Black Diamonds – No-tell Hotel

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 12 de marzo de 2021
Discográfica: Metalapolis Records
 
Componentes:
Mich - Voz, guitarra
Chris - Guitarra
Andi - Bajo
Manu - Batería

Temas

1. No-tell hotel (3:54)
2. Evil twin (4:12)
3. Lonesome road (3:44)
4. Forever wild (4:14)
5. Saturday (3:15)
6. Anytime (4:37)
7. The island (3:51)
8. My fate (3:25)
9. Hand in hand (5:09)
10. Reaching for the stars (3:50)
11. Turn to dust (3:44)
12. Outlaw (3:48)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Black Diamonds – No-tell Hotel
Todos los discos de Black Diamonds en Amazon


En mi día a día cotidiano, las mayores alegrías me las llevo cuando descubro una banda nueva, que suene bien y que me enganche. Y en ocasiones, como en el caso de Black Diamonds, la alegría no es menor, pero viene acompañada de una duda: qué habré estado yo haciendo durante los últimos años que fuera tan importante como para no haberles conocido antes. Porque estos helvéticos publicaron su primer álbum hace trece años, que se dice pronto, y aquí estaba yo, sin conocer de su existencia hasta que hace unos meses lanzaron un adelanto de este No-Tell Hotel. Por si alguien ha andado tan despistado como yo, diré, a modo de presentación, que esta gente sigue la estela del hard rock y el glam de formaciones que tan buenos ratos nos hicieron pasar como Poison o Bon Jovi. Puestos en situación, poco nos queda por hacer más que meternos en harina.

El disco lo inaugura el tema que lo bautiza, y como tarjeta de presentación le va al pelo. Sobria, con su punto de chulería, y su momento de presentación para Chris, guitarrista incorporado al grupo a mediados del pasado año.

“Evil twin”, que fue el primer adelanto del álbum, arranca con un sonido más directo y desgarrado, marcada con un carácter que nos hace acordarnos de sus compatriotas Gotthard.

Una acústica entrada en “Lonesome road” ofrece un tema absolutamente ochentero, en el que tanto la letra como la melodía cabalgan entre la melancolía y el optimismo, formando una conjunción que a nadie debería pasar desapercibida.

Como todo un chute de hard rock entra “Forever wild”, energía en estado puro de lo más contagiosa, que se transforma en animoso buen rollo con “Saturday”, impregnada de ganas de pasarlo bien.

Se atenúa el ambiente con “Anytime”, poderosa balada que, pese a no salirse de los cánones de este tipo de composiciones, se escucha más que gustosamente.

Desde la primera vez que escuché “The island” no pude evitar acordarme de las cabeceras de las sitcom de los noventa, salvando las distancias. La guitarra inicial, el estribillo, el aire optimista que desprende…. Todo me hace recordar esas series en las que cualquier embrollo, por disparatado que fuera, se arreglaba felizmente en apenas veinte minutos. Y que no se me entienda mal, no digo que el tema no merezca la pena.

Retoman su aire habitual en “My fate”, dando otro momentazo a los nostálgicos de Sambora y compañía, sucedida de inmejorable manera por “Hand in hand”, donde de nuevo se bajan las revoluciones.

“Reaching for the stars” sirve para caldear el ambiente poco a poco otra vez, y “Turn to dust” se encarga de rematar la tarea, con un pegadizo estribillo enmarcado en armonías tajantes.

Se despiden de la forma más festiva posible, dando a su personalidad un toque redneck, violín y banjo incluidos, con “Outlaw”, cerrando el disco con un punto de originalidad y jolgorio difícil de superar.

Como decía al principio, tengo a Black Diamonds prácticamente recién descubiertos, así que, por el momento, yo ya he dicho todo lo que tenía que decir. Sólo me queda ir reescuchando su discografía para recuperar el tiempo perdido.

Avatar
Sobre Puti Allin 66 Artículos
Melómano empedernido desde la más tierna infancia (lo de tierna es un decir). Todo lo demás que haya que contar, lo contaré sin problema en presencia de mi camarero.