Crónica y fotos del Aniversari L'Alternativa - Sala La Mirona (Salt), 6 y 7 de diciembre de 2019

Cumpleaños feliz, desenfrenado y reivindicativo de L’Alternativa en La Mirona

Datos del Concierto

Aniversari L'Alternativa

Bandas:
Viernes, 6 de diciembre: Banda Bassotti + KOP + Eina + Desperdicis Clínics + Pilseners + Crit de Lluna + Rotten XIII / Sábado, 7 de diciembre: The Cabrians + Neville Staple Band + Keith & Tex + Mighty Megatons + Potato + Skaparapid
 
Fecha: 6 y 7 de diciembre de 2019
Lugar: Sala La Mirona (Salt)
Promotora: L’Alternativa
Asistencia aproximada: Viernes, 6 de diciembre: 1.200 personas / Sábado, 7 de diciembre: 800 personas

Fotos

Fotos por Xavi Arqués

L’Alternativa es un bar musical y cervecería con amplia oferta de conciertos de La Bisbal d’Empordà, y el pasado 6 y 7 de diciembre celebramos juntos su séptimo aniversario, con una fiesta que no deja de superarse año tras año.

La Mirona de Girona, con sus dos escenarios a punto, es la escogida para una fiesta repartida en dos noches diferenciadas por estilos musicales según la oferta y gusto de L’Alternativa.

Viernes, 6 de diciembre de 2019

El cartelazo del día 6 anunciaba una jornada muy reivindicativa, con la independència de Catalunya i la llibertat dels presos polítics por bandera. En general, un ambiente muy festivo y muy punk.

Fuimos madrugadores y abrimos las puertas a las 19:00 y, poca broma, porque la gente ya iba entrando a buen ritmo, teniendo en cuenta que un viernes a las 7 de la tarde no estás aún con el chip cambiado… ¿o sí? Hay que recordar que, según previsión horaria, saldríamos de allí sobre las 5 de la mañana como muy pronto, así que la «tarde» se prometía larga…

Rotten XIII

Puntual como un reloj suizo empezó el baile en el escenario grande con unos Rotten XIII que para nada sintieron un ápice de timidez por el hecho de tener que abrir la tarde-noche que nos esperaba por delante. Los vascos abrieron con fuerza la jornada y el público no falló. Para entonces ya éramos unos 800 punks que, cerveza en mano, fichaban delante del escenario; esto prometía porque no se apreciaba timidez por parte de nadie.

Punk rock, Oi! influenciado por la música tradicional vasca, los cantautores y poetas vascos de los 60 y por aquél rock radical que habían escuchado desde pequeños y que llevan en sangre. Comprometidos con el antifascismo y contra la represión, encajaban perfectamente en el marco reivindicativo de la fiesta.

Crit de Lluita

Nada más terminar el concierto, cambiamos de escenario y pasamos a la sala Ninyin, gran ventaja de tener un escenario frente al otro; de verdad, eso es la hostia cuando tienes seis bandas más por delante. Los aproximadamente 1.000 asistentes que teníamos ya en la sala solo tuvieron que darse la vuelta, pasando por la barra para repostar y seguir con el show, esta vez de la mano de Crit de Lluita. Los de Barcelona ya tenían a la peña animadita y les bastó con tocar solo un par de temas para tener a la gente a pie de escenario. Su rock combativo es alto y claro, sus letras son tan claramente reivindicativas que puedes cantarlas sin sabértelas. Cuando suena “Fora la Lli Antiterrorista” toda la sala cantó sin excepción, incluso aquellos que iban camino del fumadero. La verdad es que el tema es pegadizo, como la mayoría de su repertorio que, junto con la sencillez y claridad de sus letras, nos fue de lujo durante la velada.

La duración de los conciertos era buena, ni mucho ni poco, sobre 45 minutos y prácticamente sin pérdidas de tiempo entre bandas debido al cambio de escenario, aunque no hay que olvidar que la sala debe girar las mesas de sonido y luces para cambiar de cableado y seguir; que eso no se dice, pero ahí está. Hay que dar un aplauso bien merecido a los técnicos de sonido y de luces por la rapidez durante esos cambios, y por la calidad de su trabajo en ambos escenarios. Se pegaron un currazo sin pausa, atendiendo además a técnicos propios de las bandas cuando se daba el caso.

