Vincent Cavanagh dispara las ansias de Be Prog! con un íntimo y precioso concierto acústico

Datos del Concierto

Bandas:
Vincent Cavanagh (Anathema)
 
Fecha: 18 de Mayo de 2017
Lugar: Gallery by Error! (Barcelona)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 50 personas

Fotos

Fotos por Albert Vila

Nuestra Previa

No se encuentran artículos

Casi por sorpresa, la promotora Madness Live! anunció con una semana de antelación la celebración de una pequeña fiesta que sirviera para presentar la edición de 2017 de su hijo más valiente, preciado y querido, el festival Be Prog! My Friend. Para dar lustre a la ocasión contaron con uno de los grandes protagonistas de esta cuarta edición, un Vincent Cavanagh que, al frente de sus Anathema, presentará en el Poble Espanyol el flamante nuevo disco del sexteto británico, que se encuentra a punto de salir del horno. En estos últimos años, según sus propias palabras, Vincent se ha erigido en un embajador del festival tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, afirmando públicamente en varias ocasiones que se trata de su evento favorito a nivel mundial tanto por line up como por localización. Por ello, el vocalista de Liverpool ha ido formando parte de tantos fregados relacionados con el Be Prog! como le ha sido buenamente posible: participó en la primera edición con Anathema, en la segunda entró sobre la bocina para rellenar, con un concierto acústico y en solitario, el hueco que dejó libre a última hora la espantada de los también ingleses IQ, mientras que este año no tan solo estará presente con su banda sino que en todo momento se mostró entusiasmado en ser el protagonista de esta fiesta de presentación, a la que acudió de forma desinteresada sin recibir ningun tipo de compensación económica.

El evento, totalmente gratuito y al que se podía asistir únicamente por estricta invitación, reunió a multitud de caras familiares de la escena barcelonesa entre periodistas, fotógrafos y demás asistentes habituales a las salas rockeras de la Ciudad Condal. Al contrario de lo que pasó en el concierto que los barceloneses Obsidian Kingdom ofrecieron aquí mismo hace pocas semanas en motivo de la presentación de la nueva imagen de la revista digital Goliath is Death, para esta ocasión el aforo de la pequeña y coqueta galería de Error! Design se limitó a unas 50-60 personas, lo que permitió que no estuviéramos apretados en ningun momento y que nos pudiéramos mover con cierta comodidad mientras departíamos relajadamente con todo el mundo y nos sacudíamos el calor devorando las cervezas que la organización ofreció gratuitamente a los asistentes.

El diseñador barcelonés Xavi Forné, anfitrión de la velada y ser humano detrás de la marca Error! Design, ha estado vinculado al festival desde la primera edición, ya sea ilustrando el cartel principal o con un diseño alternativo. Su visión para la edición de 2017 se presentó también hoy, en lo que supone una excusa perfecta para que su galería fuera el escenario de este evento. En estos últimos tiempos, Xavi se ha destapado como uno de los cartelistas más buscados y respetados, y sus dibujos han sido protagonistas de la imagen de multitud de giras tanto estatales como internacionales. Por ejemplo, los americanos Russian Circles le encargaron el año pasado el diseño visual completo de su gira europea y, tal y como pudimos comprobar en los muchos carteles colgados en las paredes de la galería, sus icónicos y característicos motivos han ilustrado múltiples eventos alrededor del mundo, con especial presencia, para mi sorpresa, en países como Australia y Nueva Zelanda. Además, la aportación de Xavi a la escena rockera barcelonesa no se limita a la ilustración, sino que también ejerce o ha ejercido de guitarrista en bandas como Syberia (hasta hace poco) y Malämmar, una de las nuevas sensaciones del post rock / sludge instrumental local.

Una vez estuvimos todos cómodamente colocados, y con cierto retraso respecto al horario previsto debido a la familiar informalidad con la que transcurrió la velada, el evento empezó con una pequeña charla por parte de Juan Antonio Múñoz, director de la promotora Madness Live! y, por ende, del festival Be Prog! My Friend, que nos explicó un poco la configuración (ya conocida) del cartel de este año, el más ambicioso y variado de su corta historia y que cuenta con una generosa representación de múltiples vertientes y épocas del rock y metal progresivo en toda su extensión. Además de Anathema, los grandes reclamos de la edición de 2017 son dos clásicos históricos como Jethro Tull y Marillion, que ocuparán la cabecera del cartel, pero también podremos disfrutar de eventos especiales y exclusivos como la presencia de Mike Portnoy al mando de su recientemente concebido Shattered Fortress, el genio canadiense Devin Townsend interpretando en su totalidad el celebrado Ocean Machine o los noruegos Leprous basando su concierto en un set elegido enteramente por los fans de la banda. El cartel lo completan propuestas tan variadas y relevantes dentro del prog actual como los americanos Animals as Leaders, los noruegos Ulver, los australianos Caligula’s Horse o los madrileños Jardin de la Croix, únicos representantes nacionales de la edición de este año.

Ante la pregunta de si ya tenían algun artista contratado o apalabrado para la edición de 2018, el director del festival comentó que si bien se está hablando con gente y la intención es seguir creciendo para convertirse, si no lo son ya, en el festival de referencia del universo prog europeo, la continuidad del evento es algo que se plantean anualmente y que acaba dependiendo en gran parte (lógicamente) de los resultados económicos de cada edición. Aunque cada año el festival crece en ambición e incrementa el número de asistentes tanto nacionales como internacionales, la edición de 2017 cuenta con la dificultad añadida de coincidir en sus mismas fechas con el Rock Fest BCN, el otro gran evento rockero del verano barcelonés, lo que supone sin duda una mala noticia para los muchos barceloneses que solíamos asistir cada año a ambos eventos. Juan Antonio aprovechó para comentar jocosamente que esperaba que ninguno de los presentes se fuera a la competencia, y que en caso contrario ya podía ir cogiendo la puerta. Finalmente Xavi Forné subió también el escenario para, entre bromas y risas, dar la bienvenida a todos a su casa y comentar su relación con el festival y con la promotora.

