Conociendo a los fotógrafos de Barcelona (XVII): ELENA MARCO

Foto: Iñigo Malvido

¿Verdad que todos habéis visto a la chica pelirroja de pelo rizado que hace fotos en casi todos los conciertos? Pues es Elena Marco, una de las fotógrafas más versátiles y prolíficas de Barcelona, colaboradora habitual de The Metal Circus y de, en ocasiones, otros medios. Además de omnipresente y excelente fotógrafa, también es una chica muy maja, tal y como nos enseña en esta nueva entrega de nuestra serie dedicada a los fotógrafos de Barcelona.

SofN: ¡Hola! Antes que nada, muchísimas gracias por participar en esta serie de entrevistas, en las que queremos dar a conocer a la gente la gran cantidad de fotógrafos magníficos que tenemos hoy en día en Barcelona y cercanías y que muchas veces se mantienen en un cierto anonimato de cara al público en general. ¿Cómo estás?

Encantada de formar parte de estas líneas con vosotros.

SofN: ¿En qué tipo de conciertos y salas podemos verte habitualmente? ¿Cuáles son tus estilos favoritos?

Es muy fácil verme por la Razz, la Bóveda y en general en eventos de metal. Me gustan otros estilos aunque a la hora de fotografiar me quedo con el hard rock y el metal, necesito que me vibre la sangre.

SofN: ¿Cuándo te empezaste a interesar por el mundo de la fotografía y, especialmente, por la fotografía de conciertos?

Estudié Bellas Artes y ya desde el inicio me sentí atraída por el mundo de la imagen. La fotografía y el vídeo me atraparon y poco a poco fuí adentrándome. La casualidad hizo que juntara este interés con otra de mis grandes pasiones, la música metal.

Fuí especializándome por mi cuenta a base de ensayo/error, me picaba el gusanillo y asistí a ponencias, cursos e incluso hice algún taller de especialización con fotógrafos que me gustan muchísimo como Francesc Fàbregas, Javier Bragado, Xavi Torrent o Jordi Vidal. Todos me enseñaron algo e hicieron que poco a poco creciera en este ámbito.

SofN: ¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo?

Me fascinan esos segundos en los que suena la intro, el grupo está a punto de salir salir y sientes el público rugir detrás de tí. Es muy emocionante.

Me gusta también el riesgo y la sorpresa, nunca sabes si van a llevar buenas luces, si se van a pasar con el humo, piros, etc… Es como un juego.

SofN: ¿Cuál fue el primer concierto en el que hiciste fotos? ¿Cómo fue la cosa?

Estuve viviendo en Formentera más de diez años y al principio, en 2010, fotografiaba bandas de amigos tanto de la isla como de Ibiza y ahí empecé a engancharme e incluso pedí acreditación para cubrir algún concierto en la península y algún festival europeo que otro. Recuerdo estar de vacaciones en Estocolmo y acudir a un concierto en el que no estaba acreditada pero me habían dejado entrar en la sala con la cámara y me volví loca, no paré.

Al volver a casa me dí cuenta que tampoco estaban tan mal, fue ahí que decidí que no quería parar de hacer fotos y me puse en serio.

SofN: ¿Cómo ha evolucionado tu equipo desde entonces hasta ahora? ¿Qué cámaras y objetivos usas a día de hoy?

Empecé con una 30D de Canon que me regaló mi primo, con un objetivo fijo, luminoso y también muy baratillo. Alquilaba lentes y las iba probando en los conciertos y festivales. Poco a poco fuí invirtiendo en un equipo mejor y más especializado para este tipo de fotografía. Ahora llevo lo que generalmente usa todo el mundo: una 5D y una 6D con un angular para salas y un tele para festivales. Pero ya estoy mirando mejorarlo, esto es como los bombones, siempre quieres más.

SofN: Durante este tiempo ¿a cuántas bandas crees que habrás foteado? ¿Te viene a la cabeza alguna anécdota que creas que pueda resultar especialmente interesante o divertida de contar?

Uff, muchísimas! Y desde que dejé Formentera y me vine a vivir a Barcelona hace dos años muchisimas más. Una banda a la semana mínimo y unos 3-4 festivales en verano.

