Alice in Chains – Jar of Flies EP

Ficha técnica

Publicado el 25 de enero de 1994
Discográfica: Columbia Records
 
Componentes:
Layne Staley - Voz
Jerry Cantrell - Guitarra, voz
Mike Inez - Bajo
Sean Kinney - Batería

Temas

1. Rotten Apple (6:58)
2. Nutshell (4:19)
3. I Stay Away (4:14)
4. No Excuses (4:15)
5. Whale & Wasp (2:37)
6. Don't Follow (4:22)
7. Swing On This (4:04)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Alice in Chains – Jar of Flies EP
Todos los discos de Alice in Chains en Amazon


Alice in Chains siempre han formado parte de mi vida, y de la de tres cuartos de mi generación, desde mi tierna pubertad y hasta el presente. Su música siempre ha tenido esta oscura mística, y eso siempre llamó mi atención.

Nací a finales de los 70, en plena fiebre punk, por lo que la eclosión de la escena grunge me sacudió de lleno en forma de camisas de leñador y de Doc Martens. Las sobras de aquella era, de los primeros años de la década de los 90, y lo que vino a continuación, que vino a llamarse algo así como movimiento post grunge, me fascinó y me atrapó, y todavía, a día de hoy, no me ha soltado, ni yo me he preocupado demasiado en zafarme de sus garras. Atrapado me hallo, y así seguiré creo que una temporadita más que se me antoja eterna.

Que si Nirvana, que si Pearl Jam. Que si yo soy más de Soundgarden… Todas, absolutamente todas esas bandas, han hecho de mí el hombre de provecho que hoy soy. Y, ¿cómo iban a faltar en mi ADN unas cuantas trazas de Alice in Chains?

Hoy, 25 de enero de 2019, marca el 25º Aniversario de su, probablemente, disco más desapercibido y extraño, un EP que, si bien carece de revoluciones, está repleto de alma, garra y cantidades ingentes de corazón. Los Alice in Chains en modo chill-out también molan mil.

Estoy casi seguro de que una de las primeras canciones que escuché de la banda fue la increíble “No Excuses”, la que ocupa la posición cuarta. Recuerdo ver hasta la saciedad el vídeoclip en Del 40 al 1 de la época. Su ritmo inicial de batería me parece sublime. Pero el gran temarral de este EP es, en mi opinión, “Nutshell”, una canción que hace que el vello se me erice cada vez que la escucho, sintiendo como si el espíritu del difunto Layne Staley estuviera posado sobre mi hombro susurrándome al oído eso de “If I can’t be my own, I’d feel better dead”. La canción en sí misma es una muy inquietante, pero estoy seguro de que su grandeza se pegará a ti. Os reto a que os saquéis su siniestra melodía de la cabeza. El tema que abre este trabajo, “Rotten Apple”, es muy similar, oscuro y sombrío, con ese gemido tan característico del bueno de Staley, que le da a esta canción una dimensión y una atmósfera completamente nuevas.

Pero no hay solo sombras y oscuridad en este Jar of Flies. El álbum cambia, se acelera, y nos arroja un rayo de luz y esperanza con “I Stay Away” y “No Excuses”, que quizá sean los dos temas que a ti, recién llegado, más te suenen. La instrumental “Whale and Wasp”, aunque es una gran pista, sobresale poco, siendo un poco diferente al resto. Carece de algo que se me escapa.

En conclusión, aún siendo un EP, este es un trabajo esencial para cualquier fan del hard rock y del metal en general. Es más, te ha de gustar por cojones aunque lo único que escuches sea la mierda de rock comercial y sobreprocesado que inunda las emisoras de radio. Si ahora mismo se me acercara un chaval y me preguntara qué es la música, le compraría una copia del Jar of Flies y le desearía que tuviera un buen día. Este EP es ideal para escuchar mientras estás relajado, pues no es demasiado “pesado”. En general, un gran hermano mayor de SAP, su otro EP de 1991. Este Jar of Flies es una de las mejores obras de Alice in Chains. Aquí encontramos algunas de sus canciones más emotivas e icónicas pero, aún así, contiene niveles “metálicos”, de oscuridad y una fortaleza compositiva que hacen de él su (quizá) trabajo más personal, con un aura y unas letras que suenan deprimentes, sí, pero de una calidez que hace que el delicado equilibrio entre el mal humor y el sentimentalismo se mantenga en su preciso punto medio.

Y, para finalizar, un apunte.¿Qué creéis que es lo más característico del sonido de Alice in Chains, aparte, obviamente, del vozarrón de Layne? Dilo, si lo tienes en la punta de la lengua. ¿Sus temas acústicos? Efectivamente, así es, y con este trabajo empezó todo. Este es el álbum que ayudó a que las piezas desenchufadas se convirtieran en el santo y seña del sonido de los de Seattle.

Nada ni nadie nos va a devolver al genio de Layne. Recordémosle y honremos su memoria cada puto día, por favor.

 

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 202 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.