Entrevista a David Peret, director de HFMN Crew

‘Mi festival ideal sería el que pudiese ver alguna banda’

Más allá de ser la promotora de referencia de la escena punk y hardcore a nivel estatal y de organizar los exitosos Gasteiz Calling y Barna’n’Roll, David Peret, al mando de HFMN Crew, es también manager de bandas que llenan allá donde van como Talco, The Baboon Show o Crim, tiene su propia discográfica y es socio de la sala Estraperlo de Badalona. ¿Alguien da más? En motivo del inminente paso del Punk in Drublic por nuestros escenarios con NOFX y Bad Religion, y con sus grandes festivales en el horizonte, nos sentamos con él en una terraza de la plaza de Urquinaona de Barcelona para hablar de su trayectoria, de sus fregados y de un poco de todo. Y como David no es un tío que se calle absolutamente nada, ha acabado quedando una entrevista, además de extensa, muy y muy interesante.

SofN: Hola David! Antes que nada, pues muchas gracias por dedicar un tiempo contestando estas preguntas. Hace poco has acabado con la gira de Sick of It All con Good Riddance y Blowfuse. ¿Estuviste con ellos también por Europa?

No, hice solo la gira por la península. De gente un poco más flojo de lo esperado, ya que seguro que la semana Santa nos afectó mucho, pero fue muy divertida porque los dos grupos se conocen de una gira que hicieron juntos hace veinte años. Cuando hice la gira anterior con Good Riddance me comentaron «ooh… molaría mucho hacer algo con Sick of It All«. Y dije, va, os la voy a montar ni que sea solo en la península. Y realmente la gira fue solo aquí.

SofN: ¿Ah sí? Pero Blowfuse salieron con ellos también a Europa, ¿no?

Al haber sacado su disco hace poco, intentamos que Blowfuse se fuesen de gira con ellos, sí. Blowfuse necesitan irse a Europa, porque es donde tienen su terreno y donde se pueden mover mejor.

SofN: Y ahora has estado en el Viña este fin de semana…

El jueves, solo.

SofN: Solo… y de sobras (risas)

(risas) Bueno, hice más horas el jueves que en otros años yendo tres días.

SofN: ¿A quién tenías este año en el Viña?

A Crim y a Talco.

SofN: Muy bien. Bueno, hace muchos años que empezaste y habrás pasado por momentos más o menos boyantes, pero uno tiene la sensación que, hoy en día, casi todo lo que toca HFMN se convierte en oro…

(risas) ¿Dónde? (se mira las manos, más risas)

SofN: (risas) Bueno, ahora me lo puedes desmentir todo.

Yo no veo nada de oro aquí (risas)

SofN: Oro así plateado, pues (risas). Quiero decir, vuestros festivales estan asentados y siempre cuentan con buenas asistencias, las giras en sala suelen ser exitosas, las bandas de vuestro roster como Crim, Talco o The Baboon Show de golpe se convierten prácticamente en un fenómeno. ¿Cuál es vuestro secreto a estas alturas, si realmente consideras que es un éxito de verdad?

Bueno, sí que lo de Crim, Talco y Baboon puedo considerarlo un éxito. Es una cuestión de ponerle mucho trabajo, muchísimo, pero el gran secreto es que la banda sea buena. Siempre se lo digo a los grupos que firmo, y por eso solo quiero firmar grupos que creo que puedan tener algo. Yo puedo poner un grupo delante de 5000 personas porque tengo los contactos, tengo los festivales y, al final, también muchas amistades de hace muchos años que hacen que consiga, por ejemplo, que Blowfuse se vayan de gira con Good Riddance, ya que son colegas. Pero si el grupo no transmite se va a quedar ahí, y a lo mejor va a ser el efecto contrario: 5000 personas van a hablar mierda de lo mal que lo ha hecho ese grupo.

Así que al final es eso: yo tengo las armas, pero lo básico es el grupo, que el grupo tenga algo. Y creo que tanto Talco como Crim y Baboon, o Lion’s Law, de Francia, tienen ese algo que hace que la gente se enganche cuando les ve. Cuando cogí a Crim, por ejemplo, ya había un run-run-run a su alrededor, solo que yo les organicé un poco su manera de hacer las cosas, porque no tenían ni idea. Con Talco igual, había un promotor antes y ya tocaban ante mucha gente, pero sí que a lo mejor ese antiguo promotor les tenía un poco frenados y después explotaron. El que ha sido un caso extremo creo que ha sido Baboon. Había gente que los conocía en Euskadi y tal, pero fue tocar en el Barna’n’Roll y en el Gasteiz Calling y los pusimos en el mapa. Después montamos una gira con ellos a la que le metimos nuestro trabajo, y mi faena fue encontrar después a la agente de prensa, Eneida (de Eneida Fever!) para que trabajase para ellos. Eso fue un acierto también, y ahí explotó el grupo.

SofN: Llevan años, pero aquí no eran nada conocidos…

Nada, no los conocía ni el tato. Ya te digo, habían hecho una gira por Euskadi, y habían estado una vez en Valencia y otra en Granada, poco más. Los que estan muy puestos en el punk rock los conocían, pero al final es esto: nosotros los hemos puesto delante de un espejo con mucha gente, y han respondido. Ya te digo, Gasteiz y Barna’n’Roll, tocando a las siete de la tarde cuarenta minutos. Eso fue básico para que los conociese todo el mundo. Fue el grupo, no nosotros.

SofN: Nos lo explicabas un poco antes, pero vamos con un poco de historia. ¿Cuándo decidiste meterte a promotor y por qué? ¿Tenías clara la ambición de convertirte en lo que eres hoy o las cosas sencillamente han acabado yendo por aquí?

Yo soy de Manresa, estaba en un colectivo skinhead que era el S.H.A.R.P. Manresa, y como todo colectivo político hacíamos conciertos para patrocinarnos nuestras campañas anti-racistas. El primer concierto en el que participé fue en el 95, con Dr Calypso y otras bandas. Y curiosamente, acabé de manager de Dr Calypso, lo que es como un cierre de ciclo.

SofN: Y ahora acaba Dr Calypso, así que te liberas de ellos (risas)

Efectivamente, y me libero de ellos por fin (risas). Y sí que ya de buen principio me gustó. También estaba puesto en la Festa Major alternativa de Manresa con el colectivo, y me gustaba el rollo de conocer a grupos, a gente de otros países (a mí me gusta mucho viajar). Ese intercambio me encantaba. También cuando tenía mi propio grupo del 98 al 2001, para tener más exposición en España empecé a traer grupos como Red Alert o Vanilla Muffins para hacerles de teloneros. Y era eso, ese intercambio con gente de otros países me gustaba mucho. Acabó mi grupo y empezamos con Hardcore For My Nose en 2001. Empezamos a traer grupos e hicimos nuestro festival de 2003 a 2007. No voy a decir nada malo del promotor que había antes aquí porque a lo mejor se te acaban las pilas del móvil (risas), pero ahi las agencias de Europa empiezan a ver un promotor nuevo que les trataba bien, que les pagaba bien y que era muy serio (dentro de lo poco serio que soy yo). Yo antes trabajaba en el departamento de finanzas de una multinacional, y mi jefe me dijo «David, o música o la empresa, porque te vas de gira cada X tiempo y llegas aquí de lunes a miércoles hecho una puta mierda». Ya se lo dije: «tú vas a ser mi último jefe». Y nada, me lo arregló muy bien: me arregló el paro, me indemnizó (yo llevaba diez años trabajando), y eso fue un poco la seguridad que necesitaba para lanzarme a la piscina. Y aquí estamos.

