Conociendo a los fotógrafos de Barcelona (XXIII)

JORDI VIDAL

Nuestra serie de fotógrafos cada día se torna más interesante, y hoy nos toca hablar con uno de los grandes, alguien con casi 35 años de conciertos a sus espaldas. Casi todos los artistas que os podáis imaginar han pasado por delante del objectivo de Jordi Vidal Sabata, y la pedazo de entrevista que se ha marcado el hombre está perfectamente a la altura de tal nivel. Interesantísima, cercana, profunda e imprescindible si queréis saber más ya no solo de su figura sino también de la fotografía de conciertos como arte y como profesión.

SofN: ¡Hola! Antes que nada, muchísimas gracias por participar en esta serie de entrevistas, en las que queremos dar a conocer a la gente la gran cantidad de fotógrafos magníficos que tenemos hoy en día en Barcelona y cercanías y que muchas veces se mantienen en un cierto anonimato de cara al público en general. ¿Cómo estás?

Ahora mismo haciendo un descanso, me has rescatado de ese momento que todo fotógrafo digital vive en solitario, íntimamente, con nocturnidad, estaba editando fotos y videos, vamos, una noche de locura y desenfreno como deben saber y padecer la mayoría de colegas de la profesión desde que entramos en esta nueva era de la fotografía.

SofN: ¿En qué tipo de conciertos y salas podemos verte habitualmente? ¿Cuáles son tus estilos favoritos?

Cualquier tipo de concierto, no me muevo por un estilo en concreto, me mueve la música, lo que me piden los clientes o las necesidades de mi archivo. No hay que dejarse llevar por modas o estilos. Apolo, Rocksound, Razzmatazz, Bikini, Vol, Palau de la Música, Barts, Liceu. Personalmente me gustan muchos tipos de música muy distintos y al final para mí todo converge en la Roots Music, porque ves que todo sale de allí: Blues, Old Time, Folk, Flamenco, Bluegrass…

SofN: ¿Cuándo te empezaste a interesar por el mundo de la fotografía y, especialmente, por la fotografía de conciertos? ¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo?

Supongo que todo empezó porque soy uno de esos coleccionistas/completistas enfermizos. Primero fue la música, ya desde los 14 años era lo que me hacía respirar, a traves de lo que me comunicaba con el mundo. Hice mis pinitos como músico, me encanta todo lo que está alrededor, todo lo que conforma la música. Compraba revistas y libros y fotografiaba/reproducía las fotos que me gustaban para poder tener una copia para mí. El salto fue facil y se juntó con los desvarios que me venian a esa cabeza de adolescete. Fuí al estreno de The Last Waltz, una película/documental que marcó definitivamente mi vida, me hice un juramento solemne “tengo que ver y fotografiar a todos los músicos que aparecen en ese documental”. Esa fue mi primera lista, desde entonces mi vida son listas “los mejores guitarras”, “los músicos más importantes de blues”, “los maestros de jazz o del soul”. Eso hizo que me planteara el hecho de fotografiar conciertos de una manera distinta al resto supongo. Yo quería construir un archivo enciclopédico, lo más completo posible, de músicos. Para mi ir llenando los vacios de ese archivo es una fuente de inmenso placer, Tom Waits, Kirk Hammett, Neil Young parecen evidentes, pero en mi archivo tienen el mismo valor que tener la formación original de The Watersons, a Hariprasad Chaurasia o a Joe Pass.

Música a parte, ser fotógrafo te abre muchas puertas que nunca habrías cruzado, te hace caminar por caminos que nunca pensaste que llegarías a conocer. Entras y sales de vidas ajenas, de colectivos, de paises, cada día se transforma en una experiencia nueva enriquecedora.

SofN: ¿Cuál fue el primer concierto en el que hiciste fotos? ¿Cómo fue la cosa?

