Conociendo a los fotógrafos de Barcelona (XXXI)

ROSARIO LÓPEZ

Foto: Judit Trota

Otro de los nombres estrella de la escena fotográfica barcelonesa es el de Rosario López, una mujer que podréis encontrar en conciertos de todo tipo. Y a parte de ser fotógrafa top, Rosario también escribe la mar de bien, como podéis comprobar en esta interesante y completa entrevista.

SofN: ¡Hola! Antes que nada, muchísimas gracias por participar en esta serie de entrevistas, en las que queremos dar a conocer a la gente la gran cantidad de fotógrafos magníficos que tenemos hoy en día en Barcelona y cercanías y que muchas veces se mantienen en un cierto anonimato de cara al público en general. ¿Cómo estás?

Muy bien gracias, en un descanso en medio de mi actividad típica de los domingos por la mañana: mientras la mayoría de la gente duerme hasta las tantas, yo llevo ya un par de horas editando fotos.

SofN: ¿En qué tipo de conciertos y salas podemos verte habitualmente? ¿Cuáles son tus estilos favoritos?

Como oyente de música, la verdad es que soy bastante ecléctica, quizá la respuesta fácil en mi caso es que me gusta el rock, pero escucho de todo: indie, prog, metal, instrumental, shoegaze, el sonido riot grrrl, grunge, punk, pop, math-rock… e incluso estilos que muchos no se esperan como el folk o el flamenco. Algunos grupos que me encantan son Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age, A Perfect Circle, Frank Carter & the Rattlesnakes, Biffy Clyro, Oceansize, The Smashing Pumpkins, PJ Harvey, Garbage, Tool… En lo fotográfico todo grupo tiene algo que aportar, yo cubro lo que me encargan o lo que me parece que puede ser interesante en lo visual o musical, le doy a todo. Estadísticamente hablando la sala donde más fotos he hecho es la Sala Apolo, seguida de Razzmatazz.

SofN: ¿Cuándo te empezaste a interesar por el mundo de la fotografía y, especialmente, por la fotografía de conciertos? ¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo?

Siempre he hecho fotos, desde que era una niña, aunque nunca estudié Fotografía, soy autodidacta. Mi madre siempre andaba haciendo fotos en casa y durante nuestros viajes y siempre me llamó la atención el poder retratar a personas, compartimos esa pasión, así que en cuanto podía le quitaba la cámara para hacer fotos yo. Desde muy pequeña en mi casa se ha oído muchísima música, y de manera natural mis padres me empezaron a acompañar a conciertos, cuando podía me llevaba la cámara analógica que tenía. Cuando tenía veinte años también canté en un grupo de rock alternativo (totalmente amateur pero muy divertido) y así me di más cuenta aún de la importancia que tenía el papel de los fotógrafos de conciertos para bandas y público. Convertirme en fotógrafa de conciertos ha sido una especie de evolución natural ya que la fotografía y la música en directo son mis dos grandes pasiones, para mí lo mejor de la fotografía de conciertos es esa comunión entre imagen y sonido.

SofN: ¿Cuál fue el primer concierto en el que hiciste fotos? ¿Cómo fue la cosa? 

Uno de los primeros en que hice fotos de los cuales salió algo «con cara y ojos» fue un concierto de HIM en la Sala Bikini. Yo tenía 18 años, no tenía photopass, iba como público y estuve haciendo cola no se cuantas horas pero me valió la pena el esfuerzo porque estuve en primera fila en medio del histerismo general. En aquel entonces, con poca luz y con cámara analógica, tuve que tirar de flash, pero a día de hoy miro aquellas fotos y siento cierto orgullo porque dadas las circunstancias están bastante bien compuestas y muchos conocidos me pidieron copias de esas fotos. El primer concierto que cubrí con reflex digital fue uno de una banda catalana, Pupille, en La 2 de Apolo en 2008 creo. Me acababa de comprar la reflex esa misma semana y aún nos estábamos conociendo, mi lente no era especialmente luminosa, hubo mucha «prueba y error»… pero algunas fotos salieron, y ahí empezó todo, me reté a mí misma a hacerlo mejor la próxima vez.

SofN: ¿Cómo ha evolucionado tu equipo desde entonces hasta ahora? ¿Qué cámaras y objetivos usas a día de hoy?