SofN: Y no te puedes quejar ¿no?

No, no, que va. Era un rara avis, mi jefe.

SofN: ¿Cuánta gente hay detrás de HFMN hoy en día?

En la oficina somos cuatro. Asaf, que lleva conmigo desde cuando HFMN empezó en serio hace unos doce años, y que se encarga de temas de producción y cosas técnicas. Tenemos también a Joan Rubiralta, que se dedica a redes sociales, vídeos y temas de prensa, acreditaciones y esas cosas. Y desde que empezamos con el management de grupos y empezamos a hacer también de sello discográfico, Marc está llevando todo eso, al igual que el tema de las subvenciones que hay para los grupos de aquí y esas cosas. Somos estos cuatro, pero luego claro, tenemos también a runners como Toni u otra gente habitual que nos ayuda con el día a día: técnicos de sonido como Aleix, Marc Bòria… al final también lo curioso es que los grupos a los que les llevo el management, los técnicos de sonido y la crew son gente que ya estaba trabajando conmigo en el primer HMFN Fest. Así que al final es gente que ya hace dieciséis años que estamos juntos. Somos colegas, nos llevamos muy bien, y al final trabajar con colegas es lo mejor del mundo.

SofN: Muy cierto, sí. Al estar en un ambiente más underground y tener mucha cercanía con el público, quizás es algo que no ocurre tanto con vosotros, pero muchas veces la gente tiene la impresión que los promotores, sobretodo una vez alcanzan un cierto nivel, son una especie de usureros que se aprovechan económicamente tanto de bandas como de fans. Por lo que has podido ver por ahí, ¿crees que estas opiniones están justificadas?

Bueno, cada uno tiene su punto de vista y cada uno tiene sus razones. También habrá gente que lo diga de HFMN porque ha habido momentos en el Estraperlo, por ejemplo, que es un proyecto que no nos ha funcionado y que montamos con Jordi y con Kai de La Roca, en el que algunos conciertos no han ido bien y que no hemos podido pagar más que 50 euros al telonero. Pero bueno, muchos de ellos ya veían que no había gente. Fueron unos años muy duros y perdimos mucho dinero. Era cuando la crisis, la subida del IVA, y no había más. También porque llevo grupos locales, actualmente me he dado cuenta que es muy importante pagarles un mínimo decente a los grupos. Vale que les estás ofreciendo una exposición, pero sabemos que las guitarras y los locales de ensayo cuestan dinero, y no podemos obviar eso. Y al final tenemos que cuidar los grupos pequeños porque son el futuro.

Y si que tengo más cercanía, porque yo tengo 41 años, estoy separado, sigo saliendo de fiesta y me los encuentro por todas partes. (risas) Y ahora, después de ver un poco lo que ha pasado con algunos grupos, que firman contratos con sellos o cosas que no saben que son exactamente, pues aunque no sean mis grupos, me gusta también aconsejarles. Porque hay mucho desconocimiento. Mucho. Ya sean bandas jóvenes como viejas. Me he encontrado con grupos como los Adicts o Red Alert, que son amigos míos, y que no han cobrado nunca derechos editoriales de un concierto o a los que los discos no les pertenecen. Este mismo sábado estaba hablando con Evaristo ahí en su furgoneta, y me comentaba «es que nosotros hemos estado toda la vida así, pero es ahora de golpe cuando hemos recuperado los derechos de nuestras cosas«. Los grupos tienen que mirar qué firman, porque sino la gente que sabe un poco más se aprovecha de ellos. Y yo no quiero aprovecharme, yo les enseño como está todo. Y es más, con los grupos que firmamos, yo soy la quinta parte del grupo. O sea, yo si consigo una subvención del sello para sacar discos, eso va al bote del grupo. O si conseguimos una ayuda para ir a la carretera, eso va a partes iguales. Yo siempre he creído que soy una parte más. Yo aporto mis conocimientos y ellos aportan la música, que realmente es lo más importante.

SofN: Durante todo este tiempo, ¿cuáles crees que han sido los momentos más álgidos y más miserables al frente de HFMN? ¿Crees que ha habido puntos de inflexión importantes, o momentos en que ha habido un antes y un después?

No, el único punto de inflexión que puedo destacar es cuando pasé de ser únicamente promotor de conciertos, o booker, a empezar a ser manager de grupos. Eso fue cuando Talco echó a su manager, y me lo pidieron hará cinco años. Ahí empecé a cambiar mi manera de ver las cosas. Y ostia, me gusta más ser manager y conocer el negocio musical, es cuando he aprendido más tanto de sellos como de editoriales. Aprender, poner ese conocimiento en común en el grupo, y pasar a la autogestión casi de todo. Está claro que no es todo autogestionado, pero sí que los discos son nuestros. Luego buscamos empresas de promoción o buscamos distribuidoras, no lo hacemos todo nosotros porque sería imposible y nos volveríamos locos. Yo ya duermo poco, así que sería la leche. Pero creo que el punto de inflexión realmente es éste. Luego ha habido muchos momentos álgidos, claro. La primera vez que hice Cock Sparrer, que era una de mis bandas favoritas, fue una pasada. La primera vez que traje a NOFX, porque era el cambio del promotor que tuvieron durante muchos años a hacerlo yo. Eso fue un punto de inflexión. La apertura del Estraperlo, para bien o para mal, también fue un cambio.

SofN: Y hoy en día, la verdad es que promotores de punk y hardcore no hay casi ninguno más. Aquí en Barcelona está B-Trade, y hay otras iniciativas locales, pero a nivel estatal eres el único, ¿no?

Porque el hardcore no da dinero.

SofN: Pero siempre hay gente en los conciertos, ¿no? Hay menos conciertos quizás que en otros estilos, pero a mí me da la sensación que casi siempre está lleno…

Quizás parece que hay mucha gente, pero ha bajado muchísimo. Mira esta gira de Good Riddance y Sick of It All, por ejemplo. También es verdad que era Sant Jordi, Semana Santa y bla bla bla, pero en Barcelona había 400 personas. Cuando hicimos Madball y Sick of It All hace siete años había 800. Ha cambiado mucho el tema, y el problema también es que antes los grupos venían mucho menos, y una de las cosas que hemos hecho es darles la oportunidad de que vengan más a menudo. Otros promotores tampoco llevan las giras a Galicia, a Asturias, a Valencia, a Murcia, a Zaragoza… sitios por los que raramente pasaban los grupos. Hemos llegado a hacer giras de Napalm Death de catorce conciertos.

SofN: Sí, y de Brujería también fue muy larga.

