Demons & Wizards – III

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de febrero de 2020
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Hansi Kürsch - Voz
Jon Schaffer - Guitarra
Jim Morris - Guitarras adicionales, coros
Jake Dreyer - Guitarras adicionales
Ruben Drake - Bajos
PA'dam - Coro clásico
Brent Smedley - Batería

Temas

1. Diabolic (8:01)
2. Invincible (4:35)
3. Wolves in Winter (4:18)
4. Final Warning (3:46)
5. Timeless Spirit (9:17)
6. Dark Side of Her Majesty (4:38)
7. Midas Disease (4:37)
8. New Dawn (4:23)
9. Universal Truth (5:05)
10. Split (6:02)
11. Children of Cain (10:07)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Demons & Wizards – III
Todos los discos de Demons & Wizards en Amazon


Nunca había esperado mucho del retorno de Demons & Wizards, pero todo cambió el día que los pudimos ver en directo en el Rock Fest. Fue impresionante ver las ganas que le pusieron y la calidad de las composiciones al llevarlas al directo. Me quedo obviamente con su primera entrega, pero en la segunda hay momentos brillantes. Hansi (Blind Guardian) y Schaffer (Iced Earth) han liderado sus bandas madre, pero su amistad viene desde hace décadas. Más de una vez giraron juntos y la admiración fue mutua. Parece que Kürsch está a un nivel vocal extraordinario (el disco orquestal de Blind Guardian lo deja patente) y eso es un plus para esta entrega. Considero que los alemanes y Iced Earth han bajado muchos enteros respecto a cuando se empezó este proyecto, pero esta tercera entrega pinta que va a ser recordada, de hecho, con una primera escucha ya percibes que estás ante algo muy grande Es posiblemente su mejor trabajo por mucho que no haya un tema tan redondo como “Fiddler on the Green” (estamos hablando de una obra maestra). A nivel general, y en cuanto a composición e ideas, todo brilla en sobremanera.

Son temas extensos, no se han puesto límites a la hora de componer y dejan fluir unas composiciones que van bastante más allá de lo que empezaron: “la guitarra de Iced Earth con la voz de Blind Guardian”. El inicio con “Diabolic” ya te demuestra que estamos ante algo sumamente especial. Tema extenso y monumental de intro enigmática y con las voces del coro jugando por debajo la base instrumental. Las guitarras afiladas y la voz de Hansi lucen a la vez que el particular riffeado de la guitarra rítmica. Melodía, fuerza y velocidad con voces dobladas y un estribillo a la altura de lo mejor que hayan escrito nunca. Esa campana tubular es un detalle que le hace ganar muchos enteros a la composición. Esta vez los temas más extensos se llevan la palma, pero me gustaría destacar también entre lo mejor ese “Dark Side of Her Majesty”. Aquí el riff bebe de la época de los Iced Earth con Ripper Owens (etapa muy infravalorada) y el coro y la ambientación faraónica es excelente. Hansi canta bajo arropado por el coro y los juegos vocales son una virguería. Es más, el final del estribillo es muy Blind Guardian.

Las acústicas y las percusiones se hacen con el control de “Timeless Spirit”, otra obra mayúscula. Un poco sigue la estela de “Fiddler on the Green” y destaca la gran línea vocal. El corte se electrifica al son de las voces ampulosas de Hansi. Para volver otra vez al principio con una guitarra dialogando con el vocalista. Hay espacio y tiempo para que todo crezca e incluso que la base rítmica formada por Ruben Drake al bajo y Brent Smedley a la batería luzca. Otra de las que rozan la excelencia es el tema final “Children of Cain”. Se nota que han pillado la fórmula de su tema más famoso y lo han desarrollado bien. Hansiotra vez entre acústicas que te llevan entre punteos hacia un solo de guitarra para volver a arrancar en el ecuador de la composición. “Invencible” devuelve la garra y lo que uno espera de este proyecto con toda la pomposidad y solemnidad que esperas. Hay lo mejor de las dos bandas madres con un material de primera. Aura oscura y esos coros marca de la casa.

En “Wolves in Winter” la base la ponen las guitarras, se marcan los tiempos de forma contundente con la batería de Brent Smedley y hay la rítmica de los Iced en primer plano con el habitual coro. Incluye el aullido del lobo y unas guitarras solistas muy trabajadas. En “Final Warning” vuelven los juegos con las voces dobladas y todo bañado en oscuridad. Vuelven a electrificar la canción y aumentan el tempo en un corte directo y efectivo, quizá más en la línea de su segunda obra. “Midas Disease” es lo más crudo y descarnado de la obra, a medio tiempo, pesada, marcando tempos y con una base muy a lo Judas Priest. Luego ya edifican el castillo de coros en lo más netamente heavy metal clásico del disco hasta su abrupto final. “New Dawn” te devuelve a lo que uno considera clásico en el grupo y destacan los largos gritos agudos de Hansi en un material pegadizo y potente.

En las entrevistas que han ido dando los dos protagonistas han llegado a citar que hay algo de metal alternativo en su música, y eso se da justamente en “Universal Truth”, con unas guitarras a medio camino entre el post rock y lo que suelen hacer Amorphis. Le da un aire diferente a todo, aunque el estribillo ya es menos arriesgado, justo lo que uno espera de Demons & Wizards. Finalizamos con otro de los tiros más certeros y más cercanos a lo que es Iced Earth: “Split”. Ese inicio y esas guitarras son 100% Jon Schaffer. Incluyen dos solos doblados en una de las canciones más completas de esta obra. También hay alguna parte narrada buscado resaltar lo tenebroso y oscuro. No decepcionará para nada a los fans de este proyecto, y sí, posiblemente sea su obra más redonda y completa.

El disco es largo y muy completo por lo que dale tiempo y escucha hasta que percibas que estás ante una obra tremendamente importante. Supera de largo los últimos trabajos de Iced Earth y Blind Guardian, así que con esto te lo digo todo. Creo que ambos músicos necesitaban algo así en su carrera. Siempre lo que ofrecen es muy bueno, pero se han guardado muchas composiciones para este III y le han puesto ganas, esmero, horas y dinero. La producción es estelar y la obra, para los fans, me temo que sea posible candidata a disco del año. Es genial que esta pareja vuelva a estar activa otra vez. Wacken tuvo la brillante idea de ofrecerles el ser cabezas de cartel y a partir de entonces montaron gira de festivales, reediciones y disco nuevo de colofón. Se conocen desde 1990 y la amistad sigue siendo tan sólida como el presente disco.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 442 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.