Normalmente explico que la primera vez que me llevé a una cámara a un concierto, con la intención de retratar a un músico que admiraba, fué en 1979 a un concierto de la Orquesta Mondragón, quería retratar al gran guitarra Jaime Stinus,…tenia una kodak instamatic y un flash de cubilete (imagino que algunos tendréis que hacer google para saber de que hablo) y desde mitad del recinto le eche valor y hice algunas fotos, el resultado fue el cogote del pobre que tenía delante quemado por el flash y un escenario oscuro en el que apenas se distinguía nada bastantes metros más allá.

Ya en serio, la primera entrada en mi archivo es de 1985, fué en el Mydfins Festival en Dinamarca, le hice fotos a Kevin Coyne (ojalá también hubiera hecho fotos a Fairport Convention…). Las fotos no son gran cosa, pero ahí si que ya sentí lo que hacía y la emoción de lo que serían las décadas siguientes. Ese mismo año hice mi primer cursillo de fotografía y no he dejado de estudiar hasta hoy mismo.

SofN: ¿Cómo ha evolucionado tu equipo desde entonces hasta ahora? ¿Qué cámaras y objetivos usas a día de hoy?

Mi equipo…digamos que cuando empecé no estaba inventado ni el autofocus (en serio), así que mis primeras cámaras fueron una Nikon FM2 y una Nikon FE, utilizaba ópticas fijas, tenía un 105mm del que sigo enamorado. En esos años iba siempre con dos cámaras, en una llevaba carrete en blanco y negro y en la otra color. Acabé la etapa analógica con dos FM2, una FE, una 801s y una F100, las conservo todas, igual que las ópticas, un 10’5mm, 20mm, 24mm, 28mm, 35mm, 50mm 1’8, 50mm 2’8, 55mm macro, 105mm, 180mm, 80-200mm. A parte tengo cámara de medio y de gran formato (he hecho mucho trabajo de estudio también). Mis cámaras actuales son la Nikon D3 y la D4, y las ópticas el 14-24mm, el 24-70mm y el 70-200mm, todo Nikon. Ah! y no quiero olvidarme de una maravillosa Leica M3.

SofN: Durante este tiempo ¿a cuántas bandas crees que habrás fotografiado?

He fotografiado a miles de músicos, así de memoria diría que en mi archivo tengo referenciados a más de 18.000, son muchos años, muchos conciertos, muchos estilos diferentes. Puedo estar haciendo fotos en el Primavera Sound, en el Sonisphere, el Azkena, el TakeRoot en Holanda o el Festival de Músicas Religiosas en Fez.

34 años, son muchos conciertos y festivales, muchas noches, mucha música. Mirar atrás da un poco de vértigo, han cambiado muchas cosas, algunas a mejor, bastantes a peor, pero hay que seguir.

¿Te viene a la cabeza alguna anécdota que creas que pueda resultar especialmente interesante o divertida de contar?

Una vez le tuve que hacer fotos a Paul Bostaph de Slayer, le hice algún retrato en el hotel y quedé con él para hacerle fotos durante la prueba de sonido en Razzmatazz, era para un artículo para la revista Bateria total y necesitaban fotos donde saliera tocando y se viera bien su kit de batería. Así que nos encontramos en el escenario, la banda a punto de probar y Paul me dice que me suba donde está la batería y me ponga justo detrás de él, así podía conseguir buenos planos donde se vieran todos los platos y la configuración del kit. Me pongo justo a su espalda, cámara preparada y Paul se gira con una media sonrisa y me suelta…”te vas a tener que agarrar o apoyar en algún sitio, sino cuando empiece a tocar te vas a caer de ahí…” y yo que pienso menos lobos caperucita que sois los Slayer pero tampoco hay para tanto”, hago como que me apoyo en una barra de hierro (menos mal!) y a la que empiezan a tocar aquello fue como un bofetón sónico, casi salgo volando!!!