He pasado por tres cámaras y todas me han dado considerables alegrías. En esta disciplina el equipo que tienes a veces ayuda en esto porque hay ocasiones en que no hay NADA de luz y el grupo se mueve mucho, y la diferencia entre tener la foto y no tenerla puede ser algo tan básico como cómo de alto llegue tu ISO o la apertura máxima de la lente que uses… pero aún así, sigo pensando que la mejor cámara es la que tienes. Y en ese sentido durante los primeros cuatro años de hacer fotos en conciertos lo que tenía era una sencilla Canon EOS 450 D y un Tamron 17-50 2.8 y con ese combo hice muchas de mis fotos favoritas. El tener un equipo tan limitado inicialmente creo que me ayudó a aprender a devanarme los sesos y conseguir el máximo con el mínimo, creo que gracias a eso aprendí mucho sobre fotografía, y también a improvisar y buscar alternativas creativas para resolver escenarios complicados. Solo me cambié a una cámara full frame con más posibilidades cuando sentí que con la 450 ya había tocado techo. Hoy en día tengo una Canon 5D Mk IV, y cuatro lentes: las que más uso son el Tamron 24-70 2.8 y Tamron 70-200 2.8, pero también tengo un 50 1.4 L de Canon que me gusta usar para retrato y un fisheye de Sigma para usar para alguna foto de acción o al público puntual.

SofN: Durante este tiempo ¿a cuántas bandas crees que habrás foteado?

A día de hoy llevo un inventario muy preciso, en 2014 por ejemplo te puedo decir que es el año que más bandas fotografié, unas 400 en total. Pero los primeros años no fui tan metódica… así que solo puedo suponer que he fotografiado a miles de bandas sin miedo a exagerar. Este año cumplo once años haciendo esto.

SofN: ¿Qué bandas o artistas recuerdas haber disfrutado más de fotografiar? ¿Por qué? 

Los primeros grupos que se me ocurren son los que me gustan mucho en lo musical, porque es uno de esos momentos «AHÁ» que te recuerdan por qué estás en esto, y te sientes bastante realizado. En ese sentido, para mí hacer fotos por primera vez a The Smashing Pumpkins, Tori Amos o Radiohead fue bastante indescriptible. Pero aquí estamos hablando de fotografía, y fotografiar grupos que te gustan no siempre resulta en buenas fotos, ni en disfrutar haciéndolas (en la siguiente pregunta doy un ejemplo claro). A veces los astros se alinean y las dos cosas confluyen y te encuentras haciendo fotos a Refused con unas luces en su punto dulce y el grupo completamente desatado, dando un bolazo, o a Nine Inch Nails en una actuación legendaria en el Mad Cool en lo musical y en lo visual, o te vas a Montpellier a ver a Frank Carter and the Rattlesnakes y te dejan hacer fotos todo el concierto en medio de la locura punk, con una iluminación interesante. Y sacas fotos que sientes como si fueran medallas. Pero vamos, que para que disfrute haciendo fotos de concierto, solo pido una cosa: que la luz acompañe mínimamente. Cuando el artista, te guste o no, encima da juego, ya es la leche.

SofN: Y por el contrario, ¿qué conciertos han sido los peores a los que has tenido que ir, ya sea por el artista, las luces u otras características técnicas o logísticas? 

Pues mira, un ejemplo de lo que decía antes: me gusta el post-rock y por lo tanto voy a muchos conciertos del estilo… el tema es que hay una tendencia en este tipo de grupos a tocar, literalmente, a oscuras / escondidos / ocultos tras mil cacharros, con lo que me he llevado más de un berrinche con eso. En general odio las luces rojas, o cuando se usa humo en exceso y mal, o esa tendencia a iluminar al público y convertir al artista en una silueta y que no puedas ni verle la cara, mucho menos fotografiarla. En realidad lo único que me molesta a día de hoy es cuando te limitan tantísimo las condiciones en las que el grupo o su management te deja disparar que te anulan casi todo elemento de tu visión creativa. Si dejan hacer fotos solo a cinco fotógrafos, pero desde el quinto pino, o desde la mesa de sonido, apiñados en dos metros cuadrados, y durante 30 segundos… ¿qué espacio hay para mirar antes de disparar? ¿qué clase de diferencia en el punto de vista o tratamiento puedes ofrecer cuando se decide todo por ti?

SofN: Existe la concepción que muchas veces un fotógrafo es alguien introspectivo, tímido, solitario e incluso socialmente poco hábil, que insiste en poner el foco en los demás para sacárselo de él mismo. Quizás es un poco estereotipada, pero ¿te identificas con esta descripción? 

No me siento nada identificada, soy muy extrovertida… los fotógrafos somos antes que fotógrafos, personas y por lo tanto hay innumerables personalidades y perfiles diferentes.

