Canciones perfectas: «Stairway to Heaven» de Led Zeppelin

Geoff Thorpe (Vicious Rumors): ¡Un clásico atemporal! Desde siempre y para siempre. Si consigues una canción así puede cambiarte la vida a ti y a millones de otras personas, para toda la eternidad.

Se ha escrito mucho sobre esta magna obra de Led Zeppelin, y la verdad sea dicha: no hay nada concluyente al respecto. “Stairway to Heaven” es una de las más grandes canciones jamás escritas, y todos los enigmas permanecen intactos. Ni Plant ni Page han soltado nunca prenda, es más, cuando han hablado sobre ella, han dado vagas explicaciones que contradicen absolutamente lo que inspira la canción.

Según Page y Plant la letra y la canción tienen un fondo positivo y la escalera al cielo podría significar la luz al final del túnel, la salida a algo, según han citado sus autores alguna vez. Pero sorprende que en esos tiempos en los que estaban metidos de lleno con los autores ocultistas traten de comunicarnos una negativa rotunda a las supuestas conexiones esotéricas. Están allí, de eso no hay duda, pero la críptica letra permite que a día de hoy sus autores puedan defenderla alejándote de lo que se pretendía cuando fue concebida.

Manuel Mijalkovski (Red Partizan): ¡Un clásico en toda regla! Con un gancho matador y capaz de desencadenar muchos sentimientos. ¡Es una canción monstruosa! Nunca envejecerá ni dejará de ser un hit. Me encanta.

MARCO HISTÓRICO

“Stairway to Heaven” es una canción monumental y lo que más brilla en uno de los más grandes discos de la historia. Es la canción más radiada en la radio norteamericana, y el grupo, sabiendo desde el inicio de su potencial, se negó en rotundo a sacarla de single. Si querías la canción tenías que comprarte el disco entero.

David DeFeis (Virgin Steele): En los EEUU la radio la sobreexpuso en exceso, y eso molestó a mucha gente. Pero yo soy de los que la escucha siempre hasta el final cada vez que suena en mi radio.

Una jugada, que, sumada al hecho de obviar toda referencia escrita al grupo y toda foto de la banda en portada y booklet, hicieron que fuera nombrado ya desde su concepción como “El disco suicida”. Esa jugada no podía funcionar según los ejecutivos de Atlantic Records. Pero los agoreros tuvieron que tragarse sus palabras. Todo el juego esotérico de Page fue desplegado en todo su apogeo con esta obra, desde la portada hasta las letras.

Cabe recordar que era 1971 y en 1970 el disco Led Zeppelin III fue recibido con furibundas críticas al mostrar el grupo su cara más acústica. Venían de los geniales Led Zeppelin y Led Zeppelin II, así que podemos entender que el Led Zeppelin III fuera un bajón para fans y prensa. Pero el tiempo se ha encargado de ponerlo en el pedestal que merece.

Chris Boltendahl (Grave Digger): Un clásico. ¡Inalcanzable!

¿Plagio?

Ya es vox populi que en los inicios de Zeppelin Page plagió a muchas bandas y solistas, por lo que “Stairway to Heaven” no ha estado exenta de polémica, y, posiblemente, Page se inspiró en los Spirit de Randy California y su tema “Taurus”, compuesta dos años antes. Zeppelin habían estado de gira con Taurus y “Spirit” es dos años anterior que Led Zeppelin IV. Hubo un juicio al respecto en el que (en este caso) se falló que no había plagio. Los herederos de Randy se quedaron sin unas varias decenas de millones de dólares. Otro día deberemos hablar de la heroica muerte de Randy California… Pero sí, hay cierta semejanza en el inicio del tema, flauta inclusive. De todas formas, Led Zeppelin siempre mejoraban lo que plagiaban. Podéis juzgar por vosotros mismos:

¿Satanismo?