O de Brujeria, sí, o de Agnostic Front. O de Sick of it All. Esto antes era imposible. Antes era sota, caballo, rey: Bilbao o una ciudad de Euskadi, como en la época que estaba la Jam de Bergara, Madrid y Barcelona. Y nadie se quería arriesgar a irse a otra parte. Y nosotros hemos llegado y hemos llevado giras a otras partes.

SofN: ¿Y estás contento de como ha funcionado el irse a este tipo de sitios?

Algunos sitios sí. Por ejemplo en Zaragoza funciona bien, al menos las primeras giras. Cuando intentas traer un grupo a Zaragoza la segunda vez a lo mejor ya falla, pero la primera vez se hacía dinero bien, no te engañaré, tanto con Napalm como con Brujeria, Adicts, Exploited… sí que funcionó muy bien.

SofN: ¿Y sitios menos habituados a conciertos de este nivel como por ejemplo, yo que sé, llevarse a Napalm a Valladolid?

Sí, si. Sold out en Valladolid, tanto de Brujeria como de Napalm. Pero la segunda vez de Brujeria ya fue mal. Es la novedad, supongo. Al final, como los grupos vienen tan a menudo, o les creas el evento social como por ejemplo el Punk in Drublic en Barcelona, que ha sido un poco como «o vas al festi o eres el tonto el pueblo». Eso es lo que pasa actualmente con Metallica, que tocó ayer y que la gente va porque es el gran evento. La inmensa mayoría no ha escuchado thrash en su puta vida, pero van porque ostras, si no vas a ver a Metallica es que eres el tonto. Pues mira, yo soy el tonto, porque no he ido nunca. (risas) Bueno no, me equivoco, fui cuando tocaron en el festival ese Sonisphere, en el Fòrum.

SofN: Si, ese en el que tocó también Machine Head, y Mastodon.

Exactamente. Pero no los vi, ¿eh?. Demasiado tarde para que vea cosas (risas)

SofN: (risas) Vale. Estuviste pues, pero no los viste.

Mi cuerpo estaba, sí, pero mi cerebro no (risas)

SofN: (risas) Hablemos un poco del Punk in Drublic. Como dices es todo un evento e hizo un sold out en Barcelona casi inmediato. Vamos, que yo tengo un montón de amigos que se han quedado cono las ganas. ¿En Vitoria y en Madrid también aspirais a lo mismo?

No. En Barcelona se hizo el sold out en 50 días, que para una gira de punk rock es increíble. Estuvimos incluso planteando una segunda fecha. Y ahora no sé si me arrepiento o no, porque no sabemos nunca que podría haber pasado. Eso es lo bonito de ser promotor (risas).

SofN: ¿Había espacio para una segunda fecha?

Íbamos a hacer el día antes en el mismo Poble Espanyol, pero pensamos que un jueves no es un viernes, y que ya completaríamos dos fechas más como Madrid y Euskadi, que tiene un cartel más amplio. Así que pensamos que los que no puedan ir a Barcelona se podrían escapar a las otras ciudades. Sabemos que cuesta moverse, pero viendo los códigos postales de las ventas de entradas sí que he visto que hay mucha gente de Barcelona que se va ahí arriba. Al final irse a Euskadi de festival es siempre divertido. (risas)

SofN: ¡Y tanto! ¡Y vosotros lo hacéis a menudo! ¿Y habéis echado mucho en falta la opción de un espacio más grande en Barcelona? Porque el siguiente después del Poble Espanyol ya es el Palau Sant Jordi, y quizás es demasiado grande…

Claro. Y el Palau Sant Jordi es complicado. Primero porque no lo he hecho nunca, y segundo porque lo que he escuchado en costes y en todo, además de que no tendríamos las barras. La verdad es que era arriesgado. Y ahora pienso que a lo mejor sí que las hubiésemos vendido 5000 entradas más. No lo sabemos.

SofN: ¿Son 5000 el Poble Espanyol más o menos?

5200 más o menos. Hemos parado a 5050 para los invitados y tal. Aunque al final quizás tampoco hay tantos invitados. O si que hay, pero los voy racionando (risas)

SofN: (risas) Yo sí quieres te encuentro voluntarios para ser invitados, ¿eh?

(risas) De esos no me faltan, no.

SofN: Antes estaba el Palau d’Esports de Badalona también. Quizás ahí habría sido un buen sitio intermedio…?

Sí, pero sabes, meterse en sitios donde no hay conciertos habitualmente, con todos los papeles y la infraestructura es un poco jaleo.

SofN: Bueno, y a parte del Punk In Drublic, el otro gran evento de punk y hardcore que montais en Barcelona es el Barna’n’Roll. Este año quizás es el de consolidación, si no está ya consolidado de una forma u otra. Es un festival que apareció un poco por sorpresa y así de golpe, pero en tres ediciones la verdad es que ya se ha hecho un sitio muy estable en el calendario del verano.

Sí, a nivel de público la verdad es que el mejor fue el primero. Y fue algo que apreció totalmente por sorpresa, tal y como has dicho. Dio la casualidad que teníamos a Talco y a Bad Religion en la península de gira, tocando en el Resurrection Fest y en otro festival. Bad Religion pedían otra fecha, y como en Razzmatazz no tenía sentido porque hacía dos años que habían tocado, les propuse hacer ya no un festival, sino un concierto grande con tres o cuatro teloneros. Pusimos a Toy Dolls, que es la pareja mágica, y Talco que ya estaban. Luego añadimos a Soziedad Alkohólika, a un par de locales que fueron Crim y Anti-patiks, y finalmente Adolescents también entró, pero en ningún momento nos planteamos un festival.

Funcionó muy bien y dijimos «va, segundo año«. El segundo año no me acuerdo con quien íbamos a ir como cabeza de cartel, aunque al final no pudimos traerlo, y al final reunimos a Skatalà, que no tenían ninguna intención de tocar, añadimos a Lagwagon y a unos cuantos más y nos quedamos con 3000 personas, pero mantuvimos el nombre. El año pasado con Descendents y Cock Sparrer subió un poco más, y sí que con Offspring, que hace diez años que no viene aquí, repitiendo bandas que ya han tocado como Baboon Show y Talco, que son valores seguros en la ciudad, y añadiendo algo un poco más exótico como es Propagandhi, creemos que tiene que funcionar. Y realmente las ventas van muy bien este año. Me sorprende que no sea un sold out tan rápido como fue en el Punk in Drublic, pero bueno, creo que al ritmo que va acabará por serlo.

SofN: Es que para el Punk in Drublic, una vez más, hay gente enloquecida buscando entradas…

Sí joder, y luego tenemos la web esta de Viagogo, que son unos hijos de puta que desde el minuto uno ya están haciendo reventa. La gente las está comprando a 83 euros cuando nosotros las vendíamos a 50, y actualmente creo que vi entradas a 140. Estas empresas tendrían que estar prohibidísimas, pero es lo que te digo: es como un evento, no todo el mundo que viene conoce a HFMN, ponen en Google «Punk in Drublic» y por posicionamiento es la primera web que te sale. Y la gente desesperada está pagando esas barbaridades.

