Canciones perfectas: «Rebellion in Dreamland» de Gamma Ray

Por mucho que el power metal haya sido denostado durante décadas y tenga que soportar la crítica incisiva de todas esas generaciones ochenteras que ven en el estilo un refrito paródico de los 80, me toca decirles a todos y a todas que los fans del heavy metal tradicional que en los 90 tuvimos que sufrir un suplicio exagerado, y que nos tocó refugiarnos bajo el paraguas de lo que había. Kiss sin maquillaje, Maiden sin Dickinson, Metallica con el Load, Judas sin Halford, Dio renegando de los dragones… Era todo un páramo, pero… Alemania tenía un sucedáneo para nosotros. ¡Nuestra metadona!

Con tres discos contaba ya Gamma Ray, y bueno, digamos que el éxito era moderado. Primero se veía como un proyecto del ex Helloween y la discográfica Noise le sondeó para poner en cubierta el nombre de Kai Hansen y no el de Gamma Ray. Viendo que sólo Japón respondía a la luz de los rayos gamma, en Europa, con el primer Heading for Tomorrow, se opto por poner la pegatina tapando el logo del grupo y poner el nombre del Dios pelirrojo, a ver si la gente se enteraba de quién estaba detrás de esos rayos. Sigh No More (1991) tiró de experimentación y Insanity and Genious tampoco reflotó la nave. Entonces, ya en 1995, sucedió algo que cambió el curso de los acontecimientos: Ralf Scheepers, ese inmenso vocalista, dejaba el grupo.

Sonó Ralf para Judas Priest como sustituto de Halford, pero su huida era menos magalomaníaca. Sencillamente trabajaba en una fábrica lejos de Hamburgo y asistir a los ensayos era un suplicio lejano. Kaiempezó a cantar, y ya que esa vena de esos primeros trabajos más experimentales no se sustentaba, ya con la personal voz de Kai, se optó por orientarlo todo hacia el metal tradicional. Increíblemente le dio una vuelta de tuerca a todo, y sin comerlo ni beberlo, fue mas allá de Helloween, aún tomándolos de base.

Nacía el power metal y con él una corriente a la que se irían sumando bandas de todo el mundo llegando a ser un fenómeno global. Con Land of the Free (1995) empezó todo. De una sensible baja en sus filas nacía un estilo que dominaría el metal europeo un par de lustros. Luego se saturó el mercado hasta el hartazgo pues todo el mundo buscaba a los nuevos Helloween. Y Kai no solo canta, sino que compone el 90% del material ejerciendo su liderazgo absoluto en Land of the Free.

La canción

Todavía recuerdo el impresionante impacto de este disco en mí siendo un adolescente. Es la historia de una rebelión por parte del pueblo oprimido hecha de una forma exquisita y llegando hasta los ocho minutos para desarrollarla, con sus partes y con una épica enorme. La personal voz del pelirrojo es lo que más destaca puesto que es absolutamente Hansen y totalmente reconocible, además, llega a altos agudos. Él nunca se ha considerado un vocalista, pero el trabajo vocal del guitarrista en todo el disco es soberbio. Puede que no se nos haga raro que él cante pues ya estuvo como vocalista en el Walls of Jericho de Helloween. Posiblemente le echábamos de menos.

El punteo inicial sienta cátedra con Kai cantando grave y con ese efecto de flauta a teclados adornando ese inicio que termina en el eléctrico. Las armas se empuñan, se blanden y se alzan. Luego hay un segundo verso mientras Kai da rienda suelta a su calidad compositiva. Un poco, casi os podría decir, que son varias canciones trenzadas y que quedan tejidas con una maestría fuera de lo común. Realmente el tema es de un espíritu revolucionario pocas veces visto.

El puente de la composición es excepcional, con voces añadidas, y hay muchos momentos en los que juega con doblar su voz un poco tomando ideas de Axl Rose: hay una voz aguda y luego mete la grave consiguiendo momentos muy logrados. Personalmente el tema me voló la cabeza pues de un inicio a balada acústica pasas al alzamiento con todos esos coros y esa maravillosa frase que remata el estribillo: “Aquí en la tierra de los sueños no vamos a obedecer a los que mandan”.

El trabajo de guitarras es estelar con Kai y Dirk Schlachter (ojo, es bajista, pero tuvo su etapa como guitarrista en Gamma Ray). Los acelerones con esa base rítmica formada por Jan Rubach y Tom Nack es absolutamente sólida y hay momentos en que son una locomotora férrea y directa. Pude hablar un día largo y tendido con el baterista y a pesar de que él ha tocado en muchas bandas, sabe que siempre será recordado por haber grabado el Land of the Free.

