Crónica y fotos del concierto de Maximum the Hormone - Sala Razzmatazz (Barcelona), 13 de junio de 2022

El fiestón de Maximum the Hormone llena Razzmatazz 14 años después

Artwork: Irene Vernedas

Datos del Concierto

Bandas:
Maximum the Hormone
 
Fecha: 13 de junio de 2022
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Route Resurrection / Bring the Noise / Rage Tour
Asistencia aproximada: 2.000 personas

Fotos

Fotos por Irene Vernedas / Carles Amat

Maximum the Hormone son una banda muy especial en varios sentidos. Empezando por su música, que mezcla los elementos más pegadizos de multitud de géneros, siguiendo con sus videos, tan bizarros como las canciones que componen, y pasando por un directo que no se ve todos los días. Esto último también en los dos sentidos, pues sus actuaciones son tan espectaculares como escasas por estos lares. Que haya podido encontrar, la última vez que vinieron a Barcelona fue en 2008, nada menos.

No es de extrañar, entonces, que hubiera cierta expectación para verles. La previsión era que se agotaran las entradas, pero parece que el mismo día aún quedaban algunas, aunque debían ser pocas. La sala grande de Razzmatazz tiene una gran capacidad, pero se llenó casi por completo con la visita de los japoneses. En esta ocasión no contamos con ningún grupo invitado, y se prometía un show extra largo, ya que iban sobrados de tiempo.

Malas noticias para los fotógrafos, el mismo día del concierto nos comunicaron que la banda no permitía fotos durante su actuación, ni siquiera por parte de prensa. Había carteles con el mensaje por la sala y hasta lo pidieron por megafonía antes de empezar. Esta crónica Iba a ser solo texto, pero por suerte tenemos a una gran artista en la revista que ha sabido capturar lo que pasó en Razz en este boceto. También se pueden encontrar algunas imágenes del acontecimiento en el Instagram oficial de la banda.

Como iba comentando, la sala estaba prácticamente llena cuando Maximum salieron a tocar sobre las ocho y cuarto. La gente les esperaba con gran variedad de cánticos, que se volvieron ensordecedores cuando se apagaban las luces y el cuarteto cogía sus instrumentos.

La cosa empezaba a todo trapo con «What’s up, people?!», uno de sus temas más conocidos, seguramente por ser el opening del famoso anime Death Note. El caso es que también es una de las canciones más locas de la banda, y ya desde el principio empezaron los pogos en el centro de la sala.

La reputación que tiene su directo de ser demencial no es exagerada, a cada canción conseguían poner el público a cien. Nos azotaban sin descanso con sus ritmos frenéticos, cambios inesperados y secciones bizarras, flirteando con estilos tan dispares como el funk, el rap o el J-pop. El núcleo de todo y lo más presente, por supuesto, es una especie de fusión entre diversos subgéneros del metal extremo, el punk y el hardcore. Me gusta especialmente que se centren en estos aspectos más cañeros y no hayan derivado a una banda más comercial, como suele pasar. Se han mantenido fieles a estos estilos más duros durante toda su discografía, y esa energía es claramente palpable en sus directos.

Casi todo lo que tienen son hits, es difícil encontrar un tema suyo que no funcione sobre el escenario. La energía iba en ascenso con sus dos canciones homónimas, un «Hungry Pride» que recuerda mucho a System of a Down y el brutalísimo «A-L-I-E-N».

Entre canciones, tanto el vocalista principal (porque aquí canta todo dios) Daisuke-han como la baterista Nao se dirigían al público e incluso dijeron algunas palabras en español, aunque fueran los típicos tópicos. A las cuerdas teníamos a dos auténticos titanes. Al bajo, Ue-chan nos dejaba alucinados con su slap y filigranas diversas, mientras que Maximum the Ryo-kun, también principal compositor, repartía guitarrazos, cantaba sus partes y sacudía sus enormes rastas de lado a lado.

Viniendo de donde vienen, a lo mejor alguien esperaría un espectáculo mucho más visual, quizás con pantallas, diferentes artificios y numeritos. Pero tienen de sobra con su música, no les hacen falta muletas de ningún tipo para que su directo sea una bomba. Como mucho, Nao dejaba la batería en alguna ocasión para cantar en primera fila, en partes donde tenían algún sampler o suplida por Daisuke, pero por lo demás esto era una banda de puto rock ‘n’ roll con actitud de repartir leña.

Obviamente, sus canciones también tienen bastante influencia de la música japonesa, cortes como (hay que coger aire para esto) «Chu Chu Lovely Muni Muni Mura Mura Purin Purin Boron Nururu Rero Rero» o el estribillo de «Buiikikaesu!!» nos recuerdan al mundillo del anime de nuevo. Bailamos a ritmo de reggae con «Rei Rei Rei Rei Rei Rei Rei Rei Ma Ma Ma Ma Ma Ma Ma Ma» (la verdad, no sé qué les pasa con los títulos de algunas canciones), cantamos esa sección tan punki de «Nigire!!» y nos desmadramos con «F», un tema sobre Frieza, de Dragon Ball. Con el impacto que la serie ha tenido sobre varias generaciones, ¡Este no podía faltar!

Era la hora de los bises, y la banda volvía a salir al escenario para interpretar las dos últimas canciones de la noche. Ambas mucho más bailables y no tan machaconas, geniales para el fin de la fiesta. Su éxito «Koi no Mega Lover» cerraba por todo lo alto una actuación de hora y cuarto aproximadamente.

Salimos muy temprano de Razzmatazz, ¡Aún era de día! No hubieran sobrado algunos temas más, pero teniendo en cuenta la energía que gastan sobre las tablas, es entendible que no hagan espectáculos de dos horas. Sea como sea, los recomiendo encarecidamente a cualquier aficionado a la música en directo, porque son unos auténticos máquinas.

Setlist Maximum the Hormone:

What’s Up, People?!
Haiyani Spain
Maximum the Hormone II
Hungry Pride
Maximum the Hormone
A-L-I-E-N
Bikini Sports Ponchin
Chu Chu Lovely Muni Muni Mura Mura Purin Purin Boron Nururu Rero Rero
Zetsubou Billy
Buiikikaesu!!
«F»
Rei Rei Rei Rei Rei Rei Rei Rei Ma Ma Ma Ma Ma Ma Ma Ma
Nigire!!
Haikei Vap Dono
Koi no Mega Lover

Aleix Besolí
Sobre Aleix Besolí 181 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.