Otro que tal, en un concierto de Iggy Pop en Razzmatazz, estabamos esperando para situarnos en el foso y sale el road manager y nos dice que mejor que nos mantengamos en el lateral del foso, que ponerse en medio podría resultar peligroso…vaya, otro con cuentos de miedo…sale Iggy y lo primero que hace es darle una patada al chivato y enviarlo directo al centro del foso…

SofN: ¿Qué bandas o artistas recuerdas haber disfrutado más de fotografiar? ¿Por qué?

Aquí es fácil caer en algo que siempre les digo a mis alumnos que deben evitar, ¿has disfrutado haciéndolas porque las fotos eran buenas o porque eras muy fan de las bandas? Que fácil mezclar las dos cosas y también separarlas, hay que saber despegarse emocionalmente de una foto para poder valorar de verdad si es buena o no.

He tenido la suerte de poder fotografiar a músicos, a bandas que admiraba muchísimo, de algunas me he llevado buenas fotos de otras no, hay tantos condicionantes a la hora de hacer fotos de conciertos, incluso muchas veces suerte. También he salido de conciertos de los que no podía soportar lo que sonaba con muy buenas fotos. Al final se trata de ser profesional en todas las ocasiones, sea Metallica, Jimmy Page, Tom Waits, Camarón de la Isla, Rocio Jurado  o Justin Bieber.

A Robbie Robertson, por ejemplo, le hice fotos sin poder parar de llorar por la emoción de verle, de ese concierto salieron algunas buenas fotos, no las mejores, pero si algunas. Una la utilizaron en el Rock’n’roll Hall of Fame para ilustrar la historia de The Band…doble lagrimilla. Con Camarón y Tomatito no sabía a lo que iba y a parte de darme grandes fotos me dieron uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida, y además me abrieron la puerta para descubrir el Flamenco.

SofN: Y por el contrario, ¿qué conciertos han sido los peores a los que has tenido que ir, ya sea por el artista, las luces u otras características técnicas o logísticas?

A mi lo único que me molesta de los conciertos es que no haya condiciones para hacer fotos, o que el artista imponga condiciones ridículas. Sin luz, a contraluz, con un derroche excesivo de humo, sólo luz roja, solo luz roja más humo, sólo luz roja de contra más humo, hacer fotos desde el palo de la bandera o un poco más lejos, hacer fotos durante 60 segundos, durante los aplausos entre la quinta y la sexta canción, con el artista dando la espalda al público porque no le gusta que le vean, hacer fotos sólo en blanco y negro por exigencia del artista….

SofN: Existe la concepción que muchas veces un fotógrafo es alguien introspectivo, tímido, solitario e incluso socialmente poco hábil, que insiste en poner el foco en los demás para sacárselo de él mismo. Quizás es un poco estereotipada, pero ¿te identificas con esta descripción?

Sinceramente creo que hay tantos tipos de fotógrafos como de personas, y como en cualquier colectivo hay todo tipo de sensibilidades y maneras de ser. Yo cuando estoy en un concierto intento estar concentrado y suelo estar nervioso. Por la cantidad de años y conciertos sin tomar precauciones me resulta difícil seguir una conversación en un lugar con mucho ruido, normalmente me pongo tapones nada más entrar en la sala, y se que hay mucha gente que por verme así, me considera huraño, de mal caracter o incluso altivo y despectivo, pero vaya básicamente es que estoy medio sordo y nervioso por las fotos. Fuera con una cervecita soy casi una buena persona.

¿Cuáles crees que tienen que ser las características de un buen fotógrafo de conciertos?

Un fotógrafo de conciertos tiene que ser discreto y respetuoso, intentar pasar desapercibido, tener claro que no por hacer fotos de estrellas del rock se es una estrella del rock. En los festivales o grandes salas donde hay espacios habilitados para nuestro trabajo, es más fácil no molestar, pero en salas pequeñas debemos poner por delante al público y a los músicos, también al resto de los compañeros, nuestra foto no vale más que la de ellos como para estropearles un plano, ni tenemos más privilegios que el público que ha pagado una entrada por llevar una credencial. Resumiendo, dos mandamientos básicos respeto por el público y el artista, y respeto y consideración para los compañeros.