La letra y el videoclip

En el fondo la letra ahora ha quedado obsoleta por ser una temática enormemente transitada una y otra vez, pero en esas lunas de 1995 había pocas composiciones que te cantaran a la rebelión y a lo de “la unión hace la fuerza”. El power metal estaba por explotar y pronto los elfos y dragones se hartarían de protagonizar canciones. Hay varias frases que merecen ser recordadas en tiempos que lo positivista y lo revolucionario andaba aún en pañales.

El videoclip de veras que está logrado a pesar de que no es que cuente con grandes medios precisamente. Los mismos músicos que tocan la canción tienen sus alter egos años en la historia mezcladas con las imágenes del grupo tocando en el estudio. Aparecen Kai, Tom, Jan y Dirk en una aldea medieval en la que se gesta una revolución por los abusos recibidos. El mismo técnico de sonido es el rey malvado y la revolución explota en Dreamland. Tampoco es que sea una multitud tremenda y muchas de las armas son simples palos largos, pero da el pego. Posiblemente con un gran presupuesto podría haber lucido más, pero la idea era realmente buena.

“¡Libertad para todos! Llevamos esperando toda la eternidad”

“Cabalgamos a través del viento para encontrar ese punto en el que todo empieza”

“La gente no se imagina que pueda llegar tan lejos”

“La Tierra gira, pero yo sigo mi camino”

“Hay que encontrar esa pared secreta”

“He visto los sueños secretos de aquellos que conocen la eternidad”

“Cabalgando cruzaré esa línea, para ser libre para siempre”

“No tengáis miedo, la revolución está aquí”

Es un canto a la libertad sin necesidad de hablar de elfos, espadas ni tronos de metal. Después de Land of the Free de Gamma Ray, todos los elfos y enanos de la Tierra Media empuñaron una espada.

«Voices are calling from somewhere below
Melting on the eastern shore
Rain is falling down on me,
Been waiting for eternity…
I’ll be there!
Freedom for us all!

And I wonder why, why my heart still yearns
And I wonder why, why the earth still turns
And I wonder why, why the sky turns black
Still I wonder why, but there is no turning back.

For all eternity, for all the world to see
We’re riding high across the wind
And when the storm begins, to wash away all sins
We’ll find a place where we’ll begin.

There’s something wrong with the world today,
Only the people that are fighting for…
…A better place in the world today,
They don’t believe that they gone too far,
…They’re falling down.

By moonlight there’s way… for rebellion
Here, the world are gone astray… revolution
Now, the time has come to pray… halellujah
Deep, inside our minds we wait… for rebellion
Here in dreamland we will not obey the masters.

…And the earth still turns but I’m on my way,
He is on the way, as my heart still yearns
…I’m on my way, now he is on the way,
And I cry for more
Yes I’m on my way, now he’s on the way,
Gonna find the secret wall.

I have seen the secret dreams
Of those who know eternity
And makes me feel like a shadow sneaking in
In my sleep I’m searching for a way to find
The open do leading me to where it all begins.

There’s nothing wrong with the world today…

There’s something wrong with the world today,
Only the people that are fighting for…
…A better place in the world today,
They don’t believe that they gone too far,
…They’re falling down.

By moonlight there’s way… for rebellion
Here, the world is gone astray… revolution
Now, the time has come to pray… halellujah
Deep, inside our minds we wait… for rebellion.

Here in dreamland we will not obey the masters.

Now I’m riding through the air
Going to where no one dares
On the way I cross the line forevermore.
For once in life, I do not care
Nothing matters, now I dare
On the ride I’ll cross the line
Forever to be free.

I have no fear, Rebellion is here!»

Veredicto

No os puedo decir que sea el vivo retrato del power metal pues para ello hay “Man on a Mission”, “Fairytale” o “Land of the Free” en el mismo disco, pero lo grande de esta composición es que, en la génesis del power metal, ya se iba va más allá. El caso es que hasta los dosmiles nadie se tomó el power metal en serio, y eso dolió, pues en las discotecas heavies de la época se tardó mucho en darle cancha y juego al estilo. “Rebellion in Dreamland” es de las fijas en el repertorio de Gamma Ray e incluso juegan a empezarla, dejarla a medias, tocar otras canciones y volver a ese estribillo dorado para júbilo de los asistentes.

Cada vez que suena esta canción no puedo más que cuadrarme como si me llamaran a filas. “Rebellion in Dreamland” es uno de los himnos definitivos de Gamma Ray, la apertura a una nueva era y el nacimiento de un estilo. Y ese disco es oro en paño, la primera piedra si no entran en la ecuación los Keepers. Nunca diría que es el cénit de Hansen puesto que los dos posteriores discos de Gamma Ray siguen siendo de traca: Somewhere Out in Space y Power Plant (1999). Ya hablaremos de ellos cuando toque, pero hubo una década y media en la que Kai Hansen, todo lo que tocaba, era oro puro. A sus pies maestro. En esos días… si Kai nos decía que había que teníamos que rebelarnos ante algo, lo íbamos a hacer a pies juntillas.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 714 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.