Me han escupido, escupido sangre, envuelto en papel higiénico y he visto volar por encima de mi gente en silla de ruedas o colchonetas de playa… También recuerdo con cariño el momento en el que Vincent Cavanagh (Anathema) se agachó al foso en medio del show y me pidió prestada la cámara para hacer una foto al público él mismo.

 

SofN: ¿Qué bandas o artistas recuerdas haber disfrutado más de fotografiar? ¿Por qué?

Siempre disfruto mucho cuando fotografío a mis bandas favoritas. Creo que todos tenemos a ese ‘fanboy’ o ‘fangirl’ queriendo llevarse un trozo de alma de su artista fetiche a casa. La verdad es que me encanta cuando hay una interacción palpable, cuando se establece un diálogo directo entre el escenario y el público.

SofN: Y por el contrario, ¿qué conciertos han sido los peores a los que has tenido que ir, ya sea por el artista, las luces u otras características técnicas o logísticas?

Los conciertos que menos me motivan son en los que he de molestar a la gente de las primeras filas, en los que he de levantar la cámara tapando a la gente de detrás porque el promotor o el grupo no quieren colocar un foso o porque la sala es pequeña. Soy bastante vergonzosa (aunque no lo parezca), no me gusta llamar la atención y mucho menos molestar de esa manera. Hay algunas salas aquí en Barcelona que lo hacen de manera habitual y no me siento nada cómoda, me desconcentro muchísimo.

SofN: Existe la concepción que muchas veces un fotógrafo es alguien introspectivo, tímido, solitario e incluso socialmente poco hábil, que insiste en poner el foco en los demás para sacárselo de él mismo. Quizás es un poco estereotipada, pero ¿te identificas con esta descripción? ¿Cuáles crees que tienen que ser las características de un buen fotógrafo de conciertos?

La verdad es que me gusta mucho observar, pensar, disfruto estando sola y soy bastante vergonzosa como te he dicho antes aunque cuando voy a un concierto al final acabo rodeada de amigos y gente conocida por lo que me siento más cómoda y ya no callo ni debajo del agua.

SofN: ¿Te dedicas a la fotografía de forma profesional? Más allá de los conciertos, ¿qué otros tipos de fotografía haces?

Desgraciadamente no me puedo dedicar a esto de lleno por lo que tengo mi trabajo, soy profesora de Visual i Plástica en un instituto de secundaria.

He trabajado en promoción turística y en el Área de prensa del Consell de Formentera realizando entre otras cosas fotografía de paisajes tanto para publicaciones propias como para revistas y medios europeos. También realicé reportajes semanales y cubrí fiestas patronales en varias ocasiones para un conocido periodico de Ibiza antes de venirme a Barcelona.

Me gusta mucho el paisaje, pensar el paisaje, tomarte tu tiempo para hacer la fotografía, algo que en nuestro ámbito es muy difícil.

SofN: ¿En qué medios o con qué eventos colaboras actualmente o has colaborado en el pasado? ¿Cómo ves la relación entre el fotógrafo y los medios o los promotores? ¿En qué crees que debería mejorar esta relación según tu punto de vista?

He colaborado en muchísimos medios, tanto web como papel, siempre he hecho de ‘coche escoba’ recogiendo lo que nadie quería o los bolos que se les quedaban colgados. Ahora he conseguido poder elegir un poco más y que cuenten conmigo para algún festival en concreto. La relación es frágil y muchísimas veces se nos trata como algo prescindible e incluso molesto.

SofN: ¿Crees que el trabajo de fotógrafo de conciertos está valorado en el ámbito barcelonés? ¿Qué tipo de iniciativas o acciones crees que hacen falta para mejorar eso?

Creo que muchísima gente piensa que hacemos fotografía de conciertos para entrar gratis a las salas o a los festivales. Todo forma parte del valor que le dan a la cultura en sí. Por otro lado si entendemos valorar como remunerar, no, tampoco lo está, ni en Barcelona ni en el resto de la península si lo comparamos con otros países.