SofN: ¿Te dedicas a la fotografía de forma profesional? Más allá de los conciertos, ¿qué otros tipos de fotografía haces?

Si, me dedico a la fotografía profesionalmente desde 1990 (si miramos las cuotas pagadas como autónomo), aunque empecé antes cuando aún estudiaba en el Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya (IEFC). Estoy especializado en fotografía de espectáculos (música, danza, teatro) por eso me puse a estudiar fotografía, aunque he trabajado muchos campos distintos, fotografía industrial, retrato, viajes, editorial, eventos, publicidad.

A parte de mis estudios de fotografía en el IEFC, he cursado muchos talleres de especialización en distintos ámbitos de la fotografía. También tengo un postgrado en Conservación, gestión y difusión de Archivos Fotográficos. Doy charlas sobre este tema y también doy un Curso de Especialización de Fotografía de Música y Artes Escénicas  en el IEFC anual.

SofN: ¿En qué medios o con qué eventos colaboras actualmente o has colaborado en el pasado? ¿Cómo ves la relación entre el fotógrafo y los medios o los promotores? ¿En qué crees que debería mejorar esta relación según tu punto de vista?

Ahora mismo aquí colaboro con Ruta66 y Rockdelux, y soy coordinador de fotografía de la web Blisstopic. En el pasado fui coordinador de fotografía y fotógrafo de las revistas Guitarra Total, Bateria Total y Teclado Total. Aparte hace diez años que trabajo con las Agencias Internacionales Redferns/Getty/Wireimage. Publico habitualmente en medios extranjeros, periódicos, libros, revistas, documentales.

Fuí el fotógrafo oficial de las dos ediciones del Sonisphere en Barcelona, del Bona Nit Barcelona, del FNAC music Festival, colaboré un año con el Cruilla, y este 2018 he sido uno de los fotógrafos del Azkena Rock Festival y del BBK Live. También fuí fotógafo del Festival Grec de Barcelona (teatro, música y danza) durante tres años, ah y fotógrafo del Festival Vinos de Somontano durante diez maravillosos años. He trabajado para discográficas, para músicos, para promotoras.

Referente a la relación con los medios y promotores, igual porque ya hace mucho que empecé, cuando las cosas debían hacerse pero no era necesario hacerlo atropelladamente y con prisa, mi relación con medios y promotores ha ido creciendo paso a paso, sin prisas ni exigencias. Veo que ahora hay mucha urgencia por todo, muchos nervios y muchas exigencias en la mayoría de los casos completamente injustificadas. Que tengas una cámara no justifica que crucifiques a mails a la persona encargada de prensa de una promotora, no, y tampoco que tengas un blog personal o una cuenta instagram o facebook con lo que parecen muchos seguidores. Hay que saber tener paciencia, esta es una profesión de largo recorrido, al final el trabajo acaba reconociéndose, y sinceramente que hayas estado un año colgando cosas en tu facebook no es trabajo. Hay que tener en cuenta que la persona a la que estás machacando a llamadas o mails en muchos casos no es más que un interlocutor que tiene que aguantar y solucionar todo lo que le exigen los managers/artistas, y tus solicitudes desesperadas por entrar en un foso para el que hay pedidas cien acreditaciones (en el quiosco no hay tantas revistas de música, ni webs en internet…) chocan con la seguridad que exige que sólo entren 15.

La relación se basa en el respeto mutuo y en la profesionalidad. Y no hay nada más. Profesionalidad, hagamos de esto algo digno y de lo que se pueda vivir. Y hay una fórmula mágica que suele dar muy buenos resultados “Educación = por favor + gracias”.