Pilseners

Así que, como quien no quiere la cosa, nos plantamos de nuevo en la grande de La Mirona para flipar, y mucho, con Pilseners. Los barceloneses llevan ya desde el año 1994 tocando un punk rock que ellos mismo catalogan como Rock per la independència, comprometiéndose a difundir la cultura dels Països Catalans allá por donde pisan, y a promover la independència. Es de admirar ver como algunos músicos se comprometen con una causa que les puede cerrar puertas, cortar caminos o perjudicar de alguna manera su actividad; esto es, sin duda alguna, otra manera de lucha activa.

Desperdicis Clínics

Ya pasamos sobradamente de los 1.000 asistentes, dejando una buena entrada para esta fiesta. Cuando saltamos de nuevo a la sala pequeña, nos esperaban ya Desperdicis Clínics. Tan divertidos como siempre, sus letras nos hablan de política en clave de humor… aunque no haga nada de gracia. Nos recuerdan cómo nos estafan y nos reprimen, o como se forran a costa nuestra. No sin olvidar temas anteriores a la pausa que tuvieron como banda, en los que hacían hincapié en el mundo del fútbol, los distintos sponsors de los grandes equipos como el Madrid y el Barça, que en su tiempo dieron que hablar. Es una banda divertida, irreverente y graciosa que siempre da juego con un animado saxo que acompaña su efectivo punk.

Eina

Volvimos al escenario grande para disfrutar de unos esperados Eina que, con la fuerza de un punk -más hardcore que rock– sacaron todo su potencial desde el minuto uno. Los de Vilafranca del Penedès, tras ocho discos bajo el nombre de Inadaptats, pasaron a llamarse Eina sacando su primer trabajo en 2008, L’Art de la Guerra, en clara alusión al tratado de estrategia militar del chino Sun Tzu. Tras un par de discos más, siguen comprometidos con la lucha que nos ocupa esta noche. Junto con el público, todas las voces gritan: Llibertat!!

KOP

Ya no hay más cambios de escenario, así que toca una breve pausa para esperar a KOP, banda con la que tod@s esperábamos que estallara la sala definitivamente. La sala Ninyin ya se quedaba pequeña para los más de 1.200 revolucionarios que teníamos a estas alturas dentro del local. Efectivamente, salen KOP dando el golpe esperado, sacando muy pronto un póster de un tal Felipe VI para ser incendiado entre los gritos de la sala, seguramente por miedo a que saltara la alarma anti incendios… ¿o sería por otro motivo…? KOP es el acrónimo de Kolumna d’Odi Proletariat; no se si se puede ser más reivindicativo, pero el caso es que la locura estaba desatada pues la contundencia de esta banda hace que te olvides de las horas que llevas ahí dentro disfrutando. El reloj decía que era la 1:30 de la madrugada y eso significaba que llevábamos unas 6 horas. Por suerte, teníamos una food truck en la entrada que nos llamaba con más y más fuerza a cada minuto que pasaba.

Con una banda así, y con la historia que les precede, poco más hay que añadir. El show que se esperaba es el que recibimos y cada tema -a cual más reivindicativo- provocaba la reacción de un público entregado a la causa y a las bandas.

Banda Bassotti

Llegó el cambio para dar paso al último grupo de la noche, con lo que cerraríamos la primera de dos largas y aprovechadas jornadas. Llegó el turno de Banda Bassotti con su divertido ska italiano de sobras conocido en este país por su relación con la banda vasca Negu Gorriak. Su ideología izquierdista y comunista les ha traído incluso problemas de denuncias al ser un grupo muy politizado, nada que no pueda provocar una pequeña revolución en casi todos los países del mundo que estén ligeramente despiertos.

Este bolo se lo dedican a Sigaro, cantante de la banda fallecido en 2018; tras la batería, colgaba una gran pancarta vertical con su imagen  que rezaba: “Qui lotta non será mai un schiavo” (“Quien lucha nunca será un esclavo”).

