Tankard – One Foot in the Grave

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 3 de Junio de 2017
Discográfica: Nuclear Blast
 
Componentes:
Andreas Geremia - Voz
Andy Gutjahr - Guiitarra
Frank Thorwarth - Bajo
Olaf Zissel - Batería

Temas

1. Pay to Pray (05:22)
2. Arena of the True Lies (05:08)
3. Don't Bullshit Us! (03:56)
4. One Foot in the Grave (04:47)
5. Syrian Nightmare (04:31)
6. Northern Crown (Lament of the Undead King) (04:22)
7. Lock 'Em Up (04:10)
8. The Evil That Men Display (03:14)
9. Secret Order 1516 (07:23)
10. Sole Grinder (05:28)

Multimedia




Aunque todo el mundo coloca a Tankard en el mismo paquete que Kreator, Destruction y Sodom como los cuatro grandes del thrash metal teutón, el cuarteto de Frankfurt tiene pocas cosas en común con sus compatriotas aparte del país de origen y la adscripción al género thrash. Así como los tres primeros comparten una actitud agresiva, seria y permanentemente enfadada, con letras oscuras y violentas y una aproximación musical y visual diabólica y rabiosa, Tankard son casi todo lo contrario. Accesibles, cachondos y festivos, llevan la diversión por bandera con un espíritu alegre y desenfadado mientras dejan las batallas y las adoraciones satánicas a otros y dedican sus canciones a frívolas loas al bebercio y a la indulgencia para con la buena vida en general. Quizás por esto, muchos fans les han encasquetado la etiqueta de bufones y nunca han llegado a gozar del mismo nivel de respeto y reconocimiento entre la comunidad thrashera respetable que sus compañeros de quinta, a pesar de que musicalmente hayan demostrado disco tras disco y concierto tras concierto que son una máquina perfectamente engrasada y una banda con una calidad y una personalidad apabullantes.

El sorprendente renacer del thrash metal que se ha producido recientemente entre las generaciones más jóvenes en forma de multitud de bandas revival ha traído como consecuencia (o como causa, que también podría ser) que los grandes dinosaurios del género se encuentren, casi todos, en un momento de forma excepcional. Y si los últimos discos de bandas como Kreator, Testament, Destruction, Overkill, Sodom, Death Angel, Exodus, Anthrax, Megadeth o tantos otros se pueden catalogar todos de notable para arriba, este nuevo trabajo de Tankard no se queda ni un milímetro atrás. One Foot In the Grave es el decimoséptimo disco de los germanos en 35 años de carrera, y a pesar de esta considerable longevidad y promiscuidad, el cuarteto liderado por el simpátco, magnético y cada vez más corpulento Andreas Geremia no ha perdido la capacidad ni las ganas de crear thrash metal en la vena trallera y alegre que siempre les ha caracterizado. Porque este disco es un pepinazo, la verdad. Suena como un cañón, tiene riffacos y estribillos para parar un tren y, aunque no soy experto en toda su su discografía, no me cuesta colocarlo entre los cinco o seis trabajos más destacados de su carrera.

Después de tantos años, tampoco vamos a esperar que Tankard vayan a inventar nada nuevo, y ciertamente, no hay lugar aquí para demasiadas sorpresas ni experimentación. Pero aún y ser más o menos lo mismo que nos han venido ofreciendo durante todo este tiempo, One Foot in the Grave se las apaña para sonar fresco y vigente tanto en estilo como en sonido, con temas dinámicos, divertidos y repletos de gancho. El habitual ambiente festivo que rodea la música de los germanos está enfatizado por una producción potente y luminosa, con un punto crossover, y un despiporren en los ritmos y los riffs especialmente coherente e inspirado. La banda ha mantenido el mismo line up formado por Andreas Geremia, Frank Thorwarth, Andreas Gutjahr, y Olaf Zissel desde hace prácticamente veinte años y, quizás por ello, su compenetración, su cohesión y su confianza tanto en estudio como sobre las tablas es sólida como el mármol, ahondando en un thrash metal personal y tremendamente disfrutable que se escapa de muchos de los cánones del género.