SofN: NOFX también hace tiempo que no vienen por Barcelona, ¿no?

En Barcelona fue en 2010 la gira… No, en 2012.

SofN: Ya es tiempo. Y volviendo al Barna n’Roll. ¿Cómo ves la evolución y el futuro de este festival? ¿Lo ves estabilizado en el Poble Espanyol y con este formato?

Sí. Dependerá un poco de lo que decimos, de encontrar las bandas cada año. Al final, si quieres ir a 5000 personas, necesitas a uno de los seis grandes, que son Offspring, NOFX, Bad Religion, Social Distortion, Rancid y Dropkick Murphys. Esos son los seis grandes dentro del punk rock que te pueden llenar el sitio. Si podemos tener la suerte el año que viene de tener uno de estos, que supongo que sí porque si nos vamos a la misma temporada y con los amigos del Resurrection y del Tsunami compartimos el cabeza de cartel, pues…

SofN: ¿Coincide en fechas con el Tsunami este año?

Sí, y compartimos Offspring. Esa fue un poco la razón de moverse a agosto, que no nos daba mucho buen rollo porque Barcelona en agosto los locales se van. Pero bueno, de momento las ventas van bien, y tenemos que esperar a última hora un plus de guiris también.

SofN: El año pasado además incorporasteis el segundo día, la presentación en la Sala Upload con bandas de aquí. ¿Cómo funcionó? ¿Crees que eso se puede convertir en una de las señas de identidad del festival?

Queremos hacerlo otra vez este año, y la sala está guardada. Lo que pasa es que tengo tanto trabajo con el Punk in Drublic que no hay tiempo, pero tengo tres o cuatro bandas pensadas y creo que lo vamos a repetir, porque al final es una buena exposición para los grupos de aquí para que la gente cuando comparta el cartel doble les dé una visualización. Así que sí, creo que lo vamos a volver a hacer.

SofN: Bueno, y nos queda vuestro otro gran evento, que es el Gasteiz Calling. Ya has dicho que estás liado con el Punk in Drublic ahora, ¿pero cuando tenéis pensado anunciar las primeras bandas?

(risas) ¿Puedo pasar la pregunta?

SofN: Claro (risas)

La verdad es que estamos sufriendo para encontrar el cabeza de cartel. Mucho.

SofN: ¿La idea es buscar a uno de esos seis que dices por lo menos?

Claro, y el problema que tenemos ahora con el Punk in Drublic es que siete bandas no las podemos hacer porque ya tocarán en mayo, y las siete del año que viene (porque ya se está planeando el Punk in Drublic del año que viene) tampoco las podremos tener…

SofN: ¿Y eso es NOFX y seis más?

En teoría quieren seguir con NOFX. Mike no lo tiene seguro, pero creo que sí, porque esa es la razón, claro. Pero los otros seis que vayan abajo igual. O sea, NOFX ya no va a poder tocar nunca más en Gasteiz, porque ya lo tuvimos el año pasado, pero todas las otras que van a colgar debajo tampoco las puedo traer. Es difícil, porque a parte no es una época en que los grupos estén por aquí, ya que se han acostumbrado a venir en verano a festivales y hacer un dineral. Pero bueno, estamos en época fuera de festivales, aunque dentro de lo que cabe sí que estamos en buen momento, porque está el Sound of Revolution la semana de antes y hay uno en Francia, una convención de tatuajes con la que compartimos bastantes grupos aunque sean de segunda fila. El año pasado se compartió a Agnostic Front, a Propagandhi, a Dag Nasty…. Y este año pues estamos compartiendo algunos de los que tenemos ya confirmados. Por ahora en Gasteiz tenemos siete bandas y ya vamos muy tarde. Otros años por esta época ya habíamos anunciado doce. Pero el año pasado el cambio de la gente a la hora de comprar entradas no ocurrió hasta que anunciamos a NOFX en julio, y aún estamos ahí para que nos salga la magia del año pasado, que al confirmar a NOFX en julio y a Refused en agosto cambió todas las ventas del festival. Y este año estamos ahí, pero estoy desesperado. Ideas a david@hfmncrew.com (risas).

SofN: (risas) Es que menudo cartelón el año pasado. Yo fui y además estaba llenísimo, con la gente entregadisima….

También tenemos la teoría que hay 3000 personas que toque quien toque van a ir, porque se lo pasan genial. El ambiente es increíble, y lo cuidamos para que la gente se lo pase bien.

SofN: El Gastetxe es un puntazo, el ambiente de la ciudad también… este año espero ir otra vez, y con un buen puñado de gente…

Sí, y el after party en la Jimmy Jazz, lo de poner la plataforma para que la gente haga stage dive… Los precios de la bebida, si lo comparas con otros festivales más grandes, son bastante buenos. A ver, hay festivales más baratos, está claro, pero Euskadi no es barata, y para ir con los precios que vamos… es un festival hecho con cariño y nos conocemos el sitio bien. Vamos mejorando cada año un poco más. Creo que este último año la gente ya aceptó que dentro de lo difícil que es está bien.

SofN: En las gradas el sonido era un poco chungo, pero abajo muy bien.

Está claro. ¡A las gradas se va al fútbol! (risas) ¡O al teatro!

SofN: (risas) Eso sí… ¡pero tampoco podían entrar todos abajo!

Eso también es cierto, sí. Hay errores, y leemos mucho las criticas y miramos de aprender. La crítica de que no hay grupos de chicas cada año está ahí. Y sí que intentamos, sí. De hecho hablé con una de las chicas que presentó las críticas. La llamé por teléfono y le dije, «mira, lo hemos intentado con todos estos grupos, pero no pueden». Y a parte es que es un festival de punk rock old school. Si hace cuarenta años no habían grupos de chicas…. ¡Ojalá a partir de ahora cambien las cosas, y de aquí veinte años los cabezas de cartel puedan ser Violets o Baboon Show! Aunque bueno, en el cabeza de cartel de este año había una chica tocando las teclas…

SofN: Detrás escondida en una esquina, pero sí, es verdad (risas)

(risas) Escondida, sí, pero oye, estaba. Pero claro, si queremos ir a llenar un sitio de 5000 personas, los cabezas de cartel son los que son. Y ya te digo, sí que se intenta, y ojalá de aquí a X años haya muchos más grupos con chicas, pero a día de hoy la situación es la que es.

SofN: ¿Y cómo de diferentes son los públicos de aqui y de Gasteiz? ¿Te planteas los carteles de forma muy distinta, o crees que en gran parte podrían ser intercambiables?

Sí que me lo planteo distinto. Gasteiz es un festival para los frikis. La primera norma de Gasteiz, que a lo mejor este año me la como pero espero que no, es que no quiero repetir ningún grupo hasta que pueda, porque no hay ningún festival que lo haga.

SofN: Ostras, ¡es ambicioso eso!

Llevamos cuatro ediciones y no hemos repetido ninguno. La única repetición, que no lo es, es que Estricalla tocó el primer año, y este año en la warm-up del día antes también estuvieron, junto con Jerry A. Lo metimos más o menos dentro del festival pero no hicimos la contratación nosotros. Así que de momento no hemos repetido ninguno. Es más, este año viene un grupo que va de gira con otro, y le digo «el otro no va a poder tocar porque ya han tocado«. Se cagan en mí, pero es que quiero intentarlo.

