A Pale Horse Named Death – Infernum in Terra

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de septiembre de 2021
Discográfica: Long Branch Records
 
Componentes:
Sal Abruscato - Voz, guitarra
Eddie Heedles - Guitarra
Joe Taylor – Guitarra
Eric Morgan - Bajo
Chris Hamilton - Batería

Temas

1. Infernum (2:24)
2. Believe in Something (You Are Lost) (5:09)
3. Cast Out from the Sky (6:50)
4. Shards of Glass (4:43)
5. Lucifer's Sun (6:26)
6. It Is Done (1:26)
7. Two Headed Snake (Propofol Dreams) (6:18)
8. Slave to the Master (4:15)
9. Devil's Deed (7:04)
10. Reflections of the Dead (6:46)
11. Souls in the Abyss (3:06)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: A Pale Horse Named Death – Infernum in Terra
Todos los discos de A Pale Horse Named Death – Infernum in Terra en Amazon


Tropecé con APHND hace ya un par de lustros y tengo que decir que despertaron cierta curiosidad en mí. Tuve la oportunidad de verlos en un festival europeo, pero desgraciadamente no logré llegar a tiempo. Encontramos aquí a Sal Abruscato, el que fuera batería de los legendarios Type O’Negative y de Life of agony, sólo que en este proyecto toca guitarra y canta, pasando a ser el frontman. Con este ya van cuatro discos, lo que consolida al grupo.

La banda ya lleva bastantes años de recorrido, pero no terminan de despegar como sería deseable. Siguen ofreciendo un material accesible, que entra de buenas a primeras, aunque también da muchas pistas de las influencias que poseen. Título y portada aluden a lo infernal de estos tiempos (recordemos que el álbum fue grabado durante tiempos de pandemia y encierro) y el disco es una especie de viaje cruzando la laguna estigia a ritmos arrastrados y lentos. Por otro lado, también os diré que hay más grunge que gótico, quedando todo un poco entre ese híbrido imposible entre Type O’Negative y Alice in Chains.

Una intro tétrica nos pone en situación para luego desplazarnos hacia una fusión de doom con grunge en la que hay unos clarísimos indicios que apuntan a Alice in Chains, especialmente por los juegos de voces en los versos y estribillo. Gran intensidad al final de guitarras mostrando una cara más agresiva en la despedida del corte. Me quedo con la más netamente doom “Cast Out from the Sky”, con ese piano que da inicio y con esa caída a plomo de base rítmica a lo Paradise Lost. Posiblemente uno de los cortes más atractivos del disco.

El single elegido para la ocasión es “Reflections of the Dead”, en la que juegan con todos sus ingredientes habituales, pero en la que la voz y las melodías un poco les conectan con Ghost. Obviamente hay toda la oscuridad esperable y esas guitarras lúgubres y arrastradas. En “Shards of Glass” hay un extra de melodía y un gran estribillo que vuelve a rememorar los tiempos de Alice in Chains, y es que esos juegos de voces son puramente CantrellStaley.

Hay algún momento que puede hacérsete repetitivo como los más de seis minutos de “Lucifer’s Sun”, que no terminan de despegar por mucho que instrumental y vocalmente haya calidad y buenas ideas. Hay también algún momento en los que la voz de Sal se acerca alas tesituras de Ozzy Osbourne. El momento más stonerdel disco viene de la mano de “Two Headed Snake (Propofol Dreams)”, con guitarras opacas por parte de Eddie y Joe y con una gran pegada por parte de Chris Hamilton a la batería. Uno de los cortes más logrados del disco, en terrenos que combinan a Black Sabbath con el post grunge.

Si me tengo que quedar con un tema posiblemente este sea “Slaves to the Master”, que brilla especialmente, aunque se les ve en exceso su contumaz ahondamiento en sus influencias. Sin lugar a dudas… el estribillo del disco y un desarrollo cercano a los Paradise Lost del One Second. Este contrasta con un “Devil’s Deed” correcto que no lleva a nada y en la que las guitarras de la dupla de Brooklyn recuerdan un poco el trabajo de Billy Duffy en The Cult. Terminan con una instrumental titulada “Souls in the Abyss”.

Buen disco que mantiene lo ya trazado en sus tres anteriores entregas y que apuntala la propuesta de Sal y de A Pale Horse Named Death. Su curiosa mezcla de doom “agrungeado” es original e interesante para los tiempos que corren, pero sus referencias son más que evidentes. Hay momentos más repetitivos, otros previsibles, pero es innegable que con lo que juegan, lo dominan. Hay una línea clara y pueden salir grandes cosas, pero… si tras cuatro discos no has llegado más alto, la cosa está complicada.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 714 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.