Tankard ya llevan algun tiempo de cachondeo con lo viejos que son (que si tienen que evitar el ruido, que si van a tocar una balada que no pueden aguantar el ritmo, …) pero el título escogido para este disco es de un dramatismo ciertamente exagerado. Vale que los miembros de la banda ya no son unos jovenzuelos y que seguramente no tengan 35 años más de carrera por delante a no ser que les pongan algun tipo de elixir miraculoso en la cerveza, pero leñe, diría que aún les falta un tiempillo para poner pié en la tumba. Lo que sí que veo en este disco es una cierta… hummm…. maduración? (Tankard madurando?? Oh no!), como mínimo en lo que respecta a las letras, que no sé si es cosa de la edad o qué. En este One Foot in the Grave la gran mayoría de temas, con la excelente y antémica “Syrian Nightmare” (que ya os podéis imaginar de qué habla) o “Lock ‘em Up!” a la cabeza, tratan temas de actualidad y expresan cierta preocupación social. Si es que hasta la inevitable oda a la cerveza que nunca puede faltar en un disco de Tankard tiene en esta ocasión una vertiente de protesta. “Secret Order 1516”, un temazo que empieza en un tono majestuoso y casi templario, critica con vehemencia el peligro que las prácticas de fracking, desgraciadamente cada día más comunes, como medio para intentar explotar aún más agresivamente todos los recursos naturales del planeta para fines económicos, pone sobre el sagrado “Reinheitsgebot”, la ley que lleva vigente más de 500 años para regir los ingredientes que se pueden usar para producir cerveza en Alemania. Parece que hay un alto riesgo (en Alemania y también aquí, ojo) que el fracking provoque que diferentes elementos químicos suban a la superficie y afecten la calidad y pureza del agua que la mayoría de cerveceras recogen de sus propios pozos.

Musicalmente, desde los compases solemnes que abren de “Pay to Pray” hasta los cantos pseudo futboleros y gorgoritos post cerveciles posteriores a la final “Sole Grinder”, encontramos 48 entretenidos minutos de puro thrash metal tankardiano. La banda se siente comodísima en su estilo, así que hay relativamente pocos matices entre canciones, con todos los temas cortados, más o menos, del mismo patrón. Pero esto no impide que cada uno de ellos sea pegadizo, identificativo y disfrutable por sí mismo. Hay algunos que para mí destacan de forma más obvia: el adelanto “Arena of True Lies” me pareció un temón de inicio y aún me lo parece. “Don’t Bullshit Us!” dedicada a los medios que ignoran el metal y el rock totalmente, o la propia “One Foot in the Grave”, cañera, veloz, melódica y bailable, son quizás mis favoritas a día de hoy junto a la veloz y pegadiza “The Evil That Men Display”, pero es imposible encontrar un mal tema en este disco, y de hecho he acabado con todos ellos agregados a mis listas de reproducción para la posteridad.

Uno de los múltiples detalles que hacen de Tankard una banda algo fuera de lo común es que todos sus miembros tienen trabajos de cierta responsabilidad fuera de la música. Es decir, no trabajan para poder mantener la banda, como muchos músicos, sino que Tankard es realmente un hobby, lo que les dá una absoluta libertad creativa pero, a la vez, no les permite ofrecer más que unos pocos conciertos al año e impide que salgan de gira de forma regular (lo que ha frustrado el largamente deseado tour del Big 4 del thrash metal teutón, por ejemplo). En todo caso, a pesar de su poca asiduidad en directo, no es nada inhabitual verlos por nuestros escenarios. A principios de año pudimos disfrutar de una breve visita por la Península, y en unas semanas los vamos a poder ver de nuevo, en este caso en el marco del festival Leyendas del Rock, al que vuelven después de un par de años de haber participado por última vez. Su directo es impecable: preciso, potente, cañero, festivo y lleno de gimmicks reconocibles, y aunque tengan ya un pié en la tumba, el otro aún lo tienen firmemente sobre el escenario. Será cuestión de disfrutarlos mientras tanto, y ver si entre violentos puñetazos thráshicos también nos puede caer alguna de las abundantes cervezas que Andreas suele arrojar al público.

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.

Sobre Albert Vila 150 Artículos

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.