SofN: Joder, me parece genial. Suerte con ello.

En cambio Barna’n’Roll es como una fiesta mayor. En una plaza, al aire libre, la gente con katxis… Entonces buscamos grupos que la gente sepa que tiene el tema es clásico para corearlo y que el momento álgido sea ese. Vale que si que algún año ha habido, yo que sé, Baboon Show y Giuda, pero mira, al final Baboon Show ahora se ha convertido en un grupo de esos mismos, y eso es un poco lo que buscamos. Yo no veo por ejemplo en el Barna’n’Roll tocando a Converge, pero sí que veo a Napalm Death.

SofN: ¿Para corear, Napalm Death? (risas)

(risas) Bueno. Y sí que veo a Brujeria pero no veo a Carcass.

SofN: Brujeria son un poco un show, sí…

Sí, una cosa más de festival. Un poco la diferencia es esta.

SofN: ¿Y crees que, en general, el público de Catalunya y de Euskadi es muy distinto?

Lo veo distinto porque Barcelona es Barcelona y Euskadi es Euskadi… pero al final tampoco es tan distinto.

SofN: ¿Y supongo que con estos dos festivales tienes más que de sobras? ¿O tienes pensada alguna cosas más, como fue por ejemplo el Mallorca N Roll, que coincidió con el primer año de Bad Religion creo en el Barna N Roll?

No, fue el segundo año de Barna’n’Roll. Y bueno, salió la oportunidad, queríamos probar algo en la isla porque pensamos que nadie estaba haciendo nada ahí. Y ahora sabemos por qué (risas). Claro, comparas en Barcelona un Barna’n’Roll con Bad Religion y Toy Dolls, o el primer Gasteiz Calling… porque eso es lo bueno, todos los festivales los hemos empezado con la misma pareja: el primer Gasteiz fue Bad Religion / Toy Dolls, el primer Barna’n’Roll fue Bad Religion / Toy Dolls y el primer Mallorca lo mismo. En Barcelona fueron 4700 entradas, en Gasteiz 4400 y en Mallorca… ahora no me acuerdo, pero creo que unas 2200. Sí que pensábamos que si viene la gente de Mallorca, y además la gente de Alemania (porque son grupos que en Alemania les va bien). O si viene la gente de Inglaterra, pero o no les llegó la información o teníamos que a lo mejor fletar aviones de origen… pero al final es muy difícil, muy difícil. La verdad es que guiris vinieron muy pocos.

SofN: Quizás porque lo conoces tú más, ¿pero tú crees que Euskadi y Barcelona son las mecas del hardcore en la península? ¿En Madrid o en otros sitios no hay tanta salida?

A ver, está claro que el hardcore empezó en Barcelona, y por algo será la ciudad más potente. Euskadi fue la segunda, aunque ya había mucha tradición en el punk, y un poco tendrá que ver también la cultura de los gaztetxes. En Barcelona son las okupas. En Madrid también ha habido, claro, pero a lo mejor allí, con toda la movida madrileña, se ha ido por otros derroteros más rockeros, más heavy o más urbano a lo mejor, no sé. Pero bueno, básicamente hacemos Barcelona y Euskadi (o mejor dicho Vitoria) porque yo soy de aquí y mi socio con el que montamos las cosas ahí es la gente que lleva la sala Jimmy Jazz. Y como allí tienen el Iradier Arena, que está bien para hacer un festival urbano, pues por eso estamos casados en esas dos ciudades. A lo mejor sí que sería más inteligente hacer algo en Madrid porque tiene el doble de población que Barcelona, pero no soy de ahí. Y con lo que me está costando el Wizink con el Punk in Drublic a lo mejor tampoco vuelvo (risas)

SofN: ¿Y como ves la salud de la escena hardcore, punk y rock en general, tanto en Catalunya como en España como en el extranjero? Hubo un boom años atrás, y ahora quizás bandas nuevas hay menos, y hay menos giras porque tampoco hay tantas bandas…

Depende del estilo. A nivel de hardcore está fatal. Tú miras en la península grupos de hardcore…

SofN: Está Adrenalized, está Blowfuse…

Pero estos ya los consideraría más punk rock. Lo que es hardcore hardcore actualmente queda Anal Hard, que tocan de uvas a peras, está Bellako que están moviéndose mucho pero tampoco es que sean muy grandes. En Madrid están Brothers Til We Die, que tampoco es que sea hardcore ahí oldschoolero pero van haciendo sus pinitos.. pero no hay mucho. Y antes un concierto versus ahora, va muy poca gente. Me acuerdo de la época del Rock & Trini, que tocase quien tocase había siempre 200 o 250 personas. Y esto ya es imposible.

Lo que sí que veo ahora es una nueva escena de punk rock. Yo creo que desde que Crim han crecido tanto la gente está viendo un espejo y estan pensando que si ellos lo hacen, nosotros también podemos hacerlo. Y creo que hay mucha gente cogiendo instrumentos, y hoy en día hay muchísimas bandas de punk rock en Barcelona y en Catalunya. Y hay algunas de muy buena calidad, lo que pasa es que tienen que buscar su propio estilo. Eso quizás ya es una opinión personal, pero para que realmente destaquen no puedes hacer la copia de la copia.

SofN: Bueno, se empieza por ahí a veces y luego cada uno encuentra su propio camino…

Sí, es un poco buscar, pero hay bandas buenas ahora, y bandas que estan tocando mucho. La Inquisición mismo, vale que también los llevamos nosotros, pero les están saliendo muchas cosas en Europa también. En el Viña Rock había camisetas de La Inquisición, en un festival en el que tampoco lo esperas. Yo creo que Crim ha sido un poco la punta de lanza para que la gente se apunte. Y a nivel de Euskadi también hay mucha movida. Siempre la ha habido, pero habían sido bandas más locales, pero ahora están llevando a mucha gente a los conciertos. Y en Madrid también… yo creo que vuelve a haber un interés y ves que hay bandas que vuelven a hacerse un sitio en los festivales. Y supongo que si a partir de ahora el Punk in Drublic viene cada año, si hay Barna’n’Roll, está el Tsunami… el Resurrection ahora ya no pone tanto punk rock, pero bueno, está el Kalikenyo, el Pintor Rock… Hay festivales y yo creo que a nivel de punk rock hay muy buena salud, pero a nivel de hardcore no.

SofN: Ahora que los has mencionado… ¿te sorprende el fenómeno Crim? Cada fin de semana son capaces de meter mucha gente en cualquier sitio, almenos en Catalunya, de manera que podríos decir que son la mayor banda de punk rock que ha habido nunca en Catalunya, ¿no?

A nivel de ventas posiblemente lo sea, sí. En los ochenta había muchas bandas, aunque la mayoría era más de hardcore… estuvieron Subterranean Kids, en los noventa estuvieron Inadaptats

SofN: Bueno, pero yo recuerdo ver a Inadaptats en la Villa Paquita de Cardedeu en los noventa por dos duros y tampoco es que hubiera mucha gente.

