Dalí y sus relaciones con el rock

Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de la exageración.

– Salvador Dalí

El genio de l’Empordà, el divino, Dalí difícilmente puede catalogársele como rock heavy metal, pero es un personaje que tuvo una influencia absoluta dentro de la escena musical. Posee muchas conexiones con diferentes bandas de rock, pero también serían sus excentricidades, sus pinturas y sus salidas de tono las que harían de él uno de los personajes ineludibles del siglo pasado. Su fama como pintor es evidente pero no hay que olvidar que fue un escritor excepcional y son muchos los que le consideran, incluso, mejor escritor que pintor. El catalán llevó lo regional a París y a la Gran Manzana (Manhattan), y es sabido que, cuando había una cámara filmándole sufría una transformación absoluta. Algo que también sucedía con GG Allin.

GG Allin es, sin lugar a dudas, el mejor artista que haya visto en toda mi vida, y era un gran tipo siempre que estaba fuera del alcance de las cámaras. Sin embargo, siempre que alguien tenía una cámara y le estaba grabando, actuaba haciendo locuras, lo que considero que era algo gay. Pero a él le encantaba.

– Seth Putnam de Anal Cunt sobre GG Allin

Dalí hizo de la provocación una forma de vida y son muchísimas las leyendas y anécdotas brillantes del genial pintor que, incluso, tuvo conexiones directas con algunos de los más importantes músicos de rock.

Ya de joven fue expulsado de la escuela de pintura parisina pues utilizaba excrementos humanos en sus pinturas. Años más tarde sería GG Allin quien jugaría con excrementos en escena. Era una persona brillante y estaba siempre al tanto de todas las innovaciones científicas y de la actualidad. Muchos dudan que realmente llegara a dominar temas científicos complejos, pero le encantaba jugar con los conceptos y lanzarlos ante sorprendidos entrevistadores que quedaban perdidos ante las acometidas de Dalí. Célebre es también la anécdota de cuando, tras enfadarse con su padre, le mandó un bote con esperma y una nota que le decía: «Te mando lo único que te debo». Sus fiestas privadas con su compañera Gala fueron absolutamente excesivas y en ellas debía sacar lo mejor de su repertorio para dejar a los presentes en estado de shock. Una de las madames de burdel más famosas de Barcelona llegó a contar en sus memorias que, de jovencita, en una fiesta de Dalí, le sirvieron al divo un cisne vivo que fue degollado para que posteriormente el pintor lo penetrara analmente. Evidentemente lo hizo en la privacidad de la fiesta y solo ha salido a la luz en las memorias de la Sra. Rius, muchos años después del fallecimiento del pintor. La banda de rock sexual Impotent Sea Snakes estuvieron cerca de realizar un acto similar pero su líder, 13 (ese es su seudónimo), abortó la posibilidad:

Muchas veces tenía que aplicar la autocensura en la banda. Una chica quería cortarle la cabeza a un gallo vivo y embadurnarse con la sangre del animal. Le dije claramente: “NO”.

En otra de sus célebres actuaciones ante una concurrida fiesta decidió vestirse de buzo de época, con todo el equipo completo, escafandra y tubo incluidos. Ese día Dalí estuvo a punto de morir pues el tubo nacía en otra estancia y Dalí se desplazó hasta la sala central para hacer su numerito. El drama ocurrió cuando alguien cerró la puerta y, sin querer, la enganchó con el tubo. Pronto el oxígeno dejó de llegar al empordanès, y éste, empezó a ahogarse y a luchar para zafarse de la pesada escafandra. Sus movimientos espasmódicos por su supervivencia fueron vistos por los presentes como parte del show, hecho por el cual la habitación se inundó de aplausos y vítores mientras Dalí agonizaba. La rápida actuación de su mayordomo le salvó la vida.

Dalí y Alice Cooper

Conocer a Dalí fue uno de los grandes momentos de mi vida. Para mí, decir que hice un proyecto artístico con Salvador Dalí es algo de lo que vacilo continuamente.