SofN: ¿Crees que el trabajo de fotógrafo de conciertos está valorado en el ámbito barcelonés? ¿Qué tipo de iniciativas o acciones crees que hacen falta para mejorar eso?

Los primeros que deberían valorar el trabajo de fotógrafo de conciertos son los propios fotógrafos, y en muchas ocasiones nos ha tocado presenciar actuaciones lamentables por parte de “colegas” del foso.

SofN: ¿Cuál es tu sala o recinto favorito en Barcelona o Catalunya para hacer fotos? ¿Por qué? ¿Y el que menos te gusta?

Me quedo con las pequeñas (Rocksound, Sidecar) en las que tienes a los músicos a corta distancia. Últimamente en algunas salas nos lo hacen pasar mal con una (no) iluminación completamente incomprensible, ya no sólo para fotografiar, sino para disfrutar de cualquier tipo de espectáculo. Yo no pagaría por NO ver un concierto o para que me cegaran durante dos horas.

SOfN: Me gustaría pedirte que escogieras y adjuntaras una sola foto que hayas hecho y de la que te sientas realmente orgullos@ y comentaras qué es lo que la hace especial para ti.

Que dificil. Voy a escoger una de Manuel Molina, gran maestro del framenco. En la foto puedes apreciar la intensidad que ofrecía en directo, además para mí cumple a la perfección con lo que debe ser una foto de conciertos. Cuando cierro los ojos y pienso en su música me viene a la mente esta imagen. ¿Qué imagen de un músico os viene a la cabeza cuando escuchais su música? Pues esa es la buena foto.

SofN: ¿Qué crees que distingue tus fotografías de las de los demás? ¿Qué intentas buscar y cuáles son tus trazos característicos? ¿Cuáles son tus trucos, tanto personales como técnicos, para crear esas diferencias?

Con los años me he vuelto muy previsble y menos “artista”, se qué quiere quien me compra las fotos, y también que una foto espectacular de contrastes altos y muchos colores te puede dar muchos likes en las redes sociales, y lo efímero que es eso….y poco productivo.

Para mi en una foto de música lo principal es el músico y su instrumento, a ser posible con actitud y pasión que muestren la personalidad del músico, claro que también cuentan los espacios donde se desarrolla el concierto y la interacción con el público, pero al final, la que trasciende (y estamos generalizando) es la foto del músico, donde se le vea bien, y a ser posible también a su instrumento.

¿Trucos y técnica? Paciencia, y intuir cuando va a llegar el momento, y si encima tienes la suerte que estás en el sitio correcto y hay luz….ya lo tienes.

Utilizo lo mínimo la postproducción, photoshop el justo. Soy fotógrafo no ilustrador.

SofN: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la fotografía?

La lista de fotografos que son referentes para mí es inacabable, y no necesariamente fotógrafos de conciertos. Brassai, Walker Evans, Weegee, Mary Ellen Mark, Annie Leivobitz, Jan Saudek, Larry Clark, Eugene Richards, Anders Petersen, Robert Frank, Andre Kertesz, W.Eugene Smith, Richard Avedon, William Klein, no pararia de citar algunos que para mi son básicos. De los relacionados con el mundo de la música William Claxton, Herman Leonard, Elliott Landy, Jim Marshall, Baron Wolfman, Danny Clinch, Bill Steber, Soren Solkaer, John Cohen, Daniel Kramer, Mick Rock, Charles Paterson, David Redfern, por citar algunos.

Ya no se trata sólo de apreciar el trabajo de un fotógrafo por sus fotos, sino también por su manera de actuar, de acercarse al personaje, o de como se ha desarrollado profesionalmente.

SofN: ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos de la escena barcelonesa?