También ha cambiado un poco la movida. Antes todo estaba centrado en conciertos políticos. Había muchos, y este tipo de grupos se alimentaban de eso, de todas las movidas que se hacían en los noventa. Después, a partir del 2000 se fue ya hacia las salas, y si que es verdad que una banda que toca en salas como es Crim y que sea capaz en esta gira de hacer diez bolos en Catalunya y estar haciendo una media de 500 personas por concierto (aunque en Barcelona metieran 800 y fuera sold out), o hacen sold out de 350 porque no cabe más gente, como en Lleida y Tarragona, yo creo que no había pasado, no. Pero también entiendo que salieron en el momento oportuno. Sin querer, claro, porque nadie planea esto, pero la situación en Catalunya les ha ayudado. Ellos también escogieron cantar en catalán, y algo que ya hacían bandas como Col.lapse o Anti-patiks, que a lo mejor fueron los que más aguantaron, teniendo un estilo muy propio. Pero las letras que tienen son muy especiales, y al final lo más importante es que le llegan a la gente.

SofN: Los vi también en el gastetxe de Gasteiz, la mañana del festival, y bueno, la gente estaba cantando todos sus temas. El fenómeno que ha causado, incluso un poco fuera de Catalunya, la verdad es que me parece brutal.

Bueno, el otro día en Viña Rock tocaron a la una, que es la hora que tocan todos los cabezas de cartel y tocaron en el escenario pequeño y había 2000 personas viéndolos y mucha gente cantando las canciones.

SofN: Ellos mismos lo dicen siempre que pueden, ¿no?, que están flipando…

¡Lo repiten demasiado! No puedes estar dos años flipando (risas) No flipéis ya más, hombre. (risas)

SofN: Bueno, HFMN es una empresa muy poco convencional, una promotora única en el sentido que sois promotora, sois discográfica, sois agencia de management… vamos, que una banda cuando se va con vosotros tiene todo el paquete.

Pongo últimamente el ejemplo del día que Baboon Show tocó en el Estraperlo

SofN: Que además es vuestra sala, claro (risas)

Es que éramos los managers, los agentes, los promotores, el sello, la sala, yo cociné para el grupo, conducía, acabé sirviendo copas (risas)… Yo creo que hice todos los trabajos que se pueden hacer en el mundo musical (risas). Pero también creo que esto es lo bueno que nos ha dado el conocimiento, y entendemos que antes era como una batalla: la sala intenta hacer el máximo, el management intenta hacer el máximo (juntamente con el booker), el sello igual… ¿sabes? Yo he estudiado económicas, y una cosa que me dijo mi profesor (que actualmente es mi gestor) es que el mejor negocio es el que ganamos todos. Si hay alguien que no gana, es un problema. Y al final es un poco lo que tienes que ver. A veces ha venido un grupo y nos dice «Oh pero es que tendríamos que cobrar más!». ¿Pero qué te piensas? Aún estamos pagando el préstamo para la sala, y aquí hay unos gastos. Tienes las bebidas, pero es que la inversión inicial y el mantenimiento están ahí. Y eso sí que nos ha dado una visión especial que creo que, y no lo digo por vacilar, que en todo el mundo no conozco a nadie que tenga todas esas facetas dentro de lo musical. Y eso nos da conocimiento único, sabemos un poco de todo.

SofN: Y supongo que habéis llegado aquí un poco orgánicamente. No es que lo hayáis decidido o estéis siguiendo un plan.

No, no, ha venido totalmente de casualidad. Vas trabajando y creciendo con las agencias, y ahora sí que estamos en el techo.

SofN: Claro, puedes crecer a lo ancho, pero quizás ya no abarcar más cosas…

Puedes crecer con el tema management, y a lo mejor una banda como Baboon llega a ser una banda muy grande, porque creo que lo tienen todo, pero yo desde el principio tenía claro que no quería moverme de las directrices del hardcore. Sí que había montado el típico concierto de metalcore o cosas así…

SofN: Bueno, tienes bandas de metal en tu roster también, ¿no? Carcass o Napalm Death por ejemplo…

Sí, pero esas bandas siguen con nosotros porque la gente que las lleva es la gente de M.I.D., con la que llevamos quince años trabajando, pero también porque tienen un cierto concepto punki. Y después también por la amistad. Cuando veo esos riders así de gruesos y las tonterías que llevan algunas bandas de metal, como que les den por culo a todas. Porque todas cagan y mean por el mismo sitio que yo. Y paso. Paso de las tonterías. Lo he visto a veces en el Resurrection, cuando estás en el camerino y ves todas las tonterías que hay con las bandas de metal… Cinco camerinos, uno para cada uno… ¡si no te hablas con tu compañero de grupo déjalo! Vale que es un trabajo, pero joder…

Y luego sí que hay bandas que aún no he trabajado con ellas eh. Dropkick Murphys no lo he hecho nunca. Social Distortion, o Rancid… Sí que soy amigo de ellos y son bandas de mi entorno pero no las he trabajado.

SofN: Además tampoco vienen mucho…

No, y son las tras bandas que me falta un poco para hacer el cupo. Mi techo era llevar a Cock Sparrer, NOFX o Bad Religion, mis bandas favoritas de toda la vida. Ahora solo tengo que conseguir que toquen en el Estraperlo (risas). Eso aún me falta (risas)

SofN: Bueno, podéis hacerlo con un concierto secreto de esos como el que hicisteis con Cock Sparrer…

Bueno, secreto a voces eh, que vinieron 500 (risas)

SofN: Ya ves (risas) A mí dos o tres me vinieron y me dijeron «oye, no se lo digas a nadie pero….»

Top secret era, top secret (risas)

SofN: Hablemos un poco del Estraperlo pues. Celebrásteis hace poco el décimo aniversario, precisamente con el concierto secreto este que decimos de Cock Sparrer, y a día de hoy sigue siendo una sala de conciertos con mucho carisma, pero empezásteis como discoteca y eso no acabó de funcionar, ¿verdad?

Bueno, básicamente el tema es que Jordi y Kai (ndr. hermanos Sabatés, de La Roca) tenían La Nau. Cerraron y se fueron a El Molí, y cuando les subieron el alquiler se tuvieron que ir. Entonces ya éramos muy amigos y dijimos «¡Vamos a montar una sala!». Estuvimos mirando en Barcelona un par de sitios, y después Willy de La Inquisición me dijo «¡ostia! Está el Carretera 13«. Él ya había montado cosas ahí y le gustaba mucho la sala, así que decidimos tirarnos a la piscina. Ignorancia máxima y absoluta. Nos pensábamos que abriríamos y habría colas de gente.

