Bloody Heels – Ignite the Sky

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 10 de julio de 2020
Discográfica: Frontiers Records
 
Componentes:
Valts Berzins (Vicky White) – Voz
Haralds Avotins (Harry Rivers) – Guitarra
Gunars Narbuts (Gunn Everett) – Bajo
Gustavs Vanags (Gus Hawk) – Batería

Temas

1. Ignite the Sky (3:56)
2. Criminal Masterminds (3:39)
3. No Matter (3:19)
4. Sugar & Spice (3:16)
5. Farewell To Yesterday (3:51)
6. Black Swan (6:20)
7. Stand Your Ground (3:47)
8. Thin Line (4:15)
9. Silhouette (5:33)
10. Healing Waters (4:02)
11. Streets of Misery (3:09)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Bloody Heels – Ignite the Sky
Todos los discos de Bloody Heels en Amazon


Según Frontiers, nos encotramos ante un lanzamiento de hard rock. El segundo de los letones Bloody Heels, y aunque en parte tienen razón, personalmente el sonido me parece más duro que el del estilo anunciado. La batería es poderosa, y los riffs tienen mucha personalidad. La voz y los coros, por el contrario, ponen el punto (excesivamente) melódico a un disco que me ha sorprendido gratamente.

Ignite the Sky (2020) son 11 temas de pura melodía potente, a la vez muy moderna y muy clásica. Para ver una definición más certera que la mía, podemos ver qué dice Vicky White, cantante del conjunto:

Tiene algunos temas bastante heavys, pero al mismo tiempo (el disco) está lleno de material melódico, armonías y grandes estribillos. Me gusta describir el álbum como “AOR Oscuro”, ¡haha! Hemos conseguido mezclar todo lo que nos gusta de la música, para ser honestos. Pero una cosa es segura, nunca antes habíamos sentido una conexión tan fuerte con nuestras canciones.

“AOR oscuro”, dice el bueno de White, y aunque me parece excesivo, no va desencaminado. Como decía antes, hay cosas de hard rock, sí, pero la potencia (la oscuridad, como diría el cantante), está presente a lo largo de todo el disco.

Empezamos con el homónimo “Ingite the Sky” y su potencia tras una intro muy melódica. Este corte y el segundo, “Criminal Masterminds”, son claros ejemplos de lo que a día de hoy nos dan estos chicos y esa vertiente más heavy, especialmente en el segundo corte. De hecho, sobre este segundo corte, el cantante dice:

“Criminal Masterminds” es, definitivamente, una de las canciones más heavys hasta la fecha. También es una de las últimas que escribimos para el álbum. Es una de esas canciones que salió en un par de horas. Queríamos lanzarlo como primer single porque creo que captura qué es Bloody Heels hoy. Es un poco más heavy y más directa a la cara, pero aún así melódica, con un gran estribillo y muchas armonías. Es bastante diferente de cualquier cosa que hubiésemos hechos antes, pero no abandona nuestra personalidad.

“No Matter” baja el ritmo y la potencia para transportarnos a las radios en los 80. Corte bailable, comercial, divertido… todo lo que el estilo ofrecía hace cuatro décadas, o casi. “Sugar Spice” sigue bastante el tempo, aunque de una forma más heavy, sin llegar a la segunda canción. “Farewell to Yesterday” empieza con un bajo tremendo, muy funky, y aunque la entrada del resto de instrumentos (especialmente la guitarra) y, especialmente, el estribillo, le quita esa etiqueta, tiene cierto aroma durante las estrofas. Muy divertido.

“Black Swan”, el cisne negro, baja mucho el tempo, hasta casi convertirse en una balada. A voz, o la forma de cantar, me chirrían bastante, aunque no tanto como para llevarla a la hoguera. Tampoco pasará a la historia, no nos confundamos. Sonidos más potentes llegan con “Stand Your Ground”, aunque de nuevo, el devenir de la canción baja un poco la potencia inicial. Sea como fuere, es divertida de escuchar. “Thin Line” sí tiene regusto AOR, sin oscuridad. Son los ochenta puros y duros, con Kit y los vigilantes de la playa corriendo por la arena.

Encaramos el final del disco con “Silhouette”, el segundo tema más largo del disco (unos cinco minutos y medio), y me parece la más diferente del disco. En ocasiones puntuales me parece escuchar algo de Savatage, aún sin parecerse en nada. Quizá por el tono más suave que predomina la primera mitad. Será una de las destacadas. Con “Healing Waters” vuelven los temas más rockeros y suaves, otra vez volvemos al pasado, así que tampoco aporta nada, pero no deja de ser divertida. Finalizamos con “Streets of Misery” y un tono más gamberrete. De nuevo hard rock macarrilla y divertido.

No está mal, el disco. No pasará a los anales de la historia, ni siquiera a un top 5 anual, pero vale la pena perder el rato que dura escuchándolo. Además, excepto en un par de temas, la duración media de las canciones está entre los 3 y los 4 minutos, cosa que hace que la escucha sea fácil y amena. Recomendado si tienes que ir en transporte público con auriculares.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 227 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.