– Alice Cooper sobre Dalí

Una de las constantes habituales de Dalí era el hecho de entablar amistad con los más grandes personajes del siglo XX, empezar un proyecto, para posteriormente dejarlo inacabado. La lista es muy larga: Los Hermanos Marx, Walt Disney e incluso Alice Cooper. El padre del shock rock recibió la invitación para pasar un fin de semana en su casa de Cadaqués. Dalí asistió a uno de sus shows y dijo complacido que había sido una experiencia surrealista. Cuando Cooper salió del largo fin de semana en el Empordà se mostró sumamente complacido, pero confesó que no había entendido absolutamente nada de lo que Dalí le había dicho. Cooper le hablaba en inglés y Dalí decidió que lo correcto era hablarle en catalán. Cuando al surrealista le dijeron que Alice Cooper no se había enterado de absolutamente nada, Dalí se puso muy contento y añadió que era lo mejor que les podía pasar. Tras la visita de Cooper el pintor crearía uno de sus hologramas más célebres: “Retrato del cerebro de Alice Cooper”. Era una época en la que Salvador Dalí apostaba ciegamente por la representación tridimensional mediante hologramas. Posteriormente la desecharía. Por su parte Cooper se basaría en la pintura daliniana “Mercado de esclavos con aparición del busto invisible de Voltaire” para la portada del disco “Dada”. En el Museu Dalí puedes ver la obra basada en Alice Cooper a pesar de que gran parte de su material está en Nueva York y París.

Antoine y Máquina!

Antoine era un popular músico de folk rock francés que consiguió cierta repercusión en los 60. Su éxito fue más allá de las fronteras francesas y en España consiguió vender un gran número de discos. Uno de los trucos del vocalista francés era tocar en calzoncillos, y eso, sumado a su larga melena, le hicieron un ídolo adolescente del momento. Toda repercusión mediática era captada por el empordanès, así que decidió conocerle. Pero un encuentro como ese había que hacerlo a lo grande. Dalí puso como condiciones para el encuentro que fuese en una playa de la Costa Brava a una hora determinada de la mañana y siempre que Antoine llegara con barca. Las televisiones cubrieron ese encuentro surrealista, pero, a decir verdad, me ha sido imposible encontrar más información y, menos, imágenes del “evento”.

Por otro lado Dalí alabó a la banda catalana de rock progresivo Máquina!. Tan olvidados hoy en día como el propio Antoine pero cabezas visibles de la generación de rock progresivo que vivió Catalunya a principios de los años 70. Su disco Why? es considerado el mejor disco del movimiento, y justo en esos días se encontraron los Máquina! con un Dalí que alabó su cometido musical. Curiosamente la portada de ese disco, en la que se fusiona un croissant con un reloj de bolsillo, es lo que más gustó al genio empordanès. Muchos creen que esa portada es de Dalí, pero sólo es su influencia. Se dice que dicha portada es una crítica al franquismo, pero no viene el manual de instrucciones. Por otro lado, Dalí sí que realizó una portada para su amigo Jackie Gleason, concretamente para el disco Lonesome Echo de 1955. Ha habido muchos homenajes en canciones, pero el más recordado es el que le hizo Mecano en “Eungenio’ Salvador Dalí”.

Dalí y «Black Sabbath»

Otra relación del universo Dalí con el shock rock es que su compañera Gala, en sus últimos años de vida, tenía como amante a Jeff Fenholt, al que se suponía que ser cantante del grupo Black Sabbath. Finalmente, Fenholt nunca llegaría a grabar nada con la banda, pero llegaría a interpretar la ópera de Jesucristo Superstar. Màrius Carol en su libro El Enigma Dalí apunta que Gala, ya octogenaria, estuvo a punto de dejar a Dalí por su joven amante, y que su amor por él terminó costándole una gran fortuna a la diva. Le llegó a regalar muchas pinturas y una casa en Long Island valorada en más de un millón de dólares. En 2001 Fenholt era un telepredicador evangelista muy popular en la televisión americana. Cuando Gala, enamorada, le pidió a Dalí que quería ir a Nueva York a ver a Fenholt, la cosa terminaría con una discusión entre ambos. Dalí terminó con un ojo morado y Gala con dos costillas rotas. No deja de ser curioso que alguien que estuvo a punto de entrar en Black Sabbath, una de las bandas más oscuras y “diabólicas” de la historia, terminase de predicador evangelista. Pero créanme, hay casos similares y mucho más espectaculares. Por cierto, finalmente el cantante que elegirían los Sabbath sería Glenn Hughes, otro vocalista absolutamente devoto de Dios (desde hace algo más de dos décadas) pero que en los tiempos de grabación del disco Seventh Star visitó el inframundo de las drogas y los excesos. Hughes ha estado en bandas como Black Sabbath y Deep Purple y posee una de las voces negras más impresionantes de la escena rock a pesar de ser blanco.

Dios me dio el don de la voz. Cada ser posee un don especial regalado por Nuestro Señor y cada uno debe descubrirlo y aprovecharlo.

– Glenn Hughes sobre su don Divino.

Siempre es buen momento reivindicar a Salvador Dalí pues sus pinturas siguen inspirando portadas de discos y ha sido desde siempre uno de los grandes inspiradores de corrientes como el rock psicodélico.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 175 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.