Crónica y fotos del concierto de Clutch + Graveyard + Kamchatka - Sala Apolo (Barcelona), 10 de diciembre de 2019

Clutch impone su ley en Barcelona (pero sin encandilar)

Datos del Concierto

Bandas:
Clutch + Graveyard + Kamchatka
 
Fecha: 10 de diciembre de 2019
Lugar: Sala Apolo (Barcelona)
Promotora: Live Nation
Asistencia aproximada: 600 personas

Fotos

Fotos por Beto Lagarda

Nuestra Previa

Kamchatka – Hoodoo Lightning

Cada disco que sacan más convence este trío sueco de retro rock-stoner, y más si tenemos en cuenta ese espectacular directo que lucieron el pasado febrero en salas pequeñas. Si creías que una obra como Long Road Made of Gold iba

Las 5 mejores canciones de Clutch según… Beto Lagarda

Hace un tiempo comenté en la web que Clutch “es seguramente una de tus bandas favoritas aunque no lo sepas”. Y hoy me reafirmo. Es complicado que alguien entre en Clutch y pueda abandonarlos sin sentir algo de pena o

Parece que Madrid se lleva la palma con un doblete del esperado cartel compuesto por Clutch, Graveyard y Kamchatka, pero antes el triunvirato paseó triunfalmente por Barcelona en el Apolo, con un gran sonido y con una inmejorable entrada. De hecho, el puesto de merchandising lo situaron abajo, fuera de la sala. Público variopinto y muy participativo que se volvió loco especialmente durante el show de los americanos. Clutch estuvieron rotundos, pero si les has visto en anterioridad, han tenido noches más triunfales. Harina de otro costal para las dos formaciones suecas pues Graveyard no terminaron de convencer, cosa que sí hicieron Kamchatka con un gran nuevo disco bajo el brazo. Un denominador común fue el escaso minutaje de los tres conciertos. ¡Todos se hicieron muy cortos!

Kamchatka: Tan impresionantes como breves…

Ya son una veterana banda con experimentados músicos que funcionan como un todo y que ya dieron grandes muestras de su nivel en su anterior visita en el Rocksound barcelonés. Un escenario mayor les queda mejor por mucho que el espacio fuera reducido. Per Wiberg, Juneor y Tobias forman un power trio que avanza de forma orgánica combinando rock de los 60 y 70 con furibundo stoner. A pesar de los escasos 35 minutos y de presentar nueva obra se atrevieron a abrir y cerrar con piezas de su primer álbum. Curioso inicio con “Mixed Emotions”. La batería de Tobias Sandvik estaba en primerísima línea flanqueado por unos motivadísimos Per y Juneor que combinaron voces en la tremenda “Human Dynamo”.

Espectaculares en “Let It Roll” bien apoyados por un sonido impresionante para luego arremeter con “Rainbow Ridge”. El nuevo material en directo impresiona de verdad. Técnicamente hay muchos detalles, pero la gran baza del combo es ese groove que avanza, que muta, que cambia los tempos y que te eleva. Se presentaron y Per dijo, chapurreando en castellano, que el guitarrista y cantante era “un conquistador”. Hablaron un poquito entre ellos y optaron por cerrar con “Sing along Song”, desarrollando una larga jam intensa, muy stoner y que un poco muestra su evolución. Ahora son mucho más directos y efectivos. Nos quedamos con ganas de mucho más pues convencieron a toda la sala con su propuesta sónica.

Graveyard tiran de medios tiempos y baladas… antes de Clutch

Con Graveyard siempre tengo opiniones encontradas. Les considero como una de las más grandes bandas de retro rock actuales y que poseen auténticas obras maestras en cuanto a discos y canciones, pero de las tres veces que les he podido ver, en dos me han defraudado, y una fue esta. El sonido empezó embarullado ya desde “Walk On” y con mucha distancia entre banda y público, a pesar de la inmensa calidez de la voz de Joakim Nilsson, el gran activo del grupo. El mismo vocalista saluda al público con un escueto “¿qué tal? Afina un poco y se marca el solo de “Thin Line”. Es genial que el grupo recupere temas de su ópera prima, pero los tempos pausados terminaron por desesperar a más de uno. Quizá si tocas antes de Clutch no sea la mejor opción tirar de dos baladones como son “Uncomfortably Numb” y “The Siren” (¡para cerrar!).

De todas formas, la sala reaccionó con alegría cuando vieron que sonaban este par de temas. Delicadez, melodía y autenticidad, pero la cosa no terminó de arrancar nunca. Combinaron voces turnándose temas Nilsson y le bajista Truls Mörck, y a pesar de la notable mejoría del sonido, todo quedó en más bien poco. Tiempo tuvieron para electrizarnos con la genial “Bird of Paradise” y con su monumental riff. Agradecimos también ese arrebato eléctrico de “Hisingen Blues”, con ese viento silbando incluido, para luego despedirse con “The Siren”. No termino de entender este set a pesar de que me siguen pareciendo una de las mejores bandas de la actualidad, pero la decisión es suya. Obviamente cuando empezó Neil Fallon se lo llevó todo por delante.

Clutch devoran a conciencia pero… por Beto Lagarda

La famosa expresión atribuida a Julio César que dice “Veni, vidi, vici” bien podría atribuirse a los shows descomunales de Clutch. La maquinaria nunca falla, aunque esta vez quedó algo deslucida.

Bien es cierto que la sola presencia de Neil Fallon sobre unas tablas dan por asegurado un concierto de los que no se olvidan. Me cuesta imaginarme el stoner rock sin su presencia. Siempre omnipresente, tan hiperactivo que acabas mareado de intentar seguirlo. Pues imaginad mi trabajo en el foso intentando sacar una foto potable. Imposible.

Si entramos en el concierto, los repertorios previos marcaban un pronóstico de noche triunfal. Pero no lo fue. Una banda como Clutch no puede tirar a la basura la mayoría de sus hits y apostar por un setlist lleno de temas vulgares (por así decirlo). Me encanta Blast Tyrant, pero tres de los cuatro temas que interpretaron son los que más pereza me producen. De él tocaron “The Regulator”, un gran tema pero con poca presencia en directo. Algo parecido es lo que sucede con “Profits of Doom”. También interpretaron “Mercury” y “Worm Drink”, dos de los temas menores de Blast Tyrant. Eché de menos “The Mob Goes Wild” o “Cypress Grove”, dos temas grandiosos con mucha más presencia.

Los tres primeros cortes ya marcaron el destino del show, “Pure Rock Fury”, “Ghoul Wrangler”, “H.B. Is in Control” son temas muy estándar en su catálogo. El regreso a sus inicios se marcó con los tres siguientes temas “Texan Book of the Dead” y las dos partes de “Big News”. Sorpresa grande la inclusión de tres cortes del disco Clutch.

Los momentos más divertidos y en las que visiblemente el público gozaba como nunca fue con temas como “Crucial Velocity” y evidentemente con “Electric Worry”. Pero dos temas de esta índole en una noche de 17 cortes es demasiado poco para una banda como Clutch. El cierre con la versión de “Fortunate Son” de Creedence Clearwater Revival estuvo bien.

Agridulce concierto de los norteamericanos. Su presencia es descomunal, su arte inmenso pero la elección del repertorio me pareció muy regulera. Yo personalmente, salí algo decepcionado de un show que esperaba con ansias.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 352 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.