El supuesto satanismo de la composición al ser escuchada al revés es de lo más absurdo, por lo que no le daría el menor interés. Si ya cuesta descifrarla del derecho imaginaros del revés. Toda composición escuchada al revés puede hacernos creer que entendemos letras e interpretarlas a nuestra conveniencia. Es lo que se conoce como pareidolia. Se metió a “Stairway to Heaven” en el saco de canciones satánicas en un burdo intento de cargarse el heavy metal en los 80 y alejarlo de la juventud. Si os digo que John Lennon también fue acusado de satanismo ya os lo digo todo. La canción del ex Betale decía “Kiss, Kiss, Kiss”. Obviamente al revés suena: “666”. Los censores de los 80 eran realmente buenos.

Marc Vanderberg: “Stairway to Heaven” es un tema clásico que nunca desaparecerá. Un temazo que todo el mundo conoce. De hecho, existen muchísimas versiones de la canción lo que demuestra lo grande que es, y que es eterna.

Crowley de inspiración

Hay que tener claro que esa época Page estaba metido de lleno en el ocultismo, incluyendo su librería de lo oculto y el haber comprado la antigua casa de Alister Crowley (el Mr. Crowley de Ozzy Osbourne). La casa estaba en el mismo Lago Ness, así que imaginad el terreno fértil para todos los conspiranoicos. Se alimentó la leyenda al suponer que esta canción estaba escrita y compuesta en dicha casa, lo cual es rotundamente falso. De Crowley he podido leer algún libro que otro y tengo una clara una opinión personal: Para un servidor fue un vividor que vivió a lo grande y que tenía más de charlatán que de genio. Hay un par de historias que sí son realmente impactantes y colosales, como cuando escribió el “Libro de la ley” o cuando fue capaz de subir a la montaña maldita, el K2. Pero utilizó el ocultismo y sus supuestos poderes para pegarse unas fiestas antológicas. La historia de que una entidad superior le recitara a Page y Plant la partitura y las letras del tema a orillas del Lago Ness y en la casa de Crowley era demasiado buena para la prensa. De hecho era repetir lo que sucedió con el libro de Alister Crowley “El libro de la Ley”, narrado por una supuesta voz interior atribuida a una divinidad.

¿De qué trata «Stairway to Heaven»?

La letra posee una fuerza descomunal y hay varias versiones sobre lo que versa. Lo que sí parece claro es que la portada también tiene estrecha relación con el tema en cuestión. En posteriores reediciones de la obra se incluyó en la carpeta interior una única letra de tema, y curiosamente fue la de “Stairway to Heaven”, junto a los célebres cuatro símbolos representando a cada miembro del grupo. Junto a ella, una imagen de una carta del tarot: el ermitaño. El ermitaño vendría a simbolizar el equilibrio entre hombre y naturaleza. Una relación simbiótica. No hay que olvidar tampoco que Crowley hizo sus propias cartas del Tarot. En la portada, el hombre que aparece en ella cargando leña también ha sido considerado un ermitaño entre un escenario urbano en decadencia.

Jose Antonio Manzano (para Metal Hammer): La primera vez que oí “Stairway to Heaven” se me cayeron los huevos al suelo.

El célebre crítico catalán Jordi Tardà siempre dijo que las letras de Led Zeppelin eran confusas y extrañas, en plan: “salta el amor por la ventana”. Un sinsentido, y en parte, es cierto. También dijo que cuando estuvo con los Zeppelin en España, para comer, se tomaron una paella acompañada de carajillos, algo al alcance de pocos mortales. Posiblemente ni de Crowley.

La letra es de Robert Plant y estuvo inspirada en el libro de Lewis Spence Magic Arts in Celtic Britain. En esa época los Zeppelin estaban muy metidos también en la imaginería de J.R.R. Tolkien, algo que queda patente en la maravillosa “The Battle of Evermore”. Es sólo otra opinión personal, pero para mi es el tema que más brilla en ese disco. El dueto con Sandy Denny (Fairport Convention) pone los pelos de punta. Otro autor que les encantaba a Plant y Page era Robert E. Howard.

Empezamos con una señorita que compra una escalera hacia el cielo, un gaitero que te guía hacia algún lado y la confesión velada, hasta en cuatro ocasiones, de que hay dos opciones siempre:

“A veces las palabras tienen dos significados”.