No era la primera vez que esta banda pisaba este escenario y sabíamos que son de todo menos relajados. Aunque parecía tarde, porque ya eran las 3 de la mañana, la gente no aparentaba cansancio alguno… a ver si era yo el único que estaba entrando en modo avión…

Una noche inolvidable que nos pedía descanso en espera de la siguiente jornada, algo más relajada, pero con un horario parecido.


Sábado, 7 de diciembre de 2019

Llegamos a una segunda jornada que se me antojaba más relajada en todos los sentidos, tanto por su cartel como por el número de asistentes. Además de tener menos bandas -como si cinco bandas en cartel para una sola noche fueran pocas- no nos engañemos: el reggae no mueve tanto como el punk.

Para esta jornada no hubo cambios de escenario y todo sonó en la grande de La Mirona, que desde primera hora de la tarde ya estaba preparada y con el food truck sacando humo.

Skaparapid

Abrieron la velada Skaparapid, banda levantina de ska que empezó allá en el ’93 cantando en valencià y español. Le pegaron un buen repaso al repertorio que les lanzó como banda ska del momento, junto con Obrint Pas i Ki Sap, en la década de los 90. Así se iba animando la sala mientras se iba llenando, aunque a medio gas. Gran diferencia con el día anterior, pues pudimos darnos cuenta de ello con el cambio de banda y descansillo obligado. Pero era pronto aún, quedaba esperanza.

Potato

Con la siguiente banda, llegó el reggae por bandera, cosa que bajó el ritmo de la sala y el de un servidor que está lejos de sentir ningún interés especial por este estilo musical. Potato se encargó de dar un repertorio eterno para mí, pero no es culpa suya. Ojo, es que mis gustos musicales son algo limitados. Además, el repertorio era apreciado por el público que, aunque no llegaba al millar, se hacía notar. De esa manera, mi falta de interés no fue apercibida por nadie.

Keith & Tex + Mighty Megatons

Tras casi dos horas de concierto, cambiamos de banda, que no de estilo musical. Un retraso en la hora de partida nos trajo sobre las 23:30 a Keith & Tex + Mighty Megatons, quienes dieron un acelerón a esto del reggae. La verdad es que se notó; más divertidos, más rápidos y más festivos.

Una interesante unión de bandas en la que, en primer lugar, salieron Mighty Megatons, banda de Madrid con un bluebeat/rocksteady de la vieja escuela, según ellos mismos, pues yo soy incapaz de decir si era de la vieja escuela, retro o moderno. Mil perdones por ello…

Al rato aparecieron sobre el escenario Keith & Tex para darles voz. Se trata de un par de maduros cantantes de color, leyendas del rocksteady jamaicano, que animaron aún más la fiesta con esa voz que solo unos veteranos cantantes negros pueden tener. Nos dieron un buen repertorio de buena voz bien acompañada por los Megatons.

Neville Staple Band

Si bien la noche estaba muy animada, ésta estalló aún más con la llegada de Neville Staple Band… ¡menudos son! Mucho, pero que mucho ritmo desde el minuto cero y non stop durante un rato largo. El Sr. Neville Staple lleva años ya en esto del ska jamaicano y se trae una banda con una fuerza y una puesta en escena que no te deja parpadear; rápidos y acelerados, se mueven por todo el escenario con vientos y cuerdas… tanto que me obligaron a correr de derecha a izquierda del foso como loco, cosa que agradecí sinceramente.

The Cabrians

Quedaban por salir a escena The Cabrians, pero un servidor de ustedes no pudo estar presente, por lo que pido disculpas, pues estoy del todo seguro que fue una gran actuación de los de Mataró.

Otro año cumplido para L’Alternativa a la que felicitamos y agradecemos el tremendo show que montó. No habrá sido fácil organizar dos días con tantas bandas, pero lo hemos disfrutado mucho, sin queja alguna. ¡A cumplir muchos más, y yo que los vea!

Avatar
Sobre Xavi Arqués 20 Artículos
Fotero y cervecero, vicioso de los conciertos, voy buscando luz donde no la hay e intentando sacar música de una imagen.
Como a los vampiros, me gusta dormir de día y salir de noche.
Salut i música!