Desmontando al monstruo: Los Suaves – Frankenstein

Ficha técnica

Publicado el Abril de 1984
Discográfica: Clave Records
 
Componentes:
Yosi - Voz, guitarra
Pepe Losada - Guitarra
Hermes Alogo Mebuy - Guitarra
Carlos "Charly" Domínguez - Bajo
Tito “Canolas” - Batería

Temas

1. Cuando la música termina (4:23)
2. Sospecho (3:00)
3. Una ciudad llamada Perdición (4:48)
4. No llores más por mí (3:48)
5. Mear contra el viento (3:17)
6. Frankenstein (2:39)
7. Por las noches (3:54)
8. Tocando fondo (3:15)
9. A Caín (3:25)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Los Suaves – Frankenstein
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Los Suaves en Amazon


Teníamos un poco olvidad esta sección y tocaba darle un impulso. Y ya que hablamos de monstruos y de discos incomprendidos, “malos”, o poco inspirados, aquí matamos dos pájaros de un tiro. El Frankenstein de Los Suaves es un homenaje a la creación de Mary Shelley ya desde la portada (realizada por Tudó, quien ya hizo la de su disco debut)y es una de las obras más desconocidas de los orensanos. En 1982 el grupo dio la campanada con su debut Esta vida me va a matar y con canciones de la talla de “Siempre igual”, “Sin empleo” o “Muerte en el rock”. Pero ante todo fue un clásico atemporal que ya apuntaba a que este grupo iba a ser enorme. Tras Frankenstein aparecería “Dolores se llamaba Lola” en Ese día piensa en mi que sigue animando todas las fiestas de pueblo en la piel de toro. En Frankenstein hay cambios de formación, que no es estable, una producción tan sencilla y funcional como la calidad de sonido, y le faltan singles del calibre de su anterior obra, pero siguen siendo Los Suaves y hay una continuación del sonido del grupo. También hay cosas sorprendentes.

Canciones punk y guitarra de Hermes Alogo Mebuy

Yosi es un poeta, Charly es el motor con su bajo y luego hay la presencia de una pieza clave como es la de Hermes Alogo Mebuy, un guitarrista de Guinea Ecuatorial, con una triste historia, digna de las letras del señor Domínguez. Antes de estar en Los Suaves Hermes actuaba en un circo, lo dicho, una historia puramente suave con final todavía más lacrimógeno en 2003. Para contactar con él acudieron a La ciudad de los muchachos de Ourense, un hogar para jóvenes de todo el mundo. Otro chico llegó a estar con ellos, un tal Tiburcio. Yosi bromeaba en esos tiempos que parecían una banda de soul, pues tenían dos negros (en la década de los 80 se hacían chistes racistas, sí). Hermes aportó los ramalazos punk a un disco extraño, con luces y sombras, en un set de canciones que a veces parecen pedazos cosidos como cosido fue el cuerpo del monstruo de Shelley. Las influencias de Thin Lizzy son absolutamente patentes, aquí especialmente las de los primeros discos. Las twin guitars aparecerán años más tarde. La producción del disco tiene una orientación más pop rock por mucho y esto es una diferencia importante respecto a su ópera prima. Fue grabado en Gijón con el grupo en un piso alquilado y compartiendo camas de matrimonio. Es de largo el disco que peor funcionó en lo comercial.

La música

“Una ciudad llamada perdición” va de la balada al estribillo rockero aunque el alma es punky la ejecución también. Rimas preciosas y textos tristes para que el expolicía secreta firme una letra maravillosamente triste. Contaría como balada “No llores más por mi”, posiblemente el corte más logrado del disco, con saxo añadido y juegos de acústicas y con un tempo bastante alto. Las influencias de Phil Lynott en la pluma de Yosi es absoluta, concretamente del “Don’t Believe a Word”. “Mear contra el viento” tira de punk rock con letras del luego llamado rock urbano. Hay también cierta conexión con los franceses Trust, grupo que dio muchísimo más protagonismo y peso a sus textos que a su música. Las obras maestras de los orensanos no tardarían en llegar, y, de hecho, “Mear contra el viento”, tiene muchas ideas (en lo musical) que cristalizarán luego en esa maravilla que es “Pobre Jugador” en Santa Compaña.

El desamor es un tópico literario de Yosi y aquí viene en “Sospecho”, tema oscuro e introspectivo y triste. Las letras son como siempre de una calidad sobre la media, pero aquí hay mucho lenguaje en argot de la época, por lo que lejos está de sus maravillas posteriores. El bajo de Charly abre el disco en la inspirada “Cuando la música termina”, otro de los mejores cortes del álbum. Buena historia musicada sobre lo que pasa cuando las luces se apagan después del concierto. “Frankenstein” descoloca por la dureza de la música yendo al punk rock ramoniano, algo que ya habíamos visto en “Chaquetas de cuero”. Es muy poco Suaves, y eso lastra el tema, aunque el hecho de telonear a los de Queens les caló hondo, especialmente en los primeros compases de su carrera. En terrenos más propios está “Por las noches”, con mucha presencia de guitarras gentileza de Hermes y de Pepe Losada. En “Tocando fondo” nos vamos a sonidos propios de Johnny Thunders, el eterno perdedor. Rock n’ roll sucio con tiempos marcados un Tito “Canolas”que está tras los parches cumpliendo bien el cometido asignado y bien premiado esta vez por la producción. Hay aquí la figura retórica del tren que simboliza la vida. Como en toda letra de Yosi hay momentos de absoluta inspiración. Los acordes de inicio de “A Caín” parecen sacados del “More than a Feeling” de Boston. Bonito final para un disco que sólo apreciarán los fans más acérrimos.

Veredicto

Los Suaves no es un grupo fácil de entrada y mucha gente es incapaz de entender el éxito y la devoción absoluta de los fans para el grupo. No puedes nadar en la orilla, hay que sumergirse y entrar en un mar de lágrimas, desamor y fatalidad en el que la suerte es esquiva y las mujeres son malas. Trenes descarrilados, vida en las calles lluviosas y perros que te ladran. Hay un universo poético que el tiempo podrá en su sitio pues no hay mejores letras en la lengua de Cervantes. Su voz es rota y triste, algo que tira a la gente para atrás nada más escucharlos, pero cantarle a la fatalidad con tristeza no esperes gargantas doradas. Aquí hay odas al perdedor, al exceso y al vicio y aunque no recomendaría para nada este disco para entrar en Los Suaves, todo fan sabe apreciar el Frankenstein. Joyas ocultas en tiempos difíciles. Desde aquí esperamos una gira de despedida y presumo que será en locales mucho más grandes. Todos somos suaves, Yosi es eterno…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 467 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.