“Sí, hay dos caminos -senderos- por los que puedes ir”.

“Todavía hay tiempo para que cambies el camino por el que vas”.

“Amanecerá un nuevo día”

El hecho de que hablen sobre el cielo puede hacernos suponer que la mujer va a morir, pero el cielo se gana, y en este caso la mujer compra una escalera para ir allí. El mero hecho de comprar sería “hacer trampas”. Pero en la letra nos cuenta que cuando la mujer llegue arriba, si todas las tiendas están cerradas, poco importa, con una palabra conseguirá todos sus propósitos.

El bosque

La mención al bosque es constante. El bosque simboliza la naturaleza, lo salvaje, lo desconocido. Los destellos azules en la portada pueden simbolizar actividad druídica y en la letra se alude a eso de: “anillos de humo a través de los árboles”. Otra vez podemos suponer la influencia de la lectura de Tolkien. También se cita que el eco del bosque que ríe y que hay voces y presencias en la naturaleza.

El Oeste

Este elemento es más que evidente y confirma que el ocultismo está presente de forma consciente. Toda iglesia cristiana está orientada hacia el Este, donde sale el sol cada nuevo día. Las “iglesias” paganas que no son otra cosa que espacios naturales de gran belleza se supone que su puerta de entrada está orientada hacia el Oeste, por lo que evidentemente hay una referencia galopante hacia el paganismo. Tengamos siempre presente que todas las fiestas cristianas que celebramos actualmente son antiguas festividades paganas a las que se les dio un diferente sentido.

Fernando Pleite (Siddharta): Cada uno tiene su opinión, el abanico de canciones perfectas es infinito, en mi opinión personal “Stairway to Heaven” puede ser “la canción” aquella composición que sueñas haber sido su autor; melodía, letra, cambios de intensidad, fuerza… qué se puede decir de una canción que te eriza la piel y de la que no cambiaría ni un solo segundo, como fanBoy Zeppeliano que soy no puedo ser mucho mas objetivo, un ejemplo del que Siddharta aprendió sobre todo de la importancia de los silencios, el saber callarse cuando “el no estar” es lo mejor para la canción, algo que debería hacer reflexionar a muchas bandas y un claro ejemplo de menos es más.

Composición

La composición es un crescendo de manual y, como todos los grandes temas, posee inicio, nudo y final. Ese mismo crescendo puede aludir perfectamente a la misma escalera y a su subida. Esa intro mágica con acústica y flauta es de los momentos más célebres de la composición. Luego entra la voz de Robert Plant cargada de fuerza mostrando una sutileza y finura exquisitas. El célebre punteo inicial tiene el dudoso honor (junto al riff de “Smoke on the Water”) de estar prohibido en algunas tiendas de instrumentos. Al parecer, siempre que alguien pilla una guitara nueva para comprar solía tocar o el tema de Purple o el de Zeppelin. Queda claro pues que si hay una palabra peyorativa que pueda definir a esta canción esta sería: sobreexposición.

El solo de Page está considerado también uno de los mejores de la historia. La parte electrificada rompe la canción a partir del solo y hay una subida final para volver a la calma inicial con la que el grupo empezaba para volvernos a recordar: “Y está comprando una escalera al cielo”

Mi teoría islandesa

David DeFeis (Virgin Steele): “Stairway to Heaven” es una hermosa canción dentro de un gran disco, y que de forma natural y fácilmente comunica su magia al oyente imponiendo su poder y majestuosidad a través de los tiempos. Eso sucede desde el momento en que apareció por vez primera y es algo que continuará eternamente. En los EEUU la radio la sobreexpuso en exceso, y eso molestó a mucha gente. Pero yo soy de los que la escucha siempre hasta el final cada vez que suena en mi radio. Tiene esa calidad de madrigal… una belleza celta que de repente estalla en un rugido apasionado y vikingo. Cuando mi hermano murió, mi hermana la cantó en su funeral… fue muy conmovedor.