SofN: Bueno, en La Nau de La Roca las había…

Sí, pero la peña ya no coge el coche tanto como antes. La gente de Barcelona son muy vagos, y si no le haces el concierto debajo de su casa no van. Yo porque soy de Manresa y toda mi puta vida he cogido el coche para ir a conciertos, pero la gente de Barcelona depende de donde sea no van, y el Estraperlo, o Salamandra, están muy lejos y les cuesta mucho. Y sobretodo, no nos engañemos: todas las salas de conciertos de Barcelona son discotecas que hacen conciertos. Algunos con más y otros con menos cariño, pero al final la regularidad de los ingresos es la discoteca, lo otro es el extra. Y nosotros quizás queríamos vivir de los conciertos, pero fue la época en la que se subió el IVA y a los conciertos ya no iba tanta gente. Porque por ejemplo cuando vino D.R.I. a La Roca había 900 o 1000 personas, y ahora meterías 400.

SofN: Claro, de hecho la última vez, que vinieron con Hatebreed, no había tantas ni de coña.

Exacto. O grupos de punk rock clásicos, en La Roca eran siempre 300 o 400, ¡en la puta Roca!. Las mismas bandas han venido al Estraperlo y han ido 150. Ya no es tan novedoso, supongo. Ahora espero que como hay un poco más de relevo en las bandas de punk rock, también genere más interés en las bandas de antes. A ver, con el Estraperlo nos equivocamos totalmente. Nos vendieron la sala y no teníamos ni plan de empresa ni nada. Y el primer año no cerramos de milagro porque tenía el concierto de Cock Sparrer en Girona, y el dinero que ganamos lo utilicé para tapar los agujeros del Estraperlo. Luego nos cayeron unas cuantas subvenciones y pudimos ir avanzando, pero cuando subieron el IVA y todo nos fuimos a la mierda. No pudimos aguantar. Y ahora la tenemos abierta, pero como digo yo es nuestro chiqui-park. Cuando nos apetece y hay algún concierto que nos interesa abrimos.

SofN: ¿Pero la sala es vuestra físicamente?

Tenemos la licencia, y ahora hemos renovado por diez años más. Pero ninguno de los tres sacamos un duro del Estraperlo. Nada. No hemos repartido nunca nada. Jordi lo decía: «los primeros diez años del Estraperlo, hasta que pagué el crédito, han sido los peores de mi vida«. Y yo he tenido que ir aguantando porque por suerte HFMN ha ido bien y he podido hacerlo. Pero cuando el séptimo año dijimos de cerrar, que íbamos a venderlo pero después reabrimos, tuve que poner no sé cuántos miles euros en un año, y no tiene sentido. Pero ahora no hay el riesgo económico, no hay la idea que tenemos que vivir de eso. Jordi tiene su trabajo, Kai tiene su trabajo, yo tengo HFMN… Y mira, yo tengo mi oficina ahí y por lo menos tenemos un sitio para hacer conciertos.

Y posiblemente en Barcelona no tendría cabida, porque eso de hacer un concierto de punk-oi que acabe a las dos y después pinchar y que la gente se quede ahí desfasando hasta las seis, en Barcelona nos lo chaparían seguro. A la que vieran a 300 personas en la calle (porque nosotros dejamos salir a fumar y a beber en la calle), en Barcelona, y más en según qué barrio, dirían «¿pero dónde van estos flipados?». Nos echarían al momento, así que tenemos esa suerte. Por eso festivales como el que hacemos en verano, el Beach, Beer and Chaos de los skins, en Badalona es la ostia. Pueden hacer lo que quieran y por eso se agota todo. Es ideal porque encima en agosto Badalona está vacía, los locales se van y todos los comercios del centro de Badalona están contentísimos. Era el peor finde del año hasta que aparecimos nosotros, y es el único finde del año actualmente que están todos los hoteles llenos y todos los bares del paseo dicen que hacen unas barras increíbles.

SofN: Caray, les salvaste un poco y todo.

Sí, la verdad es que ese finde les salvamos. Y ahora queremos ver qué ocurre con el Summer Blast, el festival ese que hacemos en junio de hardcore. La idea es intentar crear lo mismo, ver si conseguimos que con el hardcore la gente venga a Badalona un fin de semana, a pasarlo bien a la playa unos días. Porque en el festival de los skins los grupos están bien, pero realmente la gente viene por la fiesta y por la playa. Yo creo que podríamos anunciar el festival sin anunciar ningún grupo y sería sold out igualmente en una semana, porque la gente viene a pasárselo bien toque quien toque. Y lo más divertido es que tienes a 300 punkis y pelados delante del Hotel Miramar de las doce del mediodía a las seis de la tarde. Eso es un puto zoo.

SofN: Oye, y volviendo un poco al management, decías antes que tú tienes la infraestructura, tienes los contactos y pones un trabajo de promoción detrás muy fuerte, pero al final lo que prevalece es la calidad y el trabajo de las bandas. ¿Hay alguna por la que hayas apostado tan fuerte como las que sí que han despuntado que crees que no acabó de despegar tanto como tú preveías?

A ésta no contestaré (risas)

SofN: ¡Bien! (risas) Cambiemos de tema pues. Antes me decías que con los años has traído a casi todas las bandas así grandes del punk rock, pero que te faltan Dropkick Murphys, Rancid o Social Distortion. ¿Tienes alguna otra espina clavada de esas que digas «ostia»? Yo que sé, una reunión de Minor Threat (que no va a pasar nunca)…

No va a pasar nunca, eso seguro. Hablando de esto el otro día tuve una muy buena porque estaba con los Crim y el Marc me dice «mira, aquí está el cabeza de cartel que nos falta para Gasteiz!«, y me enseña «Reunión de Fugazi». Y al momento le mando un SMS a Brian Baker del rollo «pásame el contacto de…» y al momento me pongo a pensar y… ¡mierda, si es el 1 de abril! Y al cabo de nada empieza a mandarme carcajadas, y el tío aún se está riendo ahora. Yo creo que Fugazi aún podría ser, pero Minor Threat no se reúnen ni de coña. Son casi el único grupo que entendió que ese era su momento, y según qué reunión, sobretodo con un grupo tan energético como ellos, que lo toquen gente ya mayor, yo creo que no tiene mucho sentido. Yo qué sé, Youth of Today son posteriores pero están en forma, saltan y todo eso. A lo mejor ves hoy a Minor Threat y se te caen los cojones al suelo. (risas)

SofN: ¿Así, no te queda ninguna espina clavada, tanto a nivel de promotor como de manager?

Nah, ya te digo. A parte de los tres grandes que te he dicho antes, que tampoco me voy a morir si no lo hago, no hay ninguna. Hemos conseguido casi todo lo que queríamos, la verdad es que sí. Porque lo que hicimos de los RkaLiens en el Gasteiz, que fue el único concierto que hicieron en Europa, o cosas así especiales… no, no creo que haya ninguna.

SofN: Bueno, y si tuvieras que escoger un cartel ideal para el Barna’n’Roll, por ejemplo?

El perfecto sería el no poner ningún grupo y vender 5000 entradas (risas) ¿Se puede? (risas) Mira, el perfecto sería 5000 entradas a 50 euros y que pinchase el Unclu toda la noche (risas) ¡El cartel perfecto! (risas) Y que repitiera cada año.

