado nunca.

No hay una canción perfecta, hay millones de ellas (risas). Te diré el “Delilah” de Tom Jones.

Pues mira, recuerdo que Bruce Dickinson la tocaba cuando hizo su gira en solitario.

Es que hay millones de perfectas. “Two Minutes to Midnight” de Iron Maiden, “Cat Scratch Fever” de Ted Nugent, “Catch the Rainbow” de Rainbow, “Mistreated” de Deep Purple… hay tantas. Y “Love and Hate” de Victory.

¿Pues ya que hay tantas… venga, cuál sería la mejor canción de Accept? (risas)

Oh… difícil de escoger una. Te diría que “Losers and Winners” del Balls to the Wall. Me encanta esta, de verdad. Obviamente hay muchísimas más de muy buenas. Me encantan todas las canciones antiguas y clásicas. Es una música increíble. Cuando tocaba “Fast As a Shark” lo hacía con la misma pasión que cuando tocaba “Balls to the Wall” o el “Princess of the Dawn”. Son las favoritas de la gente, pero hay composiciones a esa misma altura como “London Leatherboys” o “Losers and Winners”. Hay muchísimas grandes canciones y discos en Accept.

Una cosa que me gusta es tu personalidad a la hora de tocar con un grupo, pues nunca metes canciones de otros grupos, y lo podrías hacer. Cuando tocas en Victory no necesitas tirar de temas de Accept a pesar de que los podrías tocar pues tú estabas en esos discos y tiempos.

Nunca… Yo siempre toco canciones de las del grupo con el que toco. Hay que tocar los temas de cada banda y no mezclarlos. Una vez tuve la idea de hacer una especie de Herman Frank’s Fest al estilo Michael Schenker’s Fest. Y la idea sería tocar, por lo menos, un tema de cada disco en el que he tocado. Sinner, Accept, Moondog, Victory, Herman Frank, Iron Allies… sería genial. Y contar con tres o cuatro cantantes diferentes y tocar durante tres horas largas.

No es mala idea… ¿Ya tienes en mente qué músicos subirían a tocar en este festival?

(Risas) La verdad es que no del todo… el tiempo avanza para mí y con ello van apareciendo en mente ideas muy locas y esta es muy recurrente: lo llamaría FrankFest

Y claro, lo harías en Hanover, de eso estoy seguro.

¡Posiblemente! Pero la clave pasa por tener esos cuatro o cinco vocalistas. Y habría muchísima gente sobre el escenario. 

Sí, esa especie de festival con varios vocalistas ideado por Michael Schenker es una gran idea. Yo le he podido ver en gira y en festivales y de verdad que lo que ofrece te da para ser cabeza de cartel en festivales, pues todo es muy potente. Lo que en su caso… hay cantantes que cantan mejor que otros, pero sigue siendo un muy buen espectáculo. Y te añadiría que el nuevo material que va editando está muy bien.

Pues a mí me encantaría hacer eso mismo que comentas. Me encantaría que Johnny, el cantante de Victory y Rick, que también ha llegado a tocar canciones de Victory y contar con un par más. No serían los vocalistas originales, pero siguen siendo esas canciones antiguas.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 985 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.