Parece absurdo que tras tantas décadas intentando descifrar la letra de esta canción alguien pueda sacar nuevas conclusiones, pero me veo con fuerzas de hacerlo, aunque claro, indagar en ello me llevaría a una tesis doctoral y esto se alargaría en demasía. Las referencias de la canción concuerdan perfectamente con las leyendas islandesas y el folklore nórdico y autóctono del país. En Islandia, históricamente, hay gente que desaparece sin dejar rastro alguno, y nunca se consideraba que esta gente había muerto, sencillamente estaban en otra dimensión. En esa misma dimensión habitan pues elfos y personajes que viven en armonía con la naturaleza. Simplemente habitan “en el otro lado”.

Gatto (Nanowar): “Stairway to Heaven”?… Ay dios, otra vez no

La señora que protagoniza la letra podría ser una de estas personas que deciden voluntariamente dar el paso y alcanzar el otro lado para vivir en armonía con la naturaleza imperante en una isla casi virgen, todavía hoy. Se dice, que para entrar en la otra dimensión hay que sentarse en la plaza del pueblo mirando al oeste y fijar tu vista en el filo de un hacha sin dejar de mirarla durante 24 horas. Es entonces cuando se abren las puertas de la otra dimensión. Esta leyenda viene a decirte que el paso voluntario hacia el otro lado no es fácil, de hecho, es casi imposible. Hay un ente que puede guiarte hacia allí (el gaitero). Pero podemos interpretar la letra es hacia nuestra dirección en:

Cuando miro al Oeste tengo un presentimiento y mi espíritu grita por marcharse

La “risa en los bosques”, “la agitación en el seto”” y “las voces de los que están mirando” podrían ser los habitantes del otro lado. Hay un párrafo de la canción que habla de “los que se quedan”:

Y se susurra de que pronto, si todos pedimos la canción, el gaitero nos llevará-liderará hacia la razón, y un nuevo día amanecerá para aquellos que se hayan quedado”.

Sirve perfectamente para apoyar la teoría, pero en el fondo sólo Page y Plant saben el significado de estas palabras. Y de hecho paro ya pues me alargo en demasía, pero sólo la letra del tramo final con el que cierran la canción da para mil interpretaciones y páginas.

Curt Kirkwood (Meat Puppets): “Stairway to Heaven”? una de mis favoritas de mi juventud… siempre es bueno escucharla.

Otra forma de entrada al otro lado que un elfo (bastante diferente de los que aparecen en los libros de Tolkien) te lleve allí pues ellos se dejan ver a su voluntad en la dimensión humana. Toda esta teoría es una más de tantas otras, pero para sostenerla deberíamos tener la constancia de que Led Zeppelin estuvieran en Islandia ANTES de la composición de “Stairway to Heaven”. El bello se te eriza cuando vas a comprobarlo y sí, Led Zeppelin visitaron Islandia ANTES de componer su magno himno. Las fechas concuerdan a la perfección: 22 de junio de 1970, antes de editar Led Zeppelin III. Y en una fecha muy cercana al solsticio de verano o San Juan. La duda reside si Zeppelin pasaron la noche del 23 al 24 de junio en la isla. No he podido certificarlo, pero imagino que en pleno subidón de lectura ocultista era la fecha señalada para estar allí.

¿Por qué una de las bandas más grandes del planeta, subieron a Islandia para tocar un concierto del que probablemente no iban a obtener beneficio económico alguno? Recordemos que en esa gira tocaron posteriormente en Bath (Inglaterra) delante de 150000 personas, justo seis días después del concierto en Islandia. Subir hasta la tierra del hielo y la nieve tenía básicamente un motivo: la INSPIRACIÓN en los mitos nórdicos.

Tore Ostby (Conception) Es una pieza maestra a manos de una de mis bandas favoritas definitivas. Las armonías, las melodías, cómo fluye y crece, el excelente groove de Bonham y el brillante solo de Page… Sólo puedo decir: ¡Uauuu!

Esta misma inspiración nórdico-islandesa ya la encontramos en las letras de Led Zeppelin III, y no en un tema cualquiera, sino el que abre el disco: “Immigrant Song”: La primera estrofa ya disipa toda duda:

Venimos de la tierra del hielo y la nieve,

desde el sol de medianoche, donde resopla el géiser,

El Martillo de los dioses llevará nuestras naves a nuevas tierras,

Para luchar contra las hordas, para cantar y llorar,

Valhalla, voy hacia allí”.