Completadas las breves y entretenidas charlas de rigor, se apagaron las luces principales de la sala para desesperación de unos fotógrafos que seguro que no pondremos muchas fotos de este evento en nuestros portfolios, iluminando el escenario de forma muy íntima y atmosférica con un par de farolillos colocados en la parte posterior. Anathema siempre ha sido una banda muy especial en mi vida: cuando los descubrí disfruté con la caña y la oscura desesperación que emana de The Silent Enigma, posteriormente lloré adolescentemente con Eternity y Judgement, y a día de hoy sigo flipando y emocionándome con sus discos recientes (especialmente Weather Systems), así que la posibilidad de disfrutar de un concierto de estas características, en el que podríamos apreciar una figura tan icónica como Vincent desde tan cerca y en un ambiente tan exclusivo es todo un lujo y un privilegio. Esta misma sensación es la que se respiró en todo momento entre los asistentes, conscientes que estábamos ante un evento único y especial.

El concierto como tal empezó fuerte, interpretando tres de los temas más celebrados de la carrera de Anathema como son “Fragile Dreams”, “Untouchable part 1” (la segunda parte se antoja imposible sin la presencia de Lee Douglas) y la absolutamente maravillosa “Deep”. Resultó especialmente fascinante ver como, siguiendo el mismo método tema tras tema, Vincent iba añadiendo capas a su loop: primero una percusión muy básica, después una línea de bajo, después alguna guitarra más rítmica y, finalmente, un punteo o una línea vocal que hacía que todas las piezas su pusieran gentilmente a sitio y que, como por arte de magia, se reconociera una canción de Anathema entre las sonrisas y los suspiros de satisfacción del público. En lo personal, Vincent se mostró muy cercano y simpático en todo momento, haciendo bromas con el público y tomándose a cachondeo sus (muy leves) problemas con el sistema de loops.

El 18 de mayo, fecha de este evento, fué un día de especial tristeza y consternación para todos los amantes del rock, ya que esa misma mañana habíamos conocido la trágica noticia del fallecimiento de Chris Cornell, vocalista de Soundgarden, Temple of the Dog o Audioslave y figura respetadísima independientemente que te gustara más o menos su propuesta musical. Vincent también tuvo unas palabras para él y, bajo un póster de Soundgarden que, supongo que casuamente, estaba colocado muy cerca del escenario, le dedicó la interpretación de un tema algo inesperado como “Leave No Trace”, de su disco A Fine Way to Exit. La siguieron un par de canciones de su discografía más o menos reciente: la preciosa “Thin Air” y la que para mí fué una de las interpretaciones más brillantes de la noche (quizás la que más), un “The Beginning and The End” en el que Vincent se dejó ir y transmitió con exhuberancia toda la emoción y sensibilidad de la que su voz es capaz, que es mucha.

Asi como en su presencia en el Be Prog! de hace un par de años se soltó con una sorprendente versión de Manu Chao para desconcierto de todos los presentes, en este caso Vincent interpretó únicamente canciones de su banda principal, que ya es lo que todos habíamos venido a escuchar. Aun así, durante un momento en el que estuvo lamentando sus mediocres habilidades con el idioma español, acabó por improvisar un tema de aire festivo y mensaje profundo, repitiendo el verso “mi español es mierda – puta madre” en varias ocasiones ante el descojone general. Una vez recuperada la compostura y descartada la sugerencia de parte del público para que se atreviera con temas antiguos como “Sleepless” o “A Dying Wish”, encaminamos la recta final del concierto con la impresionante “Angelica”, en la que unos cuentos nos desgañitamos apasionadamente y durante la que se hizo un pequeño lío con el loop (bastante complejo en este caso, pero que acabó quedando fantástico). Para terminar, la escogida fué “Distant Satellites”, el tema que cierra su de momento último trabajo en el mercado y que sonó realmente excepcional, consiguiendo recrear a la perfección sus abundantes elementos electrónicos gracias a la yuxtaposición de múltiples capas y efectos.

Mientras aún sonaban los loops que repetían hipnóticamente el final de la canción, Vincent abandonó el pequeño escenario, y cuando todos esperábamos que se animara con un bis, subió de nuevo para, simplemente, dar las gracias, decir adiós y anunciar que iban a dejar sonando el último disco de Anathema, The Optimist, como música de fondo mientras el público daba buena cuenta de las últimas cervezas y comentaba la jugada con los demás. El propio Vincent departió amigablemente con todos los que se le acercaron, haciéndose fotos y firmando lo que hiciera falta, mientras no pocos aprovecharon para adquirir tanto el poster del Be Prog 2017 como otras obras de Error! Design, que junto a los amigos de Madness Live! consiguieron montar un evento deliciioso y muy especial en un entorno íntimo, acogedor, familiar y muy rico social y musicalmente que hizo que nuestras ganas de que llegue ya el último fin de semana de junio amentaran hasta niveles casi peligrosos.

Setlist:

Fragile Dreams
Untouchable pt 1s
Deep
Forgotten Hopes
Destiny is Dead
Leave No Trace
Thin Air
The Beginning and the End
Angelica
Distant Satellites


Artículo publicado originalmente en Metal Symphony Website: 
http://www.metalsymphony.com/vincent-cavanagh-dispara-las-ansias-de-be-prog-con-un-intimo-y-precioso-concierto-acustico/

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.

Sobre Albert Vila 150 Artículos

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.