Eso hubiera sido muy fácil decirlo hace unos pocos años, con cuatro nombres habriamos acabado. Ahora mismo tenemos unos fosos repletos de grandes fotógrafas y fotógrafos. Y hago mención especial en el tema de las fotógrafas, que poco a poco se han ido incorparando a nuestra profesión y normalizando su presencia. Voy a intentar hacer una lista de favoritos, olvidándome de muchos que deberían estar porque sino haría una lista inacabable. Primero tenemos a dos imprescindibles Ferran Sendra y Francesc Fabregas, con los que crecí mirando/admirando sus fotos (y recortándolas para hacer portadas de casetes). Luego vendría el incansable y ahora maratoniano Xavi Mercade, con el que empezamos por los mismos años. Carles Rodriguez y Oscar Garcia dos grandes compañeros/amigos de muchas aventuras. Rosario Lopez, Sergi Fornols, Desi Estevez, Eric Altimis, Hara Amoros, Marina Tomas, Jordi Garcia, Sergi Moro, Pablo Luna, con mención especial a Victor Parreño y Christian Bertrand dos fotógrafos con mayúsculas (los de las nuevas generaciones vienen apretando MUY fuerte), todos ellos habituales normalmente en los conciertos de pop/rock. Ana Palma, Pablo Leoni, Joan Cortes, Imma Casanellas, en los de flamenco y/o jazz. Irene Serrano, Elena Marco, Edu Tuset, Roger Navarro en los fosos más oscuros y ruidosos. Y me estoy dejando muchísimos.

He de decir que dedico mucho tiempo a mirar las fotos de los compañeros de fosos, tanto si son de mi estilo como si no, tanto si me gustan como si no. Me gusta intentar averiguar el porqué de cómo mira cada fotógrafo, de todo se aprende, de lo que se quiere hacer o de lo que crees que no es correcto.

SofN: Por lo que he podido comprobar yo mismo, existe una excelente relación entre la comunidad barcelonesa y catalana de fotógrafos: honesta, accesible y sin especiales competitividades. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has encontrado a algun imbécil por los fosos?

Pocos que somos y con lo precaria que es la situación de la profesión, si encima estuvieramos peleados….Pero por supuesto que hay competencia, debe haberla, es sano, pero sin que sea chunga ni de navajazos traperos, ni de insidias a escondidas, que también las hay, pero como nuestro mundo es tan pequeño, acabas enterándote de todas y sabiendo poner a cada cual en su lugar (o dejando silenciosamente que el tiempo lo haga). En los fosos con frecuencia encuentras a gente que no debería estar, por suerte los vemos entrar, salir y desaparecer, es cuestión de paciencia.

SofN: ¿Cuáles son tus pasiones más allá de la fotografía y la música?

Leer, cocinar, ver exposiciones, caminar por la montaña, viajar, las sobremesas largas con amigos, beber café (no, eso es un vicio).

SofN: Bueno, pues esto es todo. Por favor déjanos la dirección de tu página web y de tus redes sociales por si alguien te ha descubierto hoy y tiene ganas de profundizar. Y si quieres añadir algo más, adelante. ¡Muchas gracias por tu tiempo y nos vemos por los fosos! 🙂

Así para cerrar el tema diría que cada vez veo a más fotógrafos con ganas de incorporarse a nuestro mundo, y veo mucho nerviosismo y mucha prisa. Esta profesión quiere tiempo, dedicación, paciencia. No querais ir ya a la primera de cambio a hacer fotos a Metalica a un estadio, seguro que de ahí no vais a sacar buenas fotos, muchas veces las mejores fotos estan en espacios más pequeños y con bandas menos conocidas. Una cosa es sentir pasión por la fotografía y por la música y otra es actuar como un fan. En el foso no debería haber fans, cuando estás dentro debes olvidar eso (aunque te puede servir) y intentar ser un buen profesional de la foto.

Instagram @jordividalfoto

Facebook @jordividalfoto

Facebook @jordividalPHOTOGRAPHER

Web  www.vidalfoto.com

Flickr wwwvidalfotocom

Avatar
Sobre Albert Vila 604 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.