SofN: ¿Cuáles crees que tienen que ser las características de un buen fotógrafo de conciertos?

Saber mirar y saber buscarle el punto a cada artista, creo que es importante también estar concentrado a lo que estás, metido en cierto modo en cuanto empieza la actuación. A fin de cuentas estás fotografiando a personas y la fotografía musical tiene algo de retrato, de saber capturar la esencia. Yo me sigo poniendo nerviosa justo antes de empezar el concierto a veces, pero ese poquito de adrenalina creo que viene bien para improvisar y reaccionar según lo que te encuentres. También hay que recordar que estamos ahí para documentar, no para «destacar», deberíamos llamar la atención lo menos posible. Sinceramente, me pone enferma cuando veo a fotógrafos que se plantan en medio del concierto con una camiseta roja o blanca, pegados a los artistas para tener la mejor foto o grabar video: el público ha pagado por ver al artista, no al fotógrafo.

SofN: ¿Te dedicas a la fotografía de forma profesional? Más allá de los conciertos, ¿qué otros tipos de fotografía haces?

No vivo de la fotografía en exclusiva si eso es lo que me preguntas, no me da lo suficiente. También hago otro tipo de fotografía, por ejemplo he hecho mucha fotografía de burlesque, he hecho de fotógrafa oficial en todo tipo de fiestas y eventos y bastante fotografía de bodas.

SofN: ¿En qué medios o con qué eventos colaboras actualmente o has colaborado en el pasado? ¿Cómo ves la relación entre el fotógrafo y los medios o los promotores? ¿En qué crees que debería mejorar esta relación según tu punto de vista? 

He vendido fotos individuales a bastantes medios de aquí y fuera, he sido fotógrafa oficial de la promotora en conciertos y también en festivales como el BAM en las Festes de la Mercé y el Hard Rock Rising. A día de hoy colaboro con medios como Binaural y Blisstopic, aunque donde más publico es en Flashes and Sounds, web musical colaborativa que fundé en 2013 para dar rienda suelta a mi eclecticismo y hablar de la música que más me gusta. Al ser la editora jefe de un medio, haber trabajado en una promotora musical antes de empezar con la fotografía de conciertos y haber tocado en un grupo y estar casada con un baterista, creo que tengo una visión bastante diferente de los distintos actores dentro de la industria de la música. La cosa es que medios, promotoras y fotógrafos nos necesitamos los unos a los otros. En cierto modo trabajamos todos en el mismo equipo, y para que todo funcione bien como fotógrafo hay que tener ante todo empatía y educación. Es normal que uno tienda a frustrase cuando no te acreditan, sobretodo al principio, pero puede haber miles de cosas detrás de ese NO: desde que no conozcan tu trabajo lo suficiente aún hasta que el grupo haya limitado mucho el acceso, o no autorice al tipo de medio por el que has pedido cubrir el concierto. Ser fotógrafo de conciertos también tiene una parte de relaciones públicas y como tal no es algo que se vaya a conseguir de la noche a la mañana, sé empático con quienes te cruces en este mundo, desde el compañero de foso que está ahí para lo mismo que tú hasta la promotora con quien estás en contacto o el grupo que te contrata, nunca sabes por qué están pasando los demás. Sé profesional y trata a los demás con el respeto con el que quieres que te traten. Tiempo al tiempo y si haces el trabajo bien hecho, las cosas irán progresando.

SofN: ¿Crees que el trabajo de fotógrafo de conciertos está valorado en el ámbito barcelonés? ¿Qué tipo de iniciativas o acciones crees que hacen falta para mejorar eso?

Esta pregunta tiene muchas lecturas así que voy a ser sincera: se valora por el público pero no siempre se quiere pagar como se debería por nuestros clientes potenciales, y por eso hay tantos de nosotros que somos pluriempleados. Pero no es un problema en el ámbito barcelonés específicamente, es algo bastante global. No sé cual es el futuro de la fotografía de conciertos, pero por ahora aquí sigo.

SofN: ¿Cuál es tu sala o recinto favorito en Barcelona o Catalunya para hacer fotos? ¿Por qué? ¿Y el que menos te gusta? 

Por atmósfera y estética de la sala y a nivel distancias, me encanta Apolo, tiene muchas posibilidades cuando las luces acompañan (lástima que no siempre ocurra). A menudo no hay foso, pero cuando vas con tiempo y te pones delante suele valer mucho la pena. No tengo una sala de conciertos concreta en la que no me guste hacer fotos, todas tienen su punto y su personalidad, por ejemplo en las más pequeñas como Rocksound o Sidecar tienes el factor cercanía con la banda que puede darte muchas alegrías y momentos especiales de comunión banda-público. Arquitectónicamente, Razz y Razz 2 tienen ese rollo industrial que me gusta bastante para fotografiar conciertos de bandas de metal.