Recordemos que Zeppelin tocan en la universidad de Reikiavik, y seis días más tarde estrenan “Immigrant Song” en el show del Festival de Bath en Inglaterra. Las musas trabajaban con exceso de horas extras. Si en seis días ya tienes una canción nueva, está claro que la visita nórdica te ha calado, y que, puede llegar su influencia hasta Led Zeppelin IV, grabado entre diciembre de 1970 y febrero de 1971. Cuando salieron al escenario de Bath fue a las 20:30, justo cuando el sol se ponía. Entiendo que al grupo le encantaba jugar con toda la simbología. Tocar mientras se pone el sol cuando vienes de tocar en un lugar donde no se pone.

Nick Royale (The Hellacopters – Lucifer – Imperial State Electric): Una muy buena canción. Ha sido tocada hasta la saciedad, pero aún se mantiene. Uno de los mejores solos de guitarra, en mi opinión.

Robert Plant vuelve a Islandia en el solsticio de verano de este año 2019

Increíblemente la rabiosa realidad nos golpea y Plant y sus actuales The Sensational Space Shifters van a volver este mismo junio a Islandia, 49 años después de su primera visita. Y no en una fecha cualquiera… el festival va del 21 al 23 de junio, justo el solsticio de verano: San Juan. Justo la noche en la que se dice que puedes acceder a la otra dimensión y que podríamos relacionar con la célebre “Stairway to Heaven”. Obviamente sonará “Immigrant Song”, pero la gran duda es otra… ¿Tocará Robert Plant el “Stairway to Heaven”? Si lo hiciera disiparíamos toda duda sobre si dicha composición tiene conexión e inspiración en la tierra del hielo. El festival también tiene un nombre que conecta perfectamente con todo lo que os contamos: Secret Solstice – The Midnight Sun Festival.

Las últimas veces que se ha interpretado la canción han sido en 1994 bajo la agrupación de Page-Plant, concretamente en Tokyo. La otra fue en 2007 en el concierto tributo a Ahmet Ertegun (fundador de la compañía Atlantic Records) que unió a los miembros del grupo para la ocasión. No es una canción que suene habitualmente. Un poco como la “Mazurca para dos muertos” del libro de Camilo José Cela. Cuando sonaba… algo malo pasaba.

Mariano Muniesa (periodista): Este es para mí un disco que tiene muchas similitudes con el anterior aunque con matices, claro. Es la captura de un momento de magia irrepetible. Y de hecho se graba en similares condiciones. Los Led Zeppelin se compran una casa en la campiña inglesa y allí componen sin ataduras llegando a crear maravillas. “Stairway to Heaven” es el mejor ejemplo, pero es un tema que ha tapado otras muchas canciones. Hay otra gran balada que es “Going to California”. En “The Battle of Evermore” encontramos la única canción en la que colabora un músico ajeno a la banda. Sandy Denny, cantante del grupo folk Fairport Convention. Luego hay los temas más duros como “Rock and Roll”, tema de rock and roll heavy por definición, “Misty Mountain Hop” que es una canción magnífica, “When the Levee Breaks” que es un blues que a mi siempre me emociona… Yo creo que es el mejor disco de Led Zeppelin y quizá, uno de los discos claves de la evolución del hard rock hacia el heavy en los 70.

¿La mejor versión de “Stairway to Heaven” de la historia?

Despidámonos con el célebre video en el que las hermanas Wilson de Heart regalan a Led Zeppelin y al mundo una de las mejores versiones de “Stairway to Heaven”. Era 2012 y sirvió como regalo en la ceremonia en la que los Zepp pasaban a formar parte del Rock N Roll Hall of Fame. Hay quien considera que es la mejor actuación musical de la historia. Opinen ustedes, pero cuando a todo un Robert Plant le cuesta reprimir las lágrimas es que estamos delante de algo muy grande, o si más no, a la altura de la canción.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 499 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.