Double Crush Syndrome – Death to Pop

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 27 de septiembre de 2019
Discográfica: Araising Empire
 
Componentes:
Andy Brings - Voz, guitarra
Slick Prolidol - Bajo, coros
Markus Herzog - Batería

Temas

1. Whore (3:23)
2. Death to Pop (3:00)
3. Refuse to Kiss Ass (2:30)
4. Cocaine Lips (3:17)
5. Souls to Sell (3:53)
6. I'm In Love With You (3:28)
7. With Me (3:14)
8. Mistakes We Love to Make (3:27)
9. We Cannot Be Ruled (2:22)
10. Tonight (5:26)
11. Die Berühmten Drei Worte (3:16)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Double Crush Syndrome – Death to Pop
Todos los discos de Double Crush Syndrome – Death to Pop en Amazon


Siento una especial predilección por Andy Brings y todo lo que ha hecho en su ya dilatada carrera. Pasó por las filas de Sodom, formó The Traceelords y ahora está a tope con los Double Crush Syndrome, que, por cierto, en esta obra parece que vuelven a recuperar todo el espíritu de su anterior banda. Gustó su disco debut y más su directo por lo que es genial tener a Brings de vuelta con lo que mejor sabe hacer: hard rock desenfadado, divertido, feliz y muy contundente. Al igual que otros grandes músicos Andy está empeñado en conseguir el disco de rock n’ roll perfecto y siempre que saca algo se acerca un poco más a este objetivo. Es toda una cara conocida en Alemania y está siempre en contacto con divos del negocio, así que como podéis suponer siempre ha querido ser una estrella del rock. ¿Lo conseguirá esta vez? Posiblemente no, pero si escuchas este disco vas a enamorarte de su sonido y vitalidad.

El mejor ejemplo de que los Traceelords están de vuelta bajo el nombre de DCS es ese pedazo de single que lleva por nombre “Cocaine Lips”, con la recurrencia de las voces femeninas apoyando el estribillo y a modo de arreglos en los versos. Un tema para estar cantando toda la tarde. La fórmula es tan simple como efectiva y el trío responde perfectamente: melodías pegadizas, accesibilidad y temas cortos y directos. Hay canciones geniales en esta obra, pero los dos que lo cierran van para himnos en toda regla. “Tonight” es épica, larga, y demuestra que las musas han visitado a Brings. Otro gran estribillo y subidas y bajadas de intensidad que escalan hasta casi los seis minutos de duración. Toda una rareza en su discografía. También lo es que cante en alemán, caso de la divertida y punkarra “Drei Worte”. Uno de esos temas ideales para que los germanos se desparramen en Wacken cerveza en mano, tocando terrenos de cuando Tom Angelripper hacía de las suyas bajo el nombre de Unkle Tom.

Antes habían empezado a por todas navegando entre dos aguas, las del punk rock y el hard rock a base de grandes coros y riffs marcados de “Whore”. La personalísima voz del ex de Sodom casa a la perfección, y se dan el gusto de tributar con un guiño a Iron Maideny de meter unas guitarras 100% Thin Lizzy. No hay descanso y en la pegadiza “Death to Pop” se salen con guitarras, otra vez, recordando el trabajo de Scott Gorham. Sinceramente, y es opinión personal, pero creo que las guitarras de los Lizzy van a estar muy presentes a partir de ya en bandas de heavyy rock en general. “Refuse to Kiss Ass” es más cercana a lo que encontrábamos a su anterior obra. Más contundente, con otro buen estribillo y con guitarras más metal y con afinación más grave.

Esas mismas premisas sirven para “Souls to Sell” en la que canta más grave de lo habitual, y luego tira de groove en “I’m in Love with You”, que es puro Traceelords, recordando a temas como “Start it with a Kiss Stop It with a Gun”. Pop desenfadado en otra joya como es “With Me”, de inspiración Beatles, con el juguetón bajo de Slick Prolidol. Remata con “Mistakes We Love to Make”, de corte hímnico, dejando patente que su antiguo espíritu compositivo y festivo está de vuelta. El riff del disco reside en “We Cannot Be Ruled”, de largo, la más potente de todas, pero con ese gancho comercial intacto.

El productor alemán Uwe Hoffman reconoce que este es uno de los mejores discos en los que ha trabajado en toda su vida, y creo que es un tipo sincero. Con ello confirmo que Death to Pop es un bombazo y hay aquí una retahíla de singles que navegan entre el rock, el pop y el punk. Si en su disco debut había un sonido diferente a lo que siempre había hecho Brings creo que aquí ha vuelto a lo que mejor se le da. Coros femeninos, estribillos dorados y ese toque de popvestido con guitarras, buscando el oxímoron con el título del disco. Por otro lado, Brings, no para ni un minuto en redes sociales y aparece en todo tipo de eventos consiguiendo girar con sus amados Skid Row o estando con Gene Simmons. Seguro que se mete de telonero en otra gira importante y vuelve por estas tierras. ¡Este material promete!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 220 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.