A mi modo de ver cualquier iniciativa tanto privada como asociativa o institucional pasa por el compromiso con la cultura, sin él todo es humo.

SofN: ¿Cuál es tu sala o recinto favorito en Barcelona o Catalunya para hacer fotos? ¿Por qué? ¿Y el que menos te gusta?

Me encanta la Sala Apolo aunque la piso poco. Salamandra tiene unas luces fenomenales aunque la mayoría de veces no hay foso. La que menos quizás la Razz 3.

SofN: Me gustaría pedirte que escogieras y adjuntaras una sola foto que hayas hecho y de la que te sientas realmente orgullos@ y comentaras qué es lo que la hace especial para ti.

En 2013 Steve Vai giró por la península y tenía una fecha el día de mi cumpleaños en Valencia. Yo por aquel entonces llevaba años en Formentera y si había concierto lo iba a cubrir a Barcelona así que me puse muy contenta de poder hacer coincidir las fechas y lo fuí a cubrir a mi ciudad. En el foso coincidí con una amiga y fotógrafa, Irene Bernad y para cerrar la noche Vai se puso delante de mí y levantó la guitarra de la palanca del puente mientras gritaba. Más que orgullo siento cariño por esa fotografía.

SofN: ¿Qué crees que distingue tus fotografías de las de los demás? ¿Qué intentas buscar y cuáles son tus trazos característicos? ¿Cuáles son tus trucos, tanto personales como técnicos, para crear esas diferencias?

Es muy difícil tener un estilo, yo sinceramente creo que aún no lo tengo, tengo que trabajar más en ese aspecto. Me gusta mucho fotografiar a los artistas ensimismados, concentrados, pensativos, como ausentes… Aproximarme al retrato independientemente del contexto.

SofN: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la fotografía? ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos de la escena barcelonesa?

Aparte de referentes fotográficos tengo muchísimos referentes pictóricos, me gusta muchísimo el arte. En cuanto a fotografía me han inspirado muchísimo Pep Bonet, Nan Goldin, Pennie Smith, Irene Bernad, Ester Segarra, R. Avedon, A. Stieglitz, R. Mappelthorpe, Ross Halfin, Anton Corbijn, Annie Leibovitz… no pararía.

Si nos centramos en Barcelona la lista empieza y no acaba porque me fascinan aspectos del trabajo de cada uno de ellos, no me puedo dejar a Xavi Mercadé o Francesc Fàbregas, también del trabajo de Irene Serrano, Roger Navarro, Carles Oliver, Toni Villén, Mauricio Melo o Eduard Tuset entre otros me parece brillante.

SofN: Por lo que he podido comprobar yo mismo, existe una excelente relación entre la comunidad barcelonesa y catalana de fotógrafos: honesta, accesible y sin especiales competitividades. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has encontrado a algun imbécil por los fosos?

Totalmente cierto, nos llevamos muy bien, nos respetamos; acudimos juntos a inauguraciones, montamos mercadillos o exposiciones… Con algunos la relación ha avanzado y ahora puedo decir que somos amigos más que compañeros de foso, eso es lo bonito.

SofN: ¿Cuáles son tus pasiones más allá de la fotografía y la música?

Me apasionan el arte y el cine desde que era pequeña, en casa siempre ha habido este amor e interés por las artes. Me gusta mucho leer aunque cada vez tengo menos tiempo para hacerlo. Y jugar, me gusta jugar a rol, rol online pero cada vez como digo tengo menos tiempo.

SofN: Bueno, pues esto es todo. Por favor déjanos la dirección de tu página web y de tus redes sociales por si alguien te ha descubierto hoy y tiene ganas de profundizar. Y si quieres añadir algo más, adelante. ¡Muchas gracias por tu tiempo y nos vemos por los fosos! 🙂

Muchísimas gracias por pensarnos y poder poder compartir todo esto con vosotros.

www.elenamarco.cat
https://www.instagram.com/elena_marco_konzertfotografie/
https://www.facebook.com/ElenaMarcoKonzertfotografie/

    

Avatar
Sobre Albert Vila 851 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.