SofN: ¡El Unclu puede repetir sin problemas! (risas)

Ostia, no sé. La verdad es que una cosa que me gusta de los festivales es que la mayoría de grupos han acabado siendo buenos amigos y siempre me gusta darle la oportunidad a grupos que son colegas. Solo tienes que ver los camerinos, normalmente, del Barna’n’Roll el año pasado eran un cachondeo porque nos conocíamos todos. Sick of it All, Cock Sparrer,… son bandas que son amigas desde hace muchos años y nos lo pasamos muy bien. ¿Cartel perfecto? No lo sé, hay muchas bandas. Mira, el cartel perfecto sería el que pudiese ver, porque al final en los festivales no veo ningún grupo. El año pasado hice la reunión de Skatalà, que son amigos y me costó lo suyo, y porque el cabrón del batería de los Adicts perdió el avión estuve fuera del festival esperando que llegase. Y llegó diez minutos antes de la actuación, a las dos de la mañana, y no vi a Skatalà. Pero es que hicieron el ensayo en el Estraperlo y tampoco lo vi porque estaba de gira. O sea, ¡he juntado grupos y no los he podido ni ver!

SofN: Bueno, almenos has hecho un servicio a la población…

Eso sí, pero me toca las narices, joder. Es que eso, normalmente cuando estás en un festival vas de culo, y al final dices, mira, ya que no los puedo ver, al menos que sean mis amigos los que tocan. Hombre, me gustaría hacer un Rancid + Dropkick Murphys la misma fecha, eso sería la ostia. Pero este mismo de ahora con Bad Religion y NOFX es un cartel de ensueño. Y además últimamente, no sé si es porque me los veo de otra manera desde que trabajo con ellos, pero juraría que los últimos conciertos de Bad Religion han sido la ostia.

SofN: El último que yo los vi en el Razz fue realmente genial..

Y el del Tsunami el año pasado, que tocaron hora y media, hora cuarenta con el Suffer entero, fue increíble.

SofN: ¿Cuánto tiempo van a tocar cada uno en el Punk in Drublic?

Bad Religion una hora, NOFX 70 minutos. Corto pero está bien. También pienso que en un festival de tantas horas es mejor así. En el Viña Rock, por ejemplo, todos los grupos hacen el set completo y a veces eso es mucho, y más habiendo solo un escenario. Queremos poner muchas cosas, tanto en el Barna’n’Roll o en el Punk in Drublic, como hay elecciones el Poble Espanyol tiene unos horarios muy pactados. Tenemos que empezar la música a las siete y acabar a la una, cuando antes podíamos empezar a las cinco y acabar a las dos.

SofN: ¿De siete a una? Sí que han recortado la cosa!

Han recortado muchísimo, sí. Y es una putada, porque entre los cambios, que son grupos complicados, los setlists son los que son.

SofN: Bueno, pues creo que ya lo tengo todo….

¿Todo eso hemos hecho ya? (mirando mi interminable lista de preguntas)

SofN: Hummm… creo que sí… bueno, tengo una curiosidad final. Los conciertos de HFMN son normalmente bastante más baratos que el resto de promotoras…

(risas) ¡Buena pregunta! (risas)

SofN: (risas) ¿Eso es porque los caches del hardcore son más baratos o tenéis algun otro secreto?

(risas) Yo creo que es que somos generosos y a la vez tontos. Asaf me lo lleva diciendo tres años, del rollo estamos aún haciendo conciertos de bandas guiris a 12/15 o 15/18, que al final a ver, todos sabemos que cuando cambió el euro es el equivalente a las 1500/1800 pesetas. Y claro, son los precios de hace 20 años. Pero a lo mejor porque venimos del punk y vamos con miedo, pero claro, si lo comparas con los grupos de metal, que está claro que cobran más, pero hay unos costes como los de promoción o los de la sala que al final son los mismos. Por ejemplo, en esta gira de Sick of It All y Good Riddance íbamos a 20 euros, era baratísimo. Podíamos haber hecho 22/27 sin problemas. ¡Ahora que los has dicho vamos a subir! (risas)

SofN: (risas) Creo que esta pregunta no la voy a poner, no sea caso que me lapiden (risas)

Después de ver el Viagogo, que está vendiendo de primeras, los hijos de puta, a 83 el Punk in Drublic, el año que viene saldremos a 60 mínimo. Pero sí que hemos sido siempre muy baratos. Y es más, mi socio de Vitoria siempre me lo dice, porque creo que el Azkena, que son dos días, sale a 110 o 120, y nosotros salimos a 60. Somos bastante suicidas, porque ninguno de los dos festivales tiene ninguna subvención, cero. De esponsor tenemos muy poco porque quieras o no esponsorizar a banda de punk como que ya no se hace. Antes sí que en los noventa o en los dosmiles tenías a Eastpak, Vans o marcas como Monster cuando empezó. O Jagermeister, que apostaba mucho pero ahora se han ido por otros derroteros. Tampoco hay mucho concierto de esponsorización en el punk rock. En Vitoria si que cobramos una pequeña subvención pero es a posteriori, y es algo que puede pedir todo el mundo que monta algo. Por calcular, creo que no llega ni al 10% del presupuesto, cuando muchos festivales en España empiezan porque tienen a lo mejor 300 o 500 mil euros para montarlo. Y nosotros no. Ojalá tuviéramos una buenas subvención en Vitoria porque con ese dinero podríamos asegurar un cabeza de cartel cada año pagado por la subvención, y tener el otro pagado por lo que generamos nosotros. Sí que vamos muy barato… ¡prepararos! (risas)

SofN: No no, tú olvida lo que te he dicho (risas) Pero en Gasteiz, mucha más gente que el año pasdo tampoco va a caber…

Bueno, puedes abrir el último anillo, pero el Gasteiz está planteado para eso. El año pasado fueron 4900 creo, y pienso que el tope, por lo que vimos el año pasado, es 5500. Por mucho que abramos la última grada, o que abramos un poco más a los lados… pero nadie quiere estar en el tercer anillo… que está lejos. ¿Y plantearlo en otro sitio? El noviembre al aire libre, en Vitoria, vamos a matar a la gente. Resumen, que sí que vamos barato, sí.

SofN: Pero ya esá bien, eh. (risas)

No sé, tenemos ese concepto. A veces me peleo con las bandas, con Blowfuse por ejemplo. Esta vez la gira la hemos hecho a 9/12, pero es que es un grupo que siempre iba a cinco euros. Y cinco euros creo que no es ni representativo. A veces llenas una sala a cinco euros pero es gente random, que viene para tomarse una birra. Y es bueno para darse a conocer, pero si a cinco euros metes 150 personas, pagas la sala, pagas a los teloneros y no te queda nada. Cinco euros tendría que estar prohibido.

SofN: Bueno, pues ahora sí que no tengo ninguna más. ¡Una hora, no está mal!

¿Una hora hablando? Joder pues no me lo ha parecido.

SofN: ¿Y no es bonito eso? (risas) Muchas gracias por todo y mucha suerte con el Punk in Drublic y con todo lo que tenéis en agenda. Nos vamos viendo.

¡Gracias a ti! ¡Hasta pronto!

Avatar
Sobre Albert Vila 693 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.