SofN: Me gustaría pedirte que escogieras y adjuntaras una sola foto que hayas hecho y de la que te sientas realmente orgullos@ y comentaras qué es lo que la hace especial para ti.

Esto es muy difícil, cada foto es un mundo y no tengo una foto favorita, esto es como si de pequeña me hubieran preguntado si quería más a papá o a mamá. Al leer la pregunta me ha venido a la mente esta por ser reciente, así que de esta voy a hablar: en el último Primavera Sound decidí renunciar al foso, que estaba muy reducido en el concierto de Nick Cave, y esperar como una hora y media para poder ver el concierto desde el público y hacer alguna foto desde primera fila. El concierto fue impresionante, y hacia el final Nick inesperadamente gesticuló hacia las primeras filas e invitó a los fans a que subieran al escenario. Me pasó bastante gente por encima, el escenario estaba lleno de fans que no se creían lo que estaban viviendo mientras Nick cantaba un par más. La foto no es técnicamente la mejor que he tomado pero tiene un rollo pictórico que me atrae mucho, cuando la vi a pantalla completa me pareció uno de esos cuadros clásicos que muestran a muchas personas llevadas por un éxtasis casi religioso. Creo que todos los amantes de la música hemos sido en algún concierto la chica a la izquierda de Nick. A veces el público es tan importante en la fotografía de conciertos como el propio artista.

SofN: ¿Qué crees que distingue tus fotografías de las de los demás? ¿Qué intentas buscar y cuáles son tus trazos característicos? ¿Cuáles son tus trucos, tanto personales como técnicos, para crear esas diferencias?

Te puedo decir lo que espero: que quien vea mis fotos las «escuche». Si transmito fielmente lo que vi en el foso, si capto la esencia de cada artista o la música que hace, me doy por satisfecha, para eso estoy aquí. Casi no edito mis fotos, no hay trucos, solo intentar estar en el sitio adecuado en el momento adecuado y que te toque la lotería de que el resto de elementos te acompañen… y hacer click a tiempo.

SofN: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la fotografía? ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos de la escena barcelonesa?

En cuanto a fotografía musical, mis referentes internacionales son Danny Clinch y los clásicos del género: Mick Rock, Annie Leibowitz, Terry O’Neill, Jim Marshall… A nivel de la escena barcelonesa hay mucho nivel, crecí viendo las fotos de Xavi Mercadé en El Punt y de Ferran Sendra en El Periódico, y día tras día sigo aprendiendo mucho tanto de ellos como de compañeros como Jordi Vidal, Christian Bertrand, Irene Serrano

SofN: Por lo que he podido comprobar yo mismo, existe una excelente relación entre la comunidad barcelonesa y catalana de fotógrafos: honesta, accesible y sin especiales competitividades. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has encontrado a algun imbécil por los fosos?

Tengo la suerte de considerar a algunos de mis compañeros de fosos más que eso, son mis amigos. En general se está muy a gusto en nuestros fosos, hay bastante camaradería. No siempre ha sido así: cuando empecé en esto me encontré a un par de personajes que llegaban tarde y se ponían agresivos con quien fuera (conmigo bastante) con tal de sacar «su» foto. El tiempo les debe haber puesto en su sitio porque llevo tiempo sin cruzármelos sin saber nada de ellos.

SofN: ¿Cuáles son tus pasiones más allá de la fotografía y la música?

Me encanta todo lo relacionado con el agua y la natación, cuando el tiempo acompaña me encanta perderme nadando y haciendo snorkel por la Costa Brava. Me gusta cantar, aunque ya no lo hago en un grupo, solo por gusto para mí. La literatura es mi otro gran amor y además de leer, me gusta escribir ficción. Viajar me da la vida y soy una enamorada de Japón y su cultura.

SofN: Bueno, pues esto es todo. Por favor déjanos la dirección de tu página web y de tus redes sociales por si alguien te ha descubierto hoy y tiene ganas de profundizar. Y si quieres añadir algo más, adelante. ¡Muchas gracias por tu tiempo y nos vemos por los fosos! 🙂

Facebook: www.facebook.com/RosarioLopezPhoto y www.facebook.com/Flashesandsounds

Instagram: rosariolopezphoto

Web: www.flashesandsounds.com

 

Avatar
Sobre Albert Vila 659 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.