5 canciones para rendirse ante System Of A Down (sin recurrir a los clásicos) por…. Jorge Azcona

Con la reciente publicación de «Protect The Land» y «Genocidal Humanoidz», sus dos primeros temas en 15 años, los armenios System Of A Down han vuelto a reactivar el eterno debate sobre ese hipotético nuevo disco que nadie sabe si algún día llegará. Seguramente estés harto de tanto culebrón venezolano, así que propongo algo mucho más productivo, tirar de hemeroteca y dedicar un capítulo de esta sección a su discografía. Si es que con cinco trabajos de estudio estaba a huevo…

Lejos de tirar por el camino fácil (en este sentido «Sugar», «Spiders», «Chop Suey!», «Toxicity» o «B.Y.O.B.» saldrían casi del tirón entre todos sus seguidores), he optado por hacer algo menos trillado y más satisfactorio tanto para mí como para vosotros. ¿Acaso hay algo tan placentero como recuperar esos discos con los que creciste y volver a esbozar una sonrisa gracias a aquella canción que no acaparó tantos focos pero que a ti sigue poniéndote como el primer día?

 


«
Suggestions«

Álbum: System Of A Down (1998)
Autores: Serj Tankian y Daron Malakian

Si estás leyendo esto sabrás de lo influyente que puede llegar a ser descubrir una banda en tiempo real. En mi caso fue tal que así, típica tienda de discos de pueblo (¡ay, qué tiempos!), portada impactante (otro clásico) y ávido adolescente con todo un universo por descubrir. Con estos ingredientes y los que servían en su batidora System Of A Down estaba claro que el flechazo sería a primera vista, pero no por ello deja de ser uno de los mejores debuts de los tardíos 90 y un disco que sigue aguantando el paso del tiempo de manera excepcional. Lo que para una generación fueron Faith No More, para la mía lo serían cuatro armenios que fusionaban la locura del propio Mike Patton o Primus, el espíritu revolucionario de unos Rage Against The Machine y ese sonido que lo petaba por aquella época. Sí, el nu metal.

Podría escoger cualquiera de los trece cortes, pero si hoy me tengo que quedar con uno el elegido es «Suggestions». Un viaje a través de los SOAD más primigenios, con un inicio oscuro y acústico que desemboca en ese estado de locura apto para todo tipo de públicos.



«Prison Song»

Álbum: Toxicity (2001)
Autores: Serj Tankian y Daron Malakian

De entre todos los hitos que alcanzó el segundo trabajo de SOAD, más de 12 millones de copias vendidas, número 1 en el Billboard norteamericano o aparecer en varias listas como ese disco que debes tener antes del fin del mundo, también cabe destacar que vio la luz justo una semana antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Y es que, de la misma manera que recuerdo el directo de tal hecho histórico como si fuese ayer, también recuerdo el momento de escuchar por primera vez Toxicity gracias a los compis de clase más hackers (la edición original no tardó en llegar, por supuesto). Que esto iba a convertir a SOAD en una de los bandas más importantes e influyentes a partir de entonces lo podía predecir hasta un chaval imberbe como yo. Así fue.

Sería sencillo, o complicado, quedarse con un solo tema puesto que es un álbum lleno de hits, pero esa forma de abrir un disco me atrapó desde el primer momento. Ritmo entrecortado y machacón que brilla tanto en los golpes como en los silencios, trote desbocado y un profundo (pero cachondo) trasfondo sobre el dudoso círculo que crean los Estados Unidos en torno a su sistema carcelario.



«Mr. Jack»

Álbum: Steal This Album! (2002)
Autores: Serj Tankian y Daron Malakian

De las sesiones de grabación de Toxicity y sus más de 30 canciones nació un álbum de descartes que cualquier banda de su generación hubiera soñado con escribir. Muchos de los temas fueron filtrándose en la red como «Toxicity II», así que la banda decidió publicarlos de forma oficial (e irónica) bajo el nombre de «Steal This Album!», y es que la edición física simula a la del típico Verbatim que tostábamos por aquella época al no llevar siquiera una carátula en condiciones.

El disco destacó por su faceta caótica y experimental (algo totalmente lógico), pero curiosamente me quedo con su tema más largo y sobrio. O lo que es lo mismo, la «conversación» que tiene «Mr. Jack» con algún agente en alguna cuneta de la autopista de algún lugar.


«Radio/ Video»

Álbum: Mezmerize (2005)
Autores: Daron Malakian

«Mezmerize» es el primero de los dos discos que lanzó (por separado) System Of A Down en 2005 y con los que iniciaron un hiato indefinido que salvo algún directo puntual aún sigue en pie. Se trata también, y para muchos, del inicio del «declive» de la banda por culpa del registro vocal de Daron Malakian, algo estridente y que fue restando protagonismo a Serj Tankian. Dios me libre de ensalzar a Daron por encima de Serj, pero reconozco que nunca me molestó demasiado esto con tal cantidad de temazos.

Al igual que con sus dos primeros discos podría elegir casi cualquier corte, pero mi reproductor del coche está harto de pinchar «Radio/Video», una de las canciones más extrañas de su ya de por sí particular discografía y con la que me desgañito siempre que puedo. Aquí sería curioso invitaros a describir lo primero que se os pasó por la cabeza al escucharla, ya que se trata de un crescendo a base de polka y música tradicional armenia que sirvió de dedicatoria a todos aquellos que no daban un duro por la banda haciendo lo que hacían en sus inicios y que a nadie dejó indiferente. ¿Ida de olla descomunal y ego exacerbado de Daron? ¿Absoluta genialidad? Aquí hemos venido a jugar, así que apuesto todo por lo segundo.



«Tentative»

Álbum: Hypnotize (2005)
Autores: Daron Malakian y Serj Tankian

Como habréis podido comprobar SOAD es uno de mis grupos fetiche y algo casi intocable para mí, pero si en algo estoy de acuerdo con la mayoría es que Hypnotize es su álbum menos inspirado. O tal vez, con el que me menos haya conectado nunca.

Predicando con la ley no escrita que dice que los álbumes dobles no gozan de mucho equilibrio, la secuela del gran Mezmerize siempre me pareció una sombra de este. Un álbum irregular, inconexo a veces, pero en cualquier caso con canciones tan notables como «Dreaming», «Kill Rock´n Roll», «Holy Mountains», «Lonely Day» o la que me gustaría reivindicar hoy, «Tentative». Otro de esos temas que fusionan melodía, demencia y el habitual compromiso político y social de los armenios. «¿A dónde esperas que vayamos cuando caigan las bombas?» reza el genial estribillo.

En todo este tiempo la banda no ha publicado nada más, ni directos, ni recopilatorios, ni siquiera algún EP (algo que, en mi opinión, les honra), y su testimonio extraoficial quedó relegado a alguna que otra banda sonora. En este aspecto me gustaría despedirme con «Metro», tema extraído de la película «Dracula» (2000) y que no dejaba de sonar (y acompañarme) en el mítico «Bienvenidos al Paraíso» de Radio3. Todo esto iba